Monasky v. Taglieri, la Corte Suprema de Estados Unidos se expedirá sobre residencia habitual en casos del Convenio de La Haya sobre aspectos civiles de la restitución internacional de menores

restitucion de menoresAutor: Quaini, Fabiana

Fecha: 10-mar-2020

Cita: MJ-DOC-15229-AR | MJD15229

Sumario:

I. Antecedentes del caso Monasky v. Taglieri. II. Admisión del caso para ser tratado por la corte suprema de estados unidos. II.1. La Corte Suprema deberá expedirse en dos direcciones. II.2. Revisión «de novo» o «Clearly erroneous». III. Argumento de monasky. IV. Argumento de taglieri. V. Audiencia en la Corte Suprema de estados unidos. V.1. Durante el argumento de Monasky. V.2. Durante el argumento del Gobierno de Estados Unidos como amicus para ninguna parte. V.3. Durante el argumento de Taglieri. VI. Amicus Curiae.

Doctrina:

Por Fabiana Quaini (*)

I. ANTECEDENTES del caso Monasky v. Taglieri (1)

Michelle Monasky, estadounidense, y Domenico Taglieri, italiano, se conocen y se casan en Illinois, Estados Unidos. Ambos se mudaron a Milán, Italia, para seguir sus carreras médicas. Allí nació su hija. Antes del nacimiento, el matrimonio entra en conflicto de pareja. Taglieri toma un trabajo en Lugo mientras que Monasky se queda en Milán. La niña nace en Milán. Después de una discusión, Monasky fue a la policía con A.M.T. buscó refugio en una casa segura e informó a la policía que Taglieri era abusivo.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Después de descubrir la ausencia de Monasky y A.M.T., Taglieri contactó a la policía para rescindir el permiso de salida del país y pasaporte. Monasky viaja a Estados Unidos con A.M.T. de ocho semanas sin el permiso de Taglieri.

Taglieri presentó una petición solicitando el regreso de su hija a Italia en virtud de la Convención de La Haya en el Tribunal del Distrito Norte de Ohio. El tribunal de distrito ordenó a Monasky retornar a su hija a Italia basando su decisión en que Italia era la residencia habitual de la niña y que la intención era criar a su hija en Italia.

Paralelamente Taglieri presenta una demanda para quitar los derechos parentales de Monasky en los tribunales italianos, lo que logra.

Monasky apeló a la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito en EEUU, pero la niña viajó con su padre a Italia, ya que se le había rechazado su petición para suspender el retorno.

El Sexto Circuito trató la determinación de la residencia habitual de A.M.T. como una cuestión de hecho y revisó la decisión del Tribunal de Distrito bajo el «estándar de claro error», que requiere que el tribunal será muy respetuoso con el fallo del tribunal inferior. El Sexto Circuito consideró correcto, bajo la regla del caso del Sexto Circuito Ahmed v.Ahmed (2), que el Tribunal de Distrito haya considerado la intención compartida de los padres al tomar su decisión, porque A.M.T. es demasiado joven para que el tribunal aplique el primer enfoque para determinar la residencia habitual de un niño, el lugar donde el niño se ha aclimatado. Pero agregó que tal consentimiento no era necesario.

II. ADMISION DEL CASO PARA SER TRATADO POR LA CORTE SUPREMA DE ESTADOS UNIDOS

La Corte Suprema de los Estados Unidos admitió tratar el caso para determinar la «residencia habitual». La audiencia tuvo lugar el 11/12/2019 y se espera decisión para fines de junio 2020.

Los argumentos orales de las partes, del Gobierno de Estados Unidos y las preguntas y convicciones de los jueces de la Corte de Estados Unidos, van marcando la tendencia sobre la residencia habitual en los Estados Unidos, en niños muy pequeños y que se entiende por ello, bajo la CH de 1980.

Recordemos que EEUU no es parte de la CH de 1996, por lo que sus decisiones son más que importantes ya que será quien decida los secuestros y retenciones en dicho país.

No debemos olvidar que tanto las cortes de familia como los tribunales federales son competentes para estos casos. El federal siempre prevalece sobre el estatal a elección de cualquiera de las partes.

Este es el cuarto caso que toma la Corte en materia de restitución internacional de niños. Recordemos los casos anteriores a) Caso «Abbot vs. Abbott»: (3) se decidió sobre el alcance del derecho de custodia, b) «Chafin v. Chafin» (4) (docket 11-1347), se refirió a los retornos ordenados sin suspensión en caso de apelación y si había o no moot case. c) «Lozano v. Montoya Álvarez» (5), revisó el tiempo de un año previsto en la CH 1980 articulo 12.

II.1. LA CORTE SUPREMA DEBERÁ EXPEDIRSE EN DOS DIRECCIONES:

1.Si la determinación de residencia habitual de un tribunal de distrito en virtud de la Convención de La Haya debe revisarse de novo, como lo han sostenido siete circuitos, bajo una versión deferente de revisión de novo, como lo ha sostenido el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el 1er Circuito, o bajo revisión de claro error, como lo han sostenido los Tribunales de Apelaciones de Estados Unidos para el 4º y 6º Circuito; y 2. si, cuando un niño es demasiado pequeño para aclimatarse a su entorno, es necesario un acuerdo subjetivo entre los padres del niño para establecer su residencia habitual bajo la Convención de La Haya.

II.2. REVISIÓN «DE NOVO» O «CLEARLY ERRONEOUS»

Según el estándar «clearly erroneous» «claramente erróneo», donde un tribunal de primera instancia (a diferencia de un jurado o una agencia administrativa) define cuestiones de hecho, el tribunal superior no cambiará su decisión a menos que crea haya una convicción definitiva y firme de que se ha cometido un error por el tribunal inferior.

Una revisión «de novo» implica que el tribunal de apelaciones actuará como si estuviera considerando el caso por primera vez. No hay deferencia hacia el juez inferior. Las decisiones legales de un tribunal de primera instancia sobre cuestiones de derecho se revisan utilizando esta norma. Esto a veces, también se llama revisión plenaria o el estándar de «error legal». Permite a la corte de apelaciones sustituir su propio juicio sobre la corte inferior.

III. ARGUMENTO DE MONASKY

El argumento de Monasky fue que según el texto y el contexto de la Convención de La Haya, los tribunales solo deberían ordenar el retorno si los padres realmente acordaron que el niño debería vivir en ese estado. Monasky sostiene que es imposible determinar cuál es la intención compartida de los padres en ausencia de un acuerdo real entre los padres sobre donde criar al niño.Monasky afirma que sería absurdo que un tribunal sostenga que ambos padres pretendan que un niño viva en un estado cuando los padres no estuvieron de acuerdo sobre dónde debería vivir el niño.

Monasky enfatiza que A.M.T. no residía habitualmente en Italia en el momento en que regresó con A.M.T. a los Estados Unidos. Las múltiples residencias de A.M.T. en Italia, la amenaza de violencia doméstica y la intención de Monasky de regresar a los Estados Unidos tan pronto como el pasaporte americano de A.M.T. estuvo listo era una evidencia sólida, llevaban a que Monasky tenía la firme intención de criar a A.M.T. en los Estados Unidos y no en Italia.

IV. ARGUMENTO DE TAGLIERI

Taglieri responde que el texto y el contexto de la Convención de La Haya requieren que los tribunales determinen la residencia habitual a la luz de todos los hechos disponibles. Que la intención de los padres es solo un factor que los tribunales pueden considerar y, por lo tanto, un requisito de acuerdo oscurecería la investigación sensible a los hechos de que la Convención de La Haya.

Taglieri considera que los tribunales también deben considerar los hechos ilustrando los lazos de un niño con el estado, como la duración de la residencia del niño, la matrícula escolar, la competencia lingüística, las actividades sociales, estatus migratorio y razones por las cuales el niño estuvo presente en un estado.

Taglieri concluye que la presunción de Monasky resulta contraria al objetivo fundamental de la Convención de La Haya, para así evitar que uno de los padres traslade a un niño en violación de los derechos de custodia del otro padre.

V. AUDIENCIA EN LA CORTE SUPREMA DE ESTADOS UNIDOS

V.1. DURANTE EL ARGUMENTO DE MONASKY:

Justice GINSBURG refirió respecto a que los niños muy pequeños no tienen residencia habitual, conforme posición de Monasky, que ella tenía un problema con su posición.Entonces habría muchos niños que no serían cubiertos por la Convención.

Toda la idea de la Convención es detener las decisiones unilaterales para trasladar a un niño, y eso estaría sacando los casos de los niños que son muy jóvenes de la cobertura de la Convención.

Además, si los padres deben tener un acuerdo según lo que reclamaba Monasky, como un estándar, en muchos de estos casos, la relación entre los padres es tan difícil que la probabilidad de un acuerdo real es de escaso a ninguno.

Justice ALITO, por su parte preguntó si ese acuerdo era irrevocable, si era que hubiera uno ya que dudaba de que fueran a haber muchos casos donde hubiera un acuerdo por escrito.

Sigue su cuestionamiento, si en el momento del nacimiento del niño, hay un acuerdo tácito entre los padres, eso es irrevocable, y luego, si la relación se rompe en un período de tiempo que, donde se podría inferir que ya no hay ningún acuerdo, que ya no contaría.

El abogado de Monasky le responde que sí, es exactamente su enfoque, el acuerdo, una vez que está en su lugar, es irrevocable hasta que un estándar para niños mayores entra en juego, que sería una aclimatación basada en otros estándares, pero no para los bebés, una vez que los padres han llegado a un acuerdo, un solo padre no puede negar unilateralmente el acuerdo.

Justice ROBERTS adujo que en esta convención internacional ninguno de los otros países partes en La Convención habían adoptado la posición pretendida por Monasky. Es más, esta postura fue rechazada por los tribunales de Canadá, Reino Unido, la Unión Europea, Australia y otros. Uno de los importantes principios rectores al interpretar la convención es ver lo que hacen los otros países. Pregunta por qué cambiar esta dirección.

Justice BREYER prefiere escuchar toda la evidencia primero y luego decidir.Así se refiere a los estándares de Gran Bretaña y la experiencia de Justice Hale, para luego afirmar no conocer cada familia en el mundo, y que las interpretaciones pueden ser diferentes, pero los hechos siempre se deben tener en cuenta, se trata de familias, por eso no hay que adoptar un estándar.

Justice ALITO sugirió que la posición de Monasky en algo lo desconcertaba, si la pregunta fuera si hubo un acuerdo en este caso, a lo que el abogado responde afirmativamente, pregunta si debería haber una revisión de novo. Tratándose de una cuestión de hecho, de prueba, porque la revisión de novo.

Cuando el abogado le responde que es una pregunta mixta de derecho y, de hecho, Alito afirma su postura en cuanto a que, si l a cuestión es si hubo o no un acuerdo, es puro hecho. Aun si fue tácito.

Justice GINSBURG refiere a que una y otra vez en el histórico de la Convención se evitó un test rígido. No se quiso el domicilio ni la nacionalidad, sino la totalidad de las circunstancias. Señaló el caso del Séptimo Circuito, Redmond, (6) diciendo que ningún factor debe ser considerado controlador. Simplemente tomar todos los factores y un juez de distrito debe sopesarlos y llegar a una conclusión.

Justice KAVANAUGH se preocupó por el tiempo que llevaría rever todo de novo lo que ya una corte inferior decidió, las partes apelarían más y demoraría más los casos.

Justice GINSBURG se preocupó cómo este caso se podría dar vuelta ya que la niña estaba en Italia, sin duda los tribunales italianos lo harían pesar, la custodia se determinó en Italia.Por lo visto hasta ahora, difícilmente devolverían la niña a Estados Unidos.

Justice ROBERT remarcó que se trataría de reordenar un retorno luego de un periodo excesivo de tiempo y ello haría retardar aun mas el caso de la Haya dentro de los tiempos que esta permite.

Justice BREYER se refirió al hipotético pensamiento del interés superior del niño, hacia donde debiera ir. Consideró que los tribunales italianos estaban en mejor posición para decidir al momento. Cosa que ya habían decidido.

Justice SOTOMAYOR, se refirió a que había procesos ya en los tribunales de familia en Italia, que la madre podía intervenir y que no veía por qué no podía hacerlo Monasky. Por qué decidir en Estados Unidos lo que se podía decidir en Italia actualmente. Luego de los años que la niña está en Italia, no debiera Italia retornar la niña a Estados Unidos.

Además, no se puede hablar de aclimatización en las pocas semanas que la niña estuvo en EEUU hasta que se ordenara su retorno a Italia. La niña ya tiene 4 años y medio.

Justice ROBERT cuestionó que edad debiera tener la niña para que no tenga residencia habitual por ser muy pequeña, conforme el argumento de Monasky. Si eran ocho semanas, un año dos años. No hubo una respuesta legal a ello.

Justice KAGAN refirió a que el Juez Boggs sugiere que, en el caso de niños, quienes han vivido en un solo lugar en sus vidas, en el caso de niños pequeños, es decir, que han vivido en un solo país toda su vida con ambos padres, que la regla habitual indica que debe ser esa es su residencia habitual, no irrefutable Siendo ciertamente una buena regla para disuadir llevar al niño a otro lugar.

V.2.Durante el argumento del Gobierno de Estados Unidos como amicus para ninguna parte:

Justice ALITO se refirió a la residencia habitual y expresó que está bien decir «tomar todo en cuenta y ser flexible». Pero eso no es muy útil a menos que uno sepa la pregunta que debe responderse después de tomar todo en cuenta y ser flexible. Y entonces el punto crítico es lo que se entiende por residencia habitual. Si bien aduce que el Gobierno afirmó que era donde el niño por lo general vive, si esa es la prueba que el juez Boggs tenía, lo entiende. Pero si es algo más que eso, entonces realmente no sabía Justice Alito lo que significa residencia habitual. Ya que, si los padres viven, desde el momento del nacimiento del niño hasta el momento en que surge el problema, en un país en particular, pero nunca fue su intención de quedarse allí permanentemente, ¿Qué país es el de residencia habitual del niño?

La posición del Gobierno fue que en este caso no se tomaron en cuenta otros aspectos fuera de la intención de los padres.

Justice BREYER preguntó si estaría de acuerdo con la observación de Lady Hale en términos que, en un niño pequeño, la intención compartida de los padres cuenta, observaciones de sentido común, lo cual generalmente pero no siempre será cierto, no como proposiciones de ley. Por ello tanto Hale como el Juez Boggs tenían razón, excepto que Boggs se refería como proposición de ley.

El gobierno sostuvo que la residencia habitual del niño es donde vive.

Justice SOTOMAYOR afirmó que el estándar del Gobierno no es el de la Corte Europea que tiene un estándar diferente. Se tiene en cuenta cierto grado de integración por parte del niño, en un entorno social y familiar. Esa es la definición adoptada por el Tribunal de Bates, Lady Hale. Cree Sotomayor que una vez que decimos dónde vive un niño -donde ordinariamente vive-, caemos en una trampa.V.3. DURANTE EL ARGUMENTO DE TAGLIERI:

Justice KOGAN preguntó al abogado la razón por la que no solo aceptaba lo que dijo el juez Boggs como una formulación del estándar legal que lo beneficiaba. Muchas veces cuando se comienzan a ver y analizar la totalidad de las circunstancias todos habrán olvidado la última pregunta. Y si la pregunta final es solo ¿Dónde vive el niño, entonces por qué no? solo decir que cuando se trata de un bebé o un niño muy pequeño, el niño generalmente vive donde el niño ha vivido con ambos padres.

El abogado le responde que, si bien esa parte lo beneficia, las cortes de Gran Bretaña que tienen más experiencia toman un sumatoria de circunstancias y por ello él las acepta.

Justice ALITO se refirió a «tomar todo en cuenta y ser flexible», estándar que parece en la practica que hay una sumatoria de consideraciones diferentes que podrían ser en un caso o en otro caso, donde un juez podría decidir lo que a él le parece justo. En el caso de un niño, ¿por qué importa que haya vivido toda su vida en un país particular? Eso no importaría a ese niño de qué país era o si vivía en la luna. El mundo del niño es el hogar con los padres o un padre. Entonces, ¿por qué importa?

A ello el abogado le responde que lo que importa es que el niño ha vivido en el país con sus padres, ese es el punto crítico, a lo que Alito le responde con otra pregunta que es cuál era el interés que se servía con eso.

A su turno le responde el abogado que uno de los intereses era encontrar la residencia habitual, importante por dos razones. Una es identificar el lugar donde la determinación de custodia debe hacerse, evitar dejarlo a las decisiones unilaterales de uno de los padres.El segundo interés es disuadir a los padres a secuestrar un hijo.

Justice GINSBURG le preguntó si una mujer que alega violencia para él la madre debe dejar el niño para escapar de la violencia. A lo que le responde el abogado que no necesariamente, hay mecanismos estatales de protección.

Justice SOTOMAYOR se pregunta cómo puede discernir que la intención de la madre era permanecer en Italia o que el niño se había aclimatado a Italia o integrado en Italia cuando el niño durante esas ocho semanas fue trasladado de un lugar a otro.

El abogado refirió a que como los traslados fueron dentro del mismo país no se tomaron en cuenta.

VI. AMICUS CURIAE

Este caso trajo diversos amicus curiae a la escena.

Sanctuary for Families por Monasky, Reunite International Child Abduction Centre neutral, Frederick K. Cox International Law Center por Monasky, International Academy of Family Lawyers por Taglieri,

American Academy of Matrimonial Lawyers por Taglieri, United States neutral.

En una segunda entrega desarrollaremos las posiciones de los diferentes amicus en este caso que se presentaron en la Corte Suprema de Estados Unidos. Finalmente, en una tercera entrega los comentarios al fallo que emitirá la Corte.

———-

(1) https://www.supremecourt.gov/docket/docketfiles/html/public/18-935.html

(2) https://www.fjc.gov/content/329036/case-commentary-ahmed-v-ahmed

(3) http://www.supremecourt.gov/opinions/09pdf/08-645.pdf

(4) http://www.supremecourt.gov/opinions/12pdf/11-1347_m648.pdf

(5) http://www.supremecourt.gov/opinions/13pdf/12-820_3co3.pdf

(6) https://www.fjc.gov/content/310180/case-commentary-redmond-v-redmond

(*) Abogada, Universidad Católica Argentina de La Plata. Máster en Derecho Comercial Internacional, Universidad de Tours, Francia. Máster en Derecho Comercial Internacional y en Derecho de Negocios Internacionales, Toulouse, Francia. Licenciada en Derecho, España (homologación de título). Ha presentado ponencias sobre su especialidad en distintos países.

A %d blogueros les gusta esto: