Cuáles son las modificaciones a ‘la Fórmula Vuoto’? – Los casos Aróstegui y Méndez

En una oportunidad anterior, nos referimos a la fórmula Vuoto y a su aplicación a efectos de calcular una indemnización por daños y perjuicios derivados de los accidentes de trabajo.

Sin embargo, como toda fórmula financiera, tiene sus observaciones especialmente basadas en su rigidez y en no contemplar algunos contextos.

En esta oportunidad, nos referiremos a dos fallos, uno de la CSJN y otro de la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, que modificaron la fórmula mencionada, procurando una más justa composición en la reparación de los daños provocados por un siniestro ocasionado por el trabajo.

En primer lugar se sostuvo que la fórmula era insuficiente por no contemplar la totalidad del daño ocasionado a la víctima al no incluir la pérdida de la chance. Esto fue subsanado con el fallo Arostegui , dictado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, 28/04/2008.

El alto Tribunal, en este caso sostuvo que la incapacidad que sufre un trabajador con motivo de un accidente de trabajo, puede producirle perjuicios en su vida de relación, repercutiendo en sus relaciones sociales, deportivas, artísticas, etc. e incluso en su posibilidad futura de ascender en su carrera; por ello, estos perjuicios deben ser objeto de reparación, independientemente de lo que pueda corresponderle «por el menoscabo de la actividad productiva y por el daño moral, pues la integridad física en sí misma tiene un valor indemnizable (Fallos: 308:1109, 1115 y 1116)»

Entre sus argumentos, el Máximo Tribunal dice que no solo debe indemnizarse la pérdida de resultados económicos (lucro cesante) sino también la parte puramente humana, afectiva, valorativa, que se ve afectada por un accidente, y que excede a lo que genéricamente se denomina daño moral.

Es decir que en esta oportunidad, la Corte introduce la indemnización por la pérdida de chance como un aspecto que el juzgador debe contemplar al momento de establecer el valor de la indemnización.

El otro fallo que modificó la fórmula Vuoto fue el precedente Méndez dictado por la sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, 28/04/2008 , el cual, manteniendo el esquema de una fórmula financiera, intenta sortear las observaciones de la CSJN respecto de las falencias de la fórmula Vuoto, modificando algunas variables:

a. Extiende la vida productiva del trabajador hasta los 75 años. Recordemos que la fórmula «Vuoto» había tomado en cuenta el fin de la «vida útil» de la víctima en 65 años. En el fallo Méndez como autocrítica al precedente Vuotto se afirma que el la merma de salario que el trabajador sufra como consecuencia de su incapacidad laboral se reflejará, en la etapa pasiva, en su haber previsional. Por esta razón, y frente a los señalamientos de la Corte, parece justificado elevar la edad tope a 75 años.

b. Baja la tasa de interés al 4%. En el contexto de Vuoto, se justificaba el empleo de una tasa de interés de 6%, atento que era posible hacer un depósito bancario a esa tasa, tal que mantuviese el poder adquisitivo original. Pero se considera que esta situación cambió, por lo que se apreció prudente reducir dicha tasa a la de 4%, que es la estimada por la propia Corte Suprema, para depósitos en divisas, en el fallo «Massa, Juan Agustín c/PEN» del 27/12/06. Lo cierto es que, al disminuir el interés el resultado final – capital de sentencia – será mayor, toda vez que para obtener una misma renta a un interés menor se requiere de un capital mayor.

c. Deja librado el cálculo de daño moral a la discrecionalidad de quien deba dictar sentencia. Es decir que la fórmula matemática que propone este precedente, avalúa el lucro cesante derivado de la incapacidad sobreviniente quedando el daño moral excluido de la misma y sujeto a discrecionalidad subjetiva del juez.

Lo cierto es que es no corresponde cuantificar matemáticamente el daño moral con una fórmula financiera ya que no puede basarse por ejemplo en el salario, la afectación de los aspectos más íntimos de la persona. Por ello, es digno de destacar que el precedente Méndez sortea el inconveniente de la rigidez al calcular el daño moral, al proponer que su cálculo sea totalmente subjetivo englobando en el mismo las particularidades de cada damnificado.

En definitiva, el magistrado, en el proceso de cuantificar el daño moral, deberá contemplar íntegramente al sujeto activo de la pretensión procesal y el resultado de su cálculo arrojará un resarcimiento adecuado conforme los parámetros sociales vigentes.

En resumen, y de acuerdo con las explicaciones y modificaciones expresadas, de este precedente surge que el monto del resarcimiento por daño material (lucro cesante) debe consistir en principio en una suma de dinero tal que, puesta a un interés de 4% anual, permita – si el titular lo desea – un retiro periódico y similar al que la incapacidad impide presuntivamente percibir, y se amortice en el lapso estimado de vida útil de la víctima. Esto puede obtenerse mediante la siguiente fórmula:

n n

C = a x (1 – V ) x 1; donde v = ____1____

n

i (1 + i )

a: representa el retiro por período (equivalente a la disminución salarial anual provocada por la incapacidad);

n: el número de períodos (cantidad de años que restan al damnificado como expectativa de vida);

i: el coeficiente de la tasa de interés en el período (0,04).

Como conclusión podemos decir que estos precedentes ajustan a derecho los reclamos por indemnización de daños; sin embargo los magistrados tendrán en cuenta al momento de dictar sus sentencias, la especial situación económica y social de las partes del litigio y del país; adoptando fórmulas que ayuden a lograr una justa composición a la pretensión de quien sufrió un siniestro laboral y no que por su rigidez impidan el principal mandato de hacer justicia.

Consulta a cargo del Estudio Jurídico Posse

Contacto: estudiojuridicoposse@gmail.com

Documentos Relacionados:

Una aproximación a las fórmulas ‘Vuoto’ y ‘Vuoto II’ (o ‘Méndez’): su significado y cálculo

  1. Una pregunta por favor. En Argentina se usa alguna tabla de valores para medir el daño moral? el otro día escuché una profe que decía que se usa una tabla llamada «tabla de maya» o «tabla de massa» puede ser? Gracias¡¡¡

  2. Hola Julio, te copio a continuación un link donde podrás encontrar toda la explicación sobre la aplicación de la formula vuotto para el calculo de indemnizaciones. Saludos
    http://www.codiceweb.com.ar/foro/como-calcular-formula-vuotto-mendez-t550.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: