Importante moratoria a 10 años en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Autor: Vidal Quera, Gastón

Fecha: 21-oct-2019

Cita: MJ-DOC-15093-AR | MJD15093

Sumario:

I. Introducción. II. La nueva moratoria. III. La reglamentación de la AGIP. IV. Comentarios finales.

Doctrina:

Por Gastón Vidal Quera (*)

I. INTRODUCCIÓN

La Ley 6195 , publicada en el Boletín Oficial el pasado 19 de septiembre, dispuso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires una amplia moratoria impositiva con importantes beneficios fiscales.

De acuerdo a los fundamentos de envío del proyecto, se buscó un alivio fiscal para pequeñas y medianas empresas con planes de facilidades para todos los contribuyentes y que abarquen a todos los impuestos.

A continuación, se analizarán los aspectos salientes del nuevo régimen que ya está plenamente operativo.

II. LA NUEVA MORATORIA

Cabe recordar que hace escasos tres años, en el 2016, la Ciudad ya había emitido una moratoria, con el dictado de la 5616 , para deudas vencidas al 31 de diciembre de 2016, con reducción de intereses y multas. Necesidades de financiamiento, de dar un alivio a la presión fiscal a los contribuyentes, han llevado al dictado de una nueva norma que se la ha denominado «Régimen de Regularización de Obligaciones Tributarias».

Así es que se dictó la Ley 6195, que abarca a las deudas vencidas al 31 de julio de 2019, y que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2019.

Los aspectos salientes de la misma son:

a) Ámbito de aplicación: Se incluyen todos los tributos que están a cargo de recaudación por parte de la AGIP, siendo los mas salientes el impuesto sobre los ingresos brutos, inmobiliario, automotor, patente y sellos, entre otros.

b) Alcance: Se pueden incluir deudas en forma total o parcial y en esa medida operan los beneficios que se consagran en la ley, salvo para deudas judiciales que el acogimiento deberá ser total.

c) Exclusiones: Dentro de las exclusiones están los sujetos declarados en quiebra, los condenados en el marco de las leyes penales tributarias Nacionales N° 23.771 y/o N°24.769 y sus modificatorias, y/o en el Régimen Penal Tributario, respecto de los cuales se haya dictado sentencia firme o exista acuerdo de avenimiento homologado en los términos del Art.266 del Código Procesal Penal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los condenados por delitos comunes contra la Administración Central y/u Organismos Descentralizados y/o Entidades Autárquicas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los planes vigentes al 31 de julio de 2019 por la anterior moratoria.

d) Ejecuciones fiscales: Para las ejecuciones fiscales se debe incluir la totalidad de la deuda, y con el ingreso se levantan las medidas cautelares trabadas sobre fondos y/o valores actuales o futuros de cualquier naturaleza, depositados en entidades financieras o sobre cuentas a cobrar. El ingreso al plan exige el pago de las costas, es decir de los honorarios de los abogados de la AGIP en hasta doce cuotas.

e) Régimen penal tributario: el acogimiento al presente régimen producirá la suspensión de las acciones penales en curso y la suspensión de la prescripción penal, aun cuando no se hubiera efectuado la denuncia penal a ese momento o cualquiera sea la etapa del proceso en que se encuentre la causa, siempre y cuando la misma no tuviere sentencia firme y/o acuerdo de avenimiento homologado. Si se paga toda la deuda al contado o en un plan, se extingue la acción penal. El beneficio incluye a los responsables solidarios, una vez realizada la cancelación, tal el caso de los directores, y gerentes.

f) Beneficios fiscales: se dispone como importante beneficio, la condonación total de los intereses resarcitorios y punitorios de las obligaciones tributarias regularizadas, con excepción de los agentes de recaudación por los tributos retenidos y/o percibidos y no depositados. En otras palabras, «no se cobra ninguna clase de intereses por las deudas estén en sede administrativa o judicial al ingresar» al plan.

g) Condonación de multas: otro importante beneficio es la condonación de las multas formales y/o materiales cometidas hasta el día 31 de julio de 2019, que no se hubieren abonado y no se encuentren con sentencia firme a la fecha de entrada en vigencia de la ley.Se perdonan la totalidad de las multas que se haya cumplido el deber formal o no sea susceptible de ser cumplido con posterioridad. Se condonan todas las multas materiales que no estén firmes, sea por omisión o defraudación. Las multas condonadas no serán consideradas como un antecedente en contra dentro del Registro de Reincidencia de Faltas Fiscales (RRFF).

h) Plazo: los beneficios son si se ingresa en el plan con las siguientes condiciones: a. En un solo pago; b. En cuotas, bajo el plan de facilidades de pago que al respecto disponga la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos, en donde se podrán cancelar las deudas regularizadas en hasta ciento veinte (120) cuotas, aplicándose las tasas de interés que se detallan a continuación:

Los contribuyentes y/o responsables que se hallen incluidos en el actual Sistema de Verificación Continua para Grandes Contribuyentes, podrán regularizar sus obligaciones tributarias bajo el siguiente esquema: a. En un solo pago y b. En cuotas, bajo el plan de facilidades de pago que al respecto disponga la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos, en donde se podrán cancelar las deudas regularizadas en hasta sesenta (60) cuotas, aplicándose las tasas de interés que se detallan a continuación:

Los agentes de recaudación por las retenciones y/o percepciones efectuadas y no ingresadas al 31 de julio de 2019, podrán cancelar las deudas regularizadas en hasta treinta y seis (36) cuotas, aplicándose las tasas de interés que se detallan a continuación:

i) Procedimiento de determinación de oficio: se puede pagar en un solo pago y se contempla la posibilidad de continuar la discusión de fondo en sede administrativa de la AGIP.

j) Suspensión de la prescripción: como es de práctica habitual en este tipo de leyes se suspende por un año el curso de la prescripción para todas las obligaciones tributarias de contribuyentes o responsables, inscriptos o no.

III.LA REGLAMENTACIÓN DE LA AGIP

Con el dictado de la Resolución N° 257 del 1° de octubre de 2019, la AGIP reglamentó la Ley 6195 y dispuso lo siguiente:

i) Saldos a favor de los contribuyentes o responsables: no se pueden usar para cancelar, total o parcialmente, la deuda que se pretende incluir en el plan. Esto tiene vital impacto en el impuesto sobre los ingresos brutos.

ii) Contribuyentes concursados: pueden incluir las obligaciones en este nuevo plan, siempre que se les haya declarado la apertura del concurso preventivo.

iii) Responsable solidario: si por cualquier causa el deudor principal no puede adherirse al plan, si lo puede hacer el solidario.

iv) Renuncia a repetir: el ingreso al plan importa la renuncia a repetir en forma total el impuesto, intereses y multas.

v) Tasa de justicia, gastos y honorarios: se deben pagar al ingresar al plan, en hasta cuotas iguales y consecutivas, no menores a $ 3.000 para los honorarios.

vi) Condonación de multas formales: se condonan de oficio las multas que correspondiera aplicar y todas las multas impuestas por incumplimiento a los deberes materiales sobre las cuales, a la fecha de entrada en vigencia del presente Régimen, no hubiere recaído sentencia firme, siempre que las obligaciones tributarias a las que están vinculadas se hubieran cancelado, incorporado a un plan de facilidades de pago vigente o regularizadas.

vii) Caducidad: de los planes opera de pleno derecho sin necesidad de intervención de la AGIP cuando ocurra lo siguiente: a) Falta de cancelación de dos (2) cuotas, consecutivas o alternadas, a los sesenta (60) días corridos posteriores a la fecha de vencimiento de la segunda de ellas, b) Falta de ingreso de la/s cuota/s no cancelada/s, a los sesenta (60) corridos contados desde la fecha de vencimiento de la última cuota del plan y c) Falta de ingreso de la cuota correspondiente a la cancelación anticipada rehabilitada.

IV.COMENTARIOS FINALES

Como comentarios finales se puede decir que se trata de un plan que da muchas facilidades a los contribuyentes y responsables, ya que permite pagar deudas en hasta diez años, si bien con un interés de financiación, pero ingresando la deuda nominal sin intereses resarcitorios ni punitorios. Se condonan multas formales y materiales en forma amplia también. Las facilidades que se otorgan son realmente muy amplias y similares, a las que concedió la AFIP hace algunos años.

Un tema adicional está dado por el hecho que se debería permitir el uso de los saldos a favor, especialmente en ingresos brutos, para poder cancelar estas deudas, y de esa manera terminar con el agudo problema de los mismos y su difícil recuperación, por acumulación que soportan los contribuyentes. Es cierto, que si se permite el uso de saldos a favor, técnicamente no es recaudación directa y nueva para la AGIP, pero es un tema que es recurrente y debe ser solucionado.

(*) Abogado, UBA. Carrera de Especialización en Derecho Tributario, UBA. Docente a cargo del curso de verano, curso de invierno y curso regular de Finanzas Públicas y Derecho Tributario, UBA. Docente en la carrera de posgrado de especialización en Procedimiento Tributario y Previsional, CPBA. Adjunto de Derecho tributario, cátedra O’Donnell, UCES. Matriculado en el Colegio Público de Abogados de Capital Federal, el Colegio de Abogados de San Isidro y la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín. Miembro de la Asociación Argentina de Estudios Fiscales. Escribió artículos sobre temas tributarios y constitucionales para publicaciones jurídicas. Coautor de «Régimen tributario argentino», editado por Lexis Nexis.

A %d blogueros les gusta esto: