#Doctrina El Código QR, su utilización para instrumentos «extraprocesales» y más… El caso de las Cartas Documentos y Telegramas Colacionados

Autor: Argeri, Gastón – Giuliano, Daniel G.

Fecha: 3-ago-2020

Cita: MJ-DOC-15458-AR | MJD15458

Sumario:

I. El Código QR. II. Su utilización en el Poder Judicial. El Portal de Presentaciones Electrónicas. III. El código QR y su incorporación a documentos extraprocesales. IV. Cartas Documentos y Telegramas Colacionados con Código QR. El caso del Tribunal de Trabajo N° 1 de Mercedes. V. Primer Paso. Petición Judicial y envió de presentación «Auto dirigida». VI. Segundo Paso. Recepción de la Notificación y extracción de Código QR. VII. Tercer Paso: Incorporación del Código QR a cualquier documento. VIII. Usos múltiples del Código QR. Necesidad de simplificar su obtención. IX. Palabras finales.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Doctrina:

Por Gastón Argeri (*) y Daniel G. Giuliano Juri (**)

En la constante idea de optimizar el servicio de administración de justicia se mostrará un nuevo curso de acción que implica más beneficios para todos los que deben transitar un proceso judicial y para aquellos que trabajamos todos los días en ellos. Se trata, en definitiva, de mancomunar esfuerzos y utilizar todas las herramientas existentes de forma correcta, en pos de trabajar mejor, lo cual redundará en mayor celeridad, concentración, economía y eficacia; valores estos, tan necesarios de traer los procesos, más aún ahora, en tiempos de Pandemia.

I. EL CÓDIGO QR.

El Código QR, del inglés Quick Response Code («Código de Respuesta Rápida»), es la evolución del código de barras, según Wikipedia. Es un módulo para almacenar información en una matriz de puntos o en un código de barras bidimensional. La matriz se lee en el dispositivo móvil por un lector específico (lector de QR) -Playstore para los celulares Android (Samsung) y Appstore si el dispositivo es con sistema operativo IOS (iPhone)-, «y de forma inmediata nos lleva a» una aplicación en internet y puede ser un mapa de localización, un correo electrónico, «una página web» o un perfil en una red social. Presenta tres cuadrados en las esquinas que permiten detectar la posición del código al lector.

imagen 1

II. SU UTILIZACIÓN EN EL PODER JUDICIAL. EL PORTAL DE PRESENTACIONES ELECTRÓNICAS.

Toda comunicación recibida en el portal de notificaciones electrónicas genera, al seleccionar la opción «Imprimir Copia de la Notificación» ubicada al final, un código QR y uno de «Barras» luego de agregar la leyenda «Para verificar la notificación ingrese a: https://notificaciones.scba.gov.ar/verificar.aspx Su código de verificación por ejemplo es: QX5QQ4».

De esta manera, se puede ingresar al portal https://notificaciones.scba.gov.ar/verificar.aspx y luego de ingresar el código informado (vgr.QX5QQ4) acceder a la comunicación «original» obrante en el sistema informático «sin necesidad de contar con token o previo registro alguno».

Esta forma de «validar» comunicaciones judiciales a partir de la utilización del «Código QR» o del «Portal» vía introducción manual del código alfanumérico comenzó a utilizarse no sólo para las cédulas conocidas como «papeltrónicas» (en referencia a aquellas que si bien se envían por vía electrónica al juzgado/tribunal para luego ser remitidas a las Oficinas de Mandamientos y Notificaciones, quien luego tendrá la tarea de imprimir y diligenciarla de manera física) sino también para validar oficios judiciales reemplazando el confronte «físico» y la imposición del «sello medalla» históricamente empleado (1).

Ahora bien, en todos estos casos se trata de documentos judiciales (cédulas, oficios, testimonios, mandamientos, etc.), esto es, presentaciones generadas ya sea mediante la utilización del «Portal de Presentaciones» utilizado por las abogadas y abogados o del sistema «Augusta» utilizado por el Poder Judicial.

Todo el tiempo hablamos que vamos camino al expediente digital, en su totalidad, y estos son los pasos que hay que dar, sin resistencia.

El código QR es gran paso cualitativo en la tramitación electrónica de nuestros expedientes judiciales, a partir del mismo contamos con un sistema más fidedigno, en cuanto a la verificación de los documentos digitales.

No es tan solo agilizar el trabajo de quienes integran el Poder Judicial y los profesionales que ejercen de forma liberal la profesión, es más que nunca hablar de seguridad, transparencia y celeridad, entrando a un nuevo mundo que viene de la mano de nuevas tecnologías, para una mayor productividad y seguridad jurídica.

III. EL CÓDIGO QR Y SU INCORPORACIÓN A DOCUMENTOS EXTRAPROCESALES.Como resultado de las restricciones ambulatorias derivadas de la Pandemia «COVID-19» y es Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) decretado por mediados de marzo del corriente año, se acentuó la utilización de medios alternativos de notificación judicial (en especial, Cartas Documentos y/o Telegramas Colacionados – véase «El traslado de demanda por carta documento en el Fuero del Trabajo bonaerense», publicado por Editorial Rubinzal Culzoni, RC D 2299/2020), algunos de los cuales requerían -dependiendo el criterio de cada órgano jurisdiccional- ya sea la presentación física del instrumento en el Juzgado/Tribunal o su confección por parte del letrado sin necesidad de confronte alguno por parte de aquel.

Ahora bien, como se mostrará a continuación, existe la posibilidad de generar Códigos QR específicos «para imponer (incorporar) a cualquier documento extra procesal» de modo tal que a partir de su lectura se acceda de manera ágil y directa (sin necesidad de ingresar a portal alguno, ni introducir códigos) «a la verificación de que su contenido se corresponde con el autorizado (o visado) por el órgano jurisdiccional», circunstancia ésta última que apuntala «la seguridad y confiabilidad del instrumento».

Desde ya, que de la misma manera que se incorpora el «Código QR» puede incorporarse al documento extra procesal tanto el «Código de Barras» como el «Código de Acceso al Portal» generado por el Sistema de la SCBA según lo indicado en el apartado anterior.

En definitiva, que el documento posibilitará acceder de manera simple y rápida al «aval jurisdiccional» en cuanto a su veracidad, no obstante tratarse de un instrumento privado que no ha sido generado en el «Portal de Presentaciones» ni en el «Sistema Augusta».

IV. CARTAS DOCUMENTOS Y TELEGRAMAS COLACIONADOS CON CÓDIGO QR. EL CASO DEL TRIBUNAL DE TRABAJO N° 1 DE MERCEDES.

En el marco de distintos procesos, el Tribunal de Trabajo ordenó notificaciones a practicar mediante el cursado de Cartas Documentos y Telegramas Colacionados.Se trata de dos instrumentos que, en el caso, deben ser confeccionados y completados sin la utilización de ninguno de los portales o sistemas informáticos del Poder Judicial en atención a los formatos específicos de cada uno de ellos. En otras palabras, no puede utilizarse una comunicación electrónica recibida en el portal (con su código QR) para confeccionar cualquiera de dichas comunicaciones (o por lo menos no resulta fácil y accesible hacerlo).

Frente a la necesidad y conveniencia de dar mayor seguridad, confiabilidad y veracidad a la notificación a cursar (que no contaría con ningún «sello» o intervención jurisdiccional alguna -pues ella demandaría traslados y apersonamientos hoy tan necesario evitar-) se requirió al Tribunal de Trabajo que «confrontara» una presentación autodirigida al letrado que la generaba cuyo contenido no era sino el texto que habría de imponerse a la Carta Documento o al Telegrama Colacionado.

Frente a la petición cursada (vgr. Expte. Nº 35.390) en fecha 22/7/2020 se dispuso que, al solo efecto requerido (el arriba indicado), se procedía a reenviar la presentación electrónica.

Una vez recibida en el «Portal» («Domicilio Electrónico – Token») del letrado, se procedió a extraer el Código QR generado por el sistema y a su imposición (impresión) en el Telegrama confeccionado que habría de ser inmediatamente cursado.El resultado fue el siguiente (obviamente se anonimizan los datos sensibles):

imagen 2

Advertirá el lector la imposición del Código QR a la comunicación, circunstancia esta que, de acuerdo a lo indicado, permitirá a su receptor acceder de manera directa e inmediata a la presentación electrónica obrante en el «Portal» (sin necesidad de introducir código/clave alguno/a) cuyo contenido coincidirá con el obrante en la notificación.

Sin lugar a dudas, la adopción por parte del Tribunal de Trabajo N°1 de Mercedes de esta modalidad de «confronte» contribuye a dar mayor transparencia, celeridad y seguridad a no sólo a las actuaciones jurisdiccionales sino también a las profesionales dado que la veracidad de todo lo actuado podrá ser corroborado de manera inmediata y por cualquier persona con solo acceder a internet y a un lector de «Códigos QR» hoy presente (o accesible) en cualquier móvil y/o elemento que cuente con dicha aplicación.

Para «obtener el Código QR» se siguieron los siguientes pasos:

V. PRIMER PASO. PETICIÓN JUDICIAL Y ENVIÓ DE PRESENTACIÓN «AUTO DIRIGIDA»

Una vez ordenada la notificación por Carta Documento/Telegrama, se envían dos «presentaciones electrónicas simultáneas» cuyos textos sugeridos pueden ser los siguientes: a continuación se transcriben:

a) Dirigida al Organismo (presentación «común»).

A fin de evitar traslados innecesarios a la sede del Tribunal, sea para el confronte del telegrama ordenado o para cualquier otra gestión relacionada a su libramiento, se hace saber el cursado de notificación -dirigida a mi domicilio electrónico- cuyo contenido es justamente aquel que habrá de incorporársele.

Una vez arribada la notificación a mi domicilio electrónico, extraeré los Códigos QR y de BARRAS y los incorporaré al T.C.L.de manera tal que el receptor al recibirla pueda acceder de manera directa y específica a la vista y consulta judicial de la notificación, obteniendo plena certeza en cuanto a su veracidad y contenido.

Se trata de una medida proactiva en pos de profundizar el expediente electrónico y optimizar un medio de notificación fundamental para dar celeridad y continuidad a los reclamos judiciales.

También evita apersonamientos innecesarios, tan convenientes de procurar en tiempos de Pandemia.

Por último, advertirá V.E. que la modalidad pretendida le posibilita efectuar el contralor de la comunicación a librar.

b) Auto dirigida.

Se dirigirá al domicilio electrónico del propio letrado quien será su destinatario.

En el cuerpo de la presentación «únicamente» se transcribirá el texto que habrá de incorporarse a la CD o al TCL (-lease sin «presentación» alguna-).

VI. SEGUNDO PASO. RECEPCIÓN DE LA NOTIFICACIÓN Y EXTRACCIÓN DE CÓDIGO QR.

Una vez recibidas las presentaciones y admitida la modalidad pretendida, el letrado recibirá la notificación electró nica auto cursada. Seleccionará «Detalles» (ahí la verá) y luego irá a «imprimir copia de la notificación». Luego, seleccionará el conversor a PDF que habitualmente utilice (cualquiera) y creará el correspondiente archivo al cual podrá dársele cualquier nombre.

Una vez generado el Archivo PDF con la notificación, podrá ingresar a cualquier sitio de internet que permita extraer imágenes de archivos PDF «on line». En el caso, se ha utilizado el ofrecido por la Web https://pdfcandy.com/es/extract-images.html

Una vez en la Web, seleccionará el archivo PDF previamente creado de acuerdo a las indicaciones que aquel da (opción «+agregar archivo»). Luego de unos segundos demandados por la «subida» aparecerá la opción «Extraer Imágenes». Se da click en ella y, casi inmediatamente, aparece la opción «Descargar Archivo».

Se descargará a la carpeta configurada por defecto (generalmente denominada «Descargas») un archivo con formato «ZIP» que contendrá las imágenes extraídas, entre ellas el Código QR.Para abrir el archivo ZIP deberá tener previamente instalada la aplicación «Windows RAR» https://www.winrar.es/descargas (es gratuita su descarga). Una vez instalada esta aplicación, bastará dar «click derecho» sobre el archivo descargado y seleccionar la opción «Extraer aquí» (las imágenes aparecerán en la misma carpeta de descargas) o en la opción «Extraer en -nombre del archivo-» en cuyo caso las imágenes se extraerán en una carpeta que se creará con igual nombre.

VII. TERCER PASO: INCORPORACIÓN DEL CÓDIGO QR A CUALQUIER DOCUMENTO.

Tenemos entonces el Código QR en un archivo (imagen) independiente de la presentación electrónica. Bastará entonces insertarlo en el documento privado (en caso de que se esté confeccionado en «Word» mediante la opción insertar imagen), ubicarlo donde no se superponga con ningún otro texto y directamente imprimirlo.

Si por el contrario, el documento ya fue impreso y hay que insertárselo, bastará imprimírselo por sobre el mismo (claro donde resulte legible).

VIII. USOS MÚLTIPLES DEL CÓDIGO QR.NECESIDAD DE SIMPLIFICAR SU OBTENCIÓN.

De ninguna manera se soslaya que llevar adelante la extracción del Código QR demanda ciertos conocimientos informáticos y la disposición de un tiempo de, aproximadamente, 5 minutos (desde ya menos a medida que se adquiere practica); sin embargo, si mediante su utilización se evitan traslados hasta la sede del órgano jurisdiccional (que en departamentos judiciales del interior quizás presenten más de 100 kilómetros de distancia con el Estudio Jurídico del profesional) no hay dudas de que es una más que interesante opción para eludir cualquier «confronte» o «imposición de sellos».

Lo expuesto lleva necesariamente a pensar en que el propio Portal de Presentaciones Electrónicas permita en un futuro cercano extraer directamente el «Código QR» (en realidad todos los indicadores para acceder a la validación de la actuación jurisdiccional) sin tener que utilizar ninguna herramienta «externa».

Contar con un «Código QR» que permita identificar de manera inmediata la intervención jurisdiccional vinculada al documento (o cotejar su contenido) sin lugar a dudas transparenta el servicio de administración de justicia a la vez que torna, según ya se ha dicho, más segura y fidedigna cualquier actuación profesional.

El uso a esta forma de «validación», en la medida que no limita su utilización a documentos procesales determinará un sinnúmero de posibilidades de uso, ya sea, para «certificar» documentos sin necesidad de llevar copias de los originales que obren en los expedientes (o los futuros legajos) o, en definitiva, vincular de manera fácil y directa cualquier documento no generado mediante la utilización del portal electrónico con la actuación jurisdiccional; y así muchísimos actos y documentos podríamos obtener con la utilización del Código QR.

IX. PALABRAS FINALES.Como en otras oportunidades se ha dicho, en la medida que perfeccionemos el sistema electrónico se transitará con mayor tranquilidad el camino hacia el expediente digital al 100%, donde el profesional trabajará en su Estudio Jurídico sin necesidad de mayores traslados a las sedes de los órganos judiciales.

Es necesario continuar repensando nuestro ejercicio profesional procurando optimizar y aprovechar las herramientas electrónicas disponibles, en lo que aquí refiere, dotándolas de suficiente autonomía en pos de su ejecutividad y universalidad en su utilización.

Más aun, hoy día, cuando la Pandemia obliga a evitar mayores exposiciones, traslados y apersonamientos, la idea de eludir viajes, actuaciones personales y cualquier otro innecesario costo (en tiempo y dinero) debe siempre estar presente al momento de pensar hacia donde tiene que proyectarse el «expediente digital».

La senda aquí informada es en pos y beneficio de toda la abogacía, pero es de especial interés, no se duda, para los profesionales del interior de la provincia -más aun para quienes tienen sus estudios jurídicos fuera de la cabecera departamental- pues amen de los elevados costos de traslado que eludirán afrontar, optimizarán tiempos laborales y, aún más importante, evitarán exponerse a severos riesgos en las rutas, donde los distintos factores climáticos y/o humanos no pondrán en peligro la vida de los profesionales (por ejemplo la Ruta Nacional Nº 5, conocida en el foro como «Ruta de la Muerte»).

Se insiste con que deben aprovecharse al máximo las posibilidades que ofrece la tecnología informática en pos de simplificar, transparentar y reducir costos y tiempos de una administración de justicia llamada a ser de excelencia. En esa tan cara empresa deben involucrarse y aportar todos los que integran el servicio de administración de justicia sean abogadas/os, magistradas/os, funcionarias/os o empleadas/os, pues de construir entre todos un mejor Servicio de Justicia se trata.

———-

(1) GIULIANO, Daniel G.: SOBRE EL CONFRONTE ELECTRÓNICO DE OFICIOS LIBRADOS EN TERMINOS DEL ART. 398 C.P.C.C., julio 31, 2019. https://www.camercedes.org.ar/sobre-el-confronte-electronico-de-oficios-librados-en-terminos-del-art-398-c-p-
-c

(*) Abogado, Universidad Nacional de Mar Del Plata, Facultad de Derecho. Presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul.

(**) Abogado, U.N.L.Z. Integrante del Estudio Jurídico Rissetto-Giuliano & Asoc. Autor de diversos artículos relacionados al desempeño profesional en la provincia de Buenos Aires.

A %d blogueros les gusta esto: