fbpx

#Fallos Estafa en tentativa: Se procesa a un hombre que simuló, por teléfono, ser nieto de la víctima, intentando hacerle creer que estaban cambiando los dólares viejos por los nuevos, pero no pudo concretar la estafa

Partes: R. E. A. s/ procesamiento

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional

Sala/Juzgado: V

Fecha: 26-may-2021

Cita: MJ-JU-M-132909-AR | MJJ132909 | MJJ132909

La circunstancia de que el denunciante advirtiera que era una farsa el llamado que recibió diciéndole que debía cambiar sus dólares por nuevos billetes, no torna atípica la conducta calificable como estafa en grado de tentativa.

Sumario:

1.-Es procedente confirmar el procesamiento por el delito de estafa en grado de tentativa pues el denunciante relató que al atender el teléfono, un hombre que simuló ser su nieto le manifestó que estaban cambiando dólares nuevos por los viejos dado que éstos no tendrían más valor y que era el último día para hacer el cambio, explicándole que su madre estaba en banco junto con el contador, habiendo posteriormente recibido otro llamado en el cual una mujer le informó que una persona pasaría a buscar el dinero, lo que demuestra que no se trató de una ‘simple mentira’ sino que se montó verbalmente un escenario ficticio con idoneidad y entidad suficiente como para inducir al sujeto pasivo a error.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-La circunstancia de que el denunciante advirtiera que el llamado recibido para que entregara dólares para ser cambiados por nuevos era, en realidad, una farsa no torna atípica la conducta, pues la idoneidad o inidoneidad del ardid debe medirse y valorarse en función de los medios empleados y las circunstancias que rodearon el montaje y no exclusivamente en base al éxito obtenido en el caso concreto.

Fallo:

Buenos Aires, 26 de mayo de 2021.

VISTOS Y CONSIDERANDO:

I. Llega a conocimiento del Tribunal el recurso de apelación deducido por la defensa de E. A. R. contra la resolución dictada el 28 de abril pasado, que dispuso su procesamiento como autor del delito de estafa en grado de tentativa (arts. 42, 45 y 172 del C.P .).

II. De conformidad con lo ordenado en el legajo, la parte recurrente presentó el memorial sustitutivo de la audiencia oral, de modo que la apelación quedó en condiciones de ser tratada.

III. En líneas generales, la defensa señaló que la resolución en crisis resulta absolutamente arbitraria pues sus fundamentos no son derivación directa y razonada de lo que obra en autos, sino «producto de la voluntad individual e irrazonada del órgano jurisdiccional».

En esa inteligencia, argumentó que el delito de estafa requiere para su configuración la concurrencia de cuatro elementos: ardid o engaño, error, disposición patrimonial y prejuicio. Apuntó que en el caso de estudio no se verifica que R. hubiera desplegado acción alguna como para tener por satisfecho el primero de esos elementos (ardid).

Por otra parte, cuestionó que se tenga por acreditado que los damnificados fueron engañados mediante el despliegue intencional de medios engañosos y que ese engaño no sólo no fue montado por su asistido, sino que, en la resolución atacada, ni siquiera fue analizado.

Alegó, a su vez, que la simple mentira no basta para configurar el tipo penal de estafa ya que debe ser acompañada por un artificio material, pues «nadie más que a sí mismo debe imputar la víctima el daño sufrido por la propia credulidad».

Descartada, a su juicio, la existencia de un ardid, apuntó que tampoco existió un «error», pues quien atendió el llamado no creyó las palabras de su interlocutor.En esa línea argumental, sostuvo que, el delito se torna imposible desde el momento en que los dueños del inmueble no se encontraban en la casa y quien recibió el llamado advirtió, inmediatamente, que se trataba de una farsa.

En definitiva, destacó que en la resolución impugnada no se analizó si el hecho reunía todos los elementos típicos exigidos por la figura penal endilgada.

IV. Los argumentos expuestos por la defensa de R. no logran conmover los fundamentos de la resolución apelada que, a nuestro juicio, se encuentra ajustada a las constancias probatorias de la causa y a su análisis bajo las reglas de la sana crítica racional.

La participación de R. en el suceso investigado se encuentra acreditada a raíz de los testimonios de L. á. I. (cfr. fs. 31/32) y del oficial preventor que procedió a la detención del imputado (cfr. fs. 1/2 y 4).

No quedan dudas en cuanto a la identidad del autor pues, conforme surge de las declaraciones apuntadas, R. fue detenido a pocos metros de lugar de la entrega, fue señalado e individualizado por el propio I. y, se secuestró en su poder, entre otras cosas, la bolsa de consorcio con los trozos de cartón que momentos antes le habían dado simulando ser un fajo de billetes.

Sentado ello, circunscriptos a los agravios volcados en el recurso corresponde señalar que, a diferencia de lo sostenido por la defensa, del análisis del caso se colige que sí se ha desplegado un ardid o engaño con el objeto de hacer incurrir en error al sujeto pasivo.

La sola lectura de la declaración de I. basta para advertirlo; pues, fue claro al referir que al atender el teléfono, un hombre que simuló ser su nieto le manifestó que estaban cambiando dólares nuevos por los viejos dado que éstos no tendrían más valor y que era el último día para hacer el cambio, explicándole que su madre estaba en banco junto con el contador.Dijo, que su interlocutor le pidió que le leyera las numeraciones de los dólares que poseía y al responderle que no tenía lentes cortó la comunicación, previo a indicarle que en breve llamaría su madre. A los pocos minutos -relató- volvió a sonar el teléfono y, al atender, una mujer le refirió «Dale apurate que estoy en la cola el banco» informándole que un chico de nombre S. G. pasaría a buscar el dinero, que lo esperara en la vereda (ver fs. 31/32).

La reseña efectuada demuestra que no se ha tratado de una «simple mentira» -lo que, ciertamente, excluiría la tipicidad- sino que se ha montado verbalmente un escenario ficticio con idoneidad y entidad suficiente como para inducir al sujeto pasivo a error.

Acreditada la concurrencia de este elemento -ardid o engaño-, puede afirmarse que ha existido entonces un comienzo de ejecución del hecho, más allá de que, por cuestiones ajenas a la voluntad de su autor no haya podido consumarse, extremo que determina, justamente, su atribución en grado de conato.

En definitiva, la circunstancia de que I. advirtiera que se trataba, en realidad, de una farsa no torna atípica la conducta, pues la idoneidad o inidoneidad del ardid debe medirse y valorarse en función de los medios empleados y las circunstancias que rodearon el montaje y no exclusivamente en base al éxito obtenido en el caso concreto.

Por otra parte, si bien asiste razón a la defensa en punto a que, de momento, no se ha acreditado que fuera R. quien efectuó el llamado, lo cierto es que su accionar, en evidente coordinación con un posible cómplice (a quien incluso él mismo hizo referencia en forma espontánea al ser detenido), basta para tener por acreditada su intervención en un tramo de la faz ejecutiva del hecho investigado y, en consecuencia, reprochárselo en los términos del art.45 del Código Penal.

De esta manera, ponderando la prueba de un modo integral, puede afirmarse que existe una plataforma probatoria suficiente como para sostener, con la probabilidad que el art. 306 del código de rito demanda, la imputación que se formula en contra de E. A. R.

V.- En virtud de lo expuesto el tribunal RESUELVE:

CONFIRMAR la decisión mediante la cual se dispuso el procesamiento de E. A. R. en todo cuanto fue materia de recurso (art. 455 in fine a contrario sensu del C.P.P.N.).

Se deja constancia de que el Dr. Hernán Martín López no suscribe en virtud de lo establecido en el art. 24 bis, último párrafo del CPPN.

Notifíquese a las partes, devuélvase mediante pase digital en el Sistema Lex100 y comuníquese por DEO al juzgado de origen.

Sirva la presente de muy atenta nota.

Rodolfo Pociello Argerich

Ricardo Matías Pinto

Ante mí:

María Florencia Daray

Secretaria de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: