Servini de Cubría seguirá investigando la «campaña sucia»

La Procuración General de la Nación confirmó a la jueza federal con competencia electoral al frente de la investigación que se le sigue al asesor y publicista del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, Jaime Durán Barba y dos de sus socios por llevar adelante un supuesta campaña de difamación contra Daniel Filmus, cuando era candidato para ocupar el puesto de Macri en la Ciudad. Así, la Justicia truncó la intención del juez porte ño de Carlos Bentolila de tomar las riendas de la investigación, algo que deberá confirmar una fallo de la Corte Suprema. Durán Barba tiene una nueva citación indagatoria para el 31 de mayo, cita de la que ya se ausentó tres veces.

El fallo de Procuración señala que la causa debe tramitar en el juzgado de Servini y no en el Contravencional porte ño de Carlos Bentolila porque «las maniobras imputadas en este proceso fueron susceptibles de afectar dos elecciones distintas: la local, en la que Daniel Filmus era candidato, y la nacional en la que interven ía la alianza electoral (Frente para la Victoria) que él representaba». En ese sentido, el fallo record ó que para la Corte Suprema «en los casos en los que existe pluralidad de il ícitos», entre ellos los de índole federal, «tiene establecido que corresponde a la justicia nacional».

Con la continuidad de la causa en manos de Servini, Durán Barba deberá asistir a la indagatoria y con anterioridad deberán hacerlo sus socios, José Guillermo Garat y Rodrigo Lugones, el martes 29 de mayo y mi ércoles 30, respectivamente. La acusación que pesa sobre los tres es la de realizar una presunta «campa ña sucia» contra Filmus, en la que se vinculaba a su padre con Sergio Schoklender, el exapoderado de la Fundaci ón Madres de Plaza de Mayo, detenido por el supuesto desv ío de fondos p úblicos.

Durante la campa ña electoral para la jefatura de Gobierno, que se disputó en julio de 2011, varios ciudadanos porte ños recibieron llamados en sus domicilios en los que se le preguntaba si sab ían que Salom ón Filmus, padre del senador y candidato, era un arquitecto que trabajaba para Schoklender en la construcci ón de viviendas, lo que fue desmentido por el candidato. «Ahora que usted sabe esto, ¿lo votar ía?», conclu ía el llamado.

Filmus desminti ó las afirmaciones y denunci ó una campa ña sucia en su contra. Tras lo que la Justicia ordenó el allanamiento a las empresas Tag Continental, Conectic SRL y NSS, en donde se secuestraron 30 computadoras desde las cuales –a trav és de servidores ubicados en Estados Unidos– se realizaron las llamadas que recibieron los vecinos porteños.

Esas empresas est án vinculadas a Lugones y Garat, quienes son socios en la consultora «Opini ón Confidental», propiedad de «Dur án Barba y Asociados», que firm ó un contrato de publicidad con el Gobierno porteño.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: