Alimentos derivados de la responsabilidad parental en el fuero de niñez, adolescencia, violencia familiar y género

Autor: Cooke, Ezequiel

Fecha: 16-ago-2019

Cita: MJ-DOC-15015-AR | MJD15015

Sumario:

Alimentos debidos por el padre denunciado por violencia familiar. Procedimiento. El plan piloto implementado en la ciudad de Córdoba para mejorar el servicio de justicia. Competencia de los Juzgados de Violencia Familiar.

Doctrina:

Por Ezequiel Cooke (*)

Sabido es por las personas que transitan los Tribunales de Familia a diario que las acciones o causas referidas al pedido de alimentos ocupan gran parte de los casilleros y los despachos existentes en los Juzgados ubicados en la calle Tucumán de la Ciudad de Córdoba.

Ahora bien, también conocen los especialistas del derecho de las Familias que en relación a ese pedido de alimentos o cuota alimentaria existe más de un obligado al pago, y también más de una persona que pueda reclamarla todo esto dependiendo de la fuente de la obligación alimentaria.

Dentro de los tipos de fuentes de obligación alimentaria encontramos las que se adquieren por la ley o los obtenidos por la autonomía de la voluntad.

En relación a las características de los alimentos legales se dice que son asistenciales, no compensables con otras obligaciones que existiere entre el obligado a alimentar y el alimentado, no sujetas a rendición de cuentas, entre otras.

Al respecto es oportuno traer a colación lo dispuesto en el artículo 658 del Código Civil y Comercial de la Nación, el cual reza: «Ambos progenitores tienen la obligación y el derecho de criar a sus hijos, alimentarlos y educarlos conforme a su condición y fortuna, aunque el cuidado personal esté a cargo de uno de ellos.La obligación de prestar alimentos a los hijos se extiende hasta los veintiún años, excepto que el obligado acredite que el hijo mayor de edad cuenta con recursos suficientes para proveérselos por sí mismo.»

Dentro de los alimentos que se obtienen de la letra de la ley, me voy a posicionar en este trabajo en los derivados del parentesco y dentro de este nos ubicaremos en los alimentos que le debe un ascendiente de primer grado a su descendiente de primer grado cuando el primero de estos haya sido denunciado por violencia familiar.

Alguien que estuviera leyendo este trabajo, y no litigara en la Ciudad de Córdoba, no trabajara dentro del Poder Judicial de la Provincia de Córdoba o no fuera especialista del derecho de las familias capaz no entendería la relación de los primeros párrafos expuestos con el título de este escrito.

Es por ello, que es bueno aclarar previamente algunas cuestiones para que el título de esta publicación guarde relación con lo desarrollado posteriormente en el mismo.En base a ello, es oportuno destacar que si bien en el resto de las provincias de la República Argentina la temática de violencia familiar se desarrolla como un tópico más dentro de los Juzgados de Familia; en Córdoba Capital esto no es así, ya que existen Juzgados especializados en Violencia Familiar y Genero, que tienen como fin principal hacer cesar la escalada de violencia familiar existente entre parientes o la que se suscita por parte del hombre hacia la mujer, cuando entre ellos no exista una relación de parentesco, en causas de violencia de genero.

Si bien, faltaría un punto más para conectar todas las ideas, habiendo desarrollado esta breve aclaración, es dable reiterar que en la calle Tucumán 360 de la Ciudad de Córdoba, donde se ubican los Tribunales de Familia, innumerables hombres, mujeres y personas que se autoperciben de forma diferente se presentan allí para reclamar o exigir a su pareja (y a otros obligados) que cumplimenten con el deber de abonar la cuota alimentaria a favor de sus hijos menores de edad en común.

Al derecho alimentario (u obligación a la inversa) se lo puede reclamar en estos Tribunales de Familia como medida provisional personal en los términos del artículo 73 de la ley 10.305; o en caso de resultar infructuoso ese pedido (o paralelamente) a través del juicio que prevé el artículo 89 de la mencionada ley, previo a haber cumplimentado (y no haber obtenido allí una respuesta favorable a su pedido) con la etapa prejurisdiccional obligatoria sea a través de las Asesorías de Familia o en el Centro Judicial de Mediación conforme el artículo 56 inciso a de la ley de procedimiento de Familia.

Sucede que muchas de las personas que se apersonaban en los Tribunales de Familia a los fines de reclamar su derecho de cuota alimentaria y encima no contaran con un abogado particular que agilizara un poco más el tramite, debían esperar varias semanas o meses para resolveresta situación, fruto del lógico colapso del sistema por ser una temática muy reclamada.

Ante esta situación planteada, y con motivo de darle una respuesta a los justiciables, teniendo presente el principio de tutela judicial efectiva, las 100 reglas de Brasilia y concordantes Tratados Internacionales de Derechos Humanos con jerarquía constitucional se puso en marcha en el mes de febrero del presente año el Acuerdo Reglamentario n° 1546, serie A del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba.

Pero claro, todavía no existe una lógica entre lo hasta aquí expuesto y el título del trabajo por lo que algunos seguirán pensando que tiene que ver el pedido de cuota alimentaria a favor de los hijos en común, el plan piloto enunciado y las causas de violencia familiar entre los progenitores de esos pequeños.

Para dar respuesta a ello, se hace mención que en varias oportunidades se daba (y en la actualidad sigue dándose) la situación fáctica que una persona concurría a los Tribunales de Familia a los fines de reclamar la cuota alimentaria a su ex pareja a favor de sus hijos y a su vez tenía con el mismo o la misma una causa de violencia familiar; la cual en caso de estar activa y encontrarse vigentes las medidas de restricción entre ambos progenitores no se les permitía ingresar en conjunto a las audiencias para solucionar estas contiendas.

Esa causa de violencia familiar con medidas de restricción vigentes entre los progenitores demoraba aún más que los progenitores se pusieran de acuerdo con relación a la fijación de la cuota alimentaria, ya que debían (y deben) entrar a las audiencias por separado, nombrar intermediarios a la hora de resolver el régimen comunicacional de los niños, y sumado a ello nos encontrábamos con el colapso propiamente dicho que había (y que existe) en los Tribunales de Familia para resolver esa cuestión.

Es por ello que se procedió a crear este plan piloto que permite que sean los Juzgadosde Violencia Familiar los que fijen cuota alimentaria a favor de los hijos en común de la víctima y el victimario en una causa de violencia familiar para satisfacer los derecho del alimentado en la urgencia y como medida autosatisfactiva.

Alguna de las cuestiones planteadas y otras más, hicieron necesario crear este plan piloto tendiente a darle una solución más ágil a las cuestiones relativas al ejercicio de la responsabilidad parental, las cuales se describen a continuación: cuota alimentaria, cuidado personal, régimen comunicacional y quien ha de continuar con el uso de la vivienda familiar en el Fuero de Violencia Familiar.

El fin principal de este plan piloto, como se dijo anteriormente fue agilizar y dar mejores respuestas a los justiciables; lógicamente que al encontrarnos con un plan recién puesto en marcha existen varios ribetes y cuestiones para ajustar y modificar para que el mismo resulte efectivo.

En consecuencia, teniendo ahora conocimiento que una persona puede reclamar a su pareja o ex pareja en una causa de violencia familiar, en la que existan entre ambos medidas de resguardo previstas por el artículo 21 de la ley 9283 vigentes, la cuota alimentaria de sus hijos menores de edad en común encontramos coherencia entre el título del presente trabajo y lo desarrollado en el mismo.

También, debemos destacar como un dato no menor y que termina de esclarecer por completo el título de este escrito que en los Tribunales de Violencia Familiar, instalados desde hace dos años en la calle San Jerónimo de la Ciudad de Córdoba, se admitía desde antes de este plan piloto la posibilidad de reclamar la cuota alimentaria conforme las previsiones del inc.h del artículo 21 de la ley provincial 9283 y modificatoria 10.400.

A su vez, teniendo dos Fueros, totalmente relacionados el uno con el otro, avocados a solucionar esta contienda mejores resultados deben obtener los justiciables.

Seguramente que este plan piloto, implementado para mejorar el servicio de justicia, debe estar bien organizado, coordinado y tanto los Tribunales de Familia como los Tribunales de Violencia Familiar deben espiar la ventana del otro, para evitar así que se dispongan dos cuotas alimentarias al mismo tiempo o denegar el pedido de la misma por ambos Tribunales pensando que es el otro fuero el competente para dirimir dicho asunto.

Habiendo efectuado estas aclaraciones importantes nos centraremos en el punto más atrapante o atractivo del trabajo, el cual es como se ejecuta este plan piloto en la práctica en los Juzgados de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y Género.

Como punto de partida diremos que la competencia madre en estas cuestiones relativas al ejercicio de la responsabilidad parental, y puntualmente la cuota alimentaria que en este trabajo nos ocupa, siguen siendo los Tribunales de Familia.

En los Juzgados de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y Genero cuando la víctima de violencia familiar efectúa un pedido de cuota alimentaria hacia el agresor a favor de sus hijos menores de edad en común y nos encontramos con una causa de violencia familiar con medidas vigentes entre ambos progenitores estamos en condiciones a prima facie de hacer lugar a dicho pedido.

Se debe corroborar si no se han iniciado actuaciones en los Tribunales de Familia con relación a la cuota alimentaria, ya que si se han iniciado actuaciones en dicho Tribunal no corresponde que los Tribunales de Violencia Familiar se expidan ante esa solicitud, ya que existe un juzgado interviniendo en esa temática como anteriormente se dijo.

En el caso que no exista un Tribunal de Familia interviniendo con relación a la temática y se realice el pedido de cuota alimentaria ante los Tribunales de Niñez, Adoles cencia, Violencia Familiar y Genero corresponde hacerse lugar al pedido, ya que el pedido de cuota alimentaria, esuna medidas provisional o autosatisfactivas que se admiten sin sustanciación.

En los Juzgados de Violencia Familiar se fija la cuota alimentaria a favor de la víctima que lo solicita, teniendo en cuenta la cantidad de los hijos menores de edad en común, la capacidad económica del agresor y lo que surja de las constancias de autos conforme a la sana critica racional del magistrado

Al margen de esto, como se fija en procedimientos que no son de conocimiento, no se requieren ni exigen pruebas acerca de la capacidad económica que ostenta el deudor alimentario, ni pruebas de las distintas actividades que realizan los niños al momento de fijar la cuota. Por estas cuestiones es que se fijan monto bajos o pequeños de cuota alimentaria

Solo se requerirá al peticionante que acompañe el acta de nacimiento o el Documento Nacional de Identidad actualizado donde se acredite el vínculo filiatorio del niño, niña o adolescente con sus progenitores

La cuota alimentaria se fija por el plazo de tres meses, con la posibilidad de ser prorrogada otros tres meses más. El límite máximo es de seis meses.Al momento de fijarse la cuota alimentaria se procederá a la apertura de una cuenta en el Banco de Córdoba, en caso de que la víctima no tenga o no acompañe las constancias de una cuenta bancaria a su nombre, a los fines de que el obligado alimentario cumplimente con la cuota.

Una vez que la víctima acompañe al Tribunal los datos de la apertura de la cuenta en el Banco de Córdoba, se pondrá en conocimiento de los mismos al obligado alimentario a los fines de que cumplimente el pago de la cuota alimentaria.

Asimismo, hasta que se proceda a efectivizar la apertura de la cuenta, el obligado alimentario debe comenzar a cumplir con el pago de la cuota una vez que se encuentre firme el decreto en cuestión, a través de un intermediario designado a esos efectos, teniendo el derecho a obtener un recibo por el monto abonado y debiendo ser acompañado dicho recibo en el Tribunal.

Una vez que adquiere firmeza el decreto donde se determina la cuota alimentaria, se remite copia del decreto a la Otraf, que es la Oficina de tramites de los Juzgados de Familia (OTRAF) para que se encargue de distribuir por sorteo al Juez de Familia que intervendrá para que se planteen las incidencias correspondientes a ese monto de cuota fijada por el Juez de Violencia, ya que este último no se encarga de la ejecuciones de cuota alimentaria ni de resolver los planteos incidentales en relación al monto de cuota fijado.

A la Otraf se le debe remitir el acta de audiencia, si es que la cuota alimentaria se fijó en la misma, copia del decreto si la misma se fijó en un proveído fuera de la audiencia, copia del decreto de remisión a esta oficina, cuales son los autos caratulados, el nombre de las partes, con sus respectivos domicilios y teléfonos de contacto para facilitar posteriormente el contacto.Es importante destacar que se le hace entrega de una copia del decreto a la víctima, se le explica el termino en el que se fijó la cuota alimentaria, y que los planteos incidentales se efectúan en el Juzgado de Familia interviniente.

A modo ejemplificativo se transcribe una resolución de un Tribunal de Violencia Familiar donde fija la cuota alimentaria: «CORDOBA,. Proveyendo a las audiencias de fs. . téngase presente lo manifestado. Manténgase las medidas cautelares ordenadas con fecha. por el plazo establecido. Atento la solicitud de obligación alimentaria expresada por ambas partes en oportunidad de las audiencias del art. 22 Ley 9283; no obrando en SAC constancia de intervención previa del Fuero de Familia (fs.); teniendo presente las previsiones del art. 21 inc h Ley 9283, y las pautas fijadas por el nuevo modelo de gestión (plan piloto); RESUELVO disponer por el plazo de tres meses a contar desde el día de la fecha: . obligación alimentaria: . deberá abonar del . de cada mes la suma de pesos . y del día . de cada mes la suma de pesos . Ambos pagos deberán ser depositados por . en el plazo fijado, mediante transferencia bancaria a las cuentas del Banco de Córdoba informadas por .: caja de ahorro n° ., N° CBU . y/o caja de ahorro n° ., n° de CBU . Notifíquese.Comuníquese a la Mesa de Entradas de los Juzgados de Familia a sus efectos.»

Ahora bien, si bien comúnmente en la práctica se fija la cuota alimentaria antes de la audiencia del artículo 22 de la ley de violencia familiar, el plan piloto exige que ante el pedido de cuota alimentaria de la víctima de violencia familiar se fije la audiencia prevista por el artículo mencionado a los fines de escuchar a ambas partes por separado, en caso de existir medidas de restricción entre ellos, y poder fijar un monto de cuota alimentaria a favor de los hijos menores de edad en común.

Como paréntesis, cabe reiterar que en este trabajo nos centramos como se dijo anteriormente solo en la cuota alimentaria a favor de los hijos menores de edad en común, sin desarrollar los alimentos a cargo del padre afín, entre cónyuges, entre otros.

Siguiendo con el plan piloto, se permite que la cuota alimentaria se fije a favor de los hijos en común de la víctima y el agresor, antes de recepcionarse la audiencia prevista por el artículo 22 de la ley 9283, solo en casos excepcionales que a modo enumerativo se mencionan:tres hijos en común a cargo, hijos con discapacidad, la víctima se encuentre embarazada, la misma no este inserta en el ámbito laboral, que la víctima comparta actividad laboral con el victimario, que la misma no cuente con otras redes familiares y/o comunitarias, que la misma conviva con la familia del victimario o en contextos barriales (en caso de exclusión del victimario) ya que el plan piloto destaca que es conveniente que previo a disponer la fijación de una cuota alimentaria se recepcione la mencionada audiencia en razón de tratarse de la oportunidad de contacto con ambas partes y a los fines de la evaluación de las otras medidas de resguardo dispuestas.

Asimismo, el plan piloto solo permite la posibilidad que sean la victimas en contexto de violencia familiar, las que puedan solicitar cuota alimentaria a favor de sus hijos en común menores. En relación a ello, y conforme las previsiones del inciso h de la ley de violencia familiar también podrían ser los agresores los que soliciten se determine una cuota alimentaria a favor de los hijos cuando sea la victima la que no cumpla con su parte. Todo dependerá del contexto en que se efectúan los pedidos y de las constancias de las actuaciones.

Del analizado acuerdo reglamentario 1546 implementado en febrero de 2019 (plan piloto) surge que las medidas de resguardo del artículo 21 de la ley de violencia deben ser revisable luego de recepcionada la audiencia prevista por el artículo 22 de la ley 9283. Esta premisa chocaría o seria contradictoria con la última parte del artículo 21 de la mencionada ley el cual reza: «. Las resoluciones que concedan, rechacen, interrumpan, modifiquen o dispongan el cese de alguna de las medidas preventivas urgentes o impongan sanciones, son apelables dentro del plazo de tres días hábiles.La apelación contra resoluciones que concedan medidas preventivas urgentes se concederá sin efecto suspensivo.

La apelación contra resoluciones que dispongan la interrupción o el cese de tales medidas se concederá con efecto suspensivo».

De lo destacado entrecomillas se desprende, que no se requiere esperar hasta recepcionar la audiencia del artículo 22 de la ley de violencia familiar para revisar una medida autosatisfactiva dispuesta, en el caso que nos ocupa aquí, el inciso h del artículo 21 de la ley 9283, el cual para mayor entendimiento se transcribe: «. Establecer, si fuere necesario y con carácter provisional, el régimen de alimentos, cuidado personal y comunicación mientras se inician, sustancian y resuelven estas cuestiones por el trámite que para ellas prevén las normas procedimentales en vigencia.»

Al margen de esta cuestión, el plan piloto destaca que para apelar la fijación de cuota alimentaria, al margen del momento oportuno para hacerlo, la victima deberá contar para su defensa en esta instancia con el patrocinio letrado gratuito de un abogado particular o de un Asesor de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y de Género en los términos del art. 19 Ley 9283.

Respecto a la interposición del recurso, el plan admite la posibilidad que sea tanto requerido por la víctima como por el victimario y que el mismo se interponga en el término de 3 días (mismo plazo que establece la ley de violencia familiar) desde la resolución establecida en la audiencia del art. 22 de la ley 9283 por ante el mismo Juez que la dictó

El acuerdo destaca también que igual criterio deberá regirse para la apelación en subsidio en cuanto al plazo y a la forma en que se funda.El Juez de Violencia deberá evaluar con criterio restrictivo la acreditación del gravamen irreparable, conforme el tipo de medida que se dispone y a los fines de la concesión de la impugnación.

Una vez que se concede el recurso, se efectuara el correspondiente sorteo y se remitirán las actuaciones por ante la Cámara de Familia que resulte sorteada.

La victima puede comparecer a solicitar se fije una cuota alimentaria ya sea mediante abogado particular o a través de un patrocinio letrado gratuito de las Asesorías Letradas de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y de Género conforme lo supra relatado.

En relación al patrocinio del agresor este plan piloto manifiesta que se brindara letrado gratuito al mismo a los fines de asesorarlo, patrocinarlo, responder y contestar la solicitud de alimentos de la contraria y plantear su pretensión en el momento oportuno.

En cuanto al abogado del niño (o el niño con abogado) y hasta tanto se ponga en funcionamiento los términos de la nueva ley 26.964 del abogado del niño , seguirá llevándose a cabo a través de las Asesorías de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y de Género quienes asumirán ese rol para asesorar y patrocinar a un niño, niña o adolescente en un proceso de violencia familiar y solicitarle al juez la fijación de una cuota alimentaria a favor de su representado y ante el pedido del pequeño o pequeña, a cargo de los obligados alimentarios

Respecto al Representante complementario, quien estará a cargo de la Asesoría de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y Genero que resulte sorteada, al momento en que se fije una cuota alimentaria a favor de un niño, niña o adolescente en las causas de violencia familiar se le dará intervención en el marco del art.103 del CCyC, debiendo expedirse en relación a la cuota alimentaria fijada para el niño, niña o adolescente.

Como puede observarse a lo largo de la presente publicación, el plan piloto de actuación dispuesto mediante el acuerdo reglamentario 1546 del TSJ se ha implementado para mejorar el servicio de justicia, satisfacer los derechos que ostentan las personas dentro de una familia o las familias y darle mejores respuestas a los justiciables en línea y a tono con lo establecido por los Tratados Internacionales de Derechos Humanos suscriptos por nuestro país.

Lógicamente esto no será fácil y llevara un tiempo hasta que se puedan pulir todos los desajustes existentes entre los dos Fueros intervinientes, ya que el plan recién cuenta con seis meses de su implementación.

Con el paso del tiempo y a medida que los jueces de violencia vayan resolviendo los pedidos de cuota alimentaria mayores serán los avances.

Dependerá de que tanto los justiciables, los auxiliares de la justicia y los integrantes del Poder Judicial de los dos Fueros mencionados, pongan su granito de arena en pos de resolver esta temática que tanta demanda genera como consecuencia que los obligados alimentarios no se hacen cargo de cumplir con sus obligaciones relativas al ejercicio de la responsabilidad parental.