A Disney pero sin equipaje: Dificultad de comprobar el contenido de una valija a fin de fijar la indemnización que debe pagar la línea aérea ante la pérdida del equipaje

Partes: Zanello Mónica Esther y otro c/ LAN Líneas Aéreas s/ pérdida /daño de equipaje

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: II

Fecha: 10-jul-2019

Cita: MJ-JU-M-120382-AR | MJJ120382 | MJJ120382

Dificultad de comprobar el contenido de una valija a fin de fijar la indemnización del daño material que debe pagar una línea aérea ante la pérdida del equipaje. Cuadro de rubros indemnizatorios.

Sumario:

1.-Corresponde elevar el monto de la condena del daño material impuesta a una compañía de aviación por la pérdida del equipaje de un pasajero, ya que la demostración directa del contenido del bulto extraviado presenta obvias dificultades, pues no es habitual que en la preparación del equipaje se proceda ante una rueda de testigos o ante un escribano público, y es por tal razón que, se ha asignado especial trascendencia a la prueba de presunciones e indiciaria y de testigos.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 10 días del mes de julio de 2019, se reúnen en Acuerdo los señores jueces de la Sala II de esta Cámara para dictar sentencia en los autos del epígrafe. Conforme con el orden de sorteo efectuado, el doctor Alfredo Silverio Gusman dice:

I.- La señora Mónica ZANELLO se presentó por derecho propio y en representación de su hija menor de edad, Florencia LUCCA, iniciando demanda de daños y perjuicios contra la firma LAN LINEAS AEREAS S.A. – en adelante LAN- por la suma de PESOS CIENTO DIECISIETE MIL CIENTO VEINTE ($117.120) y DÓLARES ESTADOUNIDENSES MIL OCHOCIENTOS VEINTE (u$s 1.820) o lo que en más o menos resulte de la prueba a producirse.

Narra que con motivo del festejo de cumpleaños de quince de su hija Florencia, junto con su marido, decidieron que la joven vaya a Disney, Orlando, Estados Unidos, contratando a la empresa Firenze Viajes S.R.L. que les ofrecía un viaje que comenzaba el día 20 de julio de 2013 con un vuelo de LAN n° 4648/202, que partía desde Buenos Aires, Ezeiza, con escala en Chile, cuyo destino era Orlando, Estados Unidos.

Cuenta que una vez arribado el contingente a los Estados Unidos, no llegó la valija de su hija Florencia, motivo por el cual se redactó el “Parte de irregularidad de equipaje”.

Añade que el intercambio de mails con la empresa de aviación era constante y en lugar de solucionar el reclamo sólo indicaban más pasos a seguir, mientras su hija seguía sin sus pertenencias en su viaje. Marca que luego de ser derivada por distintas áreas y departamentos de la búsqueda, finalmente LAN reconoció que la valija se encontraba extraviada.

Por ende, a fin de obtener el pago de una indemnización adecuada para restañar los perjuicios, reclamó el pago de los siguientes conceptos: a) Daño material: u$s 1.820 + $7.120; b) Daño moral padecido por la Sra. Mónica ZANELLO:$15.000; c) Daño moral padecido por la Srta. Florencia LUCCA: $ 30.000; d) Daño estético: $30.000; e) Daño psicológico: $20.000; f) Pérdida de chance: $10.000 y g) Indemnización por las molestias y gastos provocados por el extravío de equipaje: $5.000 (ver escrito de inicio a fs. 30/54).

II.- En el pronunciamiento de fs. 288/294 vta., el Señor Juez de primera instancia hizo parcialmente lugar a la demanda, condenando a LAN a pagar a la parte actora la suma de PESOS CIEN MIL DOSCIENTOS ($100.200), con más los intereses que se devengaran a la tasa activa del Banco de la Nacion Argentina desde el 21 de julio de 2013 hasta el momento de su efectivo pago, salvo la suma reconocida por tratamiento psicológico que generará intereses desde la fecha de la presentación del dictamen de la perito psicóloga (9.5.16, confr. cargo de fs. 223) y las costas del juicio (art. 68 del Código Procesal).

Para decidir de ese modo, tuvo por acreditada la responsabilidad de la compañía de aviación Lan Líneas Aéreas S.A. y fijó los montos de los daños resarcibles en las sumas de $60.000 y $15.000, en concepto de daño moral a Florencia LUCCA y a Mónica ZANELLO, respectivamente; $6.000 para el rubro daño patrimonial a la co-actora Mónica ZANELLO y $19.200 reconocidos a la co-actora Florencia LUCCA para afrontar un tratamiento psicológico.

A su vez, dispuso que el capital de condena tendrá la limitación de la suma que resulte de considerar 1.131 derechos especiales de giro respecto de cada una de las actoras y no sobre los intereses y las costas (conf. art. 22 inc. 6 de la Convención de Varsovia de 1929 -Ley N° 14.111, modificado por los Protocolos de La Haya de 1955, el de Montreal de 1975 y el Convenio de Montreal de 1999).

III.- La sentencia referida motivó la apelación articulada por la parte actora a fs.298, quien expresó agravios a fs. 306/309, los que merecieron la réplica de LAN a fs. 311/313.

Las quejas que las accionantes traen a estudio y decisión de esta Alzada tienen que ver con: a) La irrisoria suma dispuesta por el Magistrado para compensar el daño material, que no alcanza siquiera para reponer los artículos extraviados; b) El a quo yerra en no efectuar un tratamiento independiente del rubro “daño estético” del “daño moral”, cuando siendo certera su existencia, se lo debió indemnizar por separado para alcanzar una reparación integral; c) El sentenciante no debió rechazar el rubro “pérdida de chance” cuando se encuentra demostrado que la finalidad del viaje se frustró ya que Florencia no pudo disfrutar del mismo; d) Tampoco debió desestimar la indemnización pretendida para compensar las molestias y gastos provocados por la pérdida del equipaje por el evidente desgaste y falta de disfrute que ello ocasionó y e) Por último, cuestiona la aplicabilidad de la limitación de los 1.131 derechos especiales de giro para fijar la indemnización de la presente demanda. Esboza que ese tope sólo debe aplicarse a los daños materiales pero no a los otros daños resarcibles, como el moral.

IV.- Así esgrimida la cuestión, en primer lugar me abocaré al planteo efectuado por la demandada en su responde de fs. 311/311 vta., que tiende a cuestionar la concesión del recurso en base al límite cuantitativo dispuesto en el art. 242 del Código Procesal.

Por tratarse de una cuestión en la que está comprometido el orden público, relativa a la jurisdicción y a la competencia funcional, el Tribunal de Alzada se encuentra facultado para examinar la admisibilidad del recurso de apelación, sin que sea obstáculo para ello la concesión realizada por el Juez de primera instancia (conf.esta Sala, causa n° 1071/2014 “Rosende, Mariana Andrea c/ Edesur SA s/daños y perjuicios” del 28.9.16, entre otras).

En los supuestos de demandas con pluralidad de actores y a los efectos de determinar si se supera el límite dispuesto por el art. 242 del Código Procesal, se debe tomar en cuenta el monto individual de cada acción y no el de la totalidad de ellas (conf. Corte Suprema, Fallos: 258:171, 265:255, 269:230, 280:327, 284:392, 289:452, 300:156, entre otros). De otro modo, se estaría dejando librado a la discrecionalidad de los actores la posibilidad de habilitar la instancia de revisión vedada por la ley procesal, con el simple arbitrio de acumular en una sola causa relaciones jurídicas autónomas que tienen distintos titulares (conf. esta Sala, causa n° 4589/2013 “Medina González, Liz Estefanía y otro c/ Edesur SA s/daños y perjuicios” del 28.3.17 y sus citas).

Sentadas las bases, cuadra precisar que en autos la presente acción ha sido incoada en forma conjunta por madre e hija, cada una de ellas titulares de un derecho distinto. Por tanto, corresponde computar cada pretensión en forma autónoma y así efectuaré el análisis.

4.1. Respecto de la co-accionante Srta. Florencia LUCCA, tal como he referido, del escrito inicial surge que pretendió la suma de PESOS TREINTA MIL ($30.000) para daño moral, PESOS TREINTA MIL ($30.000) para daño estético, PESOS VEINTE MIL ($20.000) para daño psicológico, PESOS VEINTE MIL ($20.000) o PESOS DIEZ MIL ($10.000) por pérdida de chance (nótese que difiere el monto reclamado a fs. 46 vta. de la liquidación de fs. 47 vta.) y PESOS CINCO MIL ($5.000) para compensar las molestias y gastos provocados por el extravío del equipaje.

Por lo tanto, tomando la mejor hipótesis para la co-actora, requirió un total de PESOS CIENTO CINCO MIL ($105.000), mientras que la sentencia hizo lugar parcialmente a la demanda fijando a la Srta.LUCCA un total de PESOS SETENTA Y NUEVE MIL DOSCIENTOS ($79.200), contemplativos del daño moral y el tratamiento psicológico futuro.

De allí que el agravio de la Srta. LUCCA asciende a la suma de PESOS VEINTICINCO MIL OCHOCIENTOS ($25.800), tal la diferencia entre lo reclamado en la demanda y la suma concedida por el Magistrado en su sentencia. Por lo visto, no supera el monto mínimo de apelabilidad de PESOS CINCUENTA MIL ($50.000) previsto en el art. 242 del Código Procesal, conforme la modificación realizada por la Ley N° 26.536 (conf. Acordada de la C.S.J.N. N° 16/14 vigente al momento de la promoción de la demanda).

Ello así, considero mal concedido a fs. 299 el recurso interpuesto por la co-actora Srta. Florencia LUCCA a fs. 298 contra la sentencia de fs. 288/294 vta.

4.2. Por su parte, la Sra. Mónica ZANELLO, reclamó las sumas de DÓLARES ESTADOUNIDENSES MIL OCHOCIENTOS VEINTE (u$s 1.820) más PESOS SIETE MIL CIENTO VEINTE ($7.120) por daño material y PESOS QUINCE MIL ($15.000) por daño moral.

Por lo tanto, dejando de lado por un instante la inestabilidad actual en el mercado cambiario, puedo estimar que al habérsele reconocido en la sentencia un total de PESOS VEINTIUN MIL ($21.000), su agravio excede el monto mínimo de apelabilidad de PESOS CINCUENTA MIL ($50.000) previsto en el art. 242 del Código Procesal, conforme la modificación realizada por la Ley N° 26.536 (conf. Acordada de la C.S.J.N. N° 16/14 vigente al momento de la promoción de la demanda) y no resulta ser una suma inferior al 20% a la reclamada por la parte.Por lo demás, cualquier duda respecto al cumplimiento del monto mínimo para apelar, máxime cuando es necesario ponderar la cotización de una moneda extranjera que suele ser cambiante, debe zanjarse en favor de la apertura de la segunda instancia.

Por ende, el planteo de la demandada en lo que a esta coaccionada respecta no resulta procedente.

V.- Así las cosas, pasaré a analizar únicamente los agravios referidos a la Sra. ZANELLO.

En lo que respecta al rubro daño material, cabe señalar que, como regla, al trasportado le corresponde la prueba de la extensión del daño si persigue obtener una indemnización del transportista (art. 377 del Código Procesal).

Cierto es que la demostración directa del contenido del bulto extraviado presenta obvias dificultades, pues no es habitual que en la preparación del equipaje se proceda ante una rueda de testigos o ante un escribano público (ver esta Sala, causa causa n° 4725/2013 “Montenegro y otro c/ Aerolíneas Argentinas S.A. s/ pérdida/ daño de equipaje” del 2.8.17 y sus citas). Y es por tal razón que, en esta clase de juicios, se ha asignado e special trascendencia a la prueba de presunciones e indiciaria. De todos modos, aun cuando el material probatorio se ciñera a los términos del art. 163, inc. 5º, parágrafo 2º, del Código ritual, siempre es necesario que el reclamante aporte elementos de juicio que permitan al juzgador formarse un cuadro razonable de la entidad de las pérdidas. En defecto de esa prueba directa, incumbe al propio interés del requirente allegar a los autos los elementos pertinentes que suministren al Juez un panorama lo más completo posible acerca de las apuntadas circunstancias indiciarias.A lo que cabe añadir que la orfandad probatoria o la escasez de la prueba no pueden volverse a favor del demandante.

La prudencia lleva a ponderar, con delicadeza y cautela, un conjunto de circunstancias que proporcionan bases indiciarias útiles, como podrían ser clases de valija o maletín extraviados y sus tamaños, peso del equipaje, viaje de que se trata y época de realización -extremos que pueden revelar determinada capacidad económica-, tiempo planeado de permanencia en destino, número de personas que conforman el núcleo familiar viajero, finalidad meramente turística o esencialmente laboral del traslado, nivel socioeconómico del pasajero, valoración experimental de lo que comúnmente constituyen los efectos que son empleados en viajes de cabotaje o internacionales, etc. Sin dejar de tener presente que, en general, la indumentaria que se lleva es, en proporción no desdeñable, ropa usada (confr. esta Sala, causa N° 4783/2015 “Pastore Silvia Emma c/ Lan Argentina S.A. s/ pérdida/ daño de equipaje” del 20.3.17).

VI.- Siguiendo los principios que anteceden, puedo observar que de las constancias de autos surge probado que la pasajera Srta. Florencia LUCCA formó parte del grupo de quinceañeras que partieron el 20 de julio de 2013 desde Ezeiza, Buenos Aires, Argentina por LAN con destino a los Estados Unidos (ver documental de fs. 6/8 y contestación de oficio por parte de Firenze Viajes S.R.L. a fs. 135). En dicho viaje el equipaje sugerido, entre otras prendas y elementos, consistía en una valija grande (con identificador y candado), un bolso o mochila (con identificador), quince remeras, seis shorts, minies o bermudas, cuatro equipos para salir de noche, dos trajes de baño, dos pares de zapatillas, etc. (ver documental de fs. 9).

Dicha enumeración, que considero que no resulta desmedida y que razonablemente pudo haber sido cumplimentada por los padres de la cumpleañera para estar tranquilos que su hija iba a contar con los elementos requeridos para disfrutar su regalo de quince, se encuentra corroborada en las declaraciones testimoniales de las Sras.COSCARELLA Y PALACIOS, dos de las madres de otras jóvenes que efectuaron el mismo viaje. En tal sentido, la Sra. COSCARELLA informó que en la agencia de viaje “.dieron (una) lista y les dijeron que (tenían) que mandar esas cosas por la cantidad de días que iban a estar las chicas en EEUU.” (ver respuesta séptima a fs. 106 vta.).

Agrega, al igual que aduce la accionante, que “.debían llevar el vestido de quince.” a usar en la noche de gala en un hotel (ver respuesta décima primera a fs. 106 vta./107). En el mismo sentido, la Sra. PALACIOS dijo que el detalle de lo que las adolescentes deben llevar “.está en la página web.” donde pedían “.una valija grande, otra para llevar adentro, un vestido de gala (porque festejaban su cumpleaños de quince).” (ver respuesta sexta a fs. 108 vta.), esgrimiendo que su hija “se llevó lo mejor que tenía, gastamos mucha plata.” ya que “.Fue el evento de su vida, así que llevó muchísimas cosas” (ver respuesta décima a fs. 109). Es de suponer que Florencia, al preparar su equipaje, abrigaba las mismas expectativas que la hija de la Sra.PALACIOS.

Por lo tanto, entiendo que se encuentra prudentemente probado el listado de objetos que pudieron integrar la valija, los cuales, reitero, no me parecen irrazonables en la medida del tipo de viaje que se emprendía.

Ello así, sin desconocer que debe contemplarse que no todos los elementos perdidos eran nuevos, considero que la suma reconocida por el sentenciante ($6.000) resulta escueta para restañar el perjuicio descripto.

Empero, quiero aclarar que pese a advertir que por haberse extraviado la valija al inicio del viaje, resulta lógico que la niña haya tenido que efectuar ciertos gastos de vestimenta e higiene para utilizar en su estadía, no me convence como razonable que la demandada deba afrontar todos los consumos que realizó en su permanencia vacacional, conforme surge del monto total reclamado en la demandada, que coincide con el valor del resumen de la extensión de la tarjeta de crédito acompañado a fs. 14 (ver expresión de agravios a fs. 307, tercer párrafo). Es lógico que parte de esas erogaciones responden a actividades de ocio, compra de presentes o consumo personal que excede a los costos estrictamente necesarios para vestirse e higienizarse durante las vacaciones. Además, no puedo dejar de advertir que la principal interesada en cimentar el importe de su reclamo no se ha tomado un mínimo de trabajo de aclarar a que gasto corresponde los sitios que surgen en el concerniente resumen bancario.

Por lo tanto, luego de analizar con detenimiento el mencionado parte de la tarjeta de crédito y efectuando un estudio estimado de las erogaciones que pudo haber efectuado Florencia en los Estados Unidos como así el costo aproximado de las pertenencias extraviadas referidas; en razón de las facultades que me confiere el art.165 del Código Procesal, considero que la cuantía por el rubro daño material debe ascender a la suma de PESOS VEINTICINCO MIL ($25.000).

VII.- En lo que respecta al agravio referido a la limitación de los 1.131 derechos especiales de giro para fijar la indemnización de la presente demanda, toda vez que el tope no alcanza a las sumas reconocidas a la coaccionante quejosa, debe ser desestimado el planteo sin más.

VIII.- Finalmente, debo decir que teniendo en cuenta que la parte actora es sustancialmente vencedora en el proceso, que su apelación en parte prospera, que sujetó su reclamo inicial a lo que resulte de las contingencias probatorias (conf. escrito de inicio a fs. 30/30 vta.) y que en procesos de esta naturaleza las costas del juicio deben considerarse integrantes de la indemnización, considero que los gastos ocasionados en la Alzada también deben ser soportados por la demandada (art. 68 del Código Procesal).

IX.- Por lo expuesto, voto por: 1) Declarar mal concedido a fs. 299 el recurso interpuesto por la co-actora Srta. Florencia LUCCA a fs. 298 contra la sentencia de fs. 288/294 vta.; 2) Admitir parcialmente el recurso de apelación de la co-actora Mónica ZANELLO. En consecuencia, confirmar la sentencia apelada en lo que atañe al fondo de la cuestión y modificarla con relación al monto reconocido en concepto de daño material, el cual se eleva a la cantidad de PESOS VEINTICINCO MIL ($25.000) y 3) Las costas de Alzada se imponen a la demandada en razón de lo indicado en el Considerando VIII.

Los doctores Ricardo Victor Guarinoni y Eduardo Daniel Gottardi por razones análogas a las expuestas por el doctor Alfredo Silverio Gusman adhieren al voto que antecede.

En virtud del resultado que instruye el Acuerdo que antecede, esta Sala RESUELVE: 1) Declarar mal concedido a fs. 299 el recurso interpuesto por la co-actora Srta. Florencia LUCCA a fs. 298 contra la sentencia de fs.

288/294 vta.; 2) Admitir parcialmente el recurso de apelación de la co-actora Mónica ZANELLO.

En consecuencia, confirmar la sentencia apelada en lo que atañe al fondo de la cuestión y modificarla con relación al monto reconocido en concepto de daño material, el cual se eleva a la cantidad de PESOS VEINTICINCO MIL ($25.000) y 3) Las costas de Alzada se imponen a la demandada en razón de lo indicado en el Considerando VIII.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

ALFREDO SILVERIO GUSMAN

RICARDO VÍCTOR GUARINONI

EDUARDO DANIEL GOTTARDI