fbpx

#Fallos Actualización: Si el IBM fue actualizado por el índice RIPTE y se le aplicó una tasa de interés desde la primera manifestación invalidante, no pueden computarse intereses nuevamente sobre el resultado indemnizatorio

Partes: Barrios Roger Fabián c/ La Segunda Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. s/ Laboral

Tribunal: Cámara de Apelaciones de Curuzú Cuatiá

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación:

Fecha: 15 de septiembre de 2022

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-138702-AR|MJJ138702|MJJ138702

Si el IBM fue actualizado por el índice RIPTE y se le aplicó una tasa de interés desde la primera manifestación invalidante, no pueden computarse intereses nuevamente sobre el resultado indemnizatorio.

Sumario:
1.-No procede ante casos en los que una variable de cálculo de la indemnización -valor del IBM-, actualizada por el índice RIPTE, se le aplicó una tasa de interés activa del BNA desde la primera manifestación invalidante hasta la sentencia, volver a computar intereses – incluso a tasa pura- sobre su resultado desde aquel momento, pues implicaría un doble cálculo de intereses.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-O se aplican los intereses desde la primera manifestación invalidante, evento daños o determinación de la relación de causalidad de la enfermedad sobre el valor actualizado por RIPTE del IBM, o sobre el resultado indemnizatorio si no se realizó lo anterior, no las dos cosas a la vez.

Fallo:
En la ciudad de Curuzú Cuatiá, Provincia de Corrientes, República Argentina, a los quince días del mes de septiembre del año dos mil veintidós, estando reunidos en la Sala de Acuerdos de la Excelentísima Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral, el Señor Presidente de la misma, Dr. Claudio Daniel FLORES, con los Sres. Jueces Titulares, Dres. César H. E. Rafael FERREYRA y Ricardo Horacio PICCIOCHI RIOS, y asistidos de la Señora Secretaria autorizante, tomaron en consideración el juicio caratulado: «BARRIOS ROGER FABIAN C/LA SEGUNDA ASEGURADORA DE TRABAJO S.A. S/LABORAL», Expte. MXP 8824/18, venido en apelación y que practicado el Sorteo de la causa, resultó para votar en primer término, el Dr. César H. E. Rafael FERREYRA, en segundo término, el Dr. Claudio Daniel FLORES, y para el caso de disidencia, el Dr. Ricardo Horacio PICCIOCHI RIOS.-

RELACIÓN DE CAUSA

El Dr. CÉSAR H. E. RAFAEL FERREYRA dijo: Como la practicada por el A-quo se ajusta a las constancias de autos, a ella me remito a fin de evitar repeticiones.

A fs. 260/270 y vta. obra la Sentencia Nº 17/22, dictada por el Señor Juez de primera instancia, rechazando el planteo de inconstitucionalidad realizado por la parte actora respecto del art. 12 de la LRT, declarando inconstitucionales los arts. 21, 22 y 46 de la ley 24.557, así como las sumas de dinero abonadas con carácter «no remunerativo», debiendo las mismas ser incorporadas a las remuneraciones devengadas por el Sr. Roger Fabián Barrios. Asimismo se rechazan las excepciones de falta de legitimación activa y de acción opuestas por la parte demandada. En consecuencia, hace lugar a la demanda promovida por el actor contra la sociedad comercial La Segunda ART S. A. condenándola a pagar al accionante la suma de $ 3.441.322,13, la que devengará un interés equivalente al determinado en el inc. 3 del art.11 de la ley 27.348 a partir del dictado de dicha sentencia y hasta que la suma condenada sea puesta a disposición del accionante. Ordena además a la firma a dar cumplimiento a las prestaciones en especie que establece el art. 20 de la ley 24.557. Por último impone las costas a la parte demandada.

Contra dicha sentencia, interpuso recurso de apelación el Dr. Roberto Enrique Squarzon; disponiéndose su traslado por providencia Nº 2.022, el que no es contestado por el demandado, por lo que previa certificación actuarial por auto N° 2.441 se le da por decaído el derecho dejado de usar y se concede el recurso con efecto suspensivo y trámite inmediato.

Ingresada la causa a esta Alzada, por providencia Nº 642 se la tiene por recibida, haciéndose saber que el Tribunal estará integrado por los Jueces Titulares; efectuado el sorteo correspondiente y firme el mismo, por providencia Nº 664 se llaman autos para sentencia, respetándose el orden de sorteo que certifica la Actuaria.

Habiéndose cumplimentado los pasos procesales preindicados y firmes los mismos, los autos quedan en estado de resolverse en definitiva.

Los Dres. CLAUDIO DANIEL FLORES y RICARDO HORACIO PICCIOCHI RÍOS manifiestan conformidad con la precedente relación de causa y seguidamente la Cámara de Apelaciones plantea las siguientes:

CUESTIONES

PRIMERA: ¿Es nula la Sentencia recurrida?

SEGUNDA: En caso contrario, ¿Debe la misma ser confirmada, modificada o revocada?

A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA DR. CÉSAR H. E. RAFAEL FERREYRA DIJO: El recurso no fue interpuesto y no advirtiéndose vicios de fondo o de forma que invaliden la sentencia recurrida, no corresponde considerar la cuestión. Así voto.

A LA MISMA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA DR. CLAUDIO DANIEL FLORES DIJO: Que adhiere.

A LA MISMA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA DR. RICARDO HORACIO PICCIOCHI RÍOS DIJO: Que adhiere.

A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA DR. CÉSAR H. E. RAFAEL FERREYRA DIJO:I.- El señor juez de primera instancia con competencia en materia laboral de la ciudad de Monte Caseros, en su sentencia definitiva dispuso que las indemnizaciones reconocidas en favor del actor con fuente en las disposiciones de los arts. 14, ap. 2, inc. a) de la ley 24.557 y 3° de la ley 26.773, devengarán «un interés equivalente al determinado en el inc. 3 del art. 11 de la ley 27.348, en caso de negativa y/o demora injustificada por parte de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo demandada a pagar lo adeudado al accionante en concepto de indemnización, a partir del dictado de la presente sentencia y hasta su efectiva puesta a disposición de este Juzgado y consecuentemente del accionante en esta causa judicial, en razón de que el monto al cual alcanza la indemnización reclamada ha sido actualizado conforme el índice RIPTE y tasa de interés fijada en el cuerpo legal citado desde el momento en el cual se produjo el accidente hasta el dictado de la sentencia en autos».

Para calcular las indemnizaciones determinó el valor del IBM computando un promedio de las remuneraciones informadas por el SOMC en el período de trabajo (6 meses), obteniendo como resultado la suma de $ 13.538,12, suma a la cual aplicó «el índice de variación RIPTE correspondiente al mes de marzo de 2017» (primera manifestación invalidante), «dividido por el índice de variación RIPTE correspondiente al mes de septiembre de 2016» (inicio de la relación laboral), para obtener la de $ 15.298,14. Seguidamente, en el pto. c) del § 14 trató del «Interés devengado» conforme, dijo, a las pautas del inc. 2° del art. 11 de la ley 27.348 (en rigor, del art.12 de la ley 24.557), es decir, del interés devengado por el monto del IBM «desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta el momento de la liquidación de la indemnización por determinación de la incapacidad laboral definitiva», que calculó en el equivalente a la TABNA desde marzo de 2017 (primera manifestación invalidante) a abril de 2022 (sentencia) en el 211% arrojando en definitiva una suma de $ 32.279,07 que adicionó a la de $ 15.298,14, para obtener la de $ 47.568,21.

II.- La parte actora se agravia en su apelación en tanto la sentencia condena al pago de intereses para el caso de incumplimiento de la condena, pero no condenó, según afirma, al pago de intereses moratorios devengados desde que cada suma debió ser abonada. Sin embargo, al mismo tiempo, se agravia «que en la sentencia se disponga una actualización equivalente al determinado en el inc. 3 del art.

11 de la ley 27348 (sic) recién desde la entrada en mora de la demandada debiendo haberse aplicado, un interés, desde el momento del accidente, como es pacífica la jurisprudencia». Dice que «La tasa [fijada en la sentencia] es correcta, mas no la fecha de arranque en su aplicación, lo que agravia a mi parte»; que «la sentencia aquí apelada no ha comprendido los intereses para mantener actualizado el pago que debió realizar la ART»; que «no se establecieron -en la sentencia- los intereses por la utilización del capital que le correspondía al Sr. VICH durante todo ese tiempo», y que «sólo se ha actualizado el IBM, mediante intereses, mas no la pérdida de uso de capital».

Argumenta, con cita doctrinaria, que «La tasa de interés contemplada en el apartado 2 del nuevo art. 12 de la LRT no tiene una función compensatoria de la mora en el pago del crédito, ni punitoria del comportamiento del deudor (funciones típicamente asignadas a los intereses), sino que está destinada precisamente a sustituir al RIPTE (art.12.1, L.R.T.) como mecanismo de actualización del ingreso base» (más adelante dirá que lo complementa). Para la parte apelante, en síntesis, tanto el RIPTE (art. 12 inc. 1°, ley 24.557) como el interés aplicable al IBM (art. 12 inc. 2°, ley 24.557) persiguen mantener actualizado el valor de aquél en una economía altamente inflacionaria, lo que no impediría que los intereses moratorios se devenguen desde la fecha de la primera manifestación invalidante, debiendo calcularse los intereses fijados en la sentencia «desde la fecha del evento dañoso» conforme art. 2° de la ley 26.773. Sin embargo, más adelante pedirá se «fije una tasa pura no menor del 12% anual para calcular los intereses que se han devengados desde el momento del hecho dañoso hasta la liquidación definitiva del pleito».

III.- Sea cual fuere la tasa de interés a la que se refiere el apelante, es decir, la tasa activa del BNA o la tasa pura del 12%, pues a ambas se refiere como aplicables sobre el monto de la condena desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta su efectivo pago, su planteo no luce procedente desde que el sentenciante no sólo actualizó por RIPTE el valor del IBM sino que sobre ese valor actualizado aplicó intereses calculados a la tasa activa del BNA, como lo dispone el art. 12 de la ley 24.557, luego de la reforma operada por el art. 11 de la ley 27.348, desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta el momento de la liquidación por determinación de la incapacidad laboral definitiva en la sentencia. Volver a aplicar sobre el resultado del cálculo, intereses desde aquél momento, implica una inadmisible repotenciación de la deuda. Así surge, en mi parecer, de una interpretación sistemática (art. 2°, CCyC) de la ley, jurisprudencia y doctrina. Lo explico a continuación:a) Cuando la doctrina -incluso la citada por el apelante- pregona, y la jurisprudencia de nuestro Superior Tribunal de Justicia confirma -por responder de un criterio irreprochable-, la aplicación de una tasa de interés pura del 12% sobre la indemnización debida al trabajador con fundamento en el art. 14, inc. 2°, ap. a) de la ley 24.557, desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta la liquidación por determinación de la incapacidad laboral definitiva en la sentencia judicial (a partir de allí, y capitalización mediante, lo sería la tasa activa del BNA o del Banco de Corrientes), lo hace en relación a una indemnización calculada sobre un IBM sólo actualizado por RIPTE, sin aplicación sobre ese valor del IBM actualizado, a su vez, de un interés com o el indicado en el inc. 2° del art. 12 de la ley 24.557, según la reforma operada por el art. 11 de la ley 27.348.

En efecto, véase si no, a título de ejemplo, los precedentes del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes dictados en fecha 15 de febrero de 2022 en el Expte. n° 179517/18 caratulado «Martínez Carlos Alberto c/ Prevención ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.»; o el 7 de abril de 2022 en los Exptes. n° EXP 156879/17 caratulado:

«Villalba Alejandro Martín c/ La Segunda ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.» y n° EXP 174822/18 caratulado: «Maidana, Ramón Marcelino c/ La Segunda ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.». En todos ellos, el IBM sólo se actualizó por RIPTE y el interés equivalente en su tasa (RIPTE) de variación, conforme a la versión del inc. 2° del art.12 de la ley 24.557 dada por el DNU 669/19.

Decreto éste que con carácter regresivo eliminó la aplicación de la tasa activa del BNA sobre el IBM actualizado por RIPTE, habilitando -nuevamente- la consideración de un interés sobre la indemnización (su resultado) y desde la primera manifestación invalidante por virtud de lo dispuesto en el párr. 3° del art. 2° de la ley 26.773, aun sobreviviente. Cuestión que, a mi modo de ver, quedó muy patente en los precedentes de nuestro Superior Tribunal de Justicia dictados en fecha 18 de junio de 2021 en el Expte. n° EXP 176242/18 caratulado: «Ayala Jorge Alberto c/ Asociart ART S.A. s/ indem. por accidente de trabajo» y en fecha 29 de junio de 2021 en el Expte. n° EXP 173301/18 caratulado: «Torres Amelia c/ Asociart ART S.A. s/ indem. por acc. de trab.».

También en la doctrina citada por el apelante, cuando se afirma que se «incurre en una notable confusión al utilizar el RIPTE como si fuera una tasa de interés» cuando no lo es, por lo que «el enunciado de la norma ‘un interés equivalente a la variación de las RIPTE’ [.] debe ser entendida meramente como un modo de mantener estable la significación del IBM sin que, en sí mismo, signifique indemnización alguna por el transcurso del tiempo o del retardo en el pago». De modo que ese «interés» al que refiere la norma según el DNU 669/19, nunca pudo cumplir la función propia de un «interés», mucho menos calculado a la tasa activa, «a la cual le es connatural incluir las previsiones sobre la inflación esperada además del interés puro (como ganancia del depositante), de modo que ella sí -suficiencia o insuficiencia aparte- está diseñada para cumplir el doble rol compensatorio-indemnizatorio» (Machado, José D., Interrogantes marginales que suscita el Decreto de Necesidad y Urgencia 6619/2019, en Revista de Derecho Labora. Actualidad, 2019-2, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, ps.277 y 279).

De allí que en los casos de indemnizaciones calculadas bajo las previsiones del DNU 669/19, el IBM sólo puede considerarse actualizado, de modo que nada impide que sobre el resultado indemnizatorio, de conformidad a lo dispuesto en el párr.

3° del art. 2° de la ley 26.773, se computen intereses «desde que acaeció el evento dañoso o se determinó la relación causal adecuada de la enfermedad profesional»:

«Por supuesto, ese interés, en la medida en que se asienta sobre un capital cuya variable remuneratoria ha sido previamente ajustada por RIPTE, deberá ser un interés puro» (Machado, José D., ob. cit., p. 280. Confr. Machado, José D., Bodas de plata de la ley de riesgos del trabajo (1995-2020). Oportunidad para reformarla, en Revista de Derecho Labora, 2020-2, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, ps. 516).

En todo caso, insisto, lo que a mi modo de ver habilita la aplicación de intereses sobre el resultado indemnizatorio desde la fecha de la primera manifestación invalidante es la no aplicación de intereses desde el mismo momento sobre el valor del IBM actualizado por RIPTE, aun cuando se aplique el «interés» (que no es tal) al que se refiere el DNU 669/19 porque en ese caso -no en el de la aplicación de la tasa activa del BNA- «lo que el decreto cataloga como interés en el inc. 2 (al referirse a la tasa de variación de las Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estatales:

RIPTE), no representa otra cosa que la actualización de uno de los factores de la fórmula. A lo que debe adicionarse los intereses por la privación del uso del capital desde la primer manifestación invalidante o siniestro y hasta el efectivo pago, recurriendo a lo normado por el art. 2 de la ley 26.773, que mantiene su plena operatividad y vigencia, ya que el devengamiento de intereses es una cuestión diversa a la actualización» (CLab. de Corrientes, 11/08/2021, «Expte.n° 179517/18 caratulado «Martínez Carlos Alberto c/ Prevención ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.»). b) Distinto es el caso, como ocurre en éste, en el que la indemnización y el valor del IBM no se computan bajo las previsiones del DNU 669/19 sino bajo la versión del art. 12 de la ley 24.557 dada por el art. 11 de la ley 27.348, puesto que en el inc. 2° de aquél, como lo hizo el sentenciante en este caso, se manda a calcular sobre el valor del IBM incluso actualizado por el índice RIPTE, un verdadero interés que cumple sus funciones propias sin que, en este caso, pueda sostenerse que son distintas a las finalidades del párr. 3° del art. 2° de la ley 26.773. No procede pues, ante casos como el presente en los que a una variable de cálculo de la indemnización (valor del IBM), actualizada por el incide RIPTE, se le aplicó una tasa de interés activa del BNA desde la primera manifestación invalidante hasta la sentencia, volver a computar intereses – incluso a tasa pura- sobre su resultado desde aquél momento, pues implicaría un doble cálculo de intereses.

Es ilustrativo lo dicho en el voto del colega Dr. Claudio Flores -al que adherí- en el precedente de fecha 16 de septiembre de 2021 en el Expte. n° MXP 9763/19 caratulado: «Pérez Martiniano c/ La Segunda ART s/Laboral», en el sentido de que: «El procedimiento de calcular intereses sobre el ingreso base para, luego, fijar la cuantificación de la indemnización no diferirá de aplicar la misma tasa de intereses desde la fecha de arranque -que la ley establece en el momento de la primera manifestación invalidante [.] y hasta el vencimiento del plazo concedido a la demandada para pagar la indemnización resultante, [.] momento en que los intereses se capitalizarán y devengarán a su vez intereses -si el pago no fuese hecho- hasta la efectiva cancelación del crédito reconocido, según lo prevé el inc.3° del mismo artículo antes mencionado».

Es decir, o se aplican los intereses desde la primera manifestación invalidante, evento daños o determinación de la relación de causalidad de la enfermedad (art. 2°, párr. 3°, ley 26.773) sobre el valor actualizado por RIPTE del IBM, o sobre el resultado indemnizatorio si no se realizó lo anterior, no las dos cosas a la vez. Tal posibilidad, que propone el apelante, es calificada por el mismo Ackerman como un «absurdo, que supondría algo así como una doble actualización». Dice este autor que en el proyectado -por el PEN- nuevo art. 12 de la ley 24.557, los intereses (tasa activa del BNA) previstos en el inc. 2° parecían tener por finalidad «llegar al momento del cálculo de la indemnización [.] con un valor actualizado», ya que el proyectado inc. 1°, que ordenaría calcular el IBM sobre el promedio de los últimos cuatro salarios normales y habituales anteriores a la primera manifestación invalidante o tiempo de prestación de servicios si fuera menor, no preveía mecanismo de actualización alguno del valor del IBM.

Sin embargo, siguiendo al mismo autor, el art. 12 modificado según la ley 27.348, «supone a la postre un cambio radical en el cálculo del ingreso base y una modificación significativa en la función y en el modo de cálculo de los intereses». En efecto, producto de una modificación en el proyecto del PEN introducida en el Senado, se agregó la actualización del IBM aplicación del índice RIPTE, que viene a sustituir en esa función a los intereses del inc. 2° según el proyecto originario, los que en el texto de la ley 27.348 en función de lo previsto en el párr. 3° del art.2° de la ley 26.773 cumplen su verdadera función.

En definitiva, lo que Ackerman precisamente califica de absurda porque supondría algo así como una doble actualización, es la interpretación de la norma sancionada según la cual, capitalizados los intereses devengados por el IBM actualizado con la aplicación del índice RIPTE y, luego de calcular la indemnización tomando esa referencia salarial (compuesta por IBM actualizado RIPTE con más los intereses calculados a la tasa activa del BNA), se debe retrotraer la deuda a la fecha del acaecimiento del evento dañoso -o a la determinación de la relación causal adecuada, si se trata de una enfermedad profesional-, para aplicar desde entonces y de nuevo intereses (conf. Ackerman, Mario E., El nuevo artículo 12 de la ley de riesgos del trabajo, en Revista de Derecho Labora, 2017-1, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, ps. 77 y ss.).

En el mismo sentido, opuesto al del apelante, reconociendo lo original de la técnica de aplicar interese sobre una variable o parámetro de cálculo de una indemnización (caso del inc. 2° del art. 12, ley 24.557) y no sobre el resultado del mismo (caso del inc. 3°, del art. 12, ley 24.557), se advierte del problema adicional que es evitar incurrir en la interpretación en una doble actualización.

«Porque si al valor del IBM actualizado a la fecha del siniestro, con más intereses hasta la fecha de la liquidación -conforme inc. 2°-, sumas estas que, en un anatocismo expresamente previsto por la ley, luego generarán intereses, se le aplica luego una tasa de interés sobre el resultado de la fórmula desde la fecha del siniestro, se estará generando una repotenciación de la deuda, llegando a resultados seguramente no queridos por el legislador. [.] Insisto, si sobre ese monto se aplican intereses desde la fecha en que la prestación debió haberse abonado, existiría una repotenciación o doble actualización de valores.Se actualiza primero el valor del IBM y luego, una vez realizado el cálculo, se le aplican intereses desde la fecha en que la prestación debió abonarse. [.] Finalmente, si consideramos que la interpretación correcta del apartado 3° del nuevo artículo 12 está prevista para aplicarse sobre el resultado de la ILP, deberíamos entender que con el ingreso base determinado -producto del promedio actualizado por RIPTE más los intereses generados hasta la fecha de liquidación- se formulará el cálculo de la prestación por ILP y que, en caso de mora, este valor generará intereses a la tasa allí prevista» (De Cillis, Francisco, Evolución de las prestaciones dinerarias de la ley de riesgos del trabajo, en Revista de Derecho Labora, 2020-2, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, p. 541).

La ley 27.348 estableció entonces dos etapas de cómputo de los intereses.

«La primera etapa, desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta el momento de la liquidación de la indemnización por determinación de la incapacidad laboral definitiva, deceso del trabajador u homologación (se aplica sobre el monto del ingreso base); la segunda, a partir de la mora en el pago de la indemnización y hasta la efectiva cancelación» (Ojeda, Raúl H., Comentarios al pasar relativos a la ley 27.348 (ley «plastilina»), en Número extraordinario de la Revista de Derecho Laboral, 2017, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, p. 199) y se aplica, esta segunda etapa, sobre el resultado indemnizatorio. c) Precisamente, como el día del evento dañoso constituye un hito temporal que da nacimiento a un crédito resarcitorio en favor del damnificado, el tiempo desde allí transcurrido hasta la obtención del reconocimiento del derecho no puede perjudicarlo. «Por ello el legislador impone el cómputo de intereses sobre el monto del ingreso base mensual, desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta la liquidación de la indemnización [.] Tasa que por imperio normativo se aplica sobre el monto del ingreso base (art. 12, inc.2°, LRT), compuesto de los salarios previamente ajustados (de acuerdo al inc. 1° del mismo artículo)». En tanto que la disposición del inc. 3° «no alude a la mora relativa a la obligación de resarcir que tiene por fuente el evento dañoso -que adviene en forma automática desde que se produce el perjuicio (art.

1748, CCCN)-, sino que se trata de una referencia al incumplimiento en el pago de la indemnización ya determinada» (Formaro, Juan J., Reformas al Régimen de Riesgos del Trabajo, Hammurabi, Buenos Aires, 2017, ps. 193 y 195/6).

Como fuere, se ha destacado que las normas del régimen de reparación de riesgos del trabajo, aunque oscuras y de no fácil interpretación, consagran el principio según el cual los intereses se devengan desde que se produce cada perjuicio objeto de reparación (art. 1748, CCyC y art. 2°, párr. 3°, ley 26.773). «En la ley 27.348, con la regla inserta en el inc. 2° del art. 12 de la LRT, el legislador impone el cómputo de intereses sobre el monto del ingreso base mensual, desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta el momento de la liquidación de la indemnización.

«Aun cuando los intereses se imponen sobre el ‘ingreso base’ y no sobre el monto que arroja la fórmula, el resultado práctico es el mismo. Es más, dichos intereses se devengan evidentemente sobre el capital pues de lo contrario no podrían integrar aquel (capitalizarse) ante la falta de pago de la prestación» (Formaro, Juan J., Derecho de daños laborales, Hammurabi, Buenos Aires, 2021, p.130).

En este sentido, que es el sentido en el que resolvió la causa el primer juez aplicando intereses a tasa activa sobre el valor del IBM actualizado por RIPTE desde la primera manifestación invalidante y hasta la determinación de la deuda en la sentencia para componer el capital de condena de $ 3.441,322,13 sin adicionarle un nuevo cómputo de intereses (ni a tasa activa ni a tasa pura) sobre ese resultado indemnizatorio desde la primera manifestación invalidante, tiene dicho el Superior Tribunal de Justicia de Neuquén, en precedente de fecha 5 de octubre de 2021 dictado en los autos caratulados «Retamales, Armando Horacio c. Asociart ART S.A. s/ Accidente de trabajo con ART», que:

«.en tanto y en cuanto ambos sucesos -ocurrencia del evento dañoso o determinación de la relación causal adecuada en casos de enfermedad profesional- se retrotraen a la fecha de la primera manifestación invalidante, y siendo que la pauta de reajuste que se extrae del inciso 2° del artículo 12 de la LRT (t.o. Ley N° 27.348) se ubica en ese momento, la actualización allí ordenada sobre la base de un ingreso que llega ajustado a esa fecha, cumple con el fin resarcitorio que en materia de reparación de daños ocasionados por accidentes o enfermedades profesionales prevé el tercer párrafo del artículo 2 de la Ley N° 26.773».

Por medio de ese precedente, el Superior Tribunal neuquino casó una sentencia de Cámara que admitió la aplicación de intereses desde la primera manifestación invalidante a la tasa activa sobre el valor del IBM actualizado por RIPTE y, al mismo tiempo, a una tasa pura del 12% sobre el resultado indemnizatorio.

Es decir, la aplicación de intereses desde la primera manifestación invalidante que ordena aplicar el inc. 2° del art. 12 de la ley 24.557, según texto dispuesto por el art. 11 de la ley 27.348, es nada más que una concreción del principio establecido en el párr. 3° del art.2° de la ley 26.773 (que, por cierto, no alude – limitándose- a los intereses), no una cosa distinta. Esos intereses a los que alude la primera norma, calculados sobre la base (salarial) de la indemnización correspondiente, a tasa activa, cumplen su función propia, no sustituyen ni complementan la actualización por RIPTE del IBM. d) Es ilustrativo repasar la jurisprudencia de nuestro Superior Tribunal de Justicia en cuanto a la función reconocida a los intereses que se aplicaron sobre una indemnización sólo actualizado por RIPTE, según la versión de la ley 26.773. Los intereses, se dijo, «tienen una naturaleza diferente aquél índice. Vienen a compensar la demora en la reparación del daño por no haber satisfecho el demandado inmediatamente su obligación de resarcir» (STJ de Corrientes, 15/05/2020, «Toledo María Teresa c/ Prevención ART S.A. s/ Ind. por acc. de trab.»).

«El índice RIPTE significa un sistema de actualización de prestaciones de pago único cuyo motivo obvio es que las prestaciones no se deterioren por su desfasaje respecto de los reajustes de haberes que guarden poder resarcitorio real y no se afecten por la depreciación del capital entre el siniestro y su liquidación (Cf. Arese, César, Revista de Derecho Laboral 2013-1: ley de riesgos de trabajo IV, «Cuestiones Procesales de la ley 26773», Santa Fe, Rubinzal Culzoni, 2013). Los intereses, en cambio, fijados frente al incumplimiento del deudor, tienen una naturaleza diferente.

Los mismos vienen a compensar la demora en la reparación del daño por no haber satisfecho aquél inmediatamente su obligación de resarcir» (STJ de Corrientes, 18/12/2020, «Sánchez Ramón Marcelo c/ Asociart ART S.A. s/ Ind. por acc. de trab.»; íd., 04/02/2021, «Maciel Alberto Gerardo c/ Asociart ART S.A. s/ Ind. por acc. de trab.»; íd., 05/03/2021, «Gallardo Inocencio c/ Asociart ART S.A. s/ Ind. por acc. de trab.»; íd., 13/04/2021, «Ojeda Roxana Beatriz c/ Prevención ART S.A. s/ Ind. por acc.de trab.»; íd., 12/11/2021, «Ruiz Marcos Hernán c/ Prevención ART SA s/ Indem. por accidente de trabajo»; íd., 15/02/2022, «Martínez Carlos Alberto c/ Prevención ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.»; íd., 07/04/2022, «Villalba Alejandro Martín c/ La Segunda ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.»; íd., 07/04/2022, «Maidana, Ramón Marcelino c/ La Segunda ART S.A. s/ ind. por acc. de trab.»).

En efecto, mientras el índice RIPTE (y el interés equivalente, según DNU 669/19 y, según Ackerman, el interés a la tasa activa proyectado por el PEN a aplicar sobre un valor del IBM histórico), aplicado al valor del IBM se propone mantener incólume su significación económica mediante la técnica de comparar el valor pretérito de una prestación -el salario- con su valor actual, el interés aplicado sobre el valor del IBM actualizado cumple la función de resarcir (compensar) al acreedor por la privación del disfrute del capital causado por la mora (conf. Machado, José D., Interrogantes marginales que suscita el Decreto de Necesidad y Urgencia 6619/2019, cit., p. 278).

Pues bien, esa misma función compensatoria le fue reconocida, específicamente, a los intereses previstos por el inc. 2° del art. 12 de la ley 24.557, texto según art. 11 de la ley 27.348, por el Superior Tribunal de Justicia en el precedente de fecha 24 de junio de 2022 dictado en el Expte. n° EXP 196724/19 caratulado «Alegre Ramón Adrián c/ Provincia ART S.A. s/ Ind. por acc. de trab.». Confirmó allí el criterio de Cámara que «culminó acordando a los intereses previstos en el ap. 2° del art. 12 función compensatoria del costo del dinero del que se vio privado desde el día de la PMI (cfr. Art. 14 bis de la CN, art. 9 de la LCT, art. 12 de la LRT, art. 2° de la ley 26.773, arts.886 y 1748 del CCyCN que mencionara), diferente a los intereses previstos en el inc. 3 del art. 12 de la ley 27.348 los que eventualmente se aplicarán de ocurrir el supuesto previsto en el apartado 3 del art. 12 comentado (ley 27.348)».

Diferenció así los intereses previstos en el inc. 2° del art. 12 de la ley 24.557, texto según art. 11 de la ley 27.348, que compensan la privación del dinero, con el índice RIPTE previsto en el inc. 1° del mismo precepto, que actualiza el valor del IBM, recordando que: «el índice RIPTE significa un sistema de actualización de prestaciones de pago único cuyo motivo obvio es que las prestaciones no se deterioren por su desfasaje respecto de los reajustes de haberes que guarden poder resarcitorio real y no se afecten por la depreciación del capital entre el siniestro y su liquidación (Cf. Arese, César, Revista de Derecho Laboral 2013-1: ley de riesgos de trabajo IV, «Cuestiones Procesales de la ley 26773″, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, 2013). Los intereses, en cambio, fijados frente al incumplimiento del deudor, tienen una naturaleza diferente. Los mismos vienen a compensar la demora en la reparación del daño por no haber satisfecho aquél inmediatamente su obligación de resarcir (STJ. Sentencia laboral 8/2021)».

Como puede apreciarse, en la doctrina de nuestro Superior Tribunal, según lo entiendo, los intereses aplicados al valor del IBM actualizado no tienen una función distinta a los que desde el mismo momento, es decir desde la primera manifestación invalidante, antes de la reforma de la ley 27.348 se aplicaba al resultado indemnizatorio.

En ambos casos la función de los intereses es compensatoria y reconocen fundamento en las previsiones, entre otras, de los arts. 1748 del CCyC y 2°, párr.3°, de la ley 26.773.

IV.- De modo que no estimo procedente acceder a lo pretendido por el apelante, esto es, adicionar sobre el capital de condena -resultante de un cálculo integrado por un valor actualizado por RIPTE del IBM con adición de intereses calculados a la tasa activa del BNA desde la primera manifestación invalidante- un interés puro del 12% a calcular también desde la primera manifestación invalidante, puesto que lo resuelto por el juez de primera instancia se ajusta a las disposiciones legales aplicadas al caso.

Por todo lo expuesto, propongo para el Acuerdo de Cámara, de ser compartido, el siguiente pronunciamiento: 1°) Rechazar el recurso de apelación interpuesto por el actor contra la sentencia definitiva de primera instancia n° 17 de fecha 29 de abril de 2022. 2°) Sin costas de 2ª instancia por no mediar contradicción ni vencimiento. Así voto.

A LA MISMA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA

DR. CLAUDIO DANIEL FLORES DIJO: Que compartiendo el criterio y doctrina sustentado por el Señor Vocal preopinante, adhiero al mismo.

A LA MISMA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR CAMARISTA

DR. RICARDO HORACIO PICCIOCHI RÍOS DIJO: Que compartiendo el criterio y doctrina sustentado por el Señor Camarista que votara en primer término, adhiero al mismo.

Con lo que terminó el Acuerdo pasado y firmado por ante mí, Secretaria de todo lo cual doy fe.

DR. CÉSAR H. E. RAFAEL FERREYRA

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DR. CLAUDIO DANIEL FLORES

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DR. RICARDO HORACIO PICCIOCHI RIOS

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DRA. MARÍA ISABEL RIDOLFI

SECRETARIA

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

SENTENCIA

Curuzú Cuatiá, 15 de septiembre de 2.022.-

NÚMERO: 58

Y VISTOS: Por los fundamentos que instruye el Acuerdo precedente, SE RESUELVE: 1°) Rechazar el recurso de apelación interpuesto por el actor contra la sentencia definitiva de primera instancia n° 17 de fecha 29 de abril de 2022. 2°) Sin costas de 2ª instancia por no mediar contradicción ni vencimiento.3º) Regístrese, insértese, agréguese, notifíquese y vuelvan los autos al Juzgado de origen.

T.

DR. CÉSAR H. E. RAFAEL FERREYRA

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DR. CLAUDIO DANIEL FLORES

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DR. RICARDO HORACIO PICCIOCHI RIOS

JUEZ

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

DRA. MARÍA ISABEL RIDOLFI

SECRETARIA

CÁMARA DE APELACIONES

CURUZU CUATIA (CTES.)

A %d blogueros les gusta esto: