El daño es menor si fue un buen papá.

Para determinar el monto que debía otorgar un hombre en concepto de daño moral por no reconocer a su hija, la Justicia tuvo en cuenta que el demandado nunca se opuso a realizarse las pruebas de filiación, y que además las hizo desde la primera instancia en que fueron solicitadas. Además, brindó una cuota de alimentos desde antes de que naciera la menor.

«Tampoco se trata de una elusión recalcitrante del deber de reconocer a su hija, dada la conducta desplegada claramente por el demandado en el responde, y en su clara voluntad de someterse a las pruebas biológicas que avalaren su paternidad, amén de la admisión de la pretensión resarcitoria por daño moral», estimaron los magistrados de la Sala D de la Cámara Civil.

Es que en los autos «C.V.M. y otro c/ G.B.H.C. s/ filiación s/ ordinario», los jueces Ana María Brilla de Serrat, Diego Sánchez y Patricia Barbieri, agregaron que «no existió omisión sino abono voluntario de alimentos en forma mensual aún desde meses antes del nacimiento por lo que no puede suponerse que debía de haberse sometido a las pruebas biológicas de paternidad con anterioridad al pleito».



Solicite una clave de cortesía haciendo click AQUI ,  para poder acceder al texto completo del fallo: C.V.M. y otro c/ G.B.H.C. s/ filiación s/ ordinario


FUENTE: diariojudicial.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: