Va a ser tan lindo hacer un puente: Indemnizan a un propietario por la deficiente construcción de un puente sobre una ruta, que ocasionó daños a su inmueble

Partes: Spomer Fernando Omar c/ Electroingeniería S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: I

Fecha: 5-nov-2019

Cita: MJ-JU-M-122288-AR | MJJ122288 | MJJ122288

Procedencia de la indemnización por daño moral a favor del dueño de un bien inmueble dañado, por la deficiente construcción de un puente sobre una ruta. Cuadro de rubros indemnizatorios.


Sumario:

1.-Corresponde indemnizar el daño moral padecido por el dueño de un inmueble que sufrió fisuras por la deficiente construcción de un puente sobre la ruta nacional nro. 8, ya que los hechos tuvieron entidad suficiente para provocarlos.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 5 días del mes de noviembre del año dos mil diecinueve, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala «I» de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: «Spomer, Fernando Omar c/ Electroingeniería S.A. s/ daños y perjuicios» respecto de la sentencia corriente a fs. 307/310 de estos autos, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada? Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dres. GUISADO, RODRIGUEZ y CASTRO.

Sobre la cuestión propuesta la Dra. GUISADO dijo:

I.- Que contra la sentencia de fs. 307/310 que admitió la demanda entablada por Fernando Omar Spomer contra Electroingenieria S.A., condenandola a abonar junto con Nación Seguros S.A., la suma de Pesos Ciento Noventa y Cinco Mil Setecientos Noventa y Seis con Trece centavos, con más los intereses y las costas del juicio, se alza la citada en garantía quien expresó agravios a fs. 323/325, los que fueron respondidos a fs. 320/328.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

El señor Spomer es dueño de un inmueble sito en el km 78 de la ruta nº8, Parada Robles, Partido de Exaltación de la Cruz, Provincia de Buenos Aires. Reclamó a la demandada la reparación de los daños y perjuicios que le ocasionara la construcción de un puente a la altura del km 77 de la misma ruta que, según dijo, fue realizada sin las medidas de seguridad adecuadas, lo que habría afectado su propiedad.El juez de grado consideró que se hallaba acreditado dicho extremo, pero entendió que la empresa demandada participaba en un 90% en la Unión Transitoria de Empresa que estaba a cargo de la construcción conforme la licitación y por eso, si bien la condenó a resarcir los daños, limitó su responsabilidad a dicha participación.

En esta instancia únicamente se cuestiona la suma otorgada en concepto de daño moral que asciende a Pesos Cuarenta y Cinco Mil ($45.000) la que considera excesiva considerando la responsabilidad en el porcentaje señalado y la tasa de interés dispuesta.

II.- En cuanto al primero de los agravios cuadra señalar que el daño moral se configura por todo sufrimiento o dolor que se padece, independientemente de cualquier reparación de orden patrimonial. Es el menoscabo en los sentimientos, consistente en los padecimientos físicos, la pena moral, las inquietudes o cualesquiera otras dificultades o molestias que puedan ser consecuencia del hecho perjudicial (conf. Llambías, J. J., Tratado de Derecho Civil – Obligaciones, t. I, págs. 297/298, núm. 243).

No desconozco las distintas posturas jurisprudenciales sobre la cuestión cuando los daños se producen sobre bienes materiales, reflejadas también en precedentes de este tribunal (Expte. n° 14362/2009 del 5/7/2013; 109370/2007 del 29/3/2012 entre otros), pero en el caso considero que los daños y el desarrollo de los hechos tuvieron entidad suficiente para provocarlos. Además, la procedencia del rubro no se encuentra cuestionada y la causa del daño resultó un ilícito de carácter extracontractual por lo que para la determinación del monto indemnizatorio no se requiere prueba de su entidad, pues se lo tiene por acreditado con la sola comisión del acto antijurídico, vale decir, que se trata de una prueba «in re ipsa», que surge de los hechos mismos (conf.esta Sala en causas n° 35.064/06 del 27/8/13 y n° 109.053/00 del 15/4/14 entre otras).

Ahora bien, la apelante solicita la reducción del monto otorgado manifestando que el único daño fueron «fisuras en la propiedad» debidas «al déficit en la construcción realizada por el propio actor». Tal argumento aparece desvirtuado por la pericial técnica que claramente que las fisuras en la propiedad obedecen a las vibraciones producidas por la compactación que produce movimientos de la base de fundación sobre la que esta se asienta (fs. 262). Tal conclusión resultó reafirmada a fs. 282. Por este motivo, y porque el apelante no ha aportado otros argumentos que permitan considerar errada la valoración, entiendo que la partida debe ser confirmada, desestimando la queja.

III.- Por último, en relación a la queja relativa a la tasa de interés establecida en la instancia de grado, cabe señalar que si bien difiriere del criterio sustentado por este Tribunal (conforme autos «Aguirre, Lourdes Antonia c/ Transporte Automotores Lanús Este S.A. s/ daños y perjuicios» del 17 de marzo de 2009 y sus citas; «Martínez, Eladio Felipe c/ Díaz, Hernán Reinaldo s/ daños y perjuicios» del 15 de marzo del año 2013) tal postura resulta de aplicación para los casos en que los montos son establecidos a valores actuales al momento del dictado de la sentencia. Ello no puede seguirse de la lectura de la misma si se tiene en cuenta que en el caso de «daño moral» el monto ha sido fijado teniendo en cuenta la suma reclamada y que para el caso de la indemnización otorgada para afrontar las reparaciones los intereses fueron fijados desde la pericia. Por ende, si bien comparto que se trata de una deuda de valor, esos valores fueron fijados a fechas anteriores al dictado de la sentencia y por ende, corresponde que desde allí corran los intereses a tasa activa que compensan la depreciación del signo monetario.Por eso, propongo también confirmar este aspecto del decisorio.

En definitiva, si mi postura fuera compartida corresponderá confirmar la sentencia en todo lo que decide, manda y fue motivo de no atendibles quejas imponiendo las costas de alzada a la apelante vencida (art. 68 CPCC).- Por razones análogas, los DRES. RODRIGUEZ y CASTRO adhieren al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto.

Se deja constancia de que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida a lo dispuesto por el art. 164 2° párrafo del Código Procesal y art. 64 del Reglamento para la Justicia Nacional, sin perjuicio de lo cual será remitida al Centro de Informática Judicial a los fines previstos por las Acordadas 15/13 y 24/13 de la C.S.J.N.

MARIA BELEN PUEBLA

SECRETARIA

Buenos Aires, 5 de noviembre de 2019.

Por lo que resulta de la votación que instruye el Acuerdo que antecede, SE RESUELVE:

1) Confirmar la sentencia en todo lo que decide, manda y fue motivo de no atendibles quejas. 2) Imponer las costas de alzada a la apelante vencida (art. 68 CPCC).

PAOLA M. GUISADO

JUAN PABLO RODRÍGUEZ

PATRICIA CASTRO

MARIA BELEN PUEBLA

SECRETARIA

A %d blogueros les gusta esto: