fbpx

#Fallos Violencia familiar: Prohibición de acercamiento recíproco entre 3 personas que trabajan en el mismo establecimiento

Partes: B. M. O. c/ I. M. V. s/ art. 250 c.p.c. s/ incidente de familia

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: G

Fecha: 27-nov-2020

Cita: MJ-JU-M-129274-AR | MJJ129274 | MJJ129274

Se confirma una medida de prohibición de acercamiento recíproco entre tres personas -una ex pareja y la nueva pareja de una de estas- que trabajan en el mismo establecimiento, a raíz de una denuncia de violencia familiar.

Sumario:

1.-La primera decisión del juez -que se cuestiona- estuvo motivada en la versión dada por el denunciante, con lo que resulta razonable que haya dispuesto la prohibición de acercamiento recíprocamente, considerando el vínculo inicialmente denunciado -ex pareja- y la emergencia del caso, en tanto la invocación de la Ley 26.485 de violencia doméstica es la que justificó la reciprocidad de la medida bajo una óptica de perspectiva de género.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-La notificación de la prohibición de acercamiento recíproca a través de las autoridades del nosocomio no tiene entidad para causar gravamen y/o vulneración de derecho constitucional alguno si se tiene en cuenta que, el desarrollo de los hechos tuvo lugar dentro de las instalaciones y en horario laboral.

Fallo:

Buenos Aires, 27 de noviembre de 2020.

Vistos y considerando I. Viene este incidente digitalmente a la Sala con motivo de la apelación interpuesta por una de las denunciadas, M. V. I., contra el pronunciamiento de fs. 3/6 del principal. El escrito que oficia de memorial obra a fs. 8/18 y no fue contestado por el denunciante.

II. A raíz de la denuncia formulada por M. O. B. el 31 de julio pasado, el juez de la instancia previa decidió prohibir el acercamiento y comunicación recíproco entre el mencionado, la apelante y una persona llamada F. (de quien no se dio apellido) por el plazo de 60 días.

Según se ha indicado, las tres personas involucradas trabajan en el Hospital Braulio Moyano (B., profesor de educación Física en Servicio de Rehabilitación; I., enfermera del Pabellón Santa Isabel, y F., empleado de la empresa de mantenimiento) y habrían tenido participación en supuestos hechos de violencia dentro del predio del nosocomio y en horario laboral que determinaron la decisión que se cuestiona.

El denunciante sostuvo que I. fue su pareja por más de dos años mientras que F. lo era al momento de los hechos; que este último comenzó a agredirlo verbal y físicamente debido a que creyó que aún tenía relación con I., quien a su vez por lo acontecido también lo increpó verbal y físicamente. La notificación de la medida fue requerida al director del hospital a la par de que arbitre los medios necesarios para que las personas nombradas no tengan contacto entre sí en el ámbito laboral.

III. Al apersonarse a la causa, la recurrente planteó reposición contra aquel decisorio. Sustancialmente, solicitó la revocación de la reciprocidad de la medida y del pedido de colaboración efectuado al director del hospital.Pretende que ambas órdenes sean dejadas sin efecto, archivándose la causa por infundada e inexistente el hecho que motivó su sustanciación.

Dio su propia versión de los hechos, afirmando no tener vínculo afectivo con los involucrados, sino que fue había sido víctima de acoso y luego de agresión verbal y de amenaza con arma de fuego por parte de B. A raíz de ello, formuló su propia denuncia por violencia, la cual tramita ante el mismo Juzgado bajo el nº30.899/2020. Allí hizo constar que desde hace doce años se encuentra en pareja con una persona distinta a los nombrados (N. M.

V.), con quien convive junto a las dos hijas menores que tiene en común.

IV. Conforme a los antecedentes descriptos resulta insoslayable la ponderación de las constancias del expediente conexo que, como se dijo, fue motivado por la denuncia realizada por la apelante, según la versión que dio de los hechos.

Si bien, ante la concomitancia y temporalidad, en dicho proceso se dispuso primeramente remitirse a la restricción recíproca aquí decidida, luego -ante los planteos recursivos de I.se adoptó una tesitura distinta, disponiéndose la prohibición de acercamiento de B. a la persona de la denunciante (por 60 días) y, finalmente, la prohibición de acercamiento a sus hijas V. y R. V. en un radio de 500 metros y por 180 días. También se han promovido actuaciones penales por la denuncia amenaza con arma de fuego.

V. Lo reseñado anteriormente pone en evidencia la falta de actualidad en los agravios de la recurrente que justifique tomar una tesitura diversa a la adoptada en primera instancia.

Resulta insoslayable ponderar que, en su momento, desde la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema (OVD) se calificó la denuncia formulada por B. como de riesgo medio y se requirió evitar todo tipo de contacto de las personas involucradas.Así, debe tenerse presente que la primera decisión del juez (la que aquí se cuestiona), estuvo motivada en la versión dada por B., con lo que resulta razonable que haya dispuesto la medida recíprocamente, considerando el vínculo inicialmente denunciado y la emergencia del caso, en tanto que la invocación de la ley 26.485 es la que justificó la reciprocidad de la medida bajo una óptica de perspectiva de género.

Como dijo el juzgador, es obligación impuesta al Estado la protección de las víctimas de violencia. Pues bien, a pesar de que I. sostuvo que la protección no debió provenir del fuero de familia, también ella misma acudió ante la OVD dando lugar a su intervención. Por su lado, la prohibición recíproca le garantizó (aun sin saberse de su denuncia) la posibilidad de recurrir ante la fuerza de seguridad frente a eventuales agresiones de B.

Por su lado, la notificación a través del director de las autoridades del nosocomio no sólo fue sugerida desde la OVD sino que además ya se encuentra consumada, lo que la torna inmodificable.

Pero, a más de ello, tampoco se advierte que haya sido una decisión con entidad para causar gravamen y/o vulneración de derecho constitucional alguno si se tiene en cuenta que, en cualquiera de las hipótesis, el desarrollo de los hechos tuvo lugar dentro de las instalaciones y en horario laboral. De ahí que mal pueda aludirse a la afectación de derechos desde que el empleador ya tenía conocimiento del altercado (según se informó luego se labró un sumario interno) y además las tres personas continuaban bajo su ejido laboral.

En definitiva, no cabe más que desestimar los agravios.

Por lo expuesto, el Tribunal, resuelve: confirmar la decisión apelada cuanto ha sido materia de recurso. Sin imposición de costas por no haber mediado contradictorio. Regístrese, notifíquese por Secretaría a la apelante; cúmplase con la acordada 24/13 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y devuélvase mediante pase electrónico a su juzgado de origen. Carlos A. Bellucci Gastón M. Polo Olivera Carlos A. Carranza Casares. Jueces de Cámara

CARLOS ALFREDO BELLUCCI

JUEZ DE CAMARA

CARLOS CARRANZA CASARES

JUEZ DE CAMARA

GASTON MATIAS POLO OLIVERA

JUEZ DE CAMARA

A %d blogueros les gusta esto: