fbpx

#Fallos Abuso sexual de un hijo: Pena de prisión para el padre de una menor que en dos ocasiones le propinó tocamientos con la mano en partes pudendas

Partes: G. S. R. s/ abuso sexual simple doblemente agravado por el vínculo y por la situación de convivencia – una vez reiterado – en concurso real – capital

Tribunal: Tribunal Oral Penal de Corrientes

Sala/Juzgado: II

Fecha: 19-nov-2020

Cita: MJ-JU-M-129786-AR | MJJ129786 | MJJ129786

Pena de prisión por abuso sexual para el padre de una menor que en dos ocasiones le propinó tocamientos libidinosos con la mano en sus zonas erógenas.

Sumario:

1.-Corresponde condenar al encartado a pena de prisión como autor del delito de abuso sexual simple agravado por el vínculo y por aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con una menor de dieciocho años, en la modalidad de delito continuado, al haberse probado que cuando se encontraba viviendo con su padre biológico, en dos oportunidades, cuando la menor se dirigía a la pieza de su padre a dormir debido al frío y humedad existente en la cocina comedor -donde ella tenía un colchón para dormir-, el encausado aprovechó estas circunstancias para propinarle tocamientos libidinosos con la mano en sus zonas erógenas.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí

2.-No se ha vulnerado el principio de congruencia, porque en sus conclusiones el señor Fiscal del Tribunal, en el mismo sentido que el requerimiento de elevación de la causa a juicio, señaló la existencia de más de un hecho de abuso simple, y solamente modifica la modalidad de comisión del hecho delictivo, considerando que no existió un concurso real sino que se trata de un abuso sexual simple cometido en la modalidad de delito continuado, pues sostiene que hubo un solo designio delictivo por parte del acusado, cual es abusar de su hija con tocamientos con la mano.

3.-Es lógico que no existieran signos físicos en la revisión ginecológica, por cuanto los abusos consistieron en tocamientos sin acceso carnal y para la fecha de la realización de este estudio ya había pasado más de un mes desde el momento en que se produjeron los abusos, es decir, si hubiera habido algún signo físico a esa altura se habría disipado.

Fallo:

En la ciudad de Corrientes, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a los diecinueve días del mes de noviembre de dos mil veinte, se reúne y se constituye el Tribunal en la Sala de Deliberaciones de este Tribunal Oral Penal N° 2, bajo la Presidencia del Dr. JUAN JOSÉ COCHIA (a través de videoconferencia), y los Señores Vocales Dres. ARIEL HÉCTOR GUSTAVO AZCONA y ROMÁN FACUNDO ESQUIVEL, todos ellos asistidos por la Señora Secretaria Autorizante Dra. ALICIA BEATRIZ PORFIRIO, con el objeto de dictar Sentencia en la causa caratulada: «G. S. R. P/ABUSO SEXUAL SIMPLE DOBLEMENTE AGRAVADO POR EL VINCULO Y POR LA SITUACIÓN DE CONVIVENCIA -UNA VEZ REITERADO- EN CONCURSO REAL -CAPITAL- EXPTE. N° 11363 DEL TOP 2 (2)», PEX 209848/19, en la que intervienen en representación del Ministerio Público Fiscal, el Señor Fiscal del Tribunal Oral Penal N° 2, Dr. EDMUNDO GUSTAVO SCHMITT BREITKREITZ, y por la Defensa, los Dres. DIOMEDES GUILLERMO ROJAS BUSELLATO Y HUGO PEDRO SANDOVAL, y que se le sigue a: S. R. G., DNI. N° XXXXX.XXX, argentino, nacido el día 06 de Octubre de 1984 en Corrientes (Capital), soltero, Funcionario Policial, con estudios Universitario (Martillero Público), domiciliado en B° XXX, calle Giusti N° XXX, de esta ciudad, hijo de I. E. (v) y de G. R. G. (v).

Seguidamente, el Tribunal tomó en consideración las siguientes:

C U E S T I O N E S:

PRIMERA: ¿Están probados los hechos y la autoría del imputado?

SEGUNDA: ¿Está probada la responsabilidad penal del imputado? y, en su caso, ¿qué calificación legal corresponde aplicar?

TERCERA: ¿Corresponde la aplicación de pena? y, ¿procede la aplicación de costas?

Practicado el sorteo correspondiente, resulta que los Señores Jueces fundarán sus votos en el siguiente orden:

Dr. JUAN JOSÉ COCHIA

Dr. ARIEL HÉCTOR GUSTAVO AZCONA

Dr. ROMÁN FACUNDO ESQUIVEL

A LA PRIMERA CUESTIOÓN, EL Dr.JUAN JOSÉ COCHIA, dijo:

a) Los hechos atribuidos y las pruebas incorporadas al debate:

Que, conforme da cuenta el Requerimiento de Elevación a Juicio obrante a fs. 268/274 vta., la señora representante del Ministerio Público Fiscal formula acusación contra S. R. G., como autor responsable del delito de ABUSO SEXUAL SIMPLE DOBLEMENTE AGRAVADO POR EL VÍNCULO Y POR LA SITUACIÓN DE CONVIVENCIA -UNA VEZ REITERADO-, EN CONCURSO REAL, conforme a lo preceptuado por los Art. 119, -primer párrafo- en función del quinto párrafo, incisos b) y f), 45 y 55, del Código Penal.

Que, el Actor Penal Público, fundamenta el Requerimiento de Elevación de la causa a juicio, en los siguientes hechos que considera acreditados: Que, en esta ciudad de Corrientes, en fecha indeterminada, que se circunscribe en el marco temporal comprendido entre el mes de Abril del año 2019 y el mes de Julio del año 2019, mientras la menor G.A.S.G. de 12 años de edad, se encontraba viviendo con su padre biológico, el procesado S. R. G., en el domicilio ubicado en calle Giusti N° XXXX del Barrio XXX de esta ciudad de Corrientes Capital, en dos oportunidades, cuando la menor se dirigía a la pieza de su padre a dormir debido al frio y humedad existente en la cocina comedor -donde ella tenía un colchón para dormir- el encartado aprovechó estas circunstancias para propinarle tocamientos libidinosos con la mano en la vagina, la cola y los pechos, por debajo de la ropa de la menor víctima.

Que, en el curso de la Audiencia de Debate se reprodujo la declaración de la menor víctima G.A.S.G. y prestó declaración la testigo y denunciante E. E. S.; incorporándose por lectura la Denuncia Penal de E. E. S. de fs. 02/03; el Examen Psicológico de la menor de fs. 11 y vta.; el Examen ginecológico de la menor de fs. 16 y vta.; la Fotocopia certificada de Partida de nacimiento de la menor de fs.39/40; el Examen Mental Obligatorio del Imputado de fs. 53; el Informe de Examen Psicológico del Imputado de fs. 129/130; el Acta de Audiencia de Cámara Gesell de fs. 135 y vta.; el Informe del Registro Nacional de Reincidencia de fs. 298/299; y, la Planilla Policial de Antecedentes de fs. 81 y 308; por lo que corresponde, seguidamente, reseñar los aspectos fundamentales de dichos elementos de juicio y posteriormente valorarlos conforme al criterio de la sana crítica racional, para establecer si se encuentran probados con certeza los hechos en sus distintas circunstancias, como se exige en esta instancia del proceso penal.

Que, el procesado S. R. G., luego de ser debidamente informado de los hechos que se le atribuyen, de las pruebas que existen en su contra y de los derechos que le asisten, según las previsiones de la Constitución Nacional y del Código de Procedimiento Penal, optó por prestar declaración.

Que, el imputado S. R. G., en la audiencia de debate, manifestó: ratifico lo que declaré en sede de instrucción y quiero dejar sentado que todavía estoy acá sentado y no puedo creer esta situación que estoy pasando, que mi hija es mi hija, mis dos hijas son mi vida, jaás se me hubiera cruzado esa situación que ella plantea, no sé. No sé, sinceramente, porque sí entiendo que ella no estaba de acuerdo con mi forma de educar, porque nunca tuvo una relación paterna, y de golpe me conoce a mí y no le gustaron muchas cosas que ella hacía y que yo le prohibía, nunca se me cruzaría por la cabeza realizar algún acto de tocamiento o cosa similar, no cabe eso en mi cabeza, tengo dos hijas y ellas son para mí, mi vida, como les digo a ella son mis brazos, eso es todo. Tengo otra hija de 14 años actualmente, la relación que tengo con ella es de padre a hija, perfecta.Ella estuvo mucho más tiempo conmigo, la ayudo todo el tiempo, se llevan muy bien entre mis dos hijas, ahora están distanciadas por la pandemia y soy yo que las busco para que estén juntas, pero ahora no puedo. Esta hija es un año más grande que la otra.

Con mi hija mayor nunca tuve problemas, ni judicial, no convivo con ninguna, sí, ella se queda en casa y la ayudo a hacer sus tareas, se queda 15 o 20 días y después se va porque la ayuda a la mamá en un emprendimiento que tiene. G. tenía celular en la época que hizo la denuncia, yo miraba las conversaciones que tenía, sus redes sociales, tuve muchos problemas con ella porque le costaba entender que era chica y hay cosas que en las redes sociales estaba muy expuesta. Justamente, varios encuentros malos que tuvimos porque yo le prohibía que hablara con unos noviecitos y no le gustaba nada, le molestaba que no dejaba usar su teléfono, como sanción le decía «una semana sin teléfono» y que si quería hablar con su mamá lo hiciera con el mío, pero no le gustaba nada. La relación con su mamá es mucho más liberal y entendiendo que ellas nunca tuvieron una figura paterna en la casa, porque la abuela vive sola, la hermana, viven solas con sus hijos, no tienen imagen paterna. G. tenía un colchón y dormía en el living comedor, llegó a dormir en mi habitación en un colchón mirando tele, tenía la cama y por ahí movía el colchón y por ahí movíamos la cama, ella tenía su cama aparte y yo la mía. Me están esperando mis dos hijas, tanto G. como I., están esperando para juntarnos.

Sigo teniendo contacto con G.a diario, es muy bueno, sólo por teléfono, ella había perdido su teléfono porque había tenido un problema con su mamá, y después cuando volvió a tener hablamos todos los días, de este hecho no se toca el tema, ella es como si nada pasó, me manda corazones, que me extraña, que me quiere ver, que la extraña a la hermana.

Que, la menor víctima G. A. S. G., en la audiencia realizada en Cámara Gessell, en cuanto aquí interesa, expresó lo siguiente: vivían todos juntos y los desalojaron, fueron a vivir al Barrio XXX, no entraban todos, entonces ella fue un tiempo con su papá, su relación con él era buena, pero él salía y tomaba, vivió con él dos meses por ahí, a veces dormía con él para no dormir en el colchón, a las dos o tres de la mañana él le empezaba a tocar la cola, se ponía arriba de ella, le tocaba el pecho, era sobre la piel, sucedió más de una vez, una vez le mordió el cuello, otra vez cuando estaba tomando también, eso era a la noche siempre, él estaba en la casa, a veces iba al lado a la casa de su amigo, allí tomaban entre todos, a veces venía a las once por ahí, él dormía con remera y short, ella también, le tocó la cola de adelante y de atrás, el pecho, esto sucedió dos o tres veces, le tocaba con la mano. A veces miraba tele, él estaba en la otra pieza estudiando.

Cuando tomaba estaba diferente, le decía «vení a acostarte acá», le avisóa su mamá con el celular para que le venga a buscar cuando su papá se durmió. Esa noche él le buscó en el colchón y le decía que vaya con él y ella le dijo que no quería ir afuera, él estaba en su auto escuchando música. Tiene una hermana, hija de él, se quedaba los fines de semana.Con ella hacía lo mismo. Esto pasaba en la casa de él. Lo conoció cuando era chiquita pero después no lo vio más, recién empezó a verle el año pasado, la primera vez se encontraron en una plaza con su mamá. A veces salían con él y con su hermana. A su hermana le hacía lo mismo, venía tomado y le molestaba, le decía cosas. Le ponía límites más que nada para estudiar, que deje el celular, a veces ella ayudaba en las cosas de la casa, tenía amigas, podían ir a su casa, con los horarios a veces le ponía límites, a veces no, iban a la casa del vecino a veces. Había otras habitaciones sin terminar, ella dormía en un colchón en el comedor, iba a la cama de él porque hacía frío y había humedad donde ella dormía.

Que, la testigo y madre de la víctima E. E. S., durante la audiencia de debate manifesó lo siguiente: G. A. S. G. es mi hija, y el imputado es su papá biológico.El tema fue o sea por circunstancias que tuvimos por un tema de desalojo, le dije a él para que le tenga a ella, nosotros fuimos a vivir al Barrio XXX, y nos pusimos de acuerdo para que vaya a vivir con él porque se me complicaba por el colectivo porque ella iba a la Escuela Manso y los colectivos no cumplen con los horarios, todo bien, el la venía a verme, yo me iba a verle, todo bien, solamente que ella se vio en circunstancias porque ella quedaba sola, porque no estaba acostumbraba a quedarse sola, todo el tiempo era acompañarla, se vio sola con el papá no se sintió cómoda y dijo que el papá porque estaba tomando, por ahí estaba sola o estaba con los amigos y él le dio como un pequeño afecto ella lo tomó a mal porque fue algo nuevo y tuvo un cariño, le abrazó le dio un beso en el cuello, eso fue todo lo que ella me dijo, se había asustado, pero es eso nada más.

Eso es todo lo que tengo que decir. La relación de él con nosotros antes del hecho muy buena, él iba a verla y a veces 3 veces por semana porque trabaja y estudia, compartía días con su hermana también, era una relación normal, incluso a veces estaban los 3 y todo bien, normal. Todo bien. Él aportaba económicamente para mantenerla. En abril la lleva a vivir con él por las circunstancias que explique?. Casi todos los días la veía, a veces no porque ella rendía y dejaba el celular para poder estudiar. En ese tiempo nunca me dijo nada, fue en ese momento en junio ella me dice, me venía diciendo en mayo en realidad, que no estaba bien porque se quedaba sola, yo le decía «tu papá tiene que trabajar y aparte estudia», y esa era toda su queja. Era eso porque ella se quedaba sola, como nunca se quedaba sola.Cuando estaba con el papá que yo sepa no se encontraba con alguien más, nunca me comentó eso. Él, sé que tiene otra hija, compartían en la casa de él, se iba la otra hija los fines de semana, y en las vacaciones pararon juntos, las vacaciones de invierno conmigo no estaba pasó con él. Ella convivió con el padre hasta octubre, no perdón en junio porque fue el cumpleaños. Hubo un período de una semana que no tuvieron clases, siempre compartían los fines de semana que iba la otra nena. Cuando le mando mensaje a ella preguntándole cómo estaba, ahí yo la encuentro nerviosa cuando pasó eso, y le pregunto si quería venir a vivir conmigo porque me había ido a vivir en un alquiler, y me dijo que sí porque no se sentía cómoda ahí, no quería estar más porque se sentía sola, y porque siempre estaba sola, y tuvo miedo cuando su papá la besó en el cuello y estaba alcoholizado, no veo ofensivo que su papá la bese en el cuello.

Esa situación ella me comenta, el trato que tuvo en abril nunca ella me contó, si pasó o no, es el mismo afecto que tiene con la otra nena, no sé si con la otra nena la besa en el cuello, es el mismo cariño, viene y la abraza. Le pregunté si pasó algo más y me dijo que no, que le incomodó, se sintió mal que la besara en el cuello, no me dijo que pasara algo más, hice la denuncia porque la vi asustada, y le pregunto a ella y me dijo que haga la denuncia, se sintió abusada por él, y abuso es abusar de ella e ir a términos mayores, la vi asustada.Cuando le empiezo a hacer las preguntas se puso nerviosa y se largó a llorar, es lógico que algo más pasó, pero eso es lo que me contó. El comportamiento de ella después de esto, a lo primero estaba cerrada, y después cuando la abuela vino de Buenos Aires, entró en confianza y habló conmigo pero no me contó qué otra cosa pasó, hasta hoy. Antes era una nena, divertida, compañera, noté un cambio cuando regresó en julio, la noté como con miedo. Su papá no vino a verla después de que hice la denuncia. En agosto estaba preso por intento de abuso, a mí me informaron cuando hice la denuncia, que ya lo detuvieron.

Ella volvió conmigo en julio, él no fue a verla en ese tiempo, cuando yo la traigo a ella a vivir conmigo, le vio solo para pedir sus cosas y después de eso hicimos la denuncia, solamente fue para llevarle las cosas que ella tenía en su casa, sólo una vez. No le pregunté a él por qué no fue más a verla, no me llamó la atención. Después de julio, una vez que la traje, es como que se cortó, aparte yo estaba viviendo con una pareja, yo digo que fue por eso, es como que mezclan las cosas, después de G. tuve otra pareja, el papá de mi hijo. En el año 2018 S. hacemos el reconocimiento, a partir de ahí tuvimos contacto con él. Antes del 2018 no teníamos contacto. No le pregunté a S.por qué no vino más, mi hija preguntaba por él, cómo estaba, hablaba con él, antes de la denuncia, le preguntaba cómo estaba, si se fue a la escuela, mi hija es alta, no tenía novio, él no me dijo que tuviera novio cuando vivió con él, me dijo que le controlaba el teléfono, me dijo que tenía comportamientos medio raros con las amigas, usaban un dialogo como más elevado a ella, había alguien que la estaba molestando, que la estaba mensajeando, tiene que ver con las nenas estas, cuando ingresa a la escuela da un giro total en comportamiento.

Después de este hecho en la escuela bajó las notas, le pregunté por qué pero no me respondía, lo que a lo sumo me decía es que no entendía o no tenía material, pero a lo sumo que tenía que hacer era estudiar. Después de la denuncia la relación con él, lo vi la primera vez cuando me pasó la mantención que fui a buscar a la Comisaría, mi hija no lo vio más, sí habló, una vez por semana habla con él, pero normal, bien, le cuenta que está estudiando, el tema de las clases ahora.Él quiso hablar conmigo después de la denuncia, pero fue después de bastante tiempo, incluso le pregunté qué pasó, fue este año recién, cuando empezó la pandemia, no hablé personalmente sino por teléfono, me dijo que él se siente mal en el sentido que se equivocó por haberle brindado cariño de esa forma, porque estaba alcoholizado, pero no tenía la osadía de pasarse con ella, le pregunté si la beso en el cuello pero no me contestó, y se sentía mal por todo lo que estaba pasando con su hija, porque tenía ella ese pensamiento de que quiso abusar de ella, en todo este tiempo no intentó explicarme que pasó.

La relación con mi hija no era muy fluida, pero siempre estoy preguntándole cómo está, o si notaba si estaba triste le preguntaba, es de contarme sus cosas, en el momento en que ella vivía conmigo, siempre hubo un buen trato. Con respecto a los límites él era más estricto que yo, y eso le molestaba más que nada porque era muy estricto y yo le decía que estaba bien porque era para su bien, yo no le revisaba su celular y me contó que su papá si le controlaba los mensajes y no le gustaba. Ella comenzó a bajar su rendimiento en septiembre por ahí, y por el tema del desalojo que pasamos porque fue un golpe muy duro para todos, de que yo me tuve que ir a vivir en el Barrio XXX, no fue fácil para ella, ella aceptó ir a vivir con su papá sin problemas. Después de eso ella fue a vivir conmigo, este año están con las evaluaciones por zoom, está yendo bien. La trataron en ese momento los psicólogos pero después no me llamaron más, en el colegio también. Ahora está todo el tiempo, no sale. Después no volvió a tocar el tema, sabía que hoy venía a declarar, le comenté pero no me dijo nada.Yo no creo que la haya tocado por el cuerpo, creo que se asustó porque nunca vivió con el padre, siempre fue vivir entre mujeres, ella me dijo que dormía en el living, cuando venía su otra hermana estaban juntas donde ella dormía. Yo creo que ella planteó esto para salir de la casa del padre porque no estaba cómoda, por los límites porque es más estricto que yo, estaba encima de ella para que haga sus cosas porque está yendo a un colegio técnico. Mi hija nunca me dijo que su padre la tocó, sólo me dijo que la abrazó y la besó en el cuello. Cuando hice la denuncia la dicté, pero tampoco me hicieron leer, iban escribiendo, me llama la atención que dice que él le toca. En sede judicial no recuerdo que me hayan preguntado que ratificaba mi denuncia. Lo que dice en la denuncia de que la tocó no sé, [al darse lectura a declaración, responde que sí, pero no que le tocaba, eso fue ese día]. Yo tomé como cuando él le abraza y le besa en el cuello, pero no que le toca en sus partes. En el sentido que la tocó específicamente es cuando le abraza y le da un beso en el cuello. G. nunca me dijo que su papá la tocara en la vagina, en el ano. Hoy G. vive conmigo y con la abuela, en ningún momento vivió con otra persona que no sea yo este año, está conmigo. En el año 2018 él la reconoce porque yo le hice un juicio. Antes del 2018 él no tenía relación con su hija, pero ella sabía que era su papá, pero no se veían.

Le hicieron el tratamiento psicológico en tribunales, en la Fiscalía N° 1 me derivan ahí y le hicieron todo ese día, pero no se fue a hacer tratamiento con psicólogo particular. Yo le inicié juicio de alimentos a G.y ya salió la sentencia, ahora me deposita en una cuenta, y dos meses me entregó en mano, después ya no, me hicieron una cuenta, en noviembre de 2019, o diciembre no recuerdo bien. Mi hija se comunica telefónicamente con su papá, ella me pidió hablar con él, tiene su teléfono celular, sólo por mensajes, se comunica bien, tranquila. A mí me dijo él que se había equivocado, pero yo no hablé del tema con G., nunca tuvimos inconvenientes después de la denuncia.

Yo creo que ella lo mal interpretó al padre, ella malinterpretó eso porque hubo un pequeño, un día normal le pregunto por el tema y ella me dice que está arrepentida de cómo hizo las cosas, y malinterpretó porque nunca tuvo trato. Es hija biológica de él, antes del 2018 no tuvo ningún trato con él, a medida que se fue desarrollando sabía que era su papá, cuando yo decido hacer el reconocimiento en 2018 y ella estuvo de acuerdo en que lo haga. Comienzan a tratarse medio a fin de año del 2018 pero hablaban por mensajes, o sea personalmente porque yo siempre le hablé del papá. En abril de 2019 se va a vivir con él. En julio vuelve conmigo porque el inconveniente que ella tuvo con ese episodio, yo le pregunto si estaba de acuerdo en volver a vivir conmigo y ella dijo que sí. En la escuela tiene compañeros varones y mujeres, el trato es normal, tiene su grupito, se distribuyen, tiene su grupo y son todas nenas. Después de esto lleva una vida normal. A partir de septiembre bajó algunas notas, pero muy mínimo, la noté trist e y en ese momento se sintió triste porque creo que a nadie le va a gustar pasar por una situación así, esto llegó a conocimiento en el colegio y me dijeron que se ofrecían a otorgarle psicólogo, una sola vez la llamaron, sus compañeros no sabían, y ella no le contó a nadie.Le hicieron examen ginecológico y dio negativo, me preguntaron si autorizaba yo, me dijeron en ese momento que haga todos los estudios, no tuve dudas que pudiera haber pasado otra cosa. Vivo en Gral. Paz XXXX 1° Piso del Barrio XXX, E. S. es mi madre y vive conmigo. G. vive conmigo desde noviembre, antes no vivía en ese domicilio, conseguimos después. Ella está al cuidado de mi mamá. La baja del rendimiento escolar fue por el problema del desalojo y por el problema familiar que tuvimos. El desalojo después el problema con el padre que no estaba conmigo, la abuela que se fue a Buenos Aires, eso la afectó. Noté el cambio cuando volvió ella. Es una idea mía, se le juntó todo, el desalojo, el problema con el papá, la denuncia, se vio asustada, «¡epa! ¿qué está pasando?».

Que, concluida la recepción de la prueba, en la discusión final (art. 419 del C.P.P.), el Sr. Fiscal del Tribunal Oral No 2, luego de establecer los hechos que motivaron el juicio y de valorar las pruebas producidas en el debate, afirmó que se encuentran acreditados los hechos de abuso sexual simple, cometidos por el encartado S. R. G., ocurridos entre los meses de abril y julio del año 2.019, en el domicilio del Barrio XXX, calle Giusti N° XXXX, de esta ciudad, en perjuicio de su hija G. A. S. G. de 12 años de edad a esa fecha, cuando la niña convivía con su padre en su domicilio, el parentesco surge de la fotocopia certificada de la partida de nacimiento de fs. 39/40, que acredita que la víctima es hija de S. R. G. y de la denunciante E. E. S.Fueron desalojadas y la madre de la víctima la llevó a vivir con el imputado, se relacionaron recién a partir del año 2018, porque en ese año se determinó su paternidad, va en abril de 2019 y en junio comenzó a cambiar la menor porque el padre empezó a tocarle, besarle en el cuello, se subía sobre ella, le llamó la atención esta conducta, ocurrieron varias veces, la madre cambió el sentido de su declaración, dijo que el padre la controlaba y por eso la menor actuó de esa manera, que fue una mala interpretación de su hija por exceso de cariño de su padre, sin embargo, en la denuncia dijo que su hija esa misma noche llorando le contó sobre los tocamientos y pensó que pudo haber ocurrido algo peor y por eso autorizó la realización del examen ginecológico, dijo que G. no le contó si tuvo novio, pero en la instrucción expresó que le descubrió que su hija tenía algunos noviecitos que vio en el control del contenido del celular.

Es evidente la intención de beneficiar al imputado. Desde que la llevó a su casa desmejoró la menor, bajó su rendimiento escolar, estaba triste, y antes era alegre. Desde 2018 había frecuencia de trato con el papá, hasta tres veces por semana la veía, después del hecho no fue a verla nunca más, antes de la denuncia tampoco fue a verla, ahora tiene contacto por medio de mensajes, no tiene conversaciones.La menor en Cámara Gesell explica en qué consistían los tocamientos, se ponía encina de ella, fueron varias veces, del informe psicológico del imputado surge que orienta su discurso para brindar una imagen victimizada y positiva de él, no evidencia sentimientos de angustia o malestar respecto a las presentes actuaciones, instrumenta la extrañeza como mecanismo defensivo, minimiza las presiones del entorno, mostrando una escena para velar otra, conducta a la defensiva, cuidadoso control en la elección de las palabras derivando en ello, un elevado quantum de energía psíquica para el control de la expresión y las motivaciones, donde las gratificaciones personales son cuidadosamente ocultas, ya que las siente como amenazantes, lo que demuestra planificación de sus actos, las producciones gráficas proyectivas develan recurrencia en indicadores de ambivalencia afectiva que se manifiesta en forma funcional para obtener un beneficio propio, sin dimensionar las satisfacciones de orden pulsional, debido al predomino de la disociación afectiva que opera como mecanismo defensivo estructural y de personalidad, respecto de la posición subjetiva y el lugar simbólico paternante, el límite le resulta difuso, de característica intrusivo e invasivo, ya que se ubica subjetivamente – por momentos- como semejante, modalidad vincular se caracteriza por establecer vínculos aglutinados, exhibe egocentrismo cognitivo y afectivo, con un marcado narcisismo, componentes de inadaptación emocional, junto a controles lógicos muy aumentados que impiden la participación del mundo interno como asociación espontánea, lo que se visualiza como inhibición brusca frente a estímulos emocionales, desajustes en el rol paterno para la implementación de una distancia óptima en la vinculación paterna-filial, con insuficiencia en el bagaje defensivo que pudiera orientar la función como límite, lo cual abarca todas las esferas de la personalidad, así como también, la esfera sexual, pudiendo decantar en conductas de tipo desadaptativas sin que ello implique angustia o sentimientos de culpa dada la disociación y ambivalencia afectiva.No hay dudas sobre la existencia de los hechos, lugar y tiempo en que ocurrieron y se encuentra acreditada la culpabilidad del imputado, la calificación legal de abuso sexual simple art. 119 primer párrafo, agravado por el vínculo y la situación de convivencia preexistente con la menor, 5° párrafo, en función del 4° párrafo, incisos b) y f) del C.P., en la modalidad de delito continuado, que establece en abstracto una pena de 3 a 10 años de prisión.

Por los fundamentos que expuso, concluyó acusando a S. R. G. a la pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN por la comisión del delito de Abuso Sexual Simple, Doblemente Agravado por su calidad de Ascendiente y el Aprovechamiento de la Situación de Convivencia Preexistente con la Menor, Art. 119, primer párrafo, y 5° párrafo, en función del 4° párrafo, incisos b) y f) del C.P., en la modalidad de delito continuado, en calidad de autor material, conforme a los Art. 45, 40 y 41, todos del Código Penal.

Que, en sus conclusiones la Asesora de Menores N° 4, expresó: este ministerio publico pupilar en representación de la niña, del art. 103 del CCyCN y la Ley Orgánica del Ministerio Público. La adolescente ha sido víctima de abuso sexual simple, este delito cobra relevancia cuando las víctimas son menores de edad, dada la situación de vulnerabilidad por la falta de experiencia y recursos para afrontar estos ataques. Sin perjuicio del minucioso análisis del Fiscal, voy a destacar la pericia psicológica del Lic. Gandulfo, el informe psiquiátrico del imputado, como así también a la Cámara Gesell de fs. 135 de donde surge claramente de su relato la coherencia y contundencia con que describe el hecho, detallando cómo y cuándo ocurrieron y señalando a su progenitor G., siendo relevantes para la resolución de la presente causa.En su mayoría son hechos que suceden en ámbitos privados, así entiendo por los hechos descriptos son violentados sus derechos constitucionales, consagrados en la Convención de los Derechos del Niño y Pactos Internaciones, la Ley 26.061 ratifica la Convención de los Derechos de los Niños N° 24.632, donde se entiende al abuso como un caso de violencia, solicito se tenga en cuenta el interés superior del niño y cuando nos referimos a esto se está queriendo significar que a los niños se los confiere como verdaderos sujetos de derecho y se respeten las garantías mínimas del procedimiento, permitiéndoles el derecho de defensa, de ser oídos, a fin de efectivizar la tan mentada tutela judicial y la restauración de los derechos vulnerados de las víctimas. Por todo ello, solicito se declare la responsabilidad penal de S. G. en los términos mencionados por el Sr. Fiscal en cuanto a la calificación y la pena solicitada.

Que, en su alegato conclusivo la Defensa Técnica, consideró que para poder iniciar esta conclusión me permito leer dos renglones del requerimiento de instrucción formal ¿Qué significa esto? Un llamado de atención que hace la Defensa, ¿cómo podemos defendernos de esta acusación? ¿de la ambigüedad que tiene? primero, hace referencia a un hecho, eso prende todas la alarmas, el Ministerio Público ha hecho un requerimiento absolutamente infundado, sin ningún tipo de precisión respecto de las circunstancias de tiempo, lugar y modo de ejecución del supuesto delito que se le endilga a mi cliente, ello contraviene las expresas disposiciones del Art.357 del código ritual, que establece -bajo pena de nulidad- dice que tiene que tener estos elementos, es imposible defendernos cuando no nos sitúa temporo espacialmente, y en segundo, cuando parece que en esta sede, se nos cambia el eje de discusión, de dos maneras, de una manera sutil cuando nos dice que el hecho no habría sido un tocamiento, sino que parece que sería un beso en el cuello, en segundo lugar, se hace referencia a un hecho de abuso y el requerimiento, a diferencia del alegato conclusivo de la acusación, hace referencia a varios hechos que ahora se pretende encuadrar solapadamente como delito continuado, ¿por qué? porque no se puede probar si fueron varios hechos, si tenemos en el requerimiento un hecho y acá varios hechos, una eventual condena, violaría el principio de congruencia, porque se nos está dilatando el núcleo fáctico imputativo sobre circunstancias novedosas no contenidas en el requerimiento de instrucción formal, se debe descartar de plano la posibilidad de un concurso real, sino que debe descartarse la posibilidad de modificar hacia la base de un concurso aparente por delito continuado, no es antojadizo ni académico, sino porque impacta en el mundo de la pena que se solicita, la factura a cargo de la pena sobre el imputado, no es lo mismo un delito, que un delito continuado, que no nos hemos defendido, no enf rentamos esa acusación originaria. Básicamente, tenemos dos cuestiones, primero y principal el requerimiento es nulo porque no tiene los requisitos mínimos de circunstancias de tiempo, modo y lugar, conocemos el criterio del tribunal y conocemos el criterio del STJ en este sentido, que ha convalidado este tipo de requerimientos donde se sitúa el hecho en meses que hace imposible defenderse, porque lógicamente no sabemos cuándo fue, podría situarse que fue el día anterior que la niña se muda a su casa, pero eso no es lo que dice el requerimiento, el requerimiento dice un hecho entre abril y junio del 2019.Vamos a seguir adelante y ante el hipotético caso que no se nulifique el requerimiento, vamos a ver cómo esta falta de precisión impacta en el ejercicio del derecho de defensa, y lógicamente que el hecho no se haya podido acreditar, porque en primer lugar, tenemos que identificar cuál es el hecho, porque la denuncia se formula por la madre haciendo referencia de que el padre estaba tomando bebidas alcohólicas y la besa en el cuello a la menor, al momento de deponer en sede instructoria la denunciante, es coincidente con la misma descripción del hecho, en ningún momento se contradijo, el tratar de hacer ver por parte del ministerio público que existía alguna contradicción, esto ha quedado desmentido porque en ningún momento la madre dijo que la niña fue tocada, sí, dijo que sospechó y por eso autorizó a que se la examine ginecológicamente, que arroja resultado negativo, la nena no tenía ningún tipo de alteración, inclusive el médico que la revisa se encarga de decir que no encontraba signos de abuso, se hace un examen de entrevista con la paciente, que ahí puede advertir signos de abuso, el médico que la revisa dio sentido negativo, a fs.11 se le hace un única entrevista psicológica a la menor, que no es un peritaje psicológico, no vamos a entrar en ello porque la pericia es mucho más contundente y se da participación a la defensa, esto no ocurrió, porque no se hizo un peritaje, tal vez porque el acusador pensó que podía ser una prueba de descargo, hay ciertos Fiscales con fuerte vocación acusatoria como todos conocemos, que no se preocupan por buscar la objetividad del caso, sino por las pruebas que le hacen a su teoría del caso, esa entrevista que se hace en 10 minutos, dice que la menor relata acontecimientos de que había sido depositaria de conductas sexuales por parte de un adulto, ¿qué es un acontecimiento de contenido sexual?, puede ser infinito, puede ser infinito, un tocamiento, una violación, un estupro, incluso un acto de propasarse con otra persona sin llegar a configurar ningún delito, y aquí se puso hincapié en el beso en el cuello que la niña dijo que recibió de su padre, estos actos inapropiados que seguramente a la niña le llamaron la atención, esos actos referidos pueden ser de contenido sexual, ¿pueden ser delito? Sí, pueden ser delitos, no, no son delito porque vale recordar que el abuso sexual necesita que deba ser abusivo, e implica en tocamientos libidinosos en las partes pudendas de la víctima y por eso le preguntamos a la madre si su hija le refirió tocamientos en la vagina, en el ano, en los pechos, y la madre dijo que nunca le dijo eso, no lo dice en la denuncia, si existía una relación fluida de confianza, no parece lógico que no le haya contado a su madre, la «pericia» que se le hace a la menor no dice lo que dice el Ministerio Público, allí no se hace referencia a ningún acto de contenido sexual, que si hubiese existido un tocamiento, la niña le hubiera contado a su madre. Los psicólogos lo hacen en pocos minutos.Este defensor lamentablemente no estaba en ejercicio de la defensa en ese momento, es una falta grave de la defensa anterior no haber ofrecido como prueba esas testimoniales, el perito dijo que no se observa impacto traumático a la fecha en la niña, unos días después del supuesto hecho, que no sabemos, no hay impacto. El Ministerio Público apela a otros elementos de prueba dice que la niña tenía una conmoción psicológica, ahora bien, ¿en qué se basó esta conmoción psicológica? Supuestamente en la baja de rendimiento escolar, falta de poder relacionarse con otros, no surge de esta pericia, menos aún surge cuál fue la causa de la disminución del impacto, la madre dijo que fueron tres hechos, primero el impacto en el año 2018 al haber sido reconocida, de pasar de no tener padre, a tener padre, segundo un desalojo que sufre que desmiembra su familia, porque su abuela va a vivir a Buenos Aires, y la niña se va a vivir con el padre, esto ya es suficientemente traumático para cualquier persona de 12 años, además de eso después tiene que ir a vivir a una casa extraña donde tiene límites, le controlan donde antes no la controlaban, donde surgen los problemas de disciplina con el padre y las sanciones de que le controlaba el teléfono que a ningún niño le gusta, y ve a su padre como el ogro, y eso habrá sido que ella quiso salirse de esta situación, pero no por algún abuso, sino, sencillamente, inclusive la propia declaración de mi defendido de que este rendimiento ya venía desde antes y que tuvo que ir a hablar con las autoridades escolares por el hecho traumático que había sufrido su hija, y que fue el desalojo y solicitó se tuviera en cuenta.Otra cuestión traumática cuando la niña sale de vivir con el padre, no se va a vivir con la madre, se va a vivir con otra persona que no era su madre, eso es suficiente cuadro para que un adolescente sufra una merma en su rendimiento escolar, en las relaciones inter sociales, hoy dice la madre que la niña está perfectamente, esto no sería así si fuera una víctima de abuso. Con la cuestión de la pericia psicológica, me hubiera gustado tenerlos en esta sala a los peritos que supuestamente entrevistaron a la niña, porque no le preguntaron antes sobre los tocamientos.

Hay una monografía, a la que siempre me gusta hacer referencia en esta cuestión «Acusación por Abuso Sexual, principio de inocencia hacia las máximas», hecha por Marcelo Sancinetti. Donde él hace alusión a los test que se utilizan para dar validación al testimonio de la víctima en confrontación al testimonio del imputado, donde ni en los procesos inquisitivos se podía condenar con la sola declaración de la víctima sirve para fundar una condena, y se basa en métodos de validación de peritajes, que acá no tenemos, sólo existe una entrevista psicológica y opera como prueba de descargo, dice que ahí no se vio ningún tipo de abuso sexual, sólo algún tipo de relacón, y vuelvo a insistir con esto, se está hablando de un beso en el cuello.Cuando vemos la cámara Gesell vemos todos estos indicadores que hace mención Sancinetti, acudiendo a una investigación hecha con psicólogos y peritos, cómo la psicóloga conduce a la niña a declarar como lo hace, refuerzo con amenazas, sobornos o con afecto, contá, contá lo que te pasa, que acá te vamos a contener, sos una víctima, preguntas cerradas, reiteración en la entrevista, otra cuestión ¿por qué la niña no va a mentir?, ¿por qué no tendría que decir la verdad?, inducción con estereotipos, preguntas cerradas, reiteración en la entrevista, es decir, insidiosamente manifestarle, otra cuestión ¿porque es una niña no va a mentir señores jueces?, ¿por qué la niña va a decir la verdad indefectiblemente?, ¿porque es una niña?, ¿por qué no le contó eso a la madre? Acá sin embargo acudiendo a bibliografía de Ekerman, que dice sobre la edad de la víctima, algunos niños pueden mentir y mienten, no significa que intentan confundir realidad con fantasía, sino que mienten deliberadamente, ¿qué significa esto? los niños son especuladores por naturaleza, se victimizan, sin medir las consecuencias, la niña se quería ir de la casa de su padre por los límites que ponía el padre, no le gustaba vivir con él, porque tenía que dormir en un colchón en el piso, y tenía frío como ella dice, y había humedad como ella dice, por ello inventa para irse, y tiene 12 años, capacidad para hacerlo, tenía acceso a las redes sociales.Esto es lógicamente la única explicación que existe, pero además el Fiscal hace hincapié en la pericia que también es susceptible de ser nulificada, que se hace en sede policial, sin tener posibilidad la defensa de intervenir con un perito de parte, esa entrevista que se hace al imputado, supuestamente surgirían algunos rasgos de narcisismo, una persona puede ser egocéntrica, puede utilizar recursos para ocultar algunos rasgos de su personalidad, pero no por eso hay que iniciar un proceso penal, nadie desconoce el flagelo de la violencia de género pero de que nos fuéramos a esto, es una locura.

Nosotros lógicamente estamos convencidos de la inocencia de nuestro defendido y surge de las pruebas incorporadas a la causa, tal vez puedo concederle la derecha al Fiscal si existiera alguna prueba de ese beso en el cuello, o haberse encimado, esa conducta inapropiada no es un delito, nosotros conocemos el tipo penal del 119 que requiere el tocamiento en zona pudenda, y eso no se ha acreditado en esta sala, inclusive la madre ha considerado, que no le cree a la hija, entonces si no le cree ni la madre ¿con qué elementos podemos desequilibrar la balanza entre dos declaraciones contrapuestas?, creerle a la niña sin ningún elemento objetivo es quebrantar el principio de igualdad y defensa en juicio, el principio de inocencia tal como concluye Sancinetti, la calificacón jurídica si existió tal beso en el cuello, la conducta es atípica y en consecuencia debe ser absuelto, en última instancia, debo remarcar que el requerimiento de elevación ha hecho por un solo hecho ocurrido en un periodo temporal, no se podría condenar por más de un hecho so pena de estar en contra del principio de congruencia, o correlación entre acusación y sentencia, amén de ello el impacto que debe generar lógicamente la disminución de la pena solicitada por el Fiscal, en todo caso debe condenarse por el mínimo de la escala penal, o en suspenso o tenerle por compurgada en virtud del Art.26 del CP porque ya lleva más de un año detenido.

Que, finalmente, el inculpado manifestó que sigo totalmente sorprendido por las cosas que estoy escuchando y ratifico lo que he dicho, es mi hija, no se pasa por la cabeza nada, anoche me estaba diciendo que no ve la hora que nos encontremos y que la lleve a una clase de natación, y le dije que ya a va a terminar esto. Espero que se den cuenta que no pasó nada, que no hice nada, sinceramente.

b) Valoración de las pruebas y los hechos acreditados:

Luego de valorar las pruebas producidas en la audiencia de debate y las que por lectura se incorporaron al mismo, han quedado debidamente acreditados los siguientes hechos: Que, en esta ciudad de Corrientes, en fecha indeterminada, que se circunscribe en el marco temporal comprendido entre el mes de Abril del año 2019 y el mes de Julio del año 2019, mientras la menor G. A. S. G. de 12 años de edad, se encontraba viviendo con su padre biológico, el procesado S. R. G., en el domicilio ubicado en calle Giusti N° XXXX del Barrio XXX de esta ciudad de Corrientes, Capital, en dos oportunidades, cuando la menor se dirigía a la pieza de su padre a dormir debido al frío y humedad existente en la cocina comedor -donde ella tenía un colchón para dormir- el encartado aprovechó estas circunstancias para propinarle tocamientos libidinosos con la mano en la vagina, la cola y los pechos, por debajo de la ropa de la menor víctima.

Se encuentran acreditados los hechos en sus circunstancias de modo, tiempo y lugar, toda vez que el imputado S. R. G., actuando dolosamente ha consumado el abuso sexual simple de su hija menor G. A. S.G., entre los meses de abril y julio del año 2019, en dos oportunidades, cuando la niña iba a dormir a la pieza con su padre, por el frío y la humedad que había en la cocina comedor donde la víctima dormía habitualmente en un colchón, aprovechando estas circunstancias, el encartado realizada tocamientos libidinosos con la mano sobre la vagina, la cola y los pechos por debajo de la ropa de la niña, estos abusos ocurrieron en el interior de la vivienda del procesado sita en el Barrio XXX, calle Giusti N° XXXX de esta ciudad de Corrientes, cuando la menor contaba con tan sólo 12 años de edad.

Que, dichos extremos se hallan acreditados con: la Denuncia Penal de S. E. E. de fs. 2/3, de fecha 19/08/2019, de donde surge acreditado que la denunciante manifestó lo siguiente: de una relación amorosa con S. R. G., de 34 años de edad, tuve una hija que se llama S. G. G. A., de apodo «XXXX», fecha de nacimiento 01 de Junio de 2007, de 12 años de edad, nacida en Corrientes, Capital, DNI: XX.XXX.XXX, aclaro que nunca vivimos juntos, no fue una relación seria, desde que él se enteró que estaba embarazada se terminó.

En el mes de Abril de este año nos desalojaron de casa, a mis dos hijos menores, a mi hermana con tres hijos menores, a mi mamá y a mí, desde ese momento todos fuimos a vivir en el B° XXX en un alquiler, como la casa es muy chica y no estábamos cómodos decidimos con S. que nuestra hija «XXXX», viva con él, entonces desde el momento que nos mudamos al B° XXX, «XXXX» se fue a vivir con su papá, los dos solos vivían, ella estuvo en la casa de él hasta el mes de Julio de este año. Mientras que «XXXX» vivía con S., nunca tuvimos problemas de visitas o de verle a ella.Cuando pasó dos o tres meses de convivencia, «XXXX» me decía que no quería vivir con su papá porque él le hacía hacer cosas, que le dejaba sola, que él venía tarde a la casa y ella no está acostumbrada a estar sola, también me decía que había cosas que no le gustan de su papá, eso solo me decía, no me decía otra cosa, yo, la verdad pensé que en realidad no le gustaba lo estricto que él era con ella, lejos de pensar que lo que le hizo. A principios de Julio, «XXXX» llorando me cuenta que su papá, una noche estaba tomando bebida alcoólica con unos amigos en la casa, que él le pedía que le acerque la cerveza y las cartas, que después cuando se fueron sus amigos él seguía tomando y se quedó afuera escuchando música en su camioneta, que le pedía a ella que esté con él ahí afuera, me cuenta que se fue a encerrarse en su pieza y que ahí vino su papá, que le abrazaba, le daba besos en el cuello, que le tocaba, no me dijo qué le tocó, que se le tiró encima en su cama, esto me lo cuenta después de lo que pasó, esa misma noche, llorando por teléfono. Al otro día la fui a buscar y la traje a vivir conmigo en donde actualmente vivo con mi hijo menor y mi actual pareja, me vi en la obligación de buscar otro alquiler para que «XXXX» pueda vivir conmigo.

Eso fue todo lo que me contó, pero no sé si pasó varias veces o fue esta sola vez, si pasó algo más, por eso autorizo que se le realicen todos los exámenes necesarios. No vine antes a hacer la denuncia porque «XXXX» no quería que la haga, pero hoy tomó la decisión, que sí; el Informe de examen psicológico de la menor de fs.11 y vta., que acredita que la menor instrumenta adecuadamente las nociones de tiempo, espacio y persona, encontrándose globalmente orientada, de recursos intelectivos acordes a su edad cronológica, contexto socio cultural de pertenencia y nivel de instrucción obtenido, la joven logra poner en palabras diversos acontecimientos donde habría sido depositaria de conductas sexualizadas por parte de un adulto, a quien logra identificar como miembro de su estructura de parentesco primaria, puede describir tales circunstancias articulando nociones de modo, lugar y tiempo; esto último acorde a sus capacidades y elementos cognitivos relacionados con la etapa psicomadurativa por la cual atraviesa, se advierte padecimiento subjetivo en su producción discursiva, desarrollando angustia, inhibición emocional y sentimientos de rechazo y pudor para con la figura paterna, sugiere tratamiento psicológico de manera sistemática y continuada para la joven de autos, si bien no se observa un impacto traumático a la fecha, puede devenir durante el proceso judicial recientemente iniciado; la Informe de examen ginecológico de la menor de fs. 16 y vta., en tanto demuestra que al examen la menor se encuentra clínicamente vigil, orientada en tiempo y espacio, en persona y contexto, en aparente buen estado de salud, se moviliza por sus propios medios sin dificultad, como antecedente ginecológico: menarca (primera menstruación) a los 11 años con ciclos regulares; examen ginecológico: genitales externos normoconformados acorde a edad y sexo, periné, labios mayores y menores, clítoris y uretra no se observan lesiones evidentes al momento del examen, se constata presencia de himen íntegro, indemne, no se evidencia solución de continuidad, no se encuentran signos compatibles con desgarros, bordes regulares y libres, no se observa presencia de edema, infiltrado hemático, hemorragia, ni colección purulenta; exploración de la región anal: esfínter anal de características normales, con conservación de pliegues, tonicidad conservada sin evidencia de fisuras anales.De acuerdo con la Clasificación de los Hallazgos anogenitales en Niñas con sospecha de ASI (toma de clasificación por Muram y modificada por Adams (1997), estaría encuadrada en la Categoría o Clase 1: sin datos de ASI, examen genital normal (recordar que la ausencia de signos físicos no invalida la posibilidad de ASI). Para completar Protocolo de ASI se sugiere que a la menor se le practiquen estudios complementarios de laboratorio (Hemograma. Hepatograma, VDRL, Hepatitis B, Hepatitis C, HIV), Hisopados uretrales y vaginales (cultivo parasitológico, bacteriológico, micológico búsqueda de clamidia, gonococo) relevantes para la causa, que pueden llevarse a cabo en el Hospital Pediátrico «Juan Pablo II». Conclusiones Medico – Legales: si bien al momento del examen no se evidencian indicadores físicos compatibles con abuso sexual, se requiera completar la evaluación psicológica y el estudio socio-ambiental, a fin de descartar dichos indicadores; la Fotocopia certificada de partida de nacimiento de la menor de fs. 39/40, en tanto da cuenta que la menor G. A. S. G., DNI N° XX.XXX.XXX, nació el 01.06.07, en Corrientes, Capital, es hija de E. E. S. y de S. R. G.; el Informe de Examen Mental Obligatorio del Imputado de fs. 53, demuestra que se encuentra lúcido clínicamente, colabora con la entrevista, de correcta postura y presentación, se ubica en tiempo, espacio, persona y contexto, posee un lenguaje claro y comprensible, con un pensamiento lógico y coherente; impresiona una persona de un nivel intelectual acorde a su desarrollo socio cultural, su capacidad judicativa se encuentra conservada, no se detectan alteraciones psicopatológicas en curso, es una persona capaz de comprender sus actos y de dirigir sus acciones, puede prestar declaración, no presenta estado de peligrosidad -cierto e inminente- para sí ni para terceros; el Informe de Examen Psicológico del Imputado de fs.129/130, en tanto demuestra que se presentó a las entrevistas con buena predisposición para las mismas, sin resistencia para la instrumentación de las técnicas de exploración psicológica y adecuándose satisfactoriamente al encuadre propuesto, evidencia un tipo de pensamiento predominante lógico-concreto, alcanzando el contenido abstracto correctamente, los recursos intelectuales y cognitivos se encuentran acordes a la media estándar respecto de su edad cronológica, nivel de instrucción formal, y sistema sociocultural de pertenencia, durante las producciones proyectivas gráficas debió realizar un alto gasto de energía psíquica, asociado al control excesivo de la realidad, adaptándose de forma rígida ante las situaciones que se le presentan como novedosas, en las pruebas proyectivas verbales-gráficas se infiere tendencia al ocultamiento de aspectos de su historia vital y rasgos de personalidad que evalúa como negativos, una cierta propensión a la invención en su enunciado como mecanismo de mostrar para ocultar, orienta su discurso en virtud de brindar una imagen victimizada y positiva de sí, no evidencia sentimientos de angustia o malestar respecto de las presentes actuaciones, implementa la extrañeza como mecanismo defensivo, minimiza las presiones del entorno, mostrando una escena para velar otra, conducta a la defensiva, con deferencia hacia el examinador, cuidadoso control en la elección de las palabras derivando en ello, un elevado quantum de energía psíquica para el control de la expresión y las motivaciones, donde las gratificaciones personales son cuidadosamente ocultas, ya que las siente como amenazantes, lo que demuestra planificación de sus actos, las producciones gráficas proyectivas develan recurrencia en indicadores de ambivalencia afectiva que se manifiesta en forma funcional para obtener un beneficio propio, sin dimensionar (instrumentando de manera inconsciente) las satisfacciones de orden pulsional, debido al predomino de la disociación afectiva que opera como mecanismo defensivo estructural y de personalidad, respecto de la posición subjetiva y el lugar simbólico paternante; el límite le resulta difuso, de característica intrusivo e invasivo, ya que se ubica subjetivamente -por momentos- como semejante, su modalidad vincular se caracteriza por establecervínculos aglutinados, exhibe egocentrismo cognitivo y afectivo, con un marcado narcisismo, aparecen en forma larvada componentes de inadaptación emocional, junto a controles lógicos muy aumentados que impiden la participación del mundo interno como asociación espontánea, lo que se visualiza como inhibición brusca frente a estímulos emocionales, se advierten desajustes en el rol paterno para la implementación de una distancia óptima en la vinculación paterna-filial, con insuficiencia en el bagaje defensivo que pudiera orientar la función como límite, lo cual abarca todas las esferas de la personalidad, así como también, la esfera sexual, pudiendo decantar en conductas de tipo desadaptativas sin que ello implique angustia o sentimientos de culpa dada la disociación y ambivalencia afectiva antes mencionada, no se presentan signos ni síntomas indicadores de deterioro de juicio de realidad, por lo que puede considerársele responsable de sus actos, es capaz de entender, comprender y dirigir sus acciones dentro de los parámetros considerados como normales; y, el Acta de Audiencia de Cámara Gesell de fs. 135 y vta., de la que surge que a los quince días del mes de Octubre del año dos mil diecinueve, siendo las 07:44 hs., se llevó a cabo la entrevista de la menor S. G. G. A., argentina, de 12 años de edad, DNI XX.XXX.XXX y finalizó a las 08:16hs., fue grabada, filmada y archivada en el sistema informático de la Cámara Gesell y en soporte técnico UNO (1) DVD. NEW AKIRA.

Que, todo ello quedó además corroborado en el debate con la declaración de la víctima G. A. S. G.prestada en Cámara Gesell, donde con absoluta claridad expresó que cuando iba a dormir con su padre, a las dos o tres de la mañana, él le empezaba a tocar sobre la piel la cola de adelante y de atrás, se ponía arriba de ella, le tocaba el pecho también sobre la piel, le mordía en el cuello, todo esto sucedió más de una vez, le tocaba con la mano, cuando tomaba estaba diferente, le decía que vaya a acostarse con él en su cama, esto sucedía en el interior de la casa de su padre, y, la última noche, después de tomar con sus amigos, fue a buscarla al colchón y le decía que vaya con él a escuchar música en su auto, ella le dijo que no quería ir afuera, cuando el imputado se durmió, la víctima la llamó a su madre para que la buscara, para que no le hiciera algo más grave; y, la declaración testimonial de la madre de la víctima y denunciante E. E.S., prestada en audiencia de debate, que, aunque interpreta que el motivo por el cual su hija la llamó esa noche y llorando le contó lo sucedido con el padre, pidiéndole que la buscara para volver con ella, en realidad sería porque su padre es muy estricto, le controla el teléfono celular y le sanciona prohibiéndole su uso por algunos días cuando encuentra cosas que considera inapropiadas para ella, lo cierto es que admitió que ya en el mes de mayo su hija le dijo que estaba incómoda por lo que le hacía su padre, asimismo, cuando se le dio lectura a su denuncia reconoció haber dicho que su hija le dijo que su padre le tocó, además de relatar que notó el cambio en su hija cuando ella volvió, que no tuvo dudas en el momento de denunciar que pudo haber pasado otra cosa peor por eso autorizó el examen ginecológico, que la niña tuvo miedo cuando su papá la besó en el cuello estando alcoholizado, denunció

porque la vio asustada, su hija se sintió abusada y abusar es ir a términos mayores, porque cuando empezó a preguntarle ella se largó a llorar y es lógico que algo más pasó, después de esta situación la niña estaba cerrada, antes era una nena, divertida, compañera, notó un cambio cuando regresó en julio, la notó con miedo, volvió con ella en julio, su papá no fue a verla en ese tiempo cuando la trajo a su casa, le vio sólo para llevarle sus cosas y después de eso hicieron la denuncia; cuyas manifestaciones en los aspectos coincidentes se ven respaldadas por las pruebas documentales ya valoradas, de manera tal que por los elementos probatorios apreciados se concluye que los hechos de abuso sexual simple de la menor G. A. S. G. por parte de su padre el encartado S. R. G., sucedieron en la forma y del modo expresado.Hallando sustento en cuanto a su validez jurídica para fundar una sentencia, en las instrumentales que se han mencionado y valorado en esta primera cuestión, debe darse plena credibilidad a los dichos de la menor víctima y tener por acreditados los hechos, que conforman el objeto de este proceso en la siguiente forma: Que, en esta ciudad de Corrientes, en fecha indeterminada, que se circunscribe en el marco temporal comprendido entre el mes de Abril del año 2019 y el mes de Julio del año 2019, mientras la menor G. A. S. G. de 12 años de edad, se encontraba viviendo con su padre biológico, el procesado S. R. G., en el domicilio ubicado en calle Giusti N° XXXX del Barrio XXX de esta ciudad de Corrientes, Capital, en dos oportunidades, cuando la menor se dirigía a la pieza de su padre a dormir debido al frío y humedad existente en la cocina comedor -donde ella tenía un colchón para dormir- el encartado aprovechó estas circunstancias para propinarle tocamientos libidinosos con la mano en la vagina, la cola y los pechos, por debajo de la ropa de la menor víctima.

Los hechos así descritos, se extraen del plexo probatorio y han sido debidamente probados.

En efecto, quedó debidamente acreditada la vinculación del procesado S. R. G. como autor material de los abusos sexuales simples de su hija menor víctima G. A. S.G., que se produjeron durante el período comprendido entre los meses de abril y julio del año 2019, en la vivienda del imputado sita en el Barrio XXX, calle Giusti N° XXXX de esta ciudad, cuando la menor iba dormir en la cama de su padre, por el frío y la humedad que había en el comedor donde la niña dormía en un colchón, el imputado le mordía el cuello y con la mano le manoseaba los pechos, la vagina y la cola sobre la piel debajo de su ropa, hechos ocurridos en dos ocasiones durante el tiempo señalado anteriormente, no siendo cuestionable la eficacia probatoria de la declaración prestada en Cámara Gessell por la menor víctima G. A. S. G. y las expresiones coincidentes vertidas por la madre de la niña E. E. S., considero que al verse ratificados los dichos de la menor víctima además por las constancias de instrumentos públicos, las mismas mantienen toda su eficacia indiscutible, para establecer que fue S. R. G., quien cometió los abusos sexuales simples en perjuicio de su hija menor G. A. S. G.; por lo que no existen dudas sobre su participación como autor material del abuso sexual simple, doblemente agravado por su condición de ascendiente de la víctima y el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la menor de 18 años de edad en la modalidad de delito continuado, que se le atribuye en autos.Aunque la Defensa Técnica del encartado sostuvo que el requerimiento de elevación de la causa a juicio hace referencia a un solo hecho, mientras que la acusación del Ministerio Público Fiscal en su alegato conclusivo se refiere a la existencia de varios hechos de abuso, encuadrando la conducta en la modalidad del delito continuado, violando de esta manera el principio de congruencia porque hace referencia a varios hechos y porque no se puede probar, descarta el concurso real y el concurso aparente por delito continuado, manifestando que el requerimiento es nulo, se sitúa en lapsos de meses, falta de precisión en fechas, se pregunta ¿cuál es el hechó, la denuncia de la madre y su declaración son coincidentes, no dijo que fuera tocada, el médico dijo que no había signos de abuso, la entrevista psicológica a la menor no reviste el carácter de una pericia, fueron unos pocos minutos de conversación con la niña, para que existan actos abusivos debe haber tocamientos en partes pudendas, un beso en el cuello de la menor no es lo mismo que tocamientos, es una conducta atípica, no es lógico que la niña no contara a su madre lo que le pasó, hablar de conmoción psicológica no es sinónimo de bajo rendimiento, lo que ocurrió es el que el padre le impuso sanciones, la niña salió de la casa para huir, el Psicólogo no indagó sobre tocamientos, en la Cámara Gessell la Psicóloga conduce a la niña, hubo inducción, la niña se quería ir por eso inventó esta historia, los indicadores narcisistas no implican ser abusador, su defendido es inocente, surge de las pruebas, tal vez hubo conductas inapropiadas, el beso en el cuello, no hay elementos objetivos para respaldar el relato de la niña.Lo cierto es que, contrariamente a lo que sostiene el Defensor, el requerimiento de elevación de la causa a juicio, es claro al expresar que fueron dos hechos, por ese motivo formula acusación por abuso sexual simple una vez reiterado, en concur so real, además detalla con claridad meridiana todas las circunstancias tiempo, al expresar que los hechos ocurrieron entre los meses de abril a julio del año 2019, lugar, en la cama del padre en el domicilio de Barrio XXX, calle Giusti N° XXXX de esta ciudad de Corrientes, y modo, se ponía arriba de la víctima, con la mano le tocaba la cola, la vagina y los pechos, sobre la piel, debajo de la ropa de la niña víctima, en consecuencia, la pieza acusatoria es perfectamente válida, no existe nulidad alguna.

Tampoco se ha vulnerado el principio de congruencia, porque en sus conclusiones el señor Fiscal del Tribunal, en el mismo sentido que el requerimiento de elevación de la causa a juicio, señaló la existencia de más de un hecho de abuso simple, solamente modifica la modalidad de comisión del hecho delictivo, considerando que no existió un concurso real, sino que se trata de un abuso sexual simple cometido en la modalidad de delito continuado, pues sostiene que hubo un solo designio delictivo por parte del acusado, cual es, abusar de su hija con tocamientos con la mano en la vagina, cola y pechos, sobre la piel, debajo de la ropa, conducta que tuvo lugar más de una vez, no existió una modificación de la plataforma fáctica como tampoco cambió la figura penal, sino sólo una modalidad de ejecución diferente.

Asimismo, no resulta procedente el cuestionamiento formulado por la Defensa Técnica en relación con el Informe de examen psicológico de la menor agregado a fs.11 y vta., en cuanto señala que su parte no fue notificada y no tuvo la oportunidad de proponer un profesional Psicólogo de su confianza, y ello es así, pues dicha diligencia constituye una medida dispositiva necesaria para verificar los extremos expuestos en la denuncia y orientar la investigación, y contar con elementos que pudieran respaldar la imputación que se concreta con posterioridad, por tal motivo resultaba imposible notificar a la Defensa pues no se trata precisamente de una pericia psicológica sino de un informe técnico derivado de la entrevista mantenida con la víctima al inicio de la investigación preliminar, siendo dicho informe claro y preciso en señalar que la niña logra poner en palabras diversos acontecimientos en los cuales fue víctima de conductas sexualizadas por parte de un adulto, a quien identifica como miembro de su estructura de parentesco primaria, describe las circunstancias articulando nociones de modo, lugar y tiempo, se advierte padecimiento subjetivo en su discurso, desarrolla angustia, inhibición emocional y sentimientos de rechazo y pudor para con la figura paterna, es decir, resulta claro, entonces, que la niña fue víctima de abuso sexual por parte de su padre biológico y por tal motivo demostraba un padecimiento subjetivo en sus expresiones, angustia, inhibición emocional y sentimientos de rechazo y pudor hacia su padre, ya que debemos dimensionar la situación por la que atravesaba la niña al ser entrevistada por un varón y tener que contar que fue objeto de abuso por parte de su propio padre, a quien recién comenzaba a conocer hacía un año atrás, ya que le había negado su paternidad por diez años y por decisión de su madre fue a vivir sola con él, apenas unos días antes sufrió los abusos que recién logra explicitar con detalles en la entrevista en Cámara Gessell que se desarrolla dos meses después de este primer examen preliminar, en la que cuenta específicamente que su padre le mordía el cuello, luego se ponía arriba deella, la tocaba con la mano en la vagina, la cola y los pechos, debajo de la ropa y sobre su piel, lógicamente al momento de esta primera evaluación psicológica todavía se hallaba sorprendida por el comportamiento abusivo de su padre, con quien, por otra parte, se encontraba en su casa, absolutamente sola, indefensa, a merced de su posición de poder.

Con relación a la declaración testimonial de la madre de la niña, como ya lo expresara anteriormente, aunque la testigo -en la actualidad-, realiza una interpretación deleznable y tendenciosa de la situación, al momento de referirse a los hechos relatados por su hija, a quien había dejado sola con una persona prácticamente desconocida para ella, pues, si bien era su padre biológico, tuvo que promover un juicio de filiación para determinar la paternidad, comienza a relacionarse recién a fines de 2018, unos pocos meses antes de enviar a su hija sola a vivir con él, expresó en la audiencia que la niña le dijo que el imputado le había tocado, le abrazaba y le besaba en el cuello, en el momento le creyó a la niña, la vio asustada, cambió su conducta, dejó de ser una nena alegre, bajó su rendimiento en la escuela, todo eso le ocurrió después que tuvo el problema con el papá, autorizó el examen ginecológico porque pensó que puedo haber existido algo más.

Que, el examen ginecológico describe la ausencia de lesiones en la zona genital externa, no se encuentran signos compatibles con desgarros en el himen, ni edema, infiltrado hemático, hemorragia ni colección purulenta y en la exploración anal el esfínter presenta características normales, pliegues conservados, tonicidad sin evidencias de fisuras anales, dando como resultado examen genital normal, se aclara expresamente que la ausencia de signos físicos no invalidad la posibilidad de abuso sexual infantil, por lo que sugiere estudios complementarios de laboratorio e hisopados uretrales y vaginales, los cuales no se realizaron, y completar la evaluación psicológica y el estudio socio ambiental.Es lógico que no existieran signos físicos en la revisión ginecológica, por cuanto los abusos consistieron en tocamientos sin acceso carnal y para la fecha de la realización de este estudio ya había pasado más de un mes desde el momento en que se produjeron los abusos, es decir, si hubiera habido algún signo físico a esa altura se habría disipado.

En relación a la evaluación psicológica del imputado, se realizaron varias entrevistas aplicando diferentes técnicas, describe la existencia de ambivalencia afectiva, para obtener un beneficio propio, sin dimensionar las satisfacciones de orden pulsional, su posición subjetiva y el lugar simbólico paternante, el límite resulta difuso, de característica intrusivo e invasivo, se ubica como semejante, su modalidad vincular exhibe componentes de inadaptación emocional, desajustes en el rol paterno para la implementación de una distancia óptima en la vinculación paterna-filial, con insuficiencia en el bagaje defensivo para orientar la función como límite, abarcando la esfera sexual, pudiendo decantar en conductas desadaptativas sin que implique angustia o sentimientos de culpa por la disociación y ambivalencia afectiva. Es decir, que presenta rasgos de comportamiento que pueden derivar en conductas de abuso, por lo que apreciada la evaluación psicológica en conjunto con las demás pruebas, la misma resulta congruente con la conducta que describiera la niña en su declaración en sala de Gessell. En consecuencia, valoradas las pruebas incorporadas al proceso en su conjunto, las mismas respaldan acabadamente lo relatado por la niña víctima de autos.

Por otra parte, no existen elementos probatorios incorporados a la presente causa con entidad suficiente para desvirtuar lo declarado por G. A. S. G. y toda la prueba documental ya analizada y valorada anteriormente, como tampoco existen elementos para presumir animosidad o resentimiento de hacia S. R. G., todo lo contrario, justamente por tratarse la víctima de una adolescente estudiante; todo lo cual me lleva a concluir que en este caso particular no resulta apropiado restarle eficacia probatoria a su declaración testimonial.No existen dudas, entonces, que el imputado S. R. G., participó como autor material del abuso sexual simple sobre su hija menor G. A. S. G., y, en consecuencia, demostrativa de la autoría material de los hechos, lo que permite afirmar que S. R. G. resulta necesariamente, el autor del Abuso sexual simple, doblemente agravado por su condición de ascendiente y el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la víctima menor de 18 años, en la modalidad de delito continuado, que se le atribuye.

Queda así demostrado el elemento objetivo de la atribución delictiva, revistiendo el carácter de autor material del abuso sexual simple, doblemente agravado por su condición de ascendiente y el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la víctima menor de 18 años, en la modalidad de delito continuado, el procesado S. R. G. ASÍ VOTO.-

A LA MISMA CUESTIÓN LOS DRES. ARIEL HÉCTOR GUSTAVO AZCONA y ROMÁN FACUNDO ESQUIVEL, dijeron:

Que, adhieren a los fundamentos del preopinante y así votan.

A LA SEGUNDA CUESTION EL DR. JUAN JOSÉ COCHIA, dijo:

Que, tal como fuera acreditada la materialidad de los hechos, corresponde que

los analice en su dimensiÓn jurídica.

Que, como se ha sostenido en la cuestión anterior, han quedado debidamente

acreditados los siguientes hechos: Que, en esta ciudad de Corrientes, en fecha indeterminada, que se circunscribe en el marco temporal comprendido entre el mes de Abril del año 2019 y el mes de Julio del año 2019, mientras la menor G. A. S. G. de 12 años de edad, se encontraba viviendo con su padre biológico, el procesado S. R.G., en el domicilio ubicado en calle Giusti N° XXX del Barrio XXX de esta ciudad de Corrientes, Capital, en dos oportunidades, cuando la menor se dirigía a la pieza de su padre a dormir debido al frío y humedad existente en la cocina comedor – donde ella tenía un colchón para dormir- el encartado aprovechó estas circunstancias para propinarle tocamientos libidinosos con la mano en la vagina, la cola y los pechos, por debajo de la ropa de la menor víctima.

Que, surge de las pruebas colectadas y de la conducta observada por el acusado, con fijeza la acción destinada a abusar sexualmente de la víctima en el interior de la vivienda donde convivía con su hija menor, que configura el dolo que exige la ley penal para los delitos de abuso sexual simple en la modalidad de delito continuado, existiendo como circunstancias calificantes en este hecho la calidad de progenitor de la víctima que reviste el encartado y el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la menor de 18 años. Precisamente, la figura contemplada en el art. 119, primer párrafo, del Código Penal, como bien lo sostiene ABOSO, Gustavo E., en su obra «Código Penal de la República Argentina. Comentado, concordado con jurisprudencia», 2da. Ed. actualizada, B de F, Buenos Aires, 2014, pp. 575-576: «.El normal desarrollo sexual de los menores de edad es la piedra basal sobre la que se proyecta posteriormente la autodeterminación sexual de la persona.

Es impensable hablar de una autodeterminación sexual sin asociar a ello la idea de progresión, es decir, el menor de edad no carece de autodeterminación sexual por el solo hecho de ser impúber, sino que la ley penal debe asegurar que dicha persona adquiera las capacidades psíquicas, corporales y anatómicamente funcionales necesarias para que dicha autodeterminación sexual sea posteriormente aceptada como una expresión válida de su personalidad sexual.el llamado abuso sexual simple importa un ataque a la autodeterminación sexual de la persona que, por razones de edad,. no se encuentra en condiciones de acordar un trato sexual. Este abuso implica necesariamente una injerencia arbitraria en la esfera sexual de otro que presenta los siguientes requisitos: 1) ausencia de acuerdo o ineficacia de éste. 2) ausencia de sometimiento gravemente ultrajante; 3) ausencia de acceso carnal.»

Por su parte, CREUS, Carlos, en su obra Derecho penal. Parte especial, t. 1, 7a ed. actualizada y ampliada, Astrea, Buenos Aires, 2007, pp. 182-183 y 194, sostiene que: «.Esta acción genérica de abusar sexualmente comprende todo acercamiento o contacto corporal con la víctima, de significación sexual, sin que constituya acceso carnal. Los actos sexuales pueden ser aproximaciones o contactos del cuerpo del agente con el de la víctima que en sí contengan un significado sexual, como es el tocamiento de las partes pudendas o los roces que normalmente tienen ese significado.» Y respecto a la culpabilidad, explica que: «.Ésta se determina en la trascendencia sexual del acto en la subjetividad del autor, ya porque asume la realización de un acto que en sí mismo tiene esa trascendencia, cualquiera que haya sido la motivación en virtud de la cual ha emprendido la obra. Lo cual indica que el abuso sexual sólo se puede cometer a través de la voluntad directa del agente en orden a la vulneración de la esfera de reserva que implica el pudor sexual de la víctima.».

En igual sentido, la jurisprudencia ha expresado: «El bien jurídico protegido es la libertad sexual, entendida como la libre disposición del cuerpo y respeto del pudor sexual. Se protege el candor, la inocencia o la ineptitud por falta de madurez mental para entender el significado fisiológico del acto». (CNCCorr., sala V, 21-11-2000, «A., L. R., c. 14.998, BCNCyC, N° 4/2000). Citado por DONA, Edgardo A. y otros, en El Código Penal y su interpretación en la jurisprudencia, t. II, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2006, pp.558-559). Asimismo, se sostiene que «La ley comprende en la genérica denominación de abuso sexual a ‘todo acercamiento o contacto con el cuerpo del sujeto pasivo, con sentido sexual, acciones que son abusivas por no mediar para los acercamientos o contactos el consentimiento del sujeto pasivo, lo que surge de la enunciación de los procedimientos típicos que puede haber empleado el autor. o por la calidad o circunstancias en que aquel sujeto se encuentra.» (CNCCorr., sala VI, 15-3-2006, «Presno, José», c. 28.711, WebRubinzal ppypenal37.1.1.r12).

Con relación a la agravante contemplada en el inciso b) de la norma en cuestión, en la obra citada anteriormente ABOSO señala que: «También se agrava la pena (inc. b) cuando el hecho fuere cometido por el ascendiente. El contenido de lo injusto se incrementa en estos casos por la situación de prevalimiento en la que se encuentra inmersa la víctima. En todos los casos, por razón de los vínculos de parentesco,. que media entre el agresor y la víctima, las agresiones sexuales adquieren otra gravedad basada en la existencia de dichas relaciones de poder.

Habrá de tenerse en cuenta que el círculo de posibles autores se reduce en función del vínculo que los une con la propia víctima, sumado a que las agresiones sexuales presuponen la minoridad de la víctima y su mayor vulnerabilidad. A diferencia de otra clase de agresiones sexuales, los autores pueden contar con un mayor grado de impunidad en su actuar debido al marco de clausura en el que se desarrollan dichas relaciones.» (p. 604).

Respecto a esta agravante del inc. b), la jurisprudencia ha dicho: «El fundamento de la agravación típica de esta figura es el carácter incestuoso de la relación, la que también operaría cuando la familia esté constituida sólo por el padre y la víctima.Por lo expuesto es lícito valorar que la conducta reprochada implica un mayor grado de injusto cuando la misma atenta contra la incolumidad de la estructura de un grupo familiar numeroso, con aptitud para expandir los efectos del delito a los demás componentes, sin que ello implique valorar doblemente una misma circunstancia.» (Trib.Cas.Pen. de Buenos Aires, sala I, 24-4-2007, «N., P. B. s/Recurso de casación», c. 11.461, WebRubinzal ppypenal37.4.3.r1). Citados por DONA, Edgardo A. y otros, en El Código Penal y su interpretación en la jurisprudencia. Actualización al 31 de diciembre de 2009, t. I, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2010, p. 431 y 461).

Y con relación a la agravante contemplada en el inciso f) del párrafo quinto de la norma en cuestión, señala ABOSO en la obra citada: «Bajo este presupuesto se reprime a todas aquellas personas mayores de edad que mantienen una situación de convivencia preexistente (padres.) con el menor de dieciocho años y se aprovechan de dicha situación para mantener un trato sexual violento o no consentido.»

Que, con relación a los dichos de la víctima en la entrevista en Cámara Gessell, cabe señalar que no se trataba de una adolescente que pudiera estar mintiendo ni fabulando, es decir, contando una historia de su propia imaginación o incorporada por alguna persona de manera de influenciar en su psiquis, por cuanto la experiencia, el sentido común, las reglas de la psicología y la lógica, es decir, mediante las reglas del recto entendimiento humano o sana crítica racional, nos conducen a concluir que la niña explicaba situaciones vividas, en su vocabulario, pero con una fluidez que solo tienen las niñas que trasmiten su conocimiento, como lo entienden, a quienes les inspiran confianza y por sobre todo, cuando se sienten respaldadas y contenidas.La víctima al principio tenía el respaldo de su madre, fue espontánea contando como lo hacen habitualmente con sinceridad, y se ha notado que no era influenciable ni que hubiese aprehendido lo que tenía que decir, hubiera sido insostenible su relato, con el ir y venir de atrás para adelante y a la inversa, en el interrogatorio, en ningún momento vaciló al relatar, así como fue clarísima al decir que él se ponía encima de ella, le mordió el cuello, y con su mano, le tocaba los pechos y la cola de adelante y de atrás, sobre la piel, por debajo de su ropa, afirmando «sucedió más de una vez», refiriendo que fueron cuando ella se iba a dormir en su cama con él porque tenía frío y había humedad en el comedor donde tenía su colchón, que ella llorando le contó por celular a su mamá esa noche la última vez que sucedió porque tenía miedo que el padre le hiciera algo más.

En el caso de autos, abusar sexualmente de la víctima manoseándole los pechos, la cola y la vagina por debajo de sus ropas, ha sido intencional, extremos que se han dado por acreditados, de acuerdo a toda la prueba documental analizada y valorada anteriormente y la declaración de la víctima en Cámara Gessell y lo declarado por su madre en los aspectos coincidentes en audiencia de debate. Ello determina la procedencia del reproche penal para S. R. G., y el encuadramiento de dicha acción en el delito de Abuso Sexual Simple Doblemente Calificado por el Vínculo y por el Aprovechamiento de la Situación de Convivencia Preexistente con la Menor de 18 Años, en la modalidad de delito continuado, en perjuicio del sujeto pasivo G. A. S. G., previsto en el Art. 119, primer párrafo, agravado por el quinto párrafo, en función del cuarto párrafo, incisos b) y f), del Código Penal.Que, como bien lo sostiene el Representante del Ministerio Público Fiscal en sus conclusiones, el valor probatorio de toda la prueba documental ya analizada y valorada anteriormente, así como también la declaración de la víctima en Cámara Gessell y las manifestaciones coincidentes de su madre en audiencia de debate,

llevan a acreditar que S. R. G. fue autor material, por la coincidencia y la seguridad en la entrevista con la niña, respecto a las circunstancias que rodearon a los hechos. Las circunstancias están acreditadas con pruebas directas. Es decir que, resultan suficientes lo declarado por la víctima en la entrevista en Cámara Gessell y las manifestaciones coincidentes de su progenitora rendidas en audiencia y la prueba documental incorporada al debate, para tener por acreditado que el imputado S. R. G. en el momento de los hechos actuó con la intención de abusar de la víctima tocando con su mano en sus pechos, la cola y vagina, pues señala que fue el imputado S. R. G. el autor de dicha conducta, para tener por acreditada la autoría del imputado S. R. G. Así se ha expresado acerca de la fuerza probatoria de las declaraciones testimoniales que: «.La especial fuerza probatoria del testimonio en el régimen de la oralidad, donde los testigos son oídos directamente por los jueces encargados de juzgar, se extrae no sólo del contenido sino también del modo en que responden al interrogatorio, y demás circunstancias que son especialmente apreciables por el tribunal de mérito.» (CNCas.Pen., sala II, 31-8.2007, «Romero, Rubén Edmundo s/Recurso de casación», causa 7320, reg. 1048.2. Magistrados: David, Mitchell, Fégoli. Citado por ABRALDES, Sandro, Los medios de prueba, en AAVV, La prueba en el proceso penal – II, Rubinzal – Culzoni, Buenos Aires, 2009, p. 295). Y también que:».Las diferencias en un punto accesorio por parte de los testigos, en las que dadas las circunstancias gobernantes, puede incurrir una persona detallista, sin merecer por ello crítica alguna, no pueden afectar en general la fidedignitas de sus declaraciones, aunque no hayan prestado especial atención a secuencias accesorias. En definitiva, el rigor sobre los detalles de un hecho no puede opacar la visión de la realidad.» (TCas.Pen. de Buenos Aires, sala III, 29-6-2006, «S., J. s/Recurso de casación interpuesto por el MPF», c. 10.837. Jueces: Borinsky (MA), Mahiques, Domínguez (www.scba.gov.ar), WebRubinzal penal 12.3.97. Citado por ABRALES, op. cit., p. 314).

Que, de las constancias de autos no surgen y no existen causales de inculpabilidad, justificación y de inimputabilidad, en consecuencia, debe encuadrarse el obrar de S. R. G., como autor del delito de Abuso Sexual Simple Calificado por el Vínculo y por el Aprovechamiento de la Situación de Convivencia Preexistente con la Menor de 18 Años, en la modalidad de delito continuado, en perjuicio del sujeto pasivo G. A. S. G., previsto en el Art. 119, primer párrafo, agravado por el quinto párrafo, en función del cuarto párrafo, incisos b) y f), del Código Penal. ASÍ VOTO.-

A LA MISMA CUESTIÓN LOS DRES. ARIEL HÉCTOR GUSTAVO AZCONA y ROMÁN FACUNDO ESQUIVEL, dijeron:

Que, adhieren a los fundamentos del preopinante y así votan.

A LA TERCERA CUESTION EL DR. JUAN JOSÉ COCHIA, dijo:

Que, para la justificación de la pena debe tenerse en cuenta no sólo la presencia del delito demostrado, sino que requiere argumentos adicionales que concluyan sobre el tiempo establecido como condena. La decisión relativa al fin de la pena, es la que permite reconocer la dirección de la valoración, explicando en el caso si un determinado factor puede ser considerado como agravante o como atenuante para fijar la pena.Que, la imposición de la pena constituye la culminación de la actividad resolutiva del tribunal, relacionada directamente con la extensión del daño causado, la peligrosidad de los sucesos, la participación y demás circunstancias de tiempo, modo y lugar.

Que, la individualización de la pena a imponer es una operación subjetiva que debe sustentarse en circunstancias objetivamente acreditadas en el proceso, referidas al hecho en sí y a la personalidad del autor. Una pena justa y equitativa se debe adecuar a las particularidades del caso y a la personalidad del sujeto a quien se le impone. La pena debe guardar cierto grado de relación con la magnitud del injusto y de la culpabilidad. Asimismo, el marco penal configura una escala de gravedad continua, en la que el legislador establece todos los casos posibles desde el más leve hasta el más grave que se pueda concebir y de crecimiento paulatino. La escala penal se divide en tres segmentos, de los cuales se reserva el límite inferior para los casos más leves, el tramo medio para los intermedios y el superior para los hechos de máxima gravedad. La pena que resulte adecuada, entonces, desde el punto de vista objetivo, que es la que refleja la culpabilidad, debe cubrir también las necesidades de prevención general integradora, sin que ésta pueda exceder la primera.Que, de acuerdo a las constancias de autos ha quedado demostrado que se causó un perjuicio en la integridad sexual de la víctima, toda vez que se trata en el caso de una menor indefensa, que se encontraba viviendo en la casa de su padre, sola, desprotegida, bajo la autoridad de su progenitor, la niña iba a dormir con el imputado en su cama porque tenía frío y había humedad en el comedor donde ella dormía en su colchón, aprovechando estas circunstancias le tocaba en sus pechos, la cola y la vagina, hechos que sucedieron dos veces, en el lapso comprendido entre los meses de abril y julio del año 2019, causándole sentimientos de angustia, inhibición emocional y sentimientos de rechazo para con la figura del padre, dejó de ser una nena divertida, alegre, bajó las notas en la escuela, durante la entrevista en Cámara Gessell no mira hacia el vidrio para llorar, se dio vuelta para que no se la vea, dijo tener vergüenza. En el caso, las circunstancias comisivas de aprovechar la situación de encontrarse indefensa, viviendo sola con su padre, hallarse bajo la autoridad de su progenitor, reiteración de los hechos, la modalidad de delito continuado, que dejaron secuelas psicológicas en la menor, el encartado es funcionario policial, estudiante universitario, tiene formación profesional al contar con un título universitario de pregrado de Martillero Público, son consideradas circunstancias agravantes para la determinación de la pena, de conformidad a lo dispuesto por el art. 41 del C.P.

Que, atento a la naturaleza de los hechos, a los medios empleados para ejecutarlos, la reiteración de los hechos, en la modalidad de delito continuado, la ausencia de secuelas físicas pero la existencia de secuelas psicológicas en la víctima, la edad de S. R. G., el nivel moral y cultural del nombrado en base a las actuaciones obrantes en autos, considera justo la pena de cinco años de prisión, como autor material (arts.40, 41 y 45 del C.P.) responsable del delito de Abuso Sexual Simple Calificado por el Vínculo por el Aprovechamiento de la Situación de Convivencia Preexistente con la Menor de 18 Años, en la modalidad de delito continuado, en perjuicio del sujeto pasivo G. A. S. G., previsto en el Art. 119, primer párrafo, agravado por el quinto párrafo, en función del cuarto párrafo, incisos b) y f), del Código Penal. Con costas.

Que, corresponde IMPONER al imputado la restricción de acercamiento y contacto por sí o por terceras personas, contacto con la menor G. A. S. G. prohibiéndose todo tipo de contacto físico, verbal, hostigamiento o intimidación por cualquier medio, ya sea en forma gestual, verbal, telefónica o cualquier otro medio – facebook, e-mail, etc., bajo apercibimiento de incurrir en el delito de desobediencia (art. 239 del CP).

Corresponde comunicar lo resuelto a Jefatura de Policía de la Provincia y al Registro Nacional de Reincidencia, remitir Planilla comunicando lo resuelto al Registro de Condenados contra la Integridad Sexual (conforme art. 429 del C.P.P. y Acuerdo N° 30/08 punto Trigésimo Primero apartado 2-a.).

Que, atento a lo manifestado por la madre de la menor en la audiencia, en el sentido que no llevó a su hija a realizar un tratamiento psicológico, corresponde

IMPONER la realización de tratamiento psicológico de la menor G. A. S. G. en el Centro de Salud más cercano a su domicilio, y notificar a su madre E. E. S. que deberá gestionar y trasladar a la menor a los turnos correspondientes, debiendo elevar la constancia, SEMESTRALMENTE al Juzgado de Menores donde se encuentra tramitándose el Expediente Tutelar, debiendo ejercer su contralor la Sra. Asesora de Menores N° 4.Que, encontrándose secuestrada el arma reglamentaria del imputado corresponde HACER ENTREGA a la División Arsenal de la Policía de Corrientes de la Pistola, calibre 9 mm., Serie N° 05-1442370, de color negro con cachas de plástico del mismo color, con un cargador y un total de 08 (ocho) cartuchos intactos del mismo calibre, secuestrada en autos, arma reglamentaria provista el Funcionario Policial con la Jerarquía de Cabo 1° S. R. G., D.N.I. N°: XX.XXX.XXX, a los efectos que estimen corresponder, haciendo saber lo aquí resuelto al Superior Tribunal de Justicia y al RE.N.AR. y RE.P.AR. ASÍ VOTO.-

A LA MISMA CUESTIÓN LOS Dres. ARIEL HÉCTOR GUSTAVO AZCONA y ROMÁN FACUNDO ESQUIVEL, dijeron:

Que, adhieren a los fundamentos del preopinante y así votan.

Con lo que se dio por terminado el acto, pasado y firmado por ante mí, Secretaria, que doy fe.

Dr. ROMAN FACUNDO ESQUIVEL

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dra. ALICIA B. PORFIRIO

Pro-Secretaria Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dr. JUAN JOSE COCHIA

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dr. ARIEL HÉCTOR G. AZCONA

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

SENTENCIA

No 137 Corrientes, 19 de Noviembre de 2.020.-

Y VISTOS: Por los fundamentos que instruye el acuerdo precedente; SE RESUELVE: 1°) CONDENAR a S. R. G., DNI N° 31.209.494, de filiación acreditada en autos, a la pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, por la comisión del delito de ABUSO SEXUAL SIMPLE AGRAVADO POR EL VINCULO Y POR APROVECHAMIENTO DE LA SITUACION DE CONVIVENCIA PREEXISTENTE CON UNA MENOR DE 18 AÑOS, EN LA MODALIDAD DE DELITO CONTINUADO (Art. 119 primer párrafo, en función del 5° párrafo, letra b y f del C.P.), en calidad de autor material, art. 45, 40, 41 y del C.P., Con costas. 2°) IMPONIENDO la restricción de acercamiento y contacto por sí o por terceras personas, contacto con la menor G. A. S. G.prohibiéndose todo tipo de contacto físico, verbal, hostigamiento o intimidación por cualquier medio, ya sea en forma gestual, verbal, telefónica o cualquier otro medio – facebook, e-mail, etc., bajo apercibimiento de incurrir en el delito de desobediencia (art. 239 del CP). 3°) DIFERIR la regulación de los honorarios profesionales por la labor desarrollada en autos de los Dres. DIOMEDES GUILLERMO ROJAS BUSELLATO Y HUGO PEDRO SANDOVAL, sí se requiriera, hasta que manifiesten bajo juramento su condición frente a la A.F.I.P. en el perentorio plazo de cinco días, bajo apercibimiento de practicárseles la regulación como si fueran Monotributistas (Art. 9 ley 5822). 4°) HACER SABER a la Denunciante lo resuelto (conf. Art. 11 bis ley 24.660 y Acdo. N° 25 del 28.08.17 pto. 14 S.T.J.). 5°) IMPONER la realización de tratamiento psico lógico de la menor G. A. S. G. en el Centro de Salud más cercano a su domicilio, y notificar a su madre E. E. S. que deberá gestionar y trasladar a la menor a los turnos correspondientes, debiendo elevar la constancia, SEMESTRALMENTE al Juzgado de Menores donde se encuentra tramitándose el Expediente Tutelar, debiendo ejercer su contralor la Sra. Asesora de Menores N° 4. 6°) AGREGAR a la presente causa el soporte «CD» correspondiente a la audiencia de Cámara Gesell. 7°) HACER ENTREGA a la División Arsenal de la Policía de Corrientes de la Pistola, calibre 9 mm., Serie N° 05-1442370, de color negro con cachas de plástico del mismo color, con un cargador y un total de 08 (ocho) cartuchos intactos del mismo calibre, secuestrada en autos, arma reglamentaria provista el Funcionario Policial con la Jerarquía de Cabo 1° S. R. G., D.N.I. N°: XX.XXX.XXX, a los efectos que estimen corresponder, haciendo saber lo aquí resuelto al Superior Tribunal de Justicia y al RE.N.AR. y RE.P.AR.8°) COMUNICAR lo resuelto a Jefatura de Policía de la Provincia, al Registro Nacional de Reincidencia, al Registro Provincial y Nacional de armas y al Registro de Condenados contra la Integridad Sexual (conforme art. 429 del C.P.P. y Acdo. N° 30/08 Punto Trigésimo Primero apartado 2 a). 9°) FIJAR la audiencia para que tenga lugar la lectura de los fundamentos del presente fallo el día 27 de Noviembre de 2.020 a las 12:30 hs. quedando a disposición de las partes los fundamentos para la extracción de fotocopias a cargo del peticionante -en caso de ser requerido-, haciéndose saber que el día hábil inmediato comienza a computarse los plazos para presentar los recursos a que hubiere lugar, asistan o no a dicho acto. 10°) REGISTRAR. Agregar el original al expediente, copia testimoniada al Protocolo respectivo, comunicar, oficiar, notificar y oportunamente archivar.-

Dr. ROMAN FACUNDO ESQUIVEL

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dr. JUAN JOSE COCHIA

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dr. ARIEL HECTOR G. AZCONA

Juez

Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

Dra. ALICIA B. PORFIRIO

Pro-Secretaria Tribunal Oral Penal N° 2 Corrientes

A %d blogueros les gusta esto: