fbpx

El gobierno uruguayo controlará la distribución y venta de marihuana para combatir la inseguridad

Tal como lo anunció el martes, por cadena de radio y televisión, el presidente José Mujica, el gobierno uruguayo anunció esta noche un paquete de medidas tendiente a mejora la seguridad, rubro que lamentablemente, y por muy diversas razones, se ha deteriorado tanto en Montevideo como en algunas otras zonas del país.

Una de las 15 disposiciones que presentó en la Torre Ejecutiva el gabinete de seguridad (compuesto por el ministro del Interior, Eduardo Bonomi; el de Desarrollo Social, Daniel Olesker; y el de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro) junto al secretario de la presidencia, Alberto Breccia, fue el de la legalización de la marihuana, y de su producción (seguramente en dependencias públicas, según informó a Clarín.com una fuente cercana a la Junta Nacional de Drogas), venta y distribución que será controlada por el Estado. Por tratarse de un tema que, de concretarse, será de avanzada en la región, concitó gran atención de todos los medios presentes.

El encargado de presentar la medida fue el ex tupamaro y hoy titular de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro quien, luego de aclarar que no comparte el proyecto que actualmente se encuentra en el Parlamento y se focaliza en la despenalización del auto cultivo de marihuana, brindó algunos datos acerca de ella. Dijo que, detrás de las legales (alcohol, tabaco y medicamentos) es «la cuarta droga más consumida en Uruguay», que en la actualidad, de manera frecuente, «la consumen más 150 mil personas» y que es «vendida por unos 1.200 expendedores pequeños y cuatro grandes distribuidores», en un mercado que representa unos 75 millones de dólares anuales.

Si bien no dio mayores detalles de la implementación del proyecto, que no será de un día y que llevará un lógico proceso de discusión, Fernández Huidobro dijo que podría poner en una situación incómoda a Uruguay frente a los países vecinos. «Tenemos que tomar medidas para no afectar a países vecinos ni ser acusados de ser una especie de centro de fabricación», señaló el jerarca. «Por eso discrepamos con el tema del autocultivo hasta que a nivel internacional no sea legalizado, y nos inclinamos por el estricto control del Estado de la producción y distribución de esa droga», añadió, para enseguida afirmar que «la cancillería uruguaya peleará internacionalmente por la legalización de la marihuana en la región».

El titular de Desarrollo Social, Olesker, también se refirió a este proyecto, y apuntó en dirección a la idea del gobierno que apunta a que los adictos a la pasta base (paco) «cambien» esta droga por la marihuana, considerada entre los estupefacientes «blandos», cuyo consumo y tenencia para uso personal no están hoy penalizados en Uruguay. «Es un objetivo internacionalmente reconocido que la separación de los mercados de la marihuana y los de las otras drogas tiene efectos positivos», dijo. «La pasta base (paco) tiene efectos inadmisibles. Se trata de un veneno científicamente comprobado», agregó.

«La prohibición de ciertas drogas le está creando más problemas a la sociedad que la droga misma», aseguró luego. Y siguiendo la línea de Fernández Huidobro, que antes había manifestado que «la guerra ha sido ganada por los narcos», Olesker afirmó que «los homicidios por ajustes de cuentas están en aumento y que la «pasta base tiene efectos inadmisibles. Se trata de un veneno científicamente comprobado».

Entre las otra importantes medidas que se anunciaron cabe destacar la creación de un fondo para reparar a las víctimas del delito, el aumento de las penas mínimas en los delitos cometidos por adolescentes, el agravamiento de las penas en casos de corrupción policial y tráfico de pasta base y el control a los desbordes policiales, una mayor eficiencia para detectar y atender los problemas de violencia doméstica y en televisión la ampliación del horario de protección al menor.

Fuente: http://www.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: