¡A devolver el expediente abogada!: Se impone a una abogada 20 días multa por retraso en la devolución de un expediente cuando le fue requerido

Partes: C. L. S. c/ F. R. A. s/ recurso de reposición en autos ‘C. L. c/ F. R. y otros’

Tribunal: Cámara de Apelación de Circuito de Santa Fe

Fecha: 4-jul-2019

Cita: MJ-JU-M-121931-AR | MJJ121931 | MJJ121931

Se impone a una abogada 20 días multa por retraso en la devolución de un expediente cuando le fue requerido.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el proveído que dispuso la aplicación de veinte días multa por retraso en la devolución de los autos, toda vez que la propia apelante reconoció que no devolvió el expediente cuando le fue requerido y ninguna prueba ha acompañado para justificar su accionar y teniendo en cuenta que la multa que contempla el art. 57 del Código de Procedimientos es esencialmente punitiva, sancionatoria, cumpliendo asimismo, en determinados supuestos, función conminatoria o compulsiva.

Fallo:

SANTA FE, 04 de Julio de 2019.

AUTOS Y VISTOS: Estos caratulados: «C., L. S. c/ F., R. A. s/ RECURSO DE REPOSICIÓN EN AUTOS: C. L. C/ F., R. Y OTROS s/ SUMARIO» (CUIJ 21-15240045-1),y, CONSIDERANDO:

Que a fojas 14/17 la Doctora L. C., por derecho propio, interpuso recurso de revocatoria con nulidad y apelación en subsidio contra el proveído de foja 13 -fecha 19/09/16- en cuanto dispuso la aplicación de 20 (veinte) días multa por retraso en la devolución de los autos.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Dicho recurso fue rechazado por el inferior, fundado, en lo medular, en que la revocatoria deducida por la Doctora L. C. debe rechazarse y la imposición de la cuestionada sanción de «20 días multa» debe confirmarse por no ser excesiva, ni injusta, máxime cuando le ha sido impuesto un quantum significativamente menor a lo previsto en la norma (14 días de retraso x 4 días multa = 56 días multa), con costas a cargo de la recurrente (conf. Art. 251 del C.P.C.C.)(fs.45/47vto).

Concedido el recurso de apelación interpuesto en forma subsidiaria, ya en esta instancia de Alzada, la recurrente expresó sus agravios a fs.79/88.

En su escrito, la impugnante propició la revocación de la resolución de baja instancia, incorporando en sus quejas argumentos confusos propios y ajenos a esta causa, aludiendo a expedientes, juzgados, profesionales y juicios que nada tienen que ver con la presente; así las cosas, se agravió en cuanto no se ejerció el poder de policía por parte del juez, entendiendo que tal potestad es para actuar de oficio.

Expresó que se agravia porque considera que la normativa invocada por el sentenciante, concretamente los artículos 58 del Código Procesal Civil y Comercial y 222 y 223 de la Ley 10.160, no se corresponde con su actitud, afirmando que los días de demora en la devolución no han traído perjuicio alguno, luciendo inapropiada y exagerada la imposición de la multa.

Asimismo se quejó en cuanto el A quo sostuvo que hubo una demora en devolver los autos de 14 días y le aplicó 20 días multa, afirmando que han sido solamente 9 días hábiles de retraso. Resaltó que no se ocasionó ningún perjuicio ya que no se vencieron términos, cautelares, no trajo el expediente destruido, ni con menos fojas, ni dejó caer ningún procedimiento, por ello es que considera inentendible dicha aplicación de multa.

Justificó la demora en devolver los autos por cuestiones de salud, a lo que se remite a foja 8, donde el oficial notificador informó que fijó la cédula, aclarando que su estudio -domicilio legal- estaba cerrado, ya que la misma se encontraba en reposo; sin perjuicio de ello agrega que no presentó constancia médica alguna por no considerarlo necesario.

Por último se agravió en cuanto la Dra. C.siendo patrocinante retiró varias veces el expediente de mesa de entradas, en contravención a las normas específicas y el juez baja instancia no puso ninguna sanción al efecto, considerándolo una falta grave.

Corrido el traslado pertinente a la apelada, la misma adhirió a lo resuelto en baja instancia (fs. 90/96), razón por la cual se llamaron los autos a sentencia (f. 97), providencia ésta que, firme que se encuentra, dejan a estos actuados en estado de ser resueltos.

Así las cosas este recurso deberá ser desestimado.

Como se desprende de sendos informes de la actuaria obrantes a fojas 06 y 10, la Doctora C. retiró los autos el 7 de Julio de 2016 y, emplazada la nombrada letrada para su restitución, el requerimiento no fue obedecido a pesar de encontrarse debidamente notificado, según lo muestra la cédula incorporada a fojas 07/08, (29/08/16). Por tal motivo, el Señor F., el día 9 de Septiembre del mismo año solicitó retirar por apremio la presente causa del estudio del profesional requerido y la aplicación de la sanción prevista en el artículo 57 del Código Procesal Civil y Comercial de Santa Fe, siendo devueltas las actuaciones al Tribunal el 14 de Septiembre de 2016.

Puestos en la tarea que nos ocupa, vale recordar, lo resuelto por esta Cámara con otra integración y oportunamente citado por el Señor Juez de baja instancia en los autos «Morrone, María Virginia y otra c/ Barroso, Antonio y otro s/ Demanda Ordinaria» Expte. N° 22 – Año 2010 (registrada al Tomo 10, N° 99, F° 374, Año 2010 del protocolo de acuerdos de este Tribunal), acerca de que » .se incurre en multa por el sólo hecho del vencimiento del término fijado por el Juez y el no cumplimiento de la disposición judicial, como reza el art. 57.»

«La denominada «multa por retención del expediente» prevista por el art.74 CP, constituye una medida disciplinaria que tiene por objeto castigar la mora de quien retiene injustificadamente el expediente, desobedeciendo una orden judicial expresa que impone su restitución» (Sala Civil y Comercial del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (A.I. N° 200 del 20/07/2009 en «Héctor Messio y cía. S.R.L. c/ De Franceschi Antonio y otro», Semanario Jurídico N° 1726 del 01/10/2009, pág. 479; Diario Jurídico N° 1682 del 28/07/2009)) (el artículo citado es similar al artículo 57 del CPCCSF).

Vale recordar que la multa que contempla la citada norma del artículo 57 del Código de Procedimientos es esencialmente punitiva, sancionatoria, cumpliendo asimismo, en determinados supuestos, función conminatoria o compulsiva, perspectiva ésta que no procede abordar en la oportunidad pues la causa fue restituida con anterioridad a la aplicación de aquella. Acotado entonces el ámbito de la penalidad, en el caso al castigo de la mora de quien ilegítima, indebida, injustificada o deliberadamente conserva el expediente, desobedeciendo la orden del Tribunal de devolverlo, corresponde tener en cuenta que con la sanción se procura tanto moralizar como agilizar el proceso (Cfr. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial,

Familia y Contencioso Administrativo de Río Cuarto G. R. c/ B. I.y otro | ordinario 4-abr-2012 http://www.ar.microjuris.com.ar MJ-JUM-72740-AR | MJJ72740).

Por otro lado, este órgano ya se ha expedido en la causa «Morrone», antes citada, que «El hecho que se haya restituido el expediente o que no se hayan acreditado los perjuicios – tal como se queja el apelante -, poco importan en la etapa de fijación de la sanción a los efectos de la revocación de la multa perseguida, porque la razón de su imposición por la sentenciante encuentra como única causa la inconducta observada en el proceso, no el valor de la reconstrucción o los perjuicios causados, que son sus efectos.En modo alguno la entrega del expediente tiene la virtualidad de remitir la pena o declarar su inexistencia en la forma propuesta por el recurrente (C.Civil y Com. Santa Fe, Sala 2s., 04-40-93 en Zeus T.64 R13 N° 14,674)», además de ello, tampoco tiene razón la recurrente al pretender que el plazo de devolución corre únicamente en días hábiles. El artículo 6 del Código Civil y Comercial prevé el modo de contar los intérvalos del derecho, enseñando la profesora Arean que «A propósito de los plazos procesales, ellos deben distinguirse de los plazos judiciales, los últimos son los fijados por los jueces en sus resoluciones (caso de las «astreintes») y siendo plazos civiles se les aplican las reglas del artículo (se computan los días hábiles y los inhábiles, pudiendo terminar en uno de estos) (Arean, Beatriz, Código Civil y Comercial de la Nación y normas complementarias, dirigido por alberto J. Bueres, Hamurabi, Buenos Aires, T° I, p.69).

La propia apelante reconoció que no devolvió el expediente cuando le fue requerido y ninguna prueba ha acompañado para justificar su accionar, razón por lo cual se deberá confirmar la resolución puesta en crisis, ya que sus agravios no logran conmover los sólidos argumentos de la baja instancia, sino que se revelan como una reiteración de los vertidos en baja instancia y constituyen una mera disconformidad con lo resuelto.

Es por ello que todos sus argumentos intentando destruir los fundamentos del Juez de Primera Instancia remitiéndose a otros profesionales, a otros juzgados, transcribiendo normas con sentido docente, en forma irónica y no para reforzar sus argumentos, en mayúsculas cuando ello es innecesario ya que el Tribunal conoce el derecho, imputando conductas graves a colegas y a otros magistrados o al mismo juez decisor son totalmente improcedentes y carentes del más mínimo respeto que se debe guardar en una contienda procesal. No es excesivo citar el artículo 24 de nuestra ley procesal en tanto y en cuanto «Las partes y sus defensores tendrán el deber de conducirse en el juicio con lealtad, probidad y buena fe. Respecto de las primeras, la transgresión de estos principios autorizará al juez o tribunal, al fallar en definitiva, a imponer a la infractora una multa de hasta cinco mil pesos, a favor de su contraria» estimándose

prudente, en virtud de lo expuesto y de las actuaciones obrante en autos, realizar a la Dra. C. un severo llamado de atención, recomendando a la mencionada profesional moderación en el uso del lenguaje y en la forma en que se dirije al Tribunal y a sus colegas.

En materia de costas, deberá seguirse el criterio objetivo del vencimiento (art. 251 CPCCSF) y en consecuencia, las mismas les serán impuestas a la perdidosa.

En consecuencia y por todo lo señalado, cabe en el sub examine desestimar el recurso de apelación interpuesto, confirmando el auto recurrido con el consiguiente pago de las costas por parte de la recurrente.

Por lo expuesto la CÁMARA DE APELACIÓN DE CIRCUITO, RESUELVE: I) Desestimar el recurso de apelación interpuesto confirmando el decisorio alzado, con costas a la recurrente.

II) Imponer a la Doctora L. C. un severo llamado de atención. Regístrese, hágase saber y bajen.

Fdo.: JAVIER MIGUEL MIRANDE – MARIO CÉSAR BARUCCA – GUSTAVO ALEJANDRO RÍOS (Juez de Cámara) – MA. GABRIELA GIANFRANCISCO (Secretaria).

A %d blogueros les gusta esto: