fbpx

#Fallos Condena para los barras bravas por tentativa de homicidio y tenencia ilegítima de arma de fuego contra un tercero a quien le provocaron lesiones graves

Partes: Causa Nº 0702 – 9990 – 19, D. M. F. R. F. D. s/ homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o mas personas en grado de tentativa y su acumulada causa n° 0702 – 25329 – 19, R. N. N. R. F. D. en orden al delito de portacion ilegal de arma de guerra

Tribunal: Tribunal en lo Criminal de Avellaneda

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación: I

Fecha: 23 de mayo de 2022

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-137286-AR|MJJ137286|MJJ137286

Condena a los barras bravas por tentativa de homicidio y tenencia ilegítima de arma de fuego contra un tercero a quien le provocaron lesiones graves.

Sumario:
1.-Corresponde que el juez demuestre, en su sentencia, la validez de la tesis que ha seleccionado -en la especie, que los encartados cometieron la agresión por la cual un tercero sufrió lesiones graves y que basa la acusación de tentativa de homicidio- y, para ello, debe aportar los motivos y explicar con claridad cómo y por qué arribó a esa conclusión, propósito que se logra a partir del razonamiento y se revela por medio de los argumentos, que son su expresión lingüística explícita y analizable; dicho acto es imprescindible, toda vez que si bien no existen reglas jurídicas que limiten la posibilidad de convencimiento del magistrado, su libertad tiene una valla infranqueable: el respeto de las normas de la corrección del pensamiento humano y los principios de la recta razón; es decir, las normas de la lógica, constituidas por las leyes fundamentales de la coherencia y la derivación, así como por los principios lógicos de identidad, no contradicción, tercero excluido y razón suficiente.

2.-Debe descartarse el planteo formulado durante el debate, de nulidad de lo actuado a partir de la interceptación de un rodado, requisa y secuestro de un arma de fuego y aprehensión de sus ocupantes por portación ilegal de esa arma, si hubo una correcta evaluación de las circunstancias de hecho, ante el estado de sospecha anoticiado y objetivado, habiéndose visualizado, horas más tarde de la agresión física perpetrada contra un tercero, un automóvil de similares características al denunciado a 911 por el referido hecho; consecuentemente, el proceder policial está respaldado por el art. 226 del Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires, que habilita a los funcionaR. y auxiliares de la Policía a secuestrar en casos urgentes y aprehender, máxime si la fundamentación de tales medidas se puede extraer de los testimonios prestados en audiencia de debate por el personal policial y de la documental ingresada por lectura, la cual satisface la exigencia del ordenamiento procesal.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

3.-Es improcedente el planteo de nulidad formulado durante el debate, de lo actuado a partir de la interceptación de un rodado, requisa y secuestro de un arma de fuego y aprehensión de sus ocupantes por portación ilegal de la mentada arma, si ha operado la preclusión de etapas establecida en el art. 205, inc. 1º del Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires, pues el contenido del procedimiento -actuación policial- ya era conocido por las partes al momento del traslado del requerimiento de elevación a juicio -art. 336 , cuerpo legal citado- y el pedido de nulidad ha sido reeditado en la etapa de juicio, habiendo sido articulado con anterioridad y oportunamente analizado y denegado por la Cámara de Apelaciones y Garantías.

Fallo:
En la ciudad y Partido de Avellaneda, a los 23 dias de Mayo de 2022, se reúnen en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces miembros del Tribunal Oral en lo Criminal n° 1 de Avellaneda – Lanus, Doctores Ignacio Etchepare, Martin Javier Pizzolo, y con integración del Sr. Juez del Tribunal Oral en lo Criminal nro. 2 Dr. Alejandro Rull, bajo la presidencia del primero de los nombrados, con el objeto de dictar el veredicto que prescribe el art. 371 del Código Procesal Penal, en la causa nº 0702 – 9990 – 19 , D. M. F., R. F. D. S/ HOMICIDIO AGRAVDO POR EL CONCURSO PREMEDITADO DE DOS O MAS PERSONAS EN GRADO DE TENTATIVA y su acumulada causa n° 0702 – 25329 – 19 , R. N. N. , R. FCUNDO D. en orden al delito de PORTACION ILEGAL DE ARMA DE GUERRA, ambas del registro de este Tribunal (I.P.P. nro. 0702 – 9990 – 19 y 0702 – 25329 – 19 de la Fiscalía nro. 4 con asiento en Avellaneda, dependiente la Fiscalía General Departamental) seguida a F. D. M., sin apodos, Argentino, de estado civil soltero, de 32 años de edad, ocupación empleado de la UOCRA en el sector operario, Avellaneda-Lanus, nacido el 21 de junio de 1989, con último domicilio en la calle J. P. A. xxxx de la localidad de Dock Sud, partido de Avellaneda, con D.N.I. n° xx.xxx.xxx que memoriza en este acto, hijo de O. C. R. (f) y de R. D. M. (f), individualizada con el número de trámite ante el Registro Nacional de Reincidencia O4477507, F. D. R., sin apodos, Argentino, que sí sabe leer y escribir, estado civil soltero, de 35 años de edad, ocupación comerciante, nacido el 29 de diciembre de 1986 en Capital Federal, con último domicilio en la calle M. xxxx de la localidad y partido de Avellaneda, departamento G, con D.N.I. n° xx.xxx.xxx el que memoriza en este acto, hijo de H. O. R. (f) y de G. T.(v), individualizado con el número de trámite ante el Registro Nacional de Reincidencia O4477502 y O4352456 y bajo el nro xxxx587 AP de la Dirección de Antecedentes División de Informes Judiciales y Policiales del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y N. N. R., apodado «nanu», de 26 años de edad, de estado civil soltero, profesión u ocupación comerciante, nacionalidad Argentina, nacido el día 12 de noviembre del año 1995 en Barracas, Capital Federal, titular del D.N.I. Nº xx.xxx.xxx, domiciliado en la calle S. M. xxx xx x de Avellaneda, que sí sabe leer y escribir, ser hijo de J. C. R. (v) y de M. J. G. (v), individualizado con el número de trámite ante el Registro Nacional de Reincidencia O4352470 y bajo el nro xxxx586 AP de la Dirección de Antecedentes División de Informes Judiciales y Policiales del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, actualmente sujetos a decisión en orden al delito de Lesiones Graves Agravadas – art. 90, 92 en función del art. 80 del Código Penal – respecto de R. y D. M. – , y Portación de Arma de Guerra sin la debida autorización legal atenuada – art. 189 bis, inciso 2do párrafo sexto – respecto de R. y R. – Practicado el sorteo de ley, resultó que en la votación debía observarse el siguiente orden: PIZZOLO – ETCHEPARE – RULL.

Seguidamente, conforme lo dispone el artículo 371 del Código Procesal Penal, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:

-C U E S T I O N E S-

1ra.: ¿Está probada la existencia del hecho materia de proceso en su exteriorización material y la participación de los encartados D. M. F. y R. F. D.en el suceso que se les enrostra en el marco de la causa 0702-9990-19 ?.-

2da.: ¿ Corresponde hacer lugar a la nulidad del procedimiento policial solicitada por la Defensa técnica en el marco de la causa 0702-25329-19?.- 3ra.: ¿Está probada la existencia del hecho materia de proceso en su exteriorización material y la participación de los encartados R. N. N. y R. F. D. en el suceso que se les enrostra en el marco de la causa 0702-25329-19?.-

4ta: ¿Existen eximentes?

5ta.: ¿Se verifican atenuantes?

6ta.: ¿Existen agravantes?

7ma.: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

-Y CONSIDERANDO-

A LA PRIMERA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

Al momento de los alegatos de inicio, la Sra. Agente Fiscal intimó a los acusados respecto de la IPP 07-02-9990-19 y tuvo por acreditado que: «. El día 29 de abril de 2019, S. A., de profesión periodista, en momentos en que se retiraba del estudio de radio en el que trabaja, ubicado en la calle F. nro. xxx de la localidad y partido de Avellaneda, fue abordado a escasos metros, concretamente, en la intersección que forman las calles Marconi y French de la misma localidad y partido, por cuatro sujetos del sexo masculino, todos mayores de edad, identificados como H. O., F. R., F. D. M. y Jonathan Malnero, todos conocidos integrantes de la facción de la barra brava d Racing Club de Avellaneda denominada «La Guardia Imperial». En esas circunstancias, los nombrados coactuando al efecto y con claras intenciones de provocarle la muerte, en el marco de ese plan común agredieron a A. primeramente con un elemento contundente similar a las tonfas utilizadas por las fuerzas de seguridad, y luego mediante golpes de puño y patadas, siendo que, en ese marco, luego de que A. perdiera la estabilidad y cayera al asfalto a consecuencia de las primeras agresiones, continuaron efectuándole golpes de puño y patadas mientras la víctima se hallaba tendida en el piso.Incluso, utilizando el casco de motocicleta que poseía la víctima, le efectuaron golpes en la cabeza y abdomen, en momentos en que se encontraba visiblemente inconsciente. Dicho accionar le provocó diversas lesiones, tales como fractura de mandíbula, politraumatismos en distintas partes del cuerpo, y la perdida de conocimiento. Tales lesiones fueron caracterizadas como graves desde el punto de vista médico legal, y pusieron en riesgo la vida de la víctima A. Por tal motivo debió ser posteriormente hospitalizado, no logrando los autores de la agresión el fin convenido (resultado muerte) por razones ajenas a las voluntades de los mismos.».- En relación a la Defensa Oficial de los encartados, indicó que efectuaría sus conclusiones en sus alegatos finales en base a lo que emergiera del debate oral.- Previo a dar respuesta al interrogante que plantea esta cuestión, con miras a un mejor entendimiento, tomando especialmente en cuenta las aristas particulares del evento en tratamiento y de las peculiaridades procesales que se han suscitado en el marco del desarrollo del debate oral, entiendo que resulta menester ofrecer el cabal panorama de las probanzas materia de evaluación sobre el que cada una de las partes han sustentado sus pretensiones.- En tal inteligencia, y por razón de metodología expositiva, en una primera etapa transcribiré -lo más textual posible- los testimonios escuchados en la audiencia de debate, en el mismo orden en que se fueron sucediendo, como así también con posterior transcripción de la totalidad de la prueba documental ingresada por lectura o exhibición al juicio.- Todo ello, permitirá generar en el futuro lector un amplio panorama de cómo se llevó adelante el debate. Y, ya en una segunda etapa, pasaré a dar las razones que me llevaron a decidir este voto en determinado sentido.- Que abierto el debate oral, prestó testimonio en la sala de audiencias en el marco de la I.P.P. Nº 0702-9990-19, el testigo A. S., quien refirió ser la victima de autos, relatando: «. soy empleado de una empresa de sistemas, y soy periodista por hobby que me consume bastante tiempo.Trabajo en diversos medios de radio y lo que sería ahora streeming por youtube. El 29 de abril de 2019, en el horario de la tarde, como todos los días de semana tenía un programa de radio que no hago más que se llamaba «Racing 22», que vendría ser la continuidad de una revista que participaba en el año 2000 que se llamaba Racing 21. Que salgo de la radio después de una hora de programa, un programa que estaba de lunes a viernes y cuando salgo, yo tenía como costumbre subir automáticamente a plataformas digitales como Spotify o redes el programa, que recién habíamos hecho. Yo estaba, con la mochila puesta, al lado de mi moto y cuando salgo recibo un golpe en el pecho y me rodean, en ese momento intentó sacarme la mochila que tenía puesta pero recibo más golpes de diferentes lados y bueno en ese momento caigo y quedo duro, me imagino que noqueado o desmayado porque hubo un tiempo que no tengo conciencia. Previo a eso, escucho, el recuerdo que tengo del instante anterior es unos gritos que me decían que «no lo vas a hacer más, . no lo vas a hacer más».

Me levanto muy ensangrentado en la cara, solo, porque mi novia que estaba cerca me imagino que creyó que yo estaba muerto, porque estaba duro, tenía todo el cuerpo duro y estaba tirado en el medio de la calle. Que salimos junto con mi novia de la radio. Que cuando yo estaba mirando el celular, es cuando me atacan. Cuando estaba al lado de la moto ella queda del otro lado de la moto y ahí es cuando soy sorprendido, yo estaba mirando el celular. No llegue a ver ni que venía alguien. No sé cuánto tiempo estuve en estado de shock. Después de horas lo único que tengo son flashes de memoria.Me acuerdo que se me caía la cara porque me habían golpeado un lado de la cara lo tenía caído y la nariz abierta, que parecía que no tenía nariz, después me cocieron y el rostro quedo bien, pero en ese momento no. No sé cuánto tiempo estuve tirado, me reincorporo lo que recuerdo es que me siento y me hablaban evidentemente vecinos, al rato comienzo a hablar con mi novia, que para mí llegó después de que yo me reincorporo, no sé cuánto estuve tirado si un minuto o tres horas. Yo hoy, soy socio vitalicio de Racing, soy fundador de algo muy conocido hecho por hinchas que es un predio, siempre fui a la cancha, siempre participé de política y trabaje en el club en el año 2011 o 2014, siempre estuve relacionado con el periodismo, del tema política del club que es poca, no hago la parte futbolística, opino como todos, todos sabemos de futbol, pero hago más que nada la parte política debido a los años que tengo en el club y sigo participando hoy en día vía streeming dando opiniones. No tenía relación contractual con el club ni con ningún dirigente del club. Que yo trabaje bajo relación de dependencia en el año y 2014 en el departamento de filiales. Que soy de los Racing Stones, algo que no participaba ni nada, somos del mismo grupo que hizo el predio y que hoy continúan, no tengo casi relación, es como saber quién es, qué se yo, un jugador de fútbol o algo así pero sí esa relación la tuve. En abril de 2019, la hinchada de Racing estaba identificada como la Guardia Imperial, desde hace muchos años y yo no pertenecí nunca.La barra de un club es siempre la barra de un club, después hay grupos que de ir terminan compartiendo y siendo conocidos, durante los últimos años, si se tornó que a veces iban juntos, a mi no me toco, yo nunca fui con la barra. Yo era de los Racing Stones, me pagaba mi entrada, habré ido esporádicamente a la tribuna a saludar. Que siempre viajo con amigos que me dio el club, que son familia. Que si bien la barra es siempre una, siempre tiene sobre otros grupos dominio y los Racing Stones fueron algo paralelo, porque no les quedo otra, por cuestiones que son obvias, tenés que hacerles caso, terminan participando no sé si de la barra, pero sí de algo paralelo que tienen que hacer caso. Que, son dos facciones diferentes. Si todos se llaman barras yo no lo puedo definir, pero sí que son grupos diferentes, en el cual los Racing Stones estuvieron toda su vida presionados por la barra, todo el tiempo. Que desde que ocurrió el hecho a la fecha, han intentado hablar conmigo y con conocidos pero nada relevante, a mí no me parecía tener que escuchar nada, básicamente porque yo no voy a decirle a la justicia lo que tiene que hacer, no permití que haya un contacto, que se intentó sí, pero nada más. Que conozco a R. y a D. M., anteriormente al hecho nunca tuve inconvenientes con ellos, solo nos conocíamos de vista. Sinceramente, creo que ni nos habíamos saludado. Que me golpearon bastante.».

A su turno ingresó la testigo A.A. S., quien manifestó: «. soy administrativa del Ministerio de trabajo, soy la pareja desde hace 4 años a la fecha de S. A. El 29 de abril de 2019, salimos de la radio de dar un programa Racing 22 en la calle French y Marconi y cuando S.estaba por subir a la moto, veo a cuatro personas, masculinos que lo tomaron de la mochila, yo quedé en shock mirando la situación, no pude hacer nada, porque pensaba que era un robo, no estaba entendiendo bien lo que estaba pasando. Que cuando lo toman de la mochila, lo tiran al medio de la calle y lo empiezan a golpear de una manera muy bruta, con el casco, le sacan el casco de la mano, con palos, patadas. Que yo atiné a darme vuelta y tocar el timbre de la radio porque no tenía otra cosa para hacer, veía que salía mucha sangre, en eso escuchaba que le gritaban: «.no lo vas a hacer más. no lo vas a hacer más.», y bueno en un momento, uno de ellos dice: «.ya está, ya está.» y otro le revolea el casco que tenía en la mano, se lo revolea en la cabeza y se van. Que en ese momento yo tenía 20 años. Que esto pasó al atardecer eran tipo 19.00 hs. más o menos, era el horario en que terminaba el programa y estaba oscureciendo. Que la radio se encontraba a nada de donde paso, yo estaba en la puerta. La única persona que estaba en la radio era la operadora, y estaba operando un programa, así que tardo unos minutos en salir y cuando ella salió ya había pasado y los agresores se habían retirado. Que no puedo precisar exactamente cuánto tarde, abre tardado unos segundos, pero no fue mucho tiempo. Cuando regrese de tocar timbre y vi a S. pensé que estaba muerto, entonces tarde un rato en acércame porque los vecinos me decían que me acerque a preguntarle que le pasaba, pero yo veía tanta sangre y de la forma en la que lo habían golpeado, creí que estaba muerto, entonces cuando me acerque no me respondía, tardo un rato, habrán pasado algunos segundos, cuando se levantó preguntaba: ¿qué me paso?,¿ qué me paso?. El episodio duro un minuto o dos.Que cuando salimos de la radio, en la calle no vi a nadie, la realidad es que nos sorprendieron por el lado derecho, no habíamos visto a nadie, en ese momento la calle estaba vacía. En el transcurso de los hechos había otras personas.

Cuando empieza la golpiza se empiezan a acercar vecinos, un señor de un kiosco de la esquina. No conozco ni a R. ni a D. M.» Posteriormente hizo su ingreso a la sala el testigo Juan A. R., quien dijo: «. Conozco a las personas nombradas. En la actualidad soy Jefe de turno de la estación Varela de la Policía. En 29 de abril de 2019 prestaba funciones en la comisaria de Avellaneda Primera. Previo vista del video secuestrado en las actuaciones, digo que ese es un archivo del municipio donde vemos que tres sujetos que agreden a una persona. Ese video es aportado por el jefe de calle, del centro de monitoreo de avellaneda. No puedo precisar cuánto tiempo pasó desde que paso el hecho hasta que vi el video. Los videos de monitoreo hay ocasiones que tardan entre 5 horas, a veces 24 horas, en este hecho no lo puedo precisar. Se observa el video claro, como fui y declaré. Eran tres masculinos, uno robusto, uno de estatura baja, uno delgado y uno más alto, con características particulares a una facción de la hinchada de Racing.Por lo que yo veo en el video son tres masculino, el video en su momento lo habíamos observado con el jefe de calle que había aportado las características y habíamos sacado conclusiones de lo que veíamos en el video que fue lo único que declare.

Que como trabajaba en Avellaneda Primera, tenemos una relación con la facción de Racing con hinchas caracterizados, dado que ellos hacían la previa para ingresar al estadio con banderas y bombos, entonces ello implicaba tener un contacto estrecho con gente de la hinchada de Racing para el ingreso, ósea el cacheo, la identificación y realizar todos los instrumentos para ingresar al estadio y eso lo que nos permitía es tener una noción de cada característica de la persona, que es lo que vemos en el video, y ahí digamos resaltamos que fulano, mengano son los que están haciendo esa agresión, no es que lo afirmamos, sino que podría tratarse. En el video no podemos precisar si tenían indumentaria que los relacionen con el club. Solo los identifiqué por la experiencia y por el contacto, los partidos había veces que se hacían dos partidos por semana, y el contacto entre la bandera, estar atento al ingreso al egreso, es algo que uno ya tiene caracterizado o quiénes son los que manejan el traslado de la bandera y los bombos para que no se generen actos de violencia. No realice tareas investigas al respecto porque automáticamente me sacan la causa y la llevan a la Fiscalía general de Lomas de Zamora porque juntaron varias causas.

Los que podían ser, según las características eran R., O. y el otro apellido ahora no recuerdo.».- Se cuenta también con diversos elementos probatorios de convicción que se incorporaron por su lectura y/o exhibición al debate:

En el marco de la I.P.P. Nº 0702-9990-19:

– Articulo de fs. 1/4, – Certificado médicos de fs. 14, – Informe medico legal de fs. 218, – Informe medico de fs.466/469 el cual carece de rubrica alguna – informe medico legal de fs. 697/711, – Fotografías de fs. 31/33, 43/58, 73/75, 78, 83, 484/503 se observa el vinculo existente entre R. y D. M. – , (40/41 de la IPP 10490-19),

– Historia clínica de fs. 97/210, – Constancias de fs. 17/33, (IPP 10490-19), donde constan las copias certificadas de las transcripciones de escuchas telefónicas llevadas a cabo en el marco de la causa 07-02-006071-19/00.-

– Declaración en los términos del art. 308 y 317 de fs. 399/400, 402/403, 789/792,

– Informes de fs. 447/456, -Resolución de fs. 644/649, 686/687, 772, 773, 796/801, – IPP que corre por cuerda 07-02-10490-19 .- – Video del cual fuera solicitada su exhibición por las partes en el debate luciente a fs. 506 Hasta aquí he mencionado la reproducción integral de la prueba en la que cada una de las partes fundamentaron sus peticiones.- Ahora bien, en función de lo expuesto, es que sostengo que a partir del análisis de la prueba que se encuentra plenamente acreditado en los presentes actuados que «. El día 29 de abril de 2019, S. A., de profesión periodista, en momentos en que se retiraba del estudio de radio en el que trabaja, ubicado en la calle F. nro. xxx de la localidad y partido de Avellaneda, fue abordado en la intersección que forman las calles Marconi y French de la misma localidad y partido, por F. R., F. D. M., y un tercer sujeto de sexo masculino identificado como H. O., conocidos como integrantes de la facción de la barra brava de Racing Club de Avellaneda denominada «La Guardia Imperial», quienes coactuando al efecto, en el marco de ese plan común agredieron a A. mediante golpes de puño y patadas, siendo que, en ese marco, luego que A.perdiera la estabilidad y cayera al asfalto a consecuencia de las primeras agresiones, continuaron efectuándole golpes de puño y patadas mientras la víctima se hallaba tendida en el piso, utilizando asimismo el casco de motocicleta que poseía la víctima, para efectuaron golpes en la cabeza y abdomen, en momentos en que se encontraba visiblemente inconsciente. Que producto de dicho accionar le provocaron diversas lesiones, tales como fractura de mandíbula, politraumatismos en distintas partes del cuerpo, y la perdida de conocimiento, lesiones que fueron caracterizadas como graves desde el punto de vista médico legal. .».- En este punto he de coincidir con el esmerado Defensor Oficial en cuanto a que ha quedado acreditada la materialidad ilícita, pero disentir en lo relativa a la falta de autoría alegada.- El Juez debe demostrar que la tesis seleccionada es válida y para ello, deberá aportar los motivos y explicar con claridad, cómo y por qué se arribó a esa conclusión. Ese propósito se logra a partir del razonamiento y se revela por medio de los argumen tos, que son su expresión lingüística, explícita y analizable. (Rubén Chaia, la prueba en el proceso penal),- Dicho acto resulta imprescindible, toda vez que si bien no existen reglas jurídicas que limiten mi posibilidad de convencimiento, mi libertad tiene una valla infranqueable: el respeto de las normas que gobiernan la corrección del pensamiento humano, como así también se debe respetar, al explicar cómo llegue a aquella, los principios de la recta razón; es decir las normas de la lógica (constituidos por las leyes fundamentales de la coherencia y la derivación, y por los principios lógicos de identidad, de no contradicción, de tercero excluido y de razón suficiente).- Para ello, tomaré como punto de partida del análisis a desarrollar, y que genera intima convicción en mi, lo emergente de las copias certificadas de las transcripciones de escuchas telefónicas llevadas a cabo en el marco de la causa 07-02-006071-19/00, que obran a fs.17 / 33 de la IPP 07-02-010490- 19/00, – incorporadas por lectura al debate oral -.- Para un mayor entendimiento transcribiré las partes pertinentes y útiles de las mismas, las que fueron obtenidas tal como se describen del teléfono del encausado F. R.: «. Teléfono número xxxxxxxxxx – AUDIO: B-11052-2019-05-01-125457-10 – Oirgen: 1128490078 – Destino: xxxxxxxxxx- Inicio: 01/05/2019 12:53:33 – Fin: 01/05/2019 – 12:54:57 – «F.» es F. D. R. .». F.: Huguito . NN: ¿Que haces F.? ¿Que le pegaste a un chabón? Me estas llamando ahí que estas escrachado en las cámaras. . F.: Escuchá. Si. Pero Balcarse quiere hablar solo con vos. H.: Si.¿que pasó? . F.: El gil ese que estaba con los Stone. Nos pegó en el obelisco, andaba getonenado. Fuimos y cobré entendés? . H.: Esta bien.te hiciste escrachar. Te escracharon. .

F. No. A mi no. Todavía no. Pero estan las cámaras y el chabón .

H.: Apostamos 100 que están las cámaras y estas vos. . F.: Si, supuestamente. y el chabón este dice que solo habla con vos. .

H.: ¿Y con quién más estabas ahí? . F.: Yo, hueso, mi cuñado y uno más. Pero yo y HUESO. . H.: ¿Donde fue esto, en Avellaneda? . F.: Marconi y French. . H.: En pleno centro, también vos. No tenés problema. . F.: Y era ahí, o no lo enganchaba en ningún lado a este tipo. Ahi o en Capital. Fijate si lo podés hablar, ¿tenés el número? . H.: Esperame, que ahora me lo va a pasar. . F.: Dale, listo . H.: Chau.

Como puede apreciarse sin hesitación alguna, se desprende en forma clara y concreta de esta transcripción, que el encausado F. R. mantiene una comunicación telefónica a tan solo cuarenta y ocho (48) horas después que ocurrió el suceso en el que fuera severamente lesionado S.A.- Lisa y llanamente, le confirma al mencionado «H.», haber sido el coautor de la comisión del hecho en tratamiento, detallando que fue en inmediaciones de la calle Marconi y French de Avellaneda y que la agresión la realizó allí, pues «. era ahí, o no lo enganchaba en ningún lado a este tipo. Ahi o en Capital .».- Esto resulta ser en un todo conteste con lo depuesto en la sala de audiencias por la Sra A.A. S., quien dijo que el lugar donde fue atacado S. A., fue frente a la radio sita en la calle French y Marconi de Avellaneda, y cuando su pareja estaba por subir a la moto, observó a cuatro personas lo toman de la mochila, lo tiran al medio de la calle y lo empiezan a golpear de una manera muy bruta, con el casco, con palos, patadas.- Aquí toma suma relevancia, los dichos prestados en audiencia de debate oral por el personal policial Juan A. R., quien refiere haber visto el video secuestrado en las actuaciones, e indicó que los tres masculinos agresores, coincidían con «hinchas caracterizados de Racing» – como comunmente las fuerzas del orden suelen denominar a los «barras bravas» -, dado que hacía la previa para el ingreso al estadio de las banderas y bombos, ello implicaba tener un contacto estrecho con gente de la hinchada de Racing para el ingreso, ósea el cacheo, la identificación por la experiencia y por el contacto, siendo que los que podían ser, según las características físicas eran R., O. y un tercero del que no recordaba el otro apellido.- Esto resulta a su vez, ser conteste con lo plasmado en los fotogramas incorporados por lectura al proceso a fs. 31 / 33 y a fs. 43 / 58, tomados del video donde consta la agresión a A. y específicamente a fs. 50 se identifica a R. F. Nicolás con DNI nro. xx.xxx.xxx; a fs. 51 a D. M. F., D.N.I. xx.xxx.xxx y a fs. 58 se identifica a O. H. A., D.N.I.xx.xxx.xxx.- Es decir, que probatoriamente, se posee el contenido de las transcripciones de las escuchas telefónicas efectuadas sobre R., y además se cuenta con el testimonio del personal policial R. que ante la observación de la video filmación en audiencia, sindicó con un alto grado de probabilidad que R., O. y otro serian los sujetos quienes estaban agrediendo a S. A., y que como un tercer elemento, figuran los fotogramas anexos al expediente donde a fs. 50, 51 y 58 donde resultan ser identificados los agresores como R., D. M. y O. H.- Mas allá de lo hasta aquí expuesto, debo inexorablemente soslayar a esta altura, la sorpresiva precariedad en la elaboración en la teoría del caso por parte de la representante del Ministerio Publico Fiscal, de lo cual entiendo que sin perjuicio de ello, quedó probado debidamente la materialidad ilícita y la autoría penalmente responsable de los enjuiciados.- Continuando con el desarrollo, quedó debidamente acreditado que el fin último propuesto por R. y D. M. era al menos el de lesionar a A. y tanto es así que fueron a buscarlo a la salida de la radio donde tenía su programa, junto a un tercero – O. -, previa inteligencia y en forma coordinada a los fines de cometer sus designios sobre la victima.- La planificación se acredita mediante la escucha telefónica aludida donde F. R. Refiere «. era ahí, o no lo enganchaba en ningún lado a este tipo. Ahi o en Capital .», en relación al lugar donde fue cometido el ilícito, arribando a dichas inmediaciones en compañía de O. y D. M.- En cuanto a las lesiones padecidas por Guillermo A., las mismas se encuentran acreditadas debidamente mediante los informes y certificados médicos incorporados por lectura al debate, lucientes a fs. 14, 218 y 697 / 711.- La victima ha sufrido sendas lesiones de carácter grave, las que han sido producidas claramente a raiz del ataque premeditado por parte de los encausados R., D.M., traducidas en fracturas de ambas ramas mandibulares y heridas cortantes en nariz.- Corresponde aclarar a esta altura, que no he de valorar el supuesto Informe medico de fs. 466/469, – incorporadas por lectura al debate – pues el mismo carece de rubrica alguna por parte del o los profesionales que hubieran intervenido. – Conforme surge de las imágenes incorporadas por lectura al debate de fs. 489, 491 y 503, tanto F. R. y F. D. M., poseen vinculación amistosa acreditandose mediante las capturas de facebook sindicadas.- Tanto la victima, como los imputados poseen en forma evidente al menos una cuestión en común que los conecta: Racing Club de Avellaneda.- Dicha afirmación es mas allá de pertenecer, ser simpatizantes o adeptos a diferentes facciones de las barras identificadas como «Los Racing Stones» o «La Guarda Imperial».- Sin perjuicio de lo hasta aquí expuesto, y en cuanto a la eventual motivación del ataque, cabe mencionar fue la propia victima, quien reconoció en su testimonio en la audiencia de debates, haber pertenecido al grupo denominado «Los Racing Stones».- Sostuvo que si bien «la barra» es siempre una, siempre tiene sobre otros grupos dominio y los Racing Stones fueron algo paralelo, «. porque no les quedo otra por cuestiones obvias .», indicando que tenían que «hacerles caso», participando no sabia si de la barra, pero sí de algo paralelo que tienen que hacer caso, y que los Racing Stones estuvieron toda su vida presionados por la barra, todo el tiempo.- Y este es el génesis, por el cual quedada debidamente acreditada la motivación de la golpiza sobre la victima y la planificación estratégica del ataque, la que guarda intima relación con la información emergente de la pieza periodística de Infobae incorporada por lectura al debate en la causa 9990/19 luciente a fs. 1 / 4, donde se menciona que «. Salvaje agresión de tres barras de Racing a un periodista partidario . S. A. fue atacado cuando salía de la radio: terminó con cuádruple fractura de mandíbula y rotura del tabique, y deberá ser operado.La historia detrás del hecho, que comenzó con una pelea en el Obelisco entre las dos facciones que dominan la popular .

A. tiene el logo de los Racing Stones como foto de perfil en su cuenta de Twitter . El 31 de marzo, Racing empató 1-1 en Victoria con Tigre y gritó campeón tras cinco años. Esa noche el Obelisco se vistió de fiesta, pero también estuvo cerca de la tragedia: un grupo de La Guardia Imperial, barra oficial de la Academia, se enfrentó con otro de los Racing Stones y un integrante de esta última facción terminó con heridas de arma blanca. Si bien ambos bandos suelen concurrir juntos al Cilindro, hay marcadas diferencias que tienen que ver con los beneficios que se lleva la oficial, mientras que los segundos han estado en muchísimas oportunidades realizando acciones desinteresadas por la institución, como la reconstrucción del predio Tita Mattiusi. . Desde ese día, la grieta se ahondó y todo aquel que ose enfrentar a la Guardia Imperial, corre riesgo de vida: así ocurrió esta tarde con el periodista partidario S. A., alias el Chino, quien fue agredido por tres barras a la salida de la emisora Radio Cítrica y terminó con cuádruple fractura de mandíbula y rotura del tabique, y deberá ser operado. Esta no es la primera vez que A. es agredido: en el año 2000 fue baleado en la pelvis cuando llegaba a su casa y el hecho fue adjudicado a sus publicaciones en una revista partidaria.

«Esto me lo esperaba. Ya había recibido amenazas. A veces uno queda muy solo p or defender a Racing», había declarado en aquella oportunidad.. El nuevo hecho remite al asesinato del periodista partidario Nicolás Pacheco, en la pileta de la sede Villa del Parque de la Academia, el 24/1/13 y que terminó en 2016 con condenas a 12 años de prisión para tres barras, que aún hoy están libres a la espera de la confirmación o no del fallo por la Sala III de la Cámara de Casación Penal. . A. lleva vaR. años conduciendo el programa Racing XXII por la FM 88.5. Diez años atrás iba a la popular con los Racing Stones hasta que se bajó del paraavalanchas para dedicarse a su ciclo radial, aunque nunca perdió contacto con su grupo de amigos de la cancha. Éstos, si bien siguen compartiendo el centro de la popular con La Guardia Imperial, tuvieron algunos encontronazos en los últimos tiempos. Todo comenzó un año atrás, cuando, investigados por la Justicia, Raúl Escobar, alias Huevo, y Nelson Lopetegui, alias Paraguayo, dejaron formalmente la jefatura de la barra y se cobijaron en Dock Sud. Quién subió como líder, entonces, fue José R., alias Josi, a quien muchos sindican como íntimo amigo de la dupla anterior.

Por entonces, un grupo de Villa Corina conducido por Leonardo Paredes y desplazado de la popular, quiso regresar y tras dos enfrentamientos, no logró su objetivo. Y Josi fue acumulando poder. De hecho, en marzo de este año se abrió otra causa judicial por una presunta apretada al plantel para obtener ropa oficial y una suma muy importante de dinero. En Tribunales, Lisandro López y Edgardo Coudet admitieron que dos barras (a los que calificaron como socios) se reunieron con ellos, pero dijeron que el contacto fue en buenos términos y sí aceptaron que después hubo entrega de indumentaria, aunque negaron cualquier extorsión o pedido de dinero, por lo que la causa terminó archivada. . Terminó con cuádruple fractura de mandíbula y rotura del tabique, y deberá ser operado . Pero esa fue una de las mechas que encendió la bomba.Otra tuvo que ver con los suculentos negocios que la barra hizo durante la última parte del torneo con la reventa de entradas. Cegada en su ambición, La Guardia Imperial empezó a repartir cada vez menos tickets entre los integrantes para ponerlos en el circuito ilegal, con las pingues ganancias que se generaban. Hubo reproches y aquella noche en el Obelisco, provocó una pelea donde uno de los de la oficial, apodado Dani Cuchillo, terminó la discusión a los facazos hiriendo a Darío, de los Stones.

Perseguidos porque nadie se enterara y no se hiciera denuncia del caso, la barra escuchó atento todos los rumores y programas partidaR. La fiesta contra Defensa y Justicia fue otro monumento a la reventa que dejó a miles de socios afuera y lo mismo se prevé que sucederá en la revancha contra Estudiantes, por la Copa de la Superliga, en Avellaneda. Y no quieren que nadie les arruine el negocio o cuente lo que está ocurriendo. Y aunque no hubo referencia explícita, algunos comentaR. de A. no les cayeron bien. Y lo fueron a buscar a la salida de la radio para molerlo a palos y dar un mensaje explícito: cualquiera que se meta con la barra, corre riesgo de vida. .».- Dicha situación también posee asidero y basamento, en la intervención telefónica y escuchas obtenidas tal como se describen del teléfono del encausado F. R. que obran a fs. 17 / 33 de la IPP 07-02-010490- 19/00, – incorporadas por lectura al debate oral -.-:

Teléfono número xxxxxxxxxx – AUDIO. B-11051-2019-03-31-235226-18 – ORIGEN: xxxxxxxxxx –

DESTINO: xxxxxxxxxx- INICIO: 31/03/2019 23:51: 09 – F. es F. D. R. . NN: Papuu . F.:Escucha.estas con el amigo? . NN: SI . F.: Decile que acá se pinchó , ahí lo apuñalaron a «P.» y yo lo mande al hospital a «Dario» se pudrió todo aca. .

NN: ¿Quién? quien le pegó a «P.» y adonde? . F.: A P. le metieron un puntazo en la panza, «Dani Cuchillo» . NN: ¿Dani cuchillo?. F.: Si boludo y yo lo mande al hospital a «Dario». .

NN: ¿Y como está P.? . F. No y no sabemos boludo ahi lo llevaron, ahora nos vamos.pero nos re dimos boludos.saltaron los «stone» para ellos.sabes como combatimos, como diez minutos. .

NN: ¿y cual le pintó a cuchillo? ¿Cual le pinto? . F.: No.le dio un puntazo en el medio de la panza amigo. . NN: La concha de su madre.

. F. Yo boludo lo agarre.se escapaba «Dario» con otro más.los pibes se quedaron peleando con los «stone» y mi cuñado y otro más lo agarramos a estos dos y los matamos. . NN: Bueno ahora hablamos.voy a ver como esta coso . F.: Si boludo, ahí vamos para allá y lo vamos a ver al hospital.- No olvido, por cierto, qué motivar es dar razón de mis dichos, y motivar el decisario, debiendo primero escuchar a las partes, luego leer la prueba incorporada por lectura, analizarla y llegar al convencimiento y, por último, se explica el por qué de esa decisión.- Lo que no existe en el derecho, a diferencia de otras ciencias exactas, es ese camino único para llegar a un resultado, por lo que no se puede pedir al juzgador que falle a contrario de su conciencia cuando existe prueba que lo llevó al convencimiento de esa única decisión.- Por todo lo expuesto entiendo ha quedado probada la existencia del hecho materia de proceso en su exteriorización material y la participación de los encartados D. M. F. y R. F. D. en el suceso que se les enrostra en el marco de la causa 0702-9990-19.- A la presente cuestión, por ser mi sincera convicción, voto por la AFIRMATIVA.– Rigen los arts.210, 371 primera cuestión y 373 del C.P.P.-

A LA MISMA PRIMERA CUESTION, EL DOCTOR ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA MISMA PRIMERA CUESTION, EL DR RULL DIJO DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA SEGUNDA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

Al momento de realizar sus alegatos finales, el Sr. Defensor Oficial solicitó la nulidad del procedimiento policial que deviniera en la incautación del armamento Bersa, modelo Thunder, calibre 9 mm, N° de serie 13270, la que contenía en su almacén cargador diez cartuchos intactos del mismo calibre y que diera también lugar a la aprehensión de los encausados R. y R.- Fundamentó ello, pues a su entender no se encontraba debidamente objetivada la actuación del personal policial en virtud del tiempo transcurrido entre el anoticiamiento al 911 a las 10.00 hs de la existencia de un vehiculo con ocupantes exhibiendo un arma de fuego en la zona bancaria y que el procedimiento policial hubiera sido recién a las 14.30 hs, agregando escuetamente que no hubo estado de sospecha, haciendo mención al caso «Fernandez Prieto» emanado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos con Sentencia de 1 de Septiembre de 2020.- Por su parte el Sr. Agente Fiscal haciendo uso de su derecho a replica, manifestó que debía rechazarse la nulidad impetrada en razón que «. muchas veces un hecho posiblemente delictivo como esgrimir un arma, por la en la ventanilla de un auto, en la puerta de un banco, puede generar una alerta radial a los demás efectivos policiales que estaban en la misma zona, no estaban en distinta zona como dice el Dr., todos estaban la jurisdicción de Avellaneda, todos estaban en la localidad y partido de Avellaneda.Los que vieron el peugeot 208 gris en la puerta del banco Galicia y los que procedieron a detener un par de horas después al mismo peugeot 208, en el cual en su interior había dos sujetos masculinos, uno de los cuales ya venia con un raid delictivo, y que en ese momento tenía en su poder un arma de fuego de alto calibre, no pude acreditar que las iban a utilizar, pero no tenían la autorización para usarlas .» .- Sentadas las bases de la cuestión a decidir, lo primero que debo referir es que , corresponde aclarar que entiendo ha operado la preclusión de etapas establecidas en el art. 205 del C.P.P., tal como lo establece el inc. 1), pues el contenido del procedimiento – actuación policial – ya era conocido por las partes al momento del traslado del requerimiento de elevación a Juicio – art. 336 del C.P.P -, y el pedido de nulidad ha sido reeditado en esta etapa, pues ya fue articulado en dicha instancia por la Defensa Oficial, siendo oportunamente analizado y denegado por la Cámara de Apelaciones y Garantías Dptal Lomas de Zamora,- En dicho momento la Alzada brindó los argumentos: «.

Yendo ahora a la situación concreta tenemos que el procedimiento policial tiene inicio a las 14-30 hs del dia 6 de noviembre de 2019 al haber tomado conocimiento mediante un llamado telefónico al abonado 911 efectuado ese dia cerca de las 10 hs. donde se daba cuenta de las visualización de un rodado peugeot 208 color gris . con un masculino en exhibía un arma de fuego en la arteria M. frente al banco galicia . siendo avistado entonces un vehículo de estas características que se desplazaba por avenida M., es interceptado al detener la marcha en la calle Florencio Varela.. Asi, contrariamente a lo sostenido por la Defensa, encontramos presente en el caso convocante, el estado de sospecha objetivamente verificable que terminó el actuar inicial con la llamada al 911 realizada alrededor de las 10.30 hs de ese mismo dia que daba cuenta de la existencia de un rodado – no de similares características – sino de igual marca, modelo, color y terminación de dominio frente al banco galicia y con un ocupante blandiendo un arma de fuego. . En esta inteligencia siendo visualizado el rodado donde se desplazaban los imputados horas mas tarde en la zona donde se denunciara – reiteramos con igual marca, modelo, color y terminación de patente – los numerarios policiales se encontraron facultados para proceder a la labor procedimental de interceptación y requisa plasmada en el acta inicial, circunstancia que sella negativamente en este estadio el planteo nulificante defensista . frente a la circunstancia concreta y objetiva señalada, .».- Sin perjuicio de lo expuesto, y en virtud que lo planteado por la Defensa es la puesta en crisis del procedimiento policiaco, si reúne o no los requisitos estatuidos por el ordenamiento procesal vigente para su producción, entiendo que en la amplitud del derecho de defensa estimo prudente brindarle el tratamiento debido.- Empero, previo a todo, corresponde enmarcar el plano doctrinario en el cual debe circunscribirse la petición de nulidad formulada. La ineficacia no se suscita «ope legis», sino que nace indispensablemente de una declaración judicial.- El destacado defensor afirmó que existe un perjuicio directo respecto de sus pupilos si se mantiene el citado procedimiento como válido, pues el mismo resulta ser uno de los pilares fundamentales en el andamiaje probatorio construido por el Sr.Fiscal.- Como introito corresponde mencionar que no se dan los presupuestos establecidos por la C.I.D.H en la sentencia «Fernandez Prieto» ni en forma asemejable, menos aun compatible con los hechos ocurridos ventilados en el presente debate oral.- Entiendo por un lado que devino acertada la actuación policial, pues fue corroborado el «estado de sospecha objetivado», no por el posterior secuestro del arma de fuego; lo cual implicaría legitimar ex post el acto, pues las razones justificantes del proceder policial deben existir en el momento en que se lleva a cabo, sino que valoro la correcta evaluación policial de las circunstancias de hecho ante el estado de sospecha anoticiado y objetivado.- Siendo visualizado un rodado donde se desplazaban los imputados R. y R. horas mas tarde por la zona donde se denunciara a 911 de similares características, los numerarios policiales se encontraron facultados para proceder a la labor procedimental de interceptación y requisa, circunstancia que sella negativamente el planteo nulificante defensista, todo ello ante el inevitable tamiz de la circunstancia concreta y objetiva señalada,- Consecuentemente, el secuestro del arma y la aprehensión operada sobre las personas de los imputados luego de haber constatado la portación ilegal del arma se encuentran respaldados por los arts. 226, en cuanto habilitan a los funcionaR. y auxiliares de la Policía a secuestrar en casos urgentes y aprehender, de manera que no podrían entenderse ilegítimas ese procedimiento policial.- Asimismo en el caso de autos la fundamentación de los móviles que llevaron al personal policial a requisar a los imputados, pueden extraerse de los testimonios prestados en audiencia de debate por el personal policial y por la documental ingresada por lectura al debate, la cual satisface la exigencia del ordenamiento procesal, el accionar policial cuestionado deviene legítimo y respetuoso de las garantías constitucionales (arts.225, 226, y 294 del C.P.P., y 18 de la C.N.).-

Por ello, corresponde rechazar la nulidad interpuesta por no verificarse violación alguna a garantías constitucionales y procesales, encontrándose, y por además ser solicitada fuera de la etapa prevista en el ordenamiento procesal vigente. Rige arts 201 ss y cc «a contrario» del CPP.-

Por todo ello, siendo mi sincera convicción, contesto esta cuestión por la NEGATIVA.- Rigen los arts. 201, 203, 205, 210 y 371 primera cuestión y 373 del Código Procesal Penal.

A LA MISMA SEGUNDA CUESTION, EL DOCTOR ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA MISMA SEGUNDA CUESTION, EL DOCTOR RULL DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA TERCERA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

En relación a la I.P.P. Nº 0702-25329-19, la Fiscalía sostuvo que se hallaba acreditado: «. Que el día 6 de noviembre del año 2.019, a las 14:30 horas aproximadamente, en la intersección de Avenida M. y la arteria Florencio Varela de la localidad y partido de Avellaneda, personal policial detuvo la marcha de un rodado marca Peugeot, modelo 208, dominio colocado NBX-479, color gris, procediendo al hallazgo en su interior, más precisamente entre el asiento y el parante de la puerta del lado del acompañante, de un arma de fuego de tipo pistola, marca Bersa, modelo Thunder, calibre 9 mm, N° de serie 13270, la que contenía en su almacén cargador diez cartuchos intactos del mismo calibre, arma calificada por la Ley Nacional de Armas N° 20.429 y Dec. Reglamentario N° 395/75 como de guerra, siendo que dos sujetos de sexo masculino y mayores de edad, identificados a la postre como F. D. R. y N. N. R.tenían la mencionada arma de fuego a su disposición en forma conjunta e indistinta, en condiciones de inmediato uso, desde tiempo indeterminado y sin contar con la debida autorización legal para ello.».- Sentado lo expuesto en la cuestión precedente, y como ya lo expresara en la cuestión primera, por razón de metodología expositiva, en una primera etapa transcribiré los testimonios escuchados en la audiencia de debate, en el mismo orden en que se fueron sucediendo, como así también con posterior transcripción de la totalidad de la prueba documental ingresada por lectura o exhibición al juicio, ello, a los fines de permitir generar en el futuro lector un amplio panorama de cómo se llevó adelante el debate.- Posteriormente, pasaré a dar las razones que me llevaron a decidir este voto en determinado sentido.- Depuso en audiencia oral el testigo, Diaz Alfredo Fabian, quien dijo: «. Soy personal policial. Presto funciones en el destacamento Dock Sud. El 6 de noviembre de 2019 participé de un procedimiento. Tomamos novedad por el 911 que un peugeot 208 estaba por la zona bancaria y uno de los ocupantes había esgrimido un arma de fuego, nos dan la patente del auto y logramos avistar un vehículo con las características aportadas por el 911, le hicimos un seguimiento y estaba estacionado en Varela y M., damos la voz de alto, nos identificamos como personal policial, pedimos el apoyo de un móvil, hacemos descender a los dos ocupantes, solicitamos presencia de testigos, y se hace la requisa del vehículo donde secuestramos un arma de fuego que estaba debajo del asiento, dinero y una manopla.

Los ocupantes del Vehículo no se resistieron, procedí a identificarlos eran de apellido R. y el acompañante no recuerdo. El arma secuestrada era del tipo 9 mm con 10 municiones en su interior. El arma estaba apta para el disparo. Que desconoce el horario en que fue el alerta del 911, al ser una zona bancaria se presta atención. Que puede haber sido el alerta a las 10 hs.Cuando uno está abocado al servicio por orden de servicio, se presta atención a los vehículos, y como tenía similares características procedimos a la identificación del mismo por la terminación de patente y mismas características. Que no recuerdo si tenían impedimentos legales.» .- Posteriormente Ingresó a la sala el testigo Maximiliano Torres, quien dijo: «. Soy personal policial y trabajo en el destacamento Dock Sud como disponible. El día 6 de noviembre de 2019 participé en un procedimiento con el policía Diaz. Nos convocan por una orden de servicio de recorrida bancaria. Previamente por vía radial había saltado un alerta por 911, que un auto peugeot 208 había exhibido un arma de fuego en un banco. Que habían pasado la patente y color del auto. En recorrida avistamos el auto y le damos la voz de alto.

Se pidió apoyo de un móvil y testigos, y en el momento de la requisa encontramos una manopla, dinero y arma de fuego debajo del asiento.

A bordo del vehículo había 2 personas. El arma encontrada era una 9 mm con proyectiles. Todo se hizo en presencia de testigo. Del vehículo descendió el masculino lado conductor y luego del acompañante y los reducimos. Identificamos a los mismos como R. y R. La hora del alerta del 911 no la recuerdo. Recibimos el alerta a las 10 hs y en recorrida a las 14.30 hs . A las 11 o 12 del medio día tomo conocimiento del alerta. Que puedo describir quien iba de cada lado, del lado del conductor iba una persona robusta .».- Se cuenta también con diversos elementos probatorios de convicción que se incorporaron por su lectura y/o exhibición al debate en el marco de la I.P.P. Nº 0702-25329-19:

– actas de fs. 16, 24, 25, – fotografías de fs. 17, 20/23, 168/169, 203/205, – informes de fs. 18/19, 37/44, 71/74, 126/127.

– declaración en los términos del art. 308 del CP de fs.49/51, 52/54,

– pericia de fs. 184/187.- Hasta aquí he mencionado la reproducción integral de la prueba en la que cada una de las partes fundamentaron sus peticiones.- Ante los elementos reseñados precedentemente, y del análisis conjunto y armónico de los tópicos mencionados, los que a la postre han sido tamizados ante la sana crítica racional, debo decir que he arribado al grado de certeza que constitucionalmente me es exigido respecto de la materialidad ilícita que quedara plasmada al inicio de esta cuestión y de la participación penalmente responsable de F. R. y N. R. en ella.- No albergo duda alguna en cuanto a que los imputados detentaba en su poder el armamento de fuego que les fuera secuestrado, careciendo de la autorización legal para hacerlo.- Arribo a dicha conclusión a la luz de lo que emerge del contenido de las declaraciones testimoniales brindadas por el personal policial en la audiencia del debate, y en especial del hecho de haber sido aprehendido los imputados con el arma de fuego en su poder, lo que en ese sentido así lo valoro.- Ahora bien, ya adentrándome al análisis pormenorizado de los elementos de cargo que me llevan a resolver en este sentido, se advierte que la deposición brindada por los causantes al momento de llevarse a cabo la audiencia a tenor del art. 308 del C.P.P. – incorporadas por lectura -, se diluye de manera sustancial ante los contestes dichos prestados por el personal policial en la audiencia de debate.- Continuado con el análisis que vengo desarrollando, tornan aún mas endebles los argumen tos exculpatorios brindados por R.y R., pues los mismos nos poseen sustento probatorio en ningún elemento objetivo, ni tampoco se ha justificado los eventuales motivos por lo cuales tratarían de incriminarlos deliberadamente el personal policial interviniente en el procedimiento, lo que tornan aun mas evidentes las fisuras e incongruencias en su versión.- Como referenciara, no han siquiera sido explicado motivo alguno de encono previo entre los imputados y el personal policial que pudiera llegar a justificar el hecho en que le «plantaran» un arma de fuego, y ante la visión de todas las personas que se hallaban en el horario de las 14.30 hs en una zona bancaria .- Ello no ha alcanzado a generarme en mi intima convicción la duda mínima requerida necesaria para desvirtuar el procedimiento policial en donde fuera incautado en poder de los incusos tanto el arma como los proyectiles descriptos en autos.- Evidentemente, el indubitable caudal probatorio, entiendo ha demostrado que R. y R. detentaban el arma de fuego conjuntamente con los proyectiles, siendo que no se encontraba autorizado para ello conforme surgió de los informes emanados por los organismos registrales pertinentes.- Valoro en especial la experticia incorporada por lectura a fs. 186/187 efectuada por el perito Cesar A. Muriado sobre el armamento y munición al que vengo haciendo mención, – pues mediante las técnicas aplicables al caso certificó la aptitud para el disparo de la pistola como así también la aptitud de los respectivos proyectiles.- Continuando con el análisis que vengo desarrollando valoro el hecho en que al momento de ser aprehendidos R. y R. poseían a su disposición de inmediato uso un arma de fuego apta, es decir, una pistola calibre 9 mm marca Bersa, modelo Thunder, calibre 9 mm, N° de serie 13270, la que contenía en su almacén cargador diez cartuchos intactos del mismo calibre. Dicho arma es catalogada como de guerra de uso civil condicionado según la ley de armas vigente y los encausados R. y R. no estaba autorizado para portar armas por los organismos pertinentes.- Sumado a ello, se encuentra acreditado en autos que los imputados no se encuentra autorizados a tener y/o portar armas de fuego, requisito esencial a los fines de demostrar su autoría, y que según de los informes del A.N.Ma.C de fs. 37 a 41 – incorporados por lectura del debate.- Ante lo expuesto se colige que R. y R. no se encuentran inscriptos como legitimos usuarios de armas de fuego, por lo que cierro el análisis de la prueba diciendo que a esta cuestión, por ser mi sincera convicción, contesto por la AFIRMATIVA.- Rigen los artículos 210 y 371 primera y segunda cuestión y 373 del Código Procesal Penal.

A LA MISMA TERCERA CUESTION, EL DOCTOR ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA MISMA TERCERA CUESTION, EL DOCTOR RULL DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA CUARTA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

Las partes no han hecho mención a eximentes en relación al imputado D. M. F., R. F. D. y N. R. – Por ello, decido por la NEGATIVA.- Rigen los artículos 40 y 41 del Código Penal y 210, 371 cuestión tercera y 373 del Código Procesal Penal.

A LA MISMA CUARTA CUESTION, EL DOCTOR ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.

A LA MISMA CUARTA CUESTION, EL DOCTOR RULL DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.

A LA QUINTA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

Las partes no han hecho mención a pautas diminuentes en relación al imputado D. M. F., R. F. D. y N. R.,.- Sin perjuicio de ello valoraré la ausencia de antecedentes registrados por parte de R. y R.tal como fuera infromado por el Registro Nacional de Reincidencia a fs. 447 en la IPP 990/49 y a fs. 71 y 73 en la IPP 25329-19.- Por ello, decido por la AFIRMATIVA.- Rigen los artículos 40 y 41 del Código Penal y 210, 371 cuestión cuarta y 373 del Código Procesal Penal.

A LA MISMA QUINTA CUESTION, EL DOCTOR ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA MISMA QUINTA CUESTION, EL DOCTOR RULL DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el doctor Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en igual sentido.- A LA SEXTA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

La representante del Ministerio Publico Fiscal ha hecho mención como agravantes: 1.-) Respecto de D. M., la conducta delictiva permanente, atento a la segunda causa que le fuera imputada, y 2.-) Respecto del Sr. R., en idéntica situación, toda vez que tenía una sentencia previa por la que debía abstenerse de continuar con su conducta delictiva.- La Defensa Oficial nada refirió respecto de las agravantes mencionadas por el MPF.- En relación al imputado R. no ha de tener acogida la agravante peticionada, conforme lo que ya me hubiera expedido en el punto anterior, no habiendo acreditado la Sra, Agente Fiscal por ningún medio la sentencia aludida que pesa sobre el encausado.- Que en relación a la agravante peticionada por el antecedente condenatorio que registra el encausado D. M. luciente a fs 451 / 453, no he de valorar la condena impuesta al causante en si misma, pues de dicha forma incurriría en un doble perjuicio para éste, pero si he de valorar a raíz de ello la desmotivación que demuestra por las normas en cuanto que su reiteración en el delito así lo demuestra.

Nótese, en este sentido, que D. M.transitó al menos en una oportunidad anterior por la senda delictual, mostrando de este modo un evidente desinterés por llevar adelante una vida ordenada y de acuerdo a las normas mínimas de respeto imperantes en la sociedad, por lo que con las salvedades apuntadas, a esta cuestión decido por la AFIRMATIVA.- Rigen los artículos 40 y 41 del Código Penal y 210, 371 cuestión quinta, 373 y 399 del Código Procesal Penal.- Acto seguido, conforme el resultado de las cuestiones que anteceden y en mérito a lo expuesto, el Tribunal dicta la siguiente:

-R E S O L U C I O N-

I.- PRONUNCIASE VEREDICTO

CONDENATORIO, respecto de D. M. F., como sujeto penalmente responsable del hecho contra la vida, cometido en la localidad y partido de Avellaneda , de esta jurisdicción judicial.

II.- PRONUNCIASE VEREDICTO

CONDENATORIO, respecto de R. F. D. como sujeto penalmente responsable del hecho contra la vida, cometido en la localidad y partido de Avellaneda , de esta jurisdicción judicial y contra la seguridad publica, cometido en la localidad y partido de Avellaneda , de esta jurisdicción judicial.

III.- PRONUNCIASE VEREDICTO CONDENATORIO, respecto de N. R. como sujeto penalmente responsable del hecho contra la seguridad publica, cometido en la localidad y partido de Avellaneda , de esta jurisdicción judicial.- Así lo declaro.- Rigen los artículos 168 de la Constitución Provincial, 210, 371, 395 y siguientes del Código Procesal Penal.- Registrase y dése noticia del presente veredicto a las partes en la forma de ley, pasando los autos al Acuerdo a los fines de dictar sentencia (art. 375 del Código Procesal Penal).- Con lo que terminó el veredicto, firmándose ante la Sra. Actuaria que da fe.

En La Ciudad y Partido de Avellaneda, a los 23 dias de Mayo de 2022, para dictar sentencia en la presente causa nº 0702 – 9990 – 19, caratulada R. F. D. y D. M. F. en orden al delito de Lesiones Graves Agravadas – art. 90, 92 en función del art. 80 del Código Penal, y su acumulada causa n° 0702 – 25329 – 19 caratulada R. F.D. y N. N. R. en orden al delito de Portación de Arma de Guerra sin la debida autorización legal atenuada – art. 189 bis, inciso 2do párrafo sexto, a efectos de plantear y decidir las siguientes

– C U E S T I O N E S-

1ra.: ¿Cuál es la calificación legal del delito causa nº 0702 – 9990 – 19 y en causa nº 0702 – 25329 – 19 ?

2da ¿Qué pronunciamiento debe dictarse?

-V O T A C I O N-

A LA PRIMERA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

Que durante la audiencia de debate la Sra. Agente Fiscal sostuvo que teniendo en cuenta los elementos ventilados en esta audiencia y las probanzas incorporadas por lectura en este juicio, encuentra acreditada la materialidad ilícita de los hechos por los que fueran traídas las causas a juicio.- Al momento de los alegatos finales, la Señora Agente Fiscal de Juicio, solicitó la aplicación de pena, pero en orden al delito de Lesiones Graves Agravadas, apartándose de la calificación legal sustentada al inicio del debate y como fuera elevada a Juicio la causa 9990/19. y en relación a la causa 25329-19 solicitó la aplicación de pena en orden al delito de Portación de Arma de Guerra sin la debida autorización legal atenuada – art. 189 bis, inciso 2do párrafo sexto. – En relación a la causa 0702 – 9990 – 19:

La representante del Ministerio Publico Fiscal, hizo mención para variar su criterio primogenio de imputación aduciendo que «. Luego de fijar los lineamientos de la acusación al inicio de este juicio, en base a ello tengo por probados, los hechos, la autoría y la responsabilidad de R. F. D., D. M. F. y R. N. N. en el mismo. Este Ministerio se presentó en este Juicio y ante VS con dos objetivos muy claros:

Demostrar que determinado hecho ocurrió y quienes fueron los autores de este. Hemos tratado de ser breves en la producción de prueba, ya que ambas partes, y digo con ello: el Sr. A., Los Srs. D. M., R.y R., han manifestado a través de quien habla y de su defensa técnica la intensión de no atravesar por esta etapa y mucho menos pasarnos dos jornadas enteras escuchando testigos de ambas partes que nos refieran sobre los buenos o malos muchachos que son los involucrados en este proceso. . no hay dudas que el día 29 de abril del año 2019 siendo a proximadamente las 19:00 horas el Sr. S. A. fue golpeado. Que fueron más de dos personas las que lo golpearon. Que estas personas pertenecían a una fracción de la hinchada de fútbol del Club Racing, diferente a la que pertenecía el Sr.

A. . Volviendo al hecho que nos atañe, tanto el Sr. A. como su novia la Srita. A. nos han relatado como fue la golpiza que recibió A. en la puerta de la radio ubicada en calle F. xxx de la localidad y partido de Avellaneda, habiendo estado los dos presentes en el lugar, uno como víctima y la otra como testigo. Que de dichos testimonios resultó que eran más de dos personas, que tomaron al Sr. A. por la espalda de su mochila y lo tiraron al piso, que le propinaron golpes de todo tipo y que cuando se cansaron de golpearlo, manifestaron YA ESTA, YA ESTA, como dejando en claro que habían terminado con lo que habían ido a hacer posiblemente matarlo, posiblemente asustarlo, posiblemente callarlo. Lo cierto es que gracias a Dios y a los médicos que lo trataron el Sr. A. no murió. Pero si sufrió lesiones graves que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y curar las heridas que estas dos o más personas le ocasionaron, circunstancia ésta que quedó acreditado en autos conforme los informes médicos incorporados al presente debate por lectura. Ahora bien, de la reproducción del video obtenido de la Dirección de Monitoreo del Municipio de Avellaneda obrante en autos a fs. 507 que no estaba incorporado por lectura, cuya descripción fuera expuesta en esta sala por el Comisario Juan A. R.ha quedado manifiestamente claro: que al lugar llegaron dos personas, que no se encontraron casualmente, sino que se pusieron de acuerdo en concurrir a dicho lugar, que los mismos agredieron con golpes de puño y patadas tirando al piso a A., incluso le propinan golpes con un casco (dicho sea de paso propiedad de la víctima), que luego se dan a la fuga por la calle French, y que entre ellos se encontraban los aquí imputados F. D. M. y F. R. y que fueron ellos los que le dieron la paliza de su vida a S. A. . el delito que se ventiló en el presente debate comenzó a producirse antes de la golpiza, cuando D. M., R. y otros se pusieron de acuerdo y pactaron lo que pensaban hacer: darle la paliza de su vida a A., asustar a A., callar a A. Este Ministerio, y basándose en el principio de objetividad que prima sobre la labor que desarrolla diariamente, no puede decir que los Srs. D. M. y R. hayan tenido la intensión de matar al Sr, A., si no lo hubieran hecho. Pero si no tiene dudas que los nombrados se pusieron de acuerdo en ir a buscarlo a su lugar de trabajo, a esperarlo que saliera, y sin importarle que había una mujer en el lugar, sin mediar intercambio de palabra alguna lo golpearon fuertemente, y cuando se cansaron se fueron del mismo modo que llegaron, ocasionándole lesiones graves. .».- Debo dejar debidamente sentado que conforme la probatoria ventilada en el debate, y específicamente ante la observación ante todas las partes del video obtenido de la Dirección de Monitoreo del Municipio de Avellaneda donde se ve la golpieza, – exhibición peticionada por la propia Sra. Agente Fiscal y adherida por la defensa-, sumado a lo manifestado por la pareja de la victima, testigo presencial del hecho criminoso quien dijo «. vi a S.pensé que estaba muerto, entonces tarde un rato en acércame porque los vecinos me decían que me acerque a preguntarle que le pasaba, pero yo veía tanta sangre y de la forma en la que lo habían golpeado, creí que estaba muerto, entonces cuando me acerque no me respondía, .», no se comprende el basamento, menos aún las causales del cambio de calificación incorporado por la representante de la sociedad. Es mas, véase que la propia Agente Fiscal en su alegato es la que manifiesta «.

Lo cierto es que gracias a Dios y a los médicos que lo trataron el Sr. A. no murió .».

La Sra. Agente Fiscal en su réplica luego de los alegatos inidicó «. la causa 9990-19, la cual oportunamente fue caratulada Tentativa de homicidio y esta Fiscalía podría haber sostenido dicha calificación, con lo cual el poder de objetividad, modificó dicha calificación, porque consideró que no se podía probar el animo de matar de los imputados, pero si quedo demostrado con el video que vimos y con las declaraciones de los testigos, que los imputados llegaron todos juntos al lugar, que no se encontraron en el lugar, que se pusieron de acuerdo en ir a ese lugar a buscar a A. .».- Mas allá de la objetividad alegada por la distinguida Sra Agente. Fiscal, no se advierten tangiblemente los motivos por los cuales mutó la acusación sostenida al inicio del debate por un delito menor, pues no fue incorporado elemento nuevo alguno, prueba material novedosa que hiciera objetivamente hacer variar el delito por el cual también se requiriera la elevación a juicio.- El derecho constitucional de la defensa en juicio es uno de los pilares fundamentales del estado de derecho, garantía que impone la observancia de las formas sustanciales del juicio, relativas a la acusación, defensa y sentencia.El correlato de dicho principio constitucional de la inviolabilidad de la defensa en juicio, es el principio de congruencia, que implica la correlación entre el hecho imputado en la acusación intimada y el descripto en la sentencia.- Esta correlación se refiere al hecho procesal constituido por la materia de la acusación formulada contra el procesado; es decir, que la identidad del hecho se refiere a los elementos de hecho objetivos y subjetivos; fijando dicho hecho procesal, el límite máximo del pronunciamiento del tribunal, y en caso de excederlo, corresponde la declaración de nulidad de la sentencia en cualquier instancia y grado del proceso.- El cambio de calificación jurídica no importa lesión al principio de congruencia, siempre que la condena mantenga la identidad fáctica que fuera objeto de debate en la causa, tal como ocurre en los presentes actuados.- Que en consecuencia, y siendo que la acusación estatal ha manifestado desde su poder punitivo y acusatorio con un delito determinado, entiendo que la calificación legal que corresponde asignar al hecho es la de Lesiones Graves Agravadas en los términos de los arts.

45 y 90, en remisión al art. 92 en función del art. 80 del Código Penal, ello por cuanto ha quedado debidamente acreditado en las cuestiones precedentes el carácter de las lesiones padecidas por Guillermo A., la cantidad de sujetos intervinientes en el hecho, y la premeditación para el acometimiento del mismo.

A su turno el Señor Defensor Oficial manifestó respecto al delito endilgado que el mismo debería ser calificado como Lesiones en Agresión.- En este punto le asiste razón a la Sra. Agente Fiscal, debiéndose ser calificado el hecho como Lesiones Graves Agravadas, por las circunstancias de hecho y derecho expresadas bástamente en párrafos anteriores, a los que por honor a la brevedad y economía procesal doy por reproducidas.- Entiendo – mas allá de las salvedades apuntadas – que la correcta adecuación de la conducta típica a la acción desplegada por R. y D. M.al tiempo de acometer el hecho es la de Lesiones Graves Agravadas, desde que se demostró el elemento subjetivo de lesionar, a sabiendas de lo que sin lugar a dudas su accionar podía generar.- No albergo duda alguna que hubo una convergencia de voluntades previamente establecidas, en la que la acción de cada uno se encuentro subjetiva y objetivamente vinculada a la de los otros partícipes. Esa premeditación a la que alude el tipo no exige, una preordenación reflexiva y fríamente calculada en una prolongada deliberación, sino que basta como en el presente caso se ha verificado un acuerdo previo de los partícipes para golpear y lesionar entre todos.- No existió, ni existe, confusión en la coautoría penalmente responsable, existió una convergencia intencional de voluntades a los fines de buscar el resultado dañoso logrado, cada golpe (sin perjuicio de la cantidad) buscaba el resultado, existió acuerdo implícito e inmediatamente precedente a la agresión. Se verificó una concertación de voluntades, un actuar conjunto y un final implícitamente acordado. Sabían lo que hacían y querían el resultado que lograron.- Como corolario de lo expuesto, y en torno al planteo defensista, no se dan los presupuestos del tipo objetivo ni subjetivo de la agresión, pues mas allá de lo apuntado párrafos mas arriba, para que haya agresión, la misma se configura cuando los imputados accionaron sobre la victima, mas no puede discernirse quien de los nombrados efectivamente actuó el o los golpes, caso que no se da en el presente caso en tratamiento, donde efectivamente los encausados R. y D. M. junto a un tercer sujeto (O.), le propinaron patadas, golpes de puño en la cabeza y rostro de S.A., todo ello con mas la utilización de un casco de moto., habiendo tomado todos parte en la ejecución del hecho.- En relación a la causa 0702 – 25329 – 19:

Que el hecho descripto al tratar la cuestión segunda del veredicto, constituye el delito de portación de arma de guerra sin la debida autorización legal, atenuada en los términos del art. 189 bis. inc.

2°, párrafo 6to del C.P.- En primer lugar, creo conveniente destacar que la ley 25.886 en lo que aquí interesa, estableció en primer lugar un tipo básico de la portación ilegal de armas de guerra (inc. 2do., 4to. párr.) y luego previó tipos atenuados y otro agravado.- En el tipo básico se pune la portación con pena privativa de libertad con un mínimo de tres años y seis meses y un máximo de ocho años y seis meses, ese marco punitivo se reduce para los tipos atenuados en un tercio del mínimo y del máximo. – Una de esas atenuaciones se aplica cuando «por las circunstancias del hecho y las condiciones personales del autor, resultare evidente la falta de intención de utilizar las armas portadas con fines ilícitos» (art. 189 bis, inc. 2°, 6to. párrafo).- En esa misma oportunidad se indicó que la invocada ausencia de finalidad ilícita constituye en verd ad un componente perceptivo de atenuación, dependiendo su aplicación de la verificación judicial en el caso de las pautas que al respecto fija la ley, criterio aplicable al caso y que fuera recogido por la Suprema Corte (causa P.111.896, sent.de 4/3/2015).- Estimo, sin perjuicio de la naturaleza procesal de la cuestión, y ya adentrándome en el análisis del hecho ventilado en la audiencia de debate, que no existió en el caso una inversión en la carga probatoria, dado que para el Fiscal de Juicio, el delito por el que siempre acusó fue el de portación ilegal de arma de guerra atenuada.- Cabe aclarar, que entiendo en función del sentido común y la lógica procesal, que en cada delito donde aparezca una figura atenuada, no es el Agente Fiscal quien debería probarla, – mas allá del principio de objetividad con que el MPF debe actuar -, sino en cuanto la distribución de la carga probatoria que se le impone, exclusivamente, probar los extremos relevantes de la imputación concreta que formula al exponer su pretensión (cfr. art. 367, CPP).- Ello no implica la aplicación de una figura atenuada, pues esto depende de la verificación en el caso de las pautas objetivas que fija la ley y que es función del juzgador, en base a las normas generales que rigen la apreciación de la prueba, determinar si se configuran o no.- La estructura del tipo atenuado no implica una coacción a declarar o una inversión de la carga probatoria contrarias a las garantías constitucionales, pues su aplicación depende de la verificación de circunstancias objetivas, y que bien han sido requeridas en este caso por la defensa, quien ha aportado y mencionado elementos tendientes a probar dicho extremo (testigos de concepto, carencia de antecedentes condenatorios, etc) .- Entiendo que la comprobación a que hago referencia, depende de una serie de indicadores que resultan lógica consecuencia de la estructura marcadamente subjetiva del tipo -«falta de intención de utilizar las armas con fines ilícitos»-, y que en el caso en particular se han observado las causales objetivas que me llevan de determinar dicha circunstancias.- Dicho ello, y en el caso en análisis, los imputados prestaron declaración indicando su ajenidad a los hechos y negaron su autoría, versiónplasmada en el acta a tenor del art. 308 del C,P.P. – incorporado por lectura al debate.- Sin perjuicio de ello, valoro en forma conjunta, armónica y objetiva lo siguiente:

A.- Los mencionados no registran antecedentes condenatorios computables conforme los informes que han sido incorporados por lectura al debate.- B.- Al momento del procedimiento policial, los efectivos policiales no indicaron resistencia alguna por parte de los encausados al procedimiento realizado.- C.- El buen concepto que debe presumirse de los mismos, pues nadie ha mencionado ni probado lo contrario.- Por ello entiendo que el hecho constituye el delito de portación de arma de guerra sin la debida autorización legal atenuada, en los términos del art. 189 bis. inc. 2°. párrafo 6to del C.P.- Así lo voto.- Rige el artículo 375 inc. 1º del Código Procesal Penal.

A LA MISMA PRIMERA CUESTION EL DR. ETCHEPARE DIJO:

En este punto he de decir que adhiero a los argumentos vertidos por mi distinguido colega, conforme los fundamentos allí expuestos.

A LA MISMA PRIMERA CUESTION EL DR. RULL DIJO:

En este punto he de decir que adhiero a los argumentos vertidos por mi distinguido colega, conforme los fundamentos allí expuestos.

A LA SEGUNDA CUESTION EL DR. PIZZOLO DIJO:

La Sr.a Agente Fiscal requirió «. respecto al Sr. R. F. N. una pena de forma omnicomprensiva de cinco (5) años y cuatro (4) meses de prisión que se compone de: En relación con la IPP 07-02-9990-19, tomando en consideración la calificación jurídica de «Lesiones graves agravadas» conf. los arts. 45, 90, 92 en función del art. 80 inc. 6to. y 95 del C.P, se requieren tres (3) años de prisión y multa de 20 unidades fijas, accesorias legales y costas.

Respecto la IPP 07-02-25329-19 por el delito de Portación ilegal de arma de guerra atenuada conf. los arts. 45, 189 bis inc. 2do. párr. 6to.se requieren dos (2) año y cuatro (4) meses de prisión y multa de 10 unidades fijas, accesorias legales y costas, más la inhabilitaciónón que comprende dicha normativa, declarándolo culpable de los mencionados delitos. Que respecto al Sr. D. M. F. una pena de forma omnicomprensiva de cuatro (4) años y seis (6) meses de prisión que se compone de: Con relación a la IPP 07-02-9990-19, tomando en consideración la calificación jurídica de «Lesiones graves agravadas por la participación de dos o más personas» conf. los arts. 45, 90 y 92 en función del 80 inc. 6to del C.P, se requieren tres (3) años de prisión y multa de 20 unidades fijas, accesorias legales y costas y respecto la IPP 07-02-10509-16 por el delito de Desobediencia y otros en la cual el día 01 de febrero del año 2019 recayó sentencia, la cual se encuentra firme se requiere se imponga una pena de (1) un año y (6) seis meses de prisión, multa de 10 unidades fijas, accesorias legales y costas, declarándolo culpable de los mencionados delitos. Que respecto al Sr.

R. N. N. por el delito de Portación ilegal de arma de guerra atenuada, conf. los arts. 45, 189 bis inc. 2do. párr. 6to. se requieren dos (2) años y cuatro (4) meses de prisión en suspenso y multa de 10 unidades fijas, accesorias legales y costas, más la inhabilitación que comprende dicha normativa .».- Conforme fueron resueltas las cuestiones que anteceden, considero que corresponde condenar a D. M. F. a la pena de TRES ( 3 ) años y DOS (2) meses de prisión de cumplimiento efectivo, accesorias legales y costas, condenar a R. F. D.a la pena de CINCO ( 5 ) años y SEIS (6) meses de prisión de cumplimiento efectivo, accesorias legales, costas del proceso y la inherente inhabilitación para detentar armas de fuego por el término de cuatro (4) años y ocho (8) meses y condenar a N. N. R. a la pena de dos ( 2 ) años y cuatro ( 4 ) meses de prisión de ejecución condicional, con más el pago de las costas del proceso, la inherente inhabilitación para detentar armas de fuego por el término de cuatro (4) años y ocho (8) meses y por el término de dos (2) años las siguientes condiciones: I°) Fijar residencia y someterse al cuidado de patronato de liberados (art. 27 bis) .- Así las cosas, teniendo en cuenta las pautas mensurativas de los artículos 40 y 41 del código penal, el cambio a su favor de la calificación legal conferida al hecho por el Ministerio Publico Fiscal a los encausados R. y D. M. corresponde aplicar a los nombrados la pena mencionada, por resultar coautor penalmente responsable del delito descripto y calificado en párrafos anteriores.- Quiero culminar este punto expresando que sin perjuicio de las facultades que se les otorga a las partes en sus alegatos finales, para solicitar la individualización de la pena a uno, y contrarrestar esa petición a otro, es el juzgador quién en definitiva tamiza todas las argumentaciones de la pena justa a imponer.- Y ese filtrado, parte de la potestad que se le otorga -Bloque Federal Constitucional mediante- al efectuar un razonamiento analítico conforme a las particularidades del sujeto en juzgamiento en franca conjunción con los arts. 40 y 41 del Código Penal.- Así es de la esencia exclusiva del juez, adecuar la pena, individualizando las peculiaridades que emergen de cada individuo concreto, todo ello basado en la construcción del acto más complejo que no es otro que la sentencia.- Así lo voto.- Rige también el artículo 375 inc. 2º del Código Procesal Penal.- Rigen los artículos 12, 29 inc.3º, 40, 41, 45, 90, 92 en función del art. 80 inc 6to, 189 bis inciso 2do parrafo 6to del Código Penal y 375 segundo párrafo, 395 y ss., 531 y 525 del Código Procesal Penal de esta Provincia.

A LA MISMA SEGUNDA CUESTION EL DR. ETCHEPARE DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el Dr.Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en idéntico sentido.

A LA MISMA SEGUNDA CUESTION EL DR. RULL DIJO:

Que por los fundamentos expuestos por el Dr. Pizzolo, a los que adhiero, por ser mi sincera convicción, voto en idéntico sentido.- Acto seguido, en mérito al resultado de las votaciones de las cuestiones que anteceden, el Tribunal por unanimidad resuelve dictar la siguiente:

-S E N T E N C I A-

I.- CONDENAR a R. F. D. a la pena de CINCO ( 5 ) años y SEIS (6) meses de prisión de cumplimiento efectivo, accesorias legales, costas del proceso y la inherente inhabilitación para detentar armas de fuego por el término de cuatro (4) años y ocho (8) meses, por resultar ser coautor penalmente responsable del delito de Lesiones Graves Agravadas, por el concurso premeditado de tres o mas personas cometido en la localidad y partido de Avellaneda, de la Provincia de Buenos Aires, y por ser autor penalmente responsable del delito de portación de arma de guerra sin la debida autorización legal atenuada, cometidos en la localidad y partido de Avellaneda, de la Provincia de Buenos Aires, en los términos del artículo 40, 41, 90, 92 en función del art. 80 y 189 bis inciso 2do, párrafo 6to del Código Penal, 374 del Código Procesal Penal.

II.- CONDENAR a D. M. F.TRES a la pena de TRES ( 3 ) años y DOS (2) meses de prisión de cumplimiento efectivo, accesorias legales y costas por resultar ser coautor penalmente responsable del delito de Lesiones Graves Agravadas, por el concurso premeditado de tres o mas personas cometido en la localidad y partido de Avellaneda, de la Provincia de Buenos Aires, en los términos del artículo 40, 41, 90, 92 en función del art. 80 del Código Penal, 374 del Código Procesal Penal.

III.- CONDENAR a N. R. a la pena de dos ( 2 ) años y cuatro ( 4 ) meses de prisión de ejecución condicional, con más el pago de las costas del proceso, la inherente inhabilitación para detentar armas de fuego por el término de cuatro (4) años y ocho (8) meses y por el término de dos (2) años las siguientes condiciones: I°) Fijar residencia y somet erse al cuidado de patronato de liberados (art. 27 bis) por resultar ser autor penalmente responsable del delito de portación de arma de guerra sin la debida autorización legal atenuada, cometido en la localidad y partido de Avellaneda, de la Provincia de Buenos Aires, en los términos del artículo 40, 41, 45, 189 bis inciso 2do, párrafo 6to del Código Penal, 374 del Código Procesal Penal.

IV.- Respecto de la Unificación de Penas peticionada por el MPF en relación al encausado D. M., difiérase su eventual tratamiento una vez que adquiera firmeza la presente sentencia, momento en el cual se le correrá traslado a las partes a fin que se expidan a tenor del art. 58 C.P.

V.- ORDENAR EL DECOMISO de una pistola marca Bersa, modelo Thunder, calibre 9 mm, N° de serie 13270, la que contenía en su almacén cargador diez cartuchos intactos del mismo calibre . (artículo 23 del Código Penal).

VI.- Pongase en conocimiento de la victima Guillermo A.de lo resuelto por esta Colegiatura.

VII.- Regístrese y dése noticia de la presente Sentencia a las partes en la forma de ley.- Notifíquese. al representante del Ministerio Publico Fiscal MMONTERO@MPBA.GOV.AR, a la Defensa EBONOMI@MPBA.GOV.AR, a los imputados R., D. M. y R. Consentida o ejecutoriada que sea, comuníquese y remítanse copias certificadas para su cumplimiento al Juzgado de Ejecución Penal Departamental, por intermedio de la Presidencia de la Excelentísima Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal Departamental, mediante atenta nota de estilo.- Con lo que terminó la sentencia, firmándo los Sres. Jueces por ante mi de lo que doy fe.

Funcionario Firmante: 23/05/2022 11:56:46 – PIZZOLO Martín Javier – JUEZ

Funcionario Firmante: 23/05/2022 12:00:33 – RULL Alejandro Javier – JUEZ

Funcionario Firmante: 23/05/2022 12:23:32 – ETCHEPARE Ignacio – JUEZ

Funcionario Firmante: 26/05/2022 09:50:52 – GARCIA Yanina Patricia – AUXILIAR LETRADO

A %d blogueros les gusta esto: