Correo narco: Se procesa al acusado por transportar estupefacientes, al figurar como remitente de una encomienda de dos cajas con sustancias prohibidas

Partes: Legajo de Apelación de A. G. I. s/ infracción ley n° 23.737 (art. 5 inc. c)

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Posadas

Fecha: 2-jul-2019

Cita: MJ-JU-M-119970-AR | MJJ119970 | MJJ119970

Procesamiento del encartado en orden al delito de transporte de estupefacientes, al figurar como remitente de una encomienda de dos cajas en las que había gran cantidad de sustancias prohibidas.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el procesamiento con prisión preventiva del encartado en orden al delito de transporte de estupefacientes, pues se verificó que aquél remitió una encomienda que recorrió el trayecto de una provincia a otra con veintiocho kilos de marihuana, la que se encontraban en dos cajas y debidamente acondicionada en catorce paquetes cada caja.

2.-La figura típica del delito transporte de estupefacientes, en su faz objetiva implica su traslado de un lugar a otro del país, sin tener en cuenta el medio utilizado y la forma de posesión; el tipo se agota por la sola circunstancia de que el agente se desplace con la droga, aun cuando fuera brevemente, y también debe demostrarse que el portador es un elemento activo en la cadena de tráfico.

3.-El delito de transporte de estupefacientes es de pura actividad, en el que el tipo penal se agota en la realización de la acción que no requiere el producto de un resultado material.

Fallo:

Posadas, a los 02 días del mes de julio de 2019.

Y VISTOS:

El presente expediente, registro «N° FPO 22/2018/4/CA1», en autos: «Legajo de Apelación de A., G. I. por Infracción Ley N° 23.737 (Art. 5 inc. C)».

CONSIDERANDO:

1) Que, arriban las presentes actuaciones al conocimiento y decisión de este Tribunal con motivo del recurso de apelación articulado a fs. 24/26, contra la decisión recaída a fs. 17/22 y vta., a tenor de la cual el Sr. Magistrado de la instancia que antecede dispuso el procesamiento con prisión preventiva de G. I. A. por encontrarlo prima facie coautor del delito de «Transporte de Estupefacientes» (Art. 5 inc. C de la ley 23.737 y Art. 45 del C.P.).

2) Que, la motivación desarrollada en el recurso de apelación planteado, se centra en que considera que para que se perfeccione el delito atribuido es necesario que quede debidamente acreditado en autos los extremos exigidos por el tipo penal en cuanto a su faz objetiva y subjetiva.

En cuanto a la faz objetiva, entiende que no obran en la causa registros fílmicos, fotográficos o pericias telefónicas que permitan dar certeza que su asistido remitió la encomienda con estupefacientes, sino una firma dubitada y una copia simple de D.N.I. que carece de virtualidad suficiente para fundar el dictado del procesamiento.

Sigue diciendo que en la causa no obran elementos que permitan inferir que su asistido tiene relación con la encomienda que contenía el estupefaciente manifestando que toda afirmación en contrario constituye una mera hipótesis basada en presunciones e impregna a la resolución atacada con el vicio de la fundamentación aparente.

Finalmente, solicita se revoque el resolutorio puesto en crisis y se declare el sobreseimiento de su asistido.

3) Que, de conformidad a las constancias de fs. 32, fs. 33, fs. 34, fs. 35/36, fs. 37, fs. 38 y vta., fs.39/40 y vta., el recurso de apelación ha sorteado el examen de admisibilidad formal, fueron practicadas las notificaciones de rigor y el interesado dio cumplimiento al término de audiencia establecido por el art. 454 del C.P.P.N., todo lo cual habilita a este Tribunal a emitir pronunciamiento.

4) Que, previo a analizar los planteos deducidos por la defensa de A., cabe señalar que la presente causa se inició a partir de la solicitud de apertura de encomienda por personal de Gendarmería Nacional, amparada mediante factura Nº 142000007902, remitida por G. I. A. con domicilio en la localidad de San Ignacio, provincia de Misiones, a Juan A. Segovia Vera domiciliado en la localidad de San Justo provincia de Buenos Aires.

La fuerza de prevención procedió a la interdicción de dos bultos, en oportunidad de haberse realizado un control en el depósito de la empresa de transporte «Crucero Express» y ante la sospecha de que en su interior, dado su gran peso y que desprendía un fuerte olor característico a la marihuana, podría encontrarse sustancia estupefaciente.

Que en virtud de ello, los paquetes fueron trasladados hacia el asiento de la Unidad de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (P.S.A.), a fin de someterlo a un control preventivo mediante el escaneo con rayos «X», con el aparato del que allí se dispone.

Que el resultado de dicho control constató la presencia de sustancia estupefaciente en el interior de los bultos, sumado a la intervención del can detector de narcóticos de la P.S.A., que reaccionó en forma positiva y marcó la presencia de sustancia estupefaciente en el interior de la encomienda, por lo que se solicitó al Juzgado.

Así es que, mediante resolución la Sra. Juez Federal autorizó la apertura de dos (2) bultos en fecha 04/01/2018.

La primer caja, que poseía la inscripción «Comestibles Don Roberto» y un escrito en letra manuscrita en papel de cuaderno rayado, que versaba: «Juan A. Segovia Vera 1996 de 17 de Marzo Buenos Aires Linier DNI 955.Teléfono 1154.» junto a una fotocopia del D.N.I. de G. I. A., en su interior se encontraban prendas de vestir sucias, debajo de las que se hallaban catorce paquetes, tipo panes rectangulares de color rojo, engrasados, acondicionados y prensados, cubiertos con papel film y rociados con un polvo que sería pimienta. Su pesaje arrojó un total de catorce kilos dos mil quinientos noventa y un miligramos (14,2591 Kg).

Por su parte, la segunda caja, poseía la inscripción de «Aceite Girasol Maravilla S&P», y también la acompañaba un papel con el mismo contenido que en la Caja N° 1 haciendo referencia a: «Juan A. Segovia Vera.» y una fotocopia del D.N.I. de G. I. A. En su interior al igual que en la anterior, se encontraron prendas de vestir sucias, debajo de las cuales había catorce panes rectangulares de color rojo, engrasado, debidamente acondicionados y prensados, cubiertos con papel film, cuyo pesaje arrojó un total de catorce kilos dos mil nueve miligramos (14,2009 kg).

Que practicada la prueba orientativa de campo «narcotest», arrojó resultado positivo para la especie cannabis sativa (marihuana).

El total de la sustancia encontrada en las dos cajas, arrojó un peso de veintiocho kilos con cuatrocientos sesenta gramos (28,460 kg).

Ante este cuadro de situación, se dispuso mediante orden judicial la vigilancia encubierta del lugar donde debía presentarse el destinatario del envío para retirar el mismo. Así, el día 06/01/2019 el personal de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de «Buenos Aires» de Gendarmería Nacional, constituido en el sector de entrega de encomiendas de la terminal de ómnibus de la localidad de Liniers Ciudad de Buenos Aires, previa presentación ante el mostrador respectivo a fin de retirar los paquetes provenientes de la localidad de Puerto Rico Misiones, detuvo a una persona de sexo masculino identificado como J. Á. Segovia Vera D.N.I. Nº 95.5., y demás datos que figuran en autos.

Que, en ese marco se dispuso el procesamiento con prisión preventiva de J. Á. Segovia Vera a fs.101/105 de autos principales; se ordenó además la inmediata detención y puesta a disposición del Tribunal, de G. I. A. por la presunta comisión del hecho delictivo que aquí se investiga referido al «Transporte de Estupefacientes».

Por lo que, en fecha 25/02/2019 personal de la Policía Federal Argentina en momentos que se encontraba realizando un control poblacional, detuvo la marcha de un masculino quien al notar la presencia policial, trato de evitar a los mismos. Esta persona se identificó como G. I. A., DNI Nº 45.5., de nacionalidad argentina, de 20 años de edad, nacido el .1999, domiciliado en Capital Federal, siendo identificado por sistema SIFCOP, obteniendo como resultado que sobre el mismo recaía un pedido de captura vigente en la presente causa, de fecha 29/01/2018.

Finalmente se solicitó la presencia de testigos, se labraron las actuaciones de rigor, y se procedió al trasladado del detenido hacia la sede judicial a los fines de ser recibido en audiencia de prestar declaración indagatoria. El encartado en ejercicio de su derecho de defensa, se abstuvo de brindarla.

Con los elementos reunidos en fecha 25/03/2019 el Sr. Magistrado resolvió la situación procesal de G. I. A. por considerárselo prima facie coautor (Art. 45 C.P.A) del delito de «Transporte de Estupefacientes» previsto y reprimido en el art. 5 inc.c) de la ley 23.737.

5) Que, ingresando al tratamiento de la cuestión traída a estudio de esta Alzada, y con relación al planteo deducido por el apelante sobre la falta de acreditación de los extremos exigidos por el tipo penal aquí investigado, en cuanto a su faz objetiva y subjetiva, debemos señalar en primer lugar que la figura típica del delito transporte de estupefacientes, en su faz objetiva implica su traslado de un lugar a otro del país, sin tener en cuenta el medio utilizado y la forma de posesión; el tipo se agota por la sola circunstancia de que el agente se desplace, aun cuando fuera brevemente, con la droga, así también debe demostrarse que el portador es un elemento activo en la cadena de tráfico. (Santiago Inchausti – Juan H. Mercau. Compendios de Jurisprudencia Ley N° 23.737. Edit. LexisNeris. Pág 109).

Concretamente es la dinámica propia de la acción la que configura el tipo objetivo y a lo que se agrega el conocimiento de qué el material trasladado consiste en estupefaciente; ello así ya que se trata de una figura de peligro abstracto en la que el legislador castiga la difusión o propagación que es lo que el traslado implica. (C.F.C.P., Sala IV, «DOMINGUEZ, Elías y VILLAR, Julio s/recurso de casación», del 21/9/2015).

De esta manera podemos decir que estamos en presencia de un delito de pura actividad, en el que el tipo penal se agota en la realización de la acción que no requiere el producto de un resultado material.

Así también, se sostuvo que a efectos de que se configure el delito de trasporte de estupefacientes, basta la mera traslación o desplazamiento de un lugar o paraje a otro portando a sabiendas los estupefacientes, no exigiendo la figura el dolo de tráfico o los fines de comercialización y, ni siquiera importa el destino que posteriormente se le confiera a las sustancias.(C.F.C.P., Sala II, «Mareco, Rubén Hernán s/recurso de casación», registro nro. 12.876, del 3/10/2012).

En ese contexto, es necesario poner de resalto que las circunstancias que rodearon el hecho que se investiga, vinculan al encartado con el transporte de estupefacientes, en este caso se verificó que A. remitió una encomienda que recorrió el trayecto desde la ciudad de Puerto Rico Provincia de Misiones hasta la ciudad de Liniers Provincia de Buenos Aires con veintiocho kilos con cuatrocientos sesenta gramos (28,460 kg). de marihuana, la que se encontraban en dos cajas y debidamente acondicionada en catorce paquetes cada caja, dichos extremos fueron corroborados a fs. 1, 2/4 y 7/8 y vta., 9 y vta., 10 y vta., 11 y vta., y 13/16 y vta.

En lo que atañe al aspecto subjetivo del tipo penal en estudio, debemos tener presente que en la factura N° 142000007902 A. figura como el remitente de las encomiendas inc autadas, además de ello en ambas cajas se encontraba una fotocopia de su D.N.I., sumado a que en la terminal de ómnibus de la localidad de Liniers se presentó el destinatario Segovia Vera en la empresa de encomiendas a retirar la mercadería que le fuera remitida, lo que da cuenta del conocimiento que ambos tenían de éste envío, extremos que fueron ratificados por los testigos del procedimiento B. Copa y E. Copa Villca a fs. 23/53 de la Consulta Web del Sistema Lex 100.

Sobre esa base y en relación a los argumentos desarrollados por el Defensor Público Oficial, cabe señalar que las circunstancias que rodearon el hecho ilícito permiten tener por acreditado prima facie la intervención del imputado en el hecho; para lo cual cabe tener presente la existencia de la fotocopia de su D.N.I.presentada para el despacho de las encomiendas, siendo una información sensible respecto de la cual la defensa no ha introducido argumentos vinculados a la pérdida del Documento en cuestión ni a otras circunstancias que descarten la intervención del imputado en las gestiones de envió.

En ese sentido, la suficiencia probatoria debe tener un carácter indiciario, circunstancial o indirecto. En esos casos se requiere la existencia de indicios fuertes y concatenados que permitan la acreditación de la responsabilidad penal a partir de prueba indiciaria.

Que, en virtud de las razones precedentemente señaladas ha de concluirse en sentido coincidente con el encuadre legal atribuido por la Magistrada a quo en los términos del art. 5 inc. C de la Ley 23.737 -Transporte de Estupefacientes.

6) Que, en virtud de lo referenciado y en el entendimiento de que los jueces no están obligados a seguir todos y cada uno de los agravios expresados, sino a atender a aquellos que estimaren conducentes para resolver la cuestión (Fallos: 311:340; 322:270 ; 327:525 ; 329:3373 ; 331:2077), procedemos a confirmar el pronunciamiento puesto en crisis y a descartar en todas sus partes el recurso interpuesto por la defensa del imputado.

En mérito de lo expuesto, esta Excma. Cámara Federal de Apelaciones de Posadas, RESUELVE:

1) NO HACER LUGAR al recurso de apelación articulado a fs. 24/26.

2) CONFIRMAR el pronunciamiento recaído a fs. 17/22 y vta.

REGÍSTRESE. NOTIFÍQUESE conforme lo dispuesto por las Acordadas 31/11 y 38/13 de la C.S.J.N., hágase saber a la Dirección de Comunicación Pública (Acordada 15/13 de la C.S.J.N.).

Cumplido, remítanse los autos al Tribunal de Origen.

Fdo. Dr. Mario Osvaldo Boldú

Dra. Ana Lía Cáceres de Mengoni

Jueces de Cámara

Dra. María Marlene Raiczakowsky

Secretaria de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: