Se aprueba la Estrategia Nacional de Salud Digital 2018-2024.

Título: Salud. ‘Estrategia Nacional de Salud Digital 2018-2024’. Aprobación.

Tipo: RESOLUCIÓN

Número: 189

Emisor: Secretaría de Gobierno de Salud

Fecha B.O.: 30-oct-2018

Localización: NACIONAL

Cita: LEG95445

Visto el expediente N° EX-2018-42571534-APN-DD#MS; y

CONSIDERANDO

Que por Decreto N° 802 de fecha 5 de septiembre de 2018 se atribuye al SECRETARIO DE GOBIERNO DE SALUD el objetivo de entender en la planificación global del sector salud y en la coordinación con las autoridades sanitarias de las jurisdicciones provinciales y del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el fin de implementar un Sistema Federal de Salud consensuado, que cuente con la suficiente viabilidad social.

Que el Gobierno Nacional fijó, a través del MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL, como una de sus políticas sustanciales a partir de 2016, avanzar en el camino hacia la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD -CUS-.

Que por Decreto N° 908 de fecha 2 de agosto de 2016 se aprueban las finalidades para la Estrategia COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD -CUS-, dentro de las cuales se encuentra la de modernización del Sector Público de Salud.

Que mediante la Resolución Ministerial N°475 de fecha 4 de abril de 2016 se instruye a todos los programas nacionales dependientes del MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL, cualquiera sea su fuente de financiamiento, a colaborar y coordinar su accionar con la implementación y el desarrollo de la estrategia para la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD, con el objeto de promover el acceso a la atención sanitaria integral, gratuita y con la adecuada calidad, jerarquizando el primer nivel de atención.

Que por Resolución N° 1013 se aprobó el modelo de Convenio Marco de adhesión a la Estrategia de Cobertura Universal de Salud, el cual fue suscrito por jurisdicciones del país que han convenido la implementación de la mencionada estrategia en sus respectivos territorios.

Que asimismo por ANEXO I IF-2018-23176242-APN-DD#MS- de la Resolución del MINISTERIO DE SALUD N° 1013 de fecha 30 de mayo de 2018 se aprobó la Estrategia de implementación para la COBERTURA UNIVERSAL DE SALUD, la cual se desarrolló mediante tres ejes principales, de los cuales, el segundo es el SISTEMA DE INFORMACIÓN

INTEROPERABLE Y APLICACIONES INFORMÁTICAS.

Que por lo expresado en el considerando anterior, es necesario aprobar la ESTRATÉGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL, a fin de sentar los lineamientos conceptuales que den lugar al diseño y desarrollo de la implementación de sistemas de información en salud en el marco de la Cobertura Universal de Salud.

Que la ESTRATEGIA DE SALUD DIGITAL inicia el camino hacia un sistema de salud que cuente con tecnologías que faciliten el registro de la información en forma primaria, es decir, durante el contacto con el paciente, en sistemas interoperables que permitan compartir la información entre los niveles de atención y las jurisdicciones, construyendo para cada paciente una historia clínica nacional, longitudinal y completa, de utilidad clínica, estadística y de gestión de información.

Que por lo expuesto es necesario aprobar la ESTRATÉGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL, a fin de sentar los lineamientos conceptuales que den lugar al diseño y desarrollo de la implementación de sistemas de información en salud.

Que la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS ha tomado la intervención de su competencia.

Que la presente se dicta en uso de las facultades otorgadas por el DECRETO N° 802/18.

Por ello,

EL SECRETARIO DE GOBIERNO DE SALUD

RESUELVE:

ARTÍCULO 1°- Apruébase la “ESTRATEGIA NACIONAL DE SALUD DIGITAL 2018-2024” que como Anexo IF-2018-48086499-APN-SSCPS#MSYDS forma parte integrante de la presente.

ARTÍCULO 2°- Establécese que las jurisdicciones que han adherido a la Estrategia de COBERTURA UNIVERSAL EN SALUD serán beneficiarias de las capacitaciones y la asistencia técnica que se generen con motivo de la ESTRATEGIA aprobada por el artículo 1° de la presente.

ARTICULO 3°- Comuníquese, publíquese, dese a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. Adolfo Luis Rubinstein

ANEXO

Estrategia Nacional de Salud Digital 2018-2024

Introducción

La información constituye la piedra fundamental del funcionamiento del sistema

de salud. El diseño de estrategias sanitarias eficientes requiere un conocimiento

preciso de las necesidades de la población y de los recursos del sistema de

salud. Solamente con información detallada se puede monitorear y medir el

impacto de las intervenciones y dar soporte a un proceso de mejora de la calidad

de la información que asegure beneficios en los resultados sanitarios de los

pacientes.

El Gobierno Nacional estableció, a través de su normativa, como una de sus

políticas sustanciales a partir de 2016, avanzar en el camino hacia la Cobertura

Universal de Salud (CUS)1

.

Por Decreto N°174/18 se crea y encomienda a la Secretaría de Coberturas y

Recursos de Salud, el objetivo de entender en la planificación y coordinación de

sistemas de información, incorporación de nuevas tecnologías de la información,

gestión de datos y registros estadísticos a nivel nacional y jurisdiccional; y por

Decisión Administrativa N° 307/18 se creó y asignó a la Dirección Nacional de

Sistemas de Información la responsabilidad primaria de gestionar las condiciones

para el desarrollo y coordinación de los sistemas de información en salud a nivel

nacional y jurisdiccional.

Mediante la Resolución N°1013/18 del Ministerio de Salud se aprobó la Estrategia de

Implementación de la Cobertura Universal de Salud la cual se desarrolla mediante

tres ejes principales: Población a cargo de equipos de salud familiar y comunitaria;

Sistemas de Información Interoperables y aplicaciones informáticas y; Ampliación de

la cobertura prestacional, mejora de la calidad de atención y priorización de líneas

de cuidado.

Para construir el camino hacia la Cobertura Universal de Salud efectiva resulta

prioritario mejorar los sistemas de información jurisdiccionales y nacionales, definir

indicadores reportables para el monitoreo del proceso de atención y estándares de

interoperabilidad para los diferentes sistemas existentes, contando con reportes

periódicos.

Sin sistemas de información no es posible conocer con certeza la calidad

de los servicios, la accesibilidad de la población a los mismos, ni asegurar la

1 Resolución Ministerial N°475/16. Se instruye a todos los programas nacionales del MSAL a coordinar

su accionar con la implementación de la CUS.

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/260000-264999/261130/norma.htm

Decreto N°908/16 PEN. Se establece un destino excepcional del Fondo Solidario de Distribución y crea

un fideicomiso; y define la Estrategia CUS.

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/260000-264999/264047/norma.htm

Resolución Ministerial N° 840/17. Constituye el Fideicomiso creado por Decreto 908/17

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/275000-279999/276747/norma.htm

Resolución Ministerial N° 1552/17. Aprueba el Reglamento Operativo de la Unidad Ejecutora del

Fideicomiso antes mencionado. http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/275000-

279999/279964/norma.htm

continuidad del cuidado de las personas.

Contar con registros nominalizados, longitudinales y únicos que construyan una

historia clínica única nacional, que incluya la historia de tratamientos, prestaciones,

prescripciones, alergias y antecedentes clínicos de cada individuo, es una

herramienta primordial para mejorar la calidad de la atención médica.

Fundamentos

Actualmente en Argentina las historias clínicas están fragmentadas por

instituciones, jurisdicciones o niveles de atención.

A su vez, de acuerdo a diversas estimaciones realizadas a mediados de 2018

por la Dirección Nacional de Sistemas de Información en Salud, un porcentaje

limitado de los efectores públicos de salud del país cuenta con algún tipo de

registro electrónico, por lo que la gran mayoría todavía mantiene historias

clínicas en papel. No se conocen con certeza datos acerca de la proporción en

el sistema privado y de obras sociales.

Sin embargo, el Sistema de Salud genera o transcribe gran cantidad de

información en formato digital que se utiliza para dar soporte al funcionamiento

de programas nacionales, de facturación y registros.

Cada jurisdicción,

institución, programa o registro ha generado flujos de información

independientes con una cobertura parcial, con formatos incompatibles y con

diferentes estrategias de identificación de pacientes, razón por la cual la

información resulta fragmentada y heterogénea.

Se genera entonces un escenario de información incompleta y almacenada en

silos independientes que no integra la realidad de un paciente, y que no está

disponible en forma completa para los profesionales en el momento de la

atención. En muchos casos la información se genera en procesos de carga

secundaria, donde los profesionales sanitarios registran en papel y luego el

personal administrativo carga estos registros en sistemas informáticos.

En distintas ocasiones programas y registros nacionales proveyeron

equipamiento informático y aplicaciones de software para el tratamiento de la

información en las jurisdicciones. Estas iniciativas independientes generaron

la necesidad de mantener múltiples aplicativos, configuraciones y

credenciales de acceso en los centros de salud, requiriendo el uso de

distintos sistemas para cumplir las tareas diarias de cada establecimiento.

No obstante, existen algunas iniciativas de integración de sistemas entre el

Ministerio de Salud y jurisdicciones que utilizan servicios web, pero no se

ajustan a estándares de información en salud, requiriendo un esfuerzo

individual de integración para cada necesidad.

Visión

Disminuir brechas de calidad en la atención de la salud, implementado sistemas de

información que identifiquen las características y necesidades de la población,

permitan el seguimiento longitudinal e integral de las personas a lo largo de todo

el sistema de salud y provean herramientas innovadoras a los profesionales de la

salud y a los pacientes.

Principios

– Disminuir brechas: Argentina es un país federal y heterogéneo, las

jurisdicciones y subsistemas tienen grandes diferencias en cuanto a

recursos, resultados sanitarios, y niveles de desarrollo tecnológico.

Todas las iniciativas de esta estrategia deben apuntar a reducir estas

brechas.

– Fortalecer autonomías:

cada jurisdicción u organización a cargo de una

parte del sistema de salud debe tener la posibilidad de definir su propia

estrategia de adopción de sistemas de información, y debe tener

herramientas para ejercer el mandato de guarda de la información clínica

que le impone la ley, con responsabilidad sobre la privacidad y seguridad

de la información registrada.

– Integrar información: la autonomía de los componentes del sistema de

salud no debe representar un obstáculo a la visión integral de la

información de los pacientes. La utilización de estándares y la

definición de procesos y políticas para compartir información posibilita

la integración de estos componentes.

– Integrar subsistemas: una de las brechas más notorias en los sistemas de

información de nuestro país se evidencia entre los subsistemas; la salud

pública, las obras sociales y la salud privada. Esta estrategia debe

plantear las herramientas y las políticas necesarias para lograr que estos

subsistemas se integren en un solo Sistema Nacional de Información en

Salud.

– Empoderar al paciente: el paciente es el dueño de su información, y

por lo tanto debe tener control sobre la misma, debe conocer la

información registrada en el sistema de salud, saber para qué se utiliza y

quiénes pueden acceder.

– Fortalecer la recopilación de información clínica en el punto de atención y

establecer los mecanismos para su utilización con fines estadísticos,

epidemiológicos, gestión de servicios, planificación de políticas públicas e

investigación.

– Asegurar la privacidad: establecer las medidas necesarias para asegurar

la privacidad de la información; solo las personas directamente

involucradas en el cuidado del paciente y con autorización del mismo,

deben tener acceso a información sensible; todas las acciones se deben

construir sobre este principio.

– Construir sobre la experiencia actual: dentro de la heterogeneidad,

existen ejemplos de experiencias muy avanzadas en el campo de la

informática en salud en la Argentina.

Las propuestas de estándares

técnicos y políticas deben armonizar las últimas tendencias

internacionales y la experiencia nacional desarrollada, evitando en la

medida posible la disrupción y acelerando la adopción.

Desarrollar los recursos humanos: la informática en salud es un campo

nuevo, multidisciplinario, y existen pocos cursos formales para

especializarse a nivel nacional. Para asegurar el éxito de la estrategia de

salud digital es fundamental fortalecer el recurso humano, creando

nuevos espacios de formación de especialistas en informática en salud

en todo el país, incluyendo representantes de todas las ramas de la

atención sanitaria y de la tecnología.

Objetivos

La Estrategia Nacional de Salud Digital define mecanismos y propone actividades

que están orientadas a fomentar el desarrollo de sistemas de información en salud

integrados y comunicados en todo el país. Los resultados esperados incluyen:

? Que los establecimientos públicos de la salud del país cuenten con

conectividad y un sistema de historia clínica electrónica que permita

registrar y conocer todos los detalles de la historia del paciente, como

consultas, internaciones, vacunas, laboratorios, prescripciones, etc.

? Que las personas tengan la posibilidad de establecer las reglas de

privacidad para la transferencia de su información clínica y la de los

familiares a su cargo entre diferentes sistemas y cuente con

herramientas que permitan monitorear las transferencias y los

accesos a su información.

? Que los profesionales de la salud puedan acceder desde sus

aplicaciones de historia clínica electrónica a toda la información

sanitaria de un paciente a su cargo, generada a lo largo de todo el

país, en todos los niveles de atención y en todos los subsistemas.

Este acceso siempre estará limitado por los deseos del paciente,

expresados en sus preferencias de privacidad.

? Que las personas cuenten con herramientas innovadoras que mejoren

el acceso al sistema de salud y la calidad del cuidado, como turnos

on-line, portales de pacientes, recordatorios personalizados,

aplicaciones móviles, etc.

? Que se implementen redes de telesalud, que permitan la atención a

distancia del paciente y las consultas de segunda opinión, mejorando

la accesibilidad, evitando traslados y compensando las diferencias

regionales de especialidades y recursos.

? Que los establecimientos de atención ambulatoria del sistema público

cuenten con herramientas que permitan el cuidado de la población a cargo,

con georeferenciamiento de los pacientes, asignación a equipos, reglas de

detección de necesidades según riesgos, cumplimientos de prácticas

preventivas, etc. Estas herramientas empoderan a los equipos nucleares de

salud familiar y comunitaria, facilitando la comunicación entre sus miembros y

la planificación de actividades.

? Que los registros y programas nacionales, así como los registros de

vacunación, de vigilancia epidemiológica, estadísticas, etc., cuenten con

datos oportunos, precisos y completos. Que estos datos sean recibidos

mediante los estándares de interoperabilidad propuestos, que simplifican y

homogenizan los flujos de información, facilitando su implementación en los

sistemas jurisdiccionales.

? Que las organizaciones de salud cuenten con datos precisos para la toma de

decisiones de gestión en sus ámbitos, como tasas de uso, demanda no

satisfecha, ocupación de camas, consumo de recursos nominalizados, todo

categorizado según características demográficas y sanitarias de los

pacientes.

? Que las organizaciones de salud puedan realizar los procesos de facturación

y recupero de gastos en forma electrónica, acelerando tiempos de cobro y

mejorando la proporción de prestaciones facturadas.

? Que los profesionales de la salud cuenten con herramientas de soporte a la

toma de decisiones para detectar riesgos y oportunidades en los pacientes

que están atendiendo, como necesidad de realizar prácticas preventivas,

evitar alergias ya conocidas, controles de dosis, cumplimiento de guías de

práctica clínica, etc.

? Que exista un marco legal y regulatorio que permita la eliminación de las

barreras a la adopción de nuevas tecnologías en los procesos de atención de

la salud, y que tenga como estructura central al respeto de los derechos del

paciente.

Fases y actividades

La Estrategia Nacional de Salud Digital define una serie de actividades

necesarias para implementar acciones que contribuyan a la construcción de

la infraestructura necesaria con el objeto de contar con sistemas de

información en salud interoperables en

la Argentina.

Fase 1: Consenso, Infraestructura y Proyectos Escalables

Esta fase se realizará en 2018-2019 y consiste en definir los fundamentos

técnicos, regulatorios y políticos de la Estrategia, con participación de la

comunidad de expertos y de las jurisdicciones.

Las actividades que se realizarán en esta fase incluyen:

– Fortalecimiento de las capacidades: se fomentará la formación de

recurso humano especializado en sistemas de información en salud,

mediante cursos on-line, becas y la propuesta de currículas en

universidades y residencias de todo el país.

– Definición de estándares: se definirán y documentarán los estándares

de terminología, comunicación, conjuntos básicos de datos mínimos, etc.

Estos estándares se seleccionarán tomando en cuenta los estándares

utilizados en proyectos públicos y privados en la actualidad, y las

iniciativas de armonización en Salud Digital regionales y globales.

– Implementación de la infraestructura central, a nivel nacional: la

arquitectura de interoperabilidad propuesta requiere un rol central del

Ministerio de Salud y Desarrollo Social actuando como nexo y

facilitando la comunicación entre las jurisdicciones y entre los

subsistemas de salud. Esto requiere la implementación de un Bus de

Interoperabilidad 2

que articula los contenidos y la comunicación de los

registros médicos en el país, con las siguientes funciones:

o Identificación federada de pacientes: conecta los identificadores

jurisdiccionales o institucionales con un identificador nacional de

pacientes, permitiendo unificar la información médica de un

ciudadano a lo largo de todo el país, y validando datos como la

cobertura de salud.

o Registros Federales de Referencia: uniforma la denominación de

componentes básicos de los registros médicos, como:

? Establecimientos de salud (REFES)

? Profesionales de la salud (REFEPS)

? Especialidades

? Farmacias (REFAR)

? Vademecum Nacional de Medicamentos basado en

SNOMED

? Prestaciones facturables

o Comunicación de documentos clínicos:

el Bus de

Interoperabilidad brinda funciones para la indexación y

localización de documentos clínicos en una arquitectura nacional

de repositorios clínicos distribuidos, a cargo de cada una de las

instituciones que genera el dato.

o Infraestructura de prescripción electrónica: da soporte a la

implementación de la prescripción y dispensación de

medicamentos en todo el país, integrando repositorios de

prescripciones que se mantienen en forma distribuida en los

sistemas que las originan.

– Gestión de la Información: La gestión de la información de salud implica

diferentes niveles de consolidación, análisis y comunicación. Además del

sistema estadístico nacional que ejecuta la Dirección de Estadísticas e

Información en Salud (DEIS), es necesario consolidar la información

longitudinal de los pacientes que propicie el análisis de la implementación

de diversos programas sanitarios y el uso eficiente de los recursos así

como la planificación estratégica de políticas sanitarias que mejoren la

2 El Bus de Interoperabilidad es una arquitectura de integración de sistemas de

información basada en el patrón de “Enterprise Service Bus”, posibilita la comunicación

entre sistemas de información independientes, asegurando el uso de estándares, la

privacidad y la seguridad de las transacciones

salud de los ciudadanos a nivel nacional. Se implementará inteligencia de

datos para integrar y depurar la información de fuentes distintas, para

procesarlas permitiendo su análisis desde infinidad de perspectivas y con

rápida respuesta.

– Definición de requisitos funcionales para aplicaciones clínicas:

se describirán las funciones deseables y buenas prácticas en Historias

Clínicas Electrónicas y otras aplicaciones que administran información

en salud, destinadas a los profesionales y al paciente.

– Marco legal y regulatorio: la incorporación de nuevas tecnologías al

proceso de atención y documentación de la salud requiere la

interpretación, revisión y adaptación de leyes y reglamentos

existentes.

Un equipo interdisciplinario implementará un proceso de

revisión abierto, con participación de la comunidad de expertos para

establecer guías y proponer las actualizaciones necesarias.

– Plan Nacional de Conectividad: la conectividad es un requisito

fundamental para las estrategias de salud digital, y todavía es un desafío

en nuestro país. En el contexto del plan se realizará un diagnóstico de

conectividad en todos los establecimientos de salud públicos del país y se

planificarán actividades de conectividad en colaboración con otras

dependencias de gobierno.

– Plan Nacional de Telesalud: la Telesalud, sincrónica y asincrónica,

juega un rol fundamental en la integración y fortalecimiento de redes

sanitarias y en el mejoramiento del acceso a la salud pública. El plan

trabajará en los aspectos regulatorios, económicos, sanitarios y

técnicos de la Telesalud en la Argentina.

– Proyectos Provinciales Escalables – PPEs: en cada jurisdicción se

seleccionarán áreas para implementar la transformación de los procesos

y recursos humanos, sanitarios y tecnológicos. Estos escenarios limitados

permitirán probar las herramientas tecnológicas y los procesos de

implementación, para luego pasar a una fase de extensión con métodos y

recursos validados.

– Apoyo a las iniciativas de Obras Sociales y Privados: el Ministerio

de Salud y Desarrollo Social apoyará las iniciativas de Salud Digital en

los subsistemas de Obras Sociales y privados, permitiendo el acceso

a estándares internacionales sin costo, guías de implementación,

seminarios, etc. Se planificará la incorporación de estas iniciativas en

el Bus de Interoperabilidad Nacional, asegurando la integración de los

datos clínicos del paciente entre todos los subsistemas.

Fase 2: Profundización, extensión y maduración

La segunda fase de la estrategia, a implementarse en 2020-2024, se focalizará

en la extensión de la cobertura de las herramientas de Salud Digital y la

profundización de las funciones de los Sistemas de Información.

– Monitoreo:

el análisis del progreso mediante la medición de indicadores

permitirá la identificación de factores de éxito y barreras, que brindarán la

información necesaria para planificar mejoras en los procesos de

capacitación, planificación y manejo del cambio.

– Extensión de los proyectos provinciales: capitalizando las

experiencias de los Proyectos Provinciales Escalables se definirán las

estrategias para la extensión de las implementaciones de Salud Digital

a todos los establecimientos de cada jurisdicción.

– Extensión de las implementaciones de Obras Sociales y Privados:

continuará el apoyo a estos proyectos, mediante documentación y

capacitación, se planificará la implementación de incentivos y exigencias

dentro de las áreas que se encuentran bajo la regulación del Ministerio de

Salud y Desarrollo Social.

– Maduración y actualización de estándares: la evolución natural de los

estándares internacionales exige la actualización periódica de los

mismos, así como la actualización de guías de implementación y las

funciones del Bus de Interoperabilidad.

– Profundización de las funciones de las herramientas de Salud

Digital: la maduración de los proyectos y el progreso de la evidencia

científica marca las direcciones y prioridades para la profundización de

las implementaciones, adoptando nuevas funciones como portales de

paciente, sistemas de soporte a la toma de decisiones, sistemas de

gestión poblacional, etc.