Se indemniza la incapacidad que porta la actora por el accidente vehicular sufrido en la pista de práctica de manejo de la Ciudad

Partes: Ballester Pablo Alejandro y otro c/ Robles Gastón Edgardo y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: F

Fecha: 19-jun-2018

Cita: MJ-JU-M-112194-AR | MJJ112194 | MJJ112194

 

Cabe indemnizar la incapacidad que porta la actora por el accidente vehicular sufrido en la pista de práctica de manejo de la Ciudad de Buenos Aires. Cuadro de rubros indemnizatorios.

 

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el monto asignado en concepto de reparación del vehículo que fuera embestido en la pista de práctica de manejo de la Ciudad de Buenos Aires toda vez que el mismo surge del valor asegurado del rodado menos la suma a la que el actor dijo haber vendido el automotor.

2.-No corresponde admitir el rubro desvalorización del rodado puesto que fue reconocido un importe por reparación de la unidad que, sumado al monto de su venta, abarca el valor del vehículo conforme fuera asegurado, y en tal contexto, va de suyo que no cabe admitir la partida en cuestión por cuanto a la actora no se le ha producido ningún perjuicio derivado de la aludida disminución del valor en venta.

3.-Toda vez que los peritos determinaron que la co-actora presenta secuelas funcionales físicas y psicológicas relacionadas con el accidente automovílistico que sufrió en la pista de práctica de manejo de la Ciudad de Buenos Aires, el reconocimiento de la indemnización por incapacidad, física y psíquica, se encuentra justificado.

4.-En función de entidad de las afecciones físicas y psicológicas sufridas por la víctima, que fue intervenida quirúrgicamente, con colocación e inmovilización con yeso, cabe propiciar el incremento de la partida para resarcir el daño moral.

Fallo:

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina a los 19 días del mes de junio de 2018, reunidos en acuerdo los Sres. Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala “F”, para conocer en los autos del epígrafe, respecto de las cuestiones sometidas a su decisión, a fin de determinar si es arreglada a derecho la sentencia apelada. Practicado el sorteo correspondiente resultó el siguiente orden de votación: Sres. Jueces de Cámara Dres. POSSE SAGUIER. ZANNONI. GALMARINI. A la cuestión propuesta el Dr.Posse Saguier dijo:

I.- La sentencia de la anterior instancia hizo lugar a la demanda y, en consecuencia, condenó a Gastón Edgardo Robles al pago de la cantidad de $ 24.900 – para el co-actor Pablo Alejandro Ballester – y la de $ 465.400 – para la co-actoras María Guadalupe Torrubia – El hecho ocurrió el 25 de noviembre de 2013, siendo aproximadamente las 17:00 horas. Los actores se encontraban en el interior del vehículo marca Renault, modelo Twingo estacionados en la pista de manejo ubicada en la avenida Roca 5452 de esta Ciudad. En tales circunstancias fueron embestidos por el rodado marca Volkswagen, modelo Vento, con su parte trasera la delantera del Twingo. Producto de la colisión su vehículo se desplazó hacia atrás y chocó con su parte trasera el frente de otro rodado que también se encontraba estacionado. Apelaron los actores y expresaron agravios a fs.523/532. La citada en garantía expresó agravios a fs.535/540. El traslado fue respondido a fs.543/545.

II.- No se encuentra cuestionada la responsabilidad atribuida en el pronunciamiento, por lo que habré de tratar los agravios relacionados con las partidas indemnizatorias.

a) Reparación del vehículo: El señor juez a-quo otorgó la suma de $ 21.900 por este concepto. La actora es la única que se queja con relación a este rubro por considerarlo exiguo. En la especie, a fs. 301/304 obra la pericia técnica del perito designado de oficio.Más allá de que no pudo inspeccionar el rodado, indicó el experto que los presupuestos arrimados a fs. 9/10 no podían ser corroborados completamente, pues en ellos se detallan refacciones que no se advierten en las vistas fotográficas del rodado que lucen a fs. 17/20. El perito no estableció un valor de las reparaciones en su dictamen. En tal situación, el juzgador consideró excesivo el valor de las reparaciones que surgía de los presupuestos en cuestión, y lo estableció en la cantidad de $ 21.900. Es claro que dicho valor no fue antojadizo sino que para hacerlo ponderó el valor asegurado del rodado que surge de fs. 6 ($ 31.900), cifra ésta a la cual le descontó la cantidad de $ 10.000 que fue el valor de venta que el actor manifestó haber obtenido de su venta. Como se ve, la sumatoria de la cantidad reconocida por el juzgador $ 21.900 más los $ 10.000 da como resultante el capital por el cual el vehículo se encontraba asegurado. De allí, entonces, que -dadas las particularidades del caso- encuentro razonable y justificada la cifra fijada por el juzgador para resarcir este concepto. De allí que habré de propiciar el rechazo de los agravios y la confirmación de este aspecto de la sentencia.

b) Desvalorización del rodado: Sobre la base de lo expresado anteriormente, es claro que tampoco le asiste razón al apelante con relación a su queja respecto al rechazo de este rubro. En efecto, si – como dije – se le reconoce un importe por reparación de la unidad que, sumado al monto de su venta, ambos abarcan el valor del vehículo conforme fuera asegurado, va de suyo que no corresponde admitir la partida en cuestión por cuanto a la actora no se le ha producido ningún perjuicio derivado de la aludida disminución del valor en venta. Por ende, habré de desestimar los agravios y confirmar la sentencia en este punto.c) La sentencia fijó en concepto de incapacidad (física y psíquica) la cantidad de $ 300.000 y por costo de tratamiento psicológico la de $ 14.400. La actora propicia su incremento, mientras que la citada en garantía solicita su rechazo o bien la disminución. En principio habré de señalar que, contrariamente a lo sostenido por la actora, el hecho de que se examinen conjuntamente las secuelas físicas y psíquicas, no resulta relevante desde que lo que importa es que el monto indemnizatorio que se fije constituya una adecuada reparación (cfr. C.N.Civ. Sala E, feb.13-2006, E.D. n° 54.449). Ahora bien, el perito médico designado en auto presentó dictamen a fs.409/416. Explicó que la co-actora Torrubia fue asistida en el lugar del siniestro por el SAME y luego trasladada al Hospital Santojani por presentar dolor intenso en el brazo y codo izquierdo. Se le diagnosticó fractura del húmero distal (paleta humeral) y se le colocó valva de yeso. Luego se le indicó tratamiento quirúrgico. Fue operada, se le realizó reducción de la fractura y colocación de dos placas con tornillos, además se le indicaron anti inflamatorios y antibióticos orales, sesiones de fisio kinesioterapia y reposos. Presenta en la actualidad dolor en el brazo y codo izquierdo, fractura del húmero distal izquierdo operado con osteosíntesis con limitación funcional y cicatrices queloides en el brazo afectado. En la actualidad requiere de tratamiento kinesiológico y analgésicos. Requiere de cirugía para el retiro de la osteosíntesis.

Agregó que el tema a considerar son las fracturas complejas de la extremidad distal en el adulto. Se engloban en esta características las fracturas supraintercondíleas cerradas o expuestas que tiene por lo general mal pronóstico en razón de que comprometen la función futura de la articulación y, en particular, la función de la articulación del codo.En definitiva, determinó que la víctima presenta una incapacidad parcial y permanente del 51%. A fs.365/368 presentó pericia la psicóloga designada de oficio. Indico la experta que el accidente de autos le ocasionó un trauma a la víctima. Asimismo presenta un daño psicológico que representa un grado de incapacidad del 10%. Sugirió que continúe con el tratamiento psicológico que retomó luego del accidente. Refirió que lo siga realizando a razón de una sesión semanal por un lapso de 8 a 12 meses. No aseveró la perito que la terapia paliaría completamente las afecciones psíquicas, con lo cual su reconocimiento se encuentra justificado. Al respecto cabe señalar que reiteradamente sostengo que lo indemnizable como incapacidad sobreviniente no son las lesiones padecidas, sino la disminución de la aptitud física o psíquica derivada de las secuelas del accidente, que perduran de modo permanente, y si bien los porcentajes de incapacidad fijados en los peritajes constituyen un medio útil para la apreciación de la entidad del daño, sólo tienen un valor relativo, por lo que el juzgador, con sustento en las circunstancias personales del damnificado, debe valorar principalmente las secuelas físicas y psíquica que surgen descriptas por el experto que importen una disminución en la capacidad vital En el caso de autos, toda vez que los expertos determinaron que la co-actora presenta secuelas funcionales físicas y psicológicas relacionadas con el accidente de que se trata, el reconocimiento de esta partida se encuentra justificado.

En cuanto al importe establecido, considero que aun ponderando la entidad de las afecciones descriptas, de 33 años al momento del suceso, empleada de la firma Telecom Personal SA, y demás condiciones que surgen del incidente de beneficio de litigar sin gastos N°67003/2014/1, soy de opinión que la suma fijada por este concepto resulta adecuada por lo que habré de propiciar su confirmación.En cuanto al pedido de disminución de la suma concedida por el costo de tratamiento psicológico que propicia la citada en garantía, atento el lapso y frecuencia estimado por la perito (entre 8 y 12 meses a razón de una sesión semanal -conf.fs.389-), juzgo que la cantidad de $ 14.400 fijada en la sentencia no resulta ser elevada. Por ende, voto por su confirmación (conf.art.165 citado). Asimismo, la actora cuestionó que el juzgador no otorgara una partida para resarcir la lesión estética. Sin embargo, la queja no es justificada por cuanto este aspecto fue ponderado por el sentenciante al examinar la incapacidad sobreviniente, tal como lo señalara expresamente en su pronunciamiento, a raíz de que el experto incluyó las cicatrices queloides existentes en el brazo afectado dentro de las secuelas por incapacidad sobreviniente (véase fs. 415). Ello, claro está, sin perjuicio de la valoración que también corresponda efectuar al examinar el daño moral. Por ende, la decisión adoptada en el pronunciamiento al rechazar la partida se encuentra justificada. Voto por confirmar este aspecto del fallo.

d) Daño moral: El juzgador fijó por este concepto la cantidad de $ 150.000. La actora propicia su incremento. La citada en garantía solicita su disminución. El daño moral es inmaterial o extrapatrimonial y representa los padecimientos soportados y futuros que tuvieron su origen o agravamiento en el hecho generador. Lo dañado son bienes de goce, afección y percepción emocional y física, no estimables por el equivalente pecuniario, pero sí considerables para la satisfacción por medio de sucedáneos de goce, afección y mitigación al sufrimiento emocional y físico (esta Sala octubre 31/2005 L.426.420 “Schaff Rubén Daniel c/Edenor S.A.s/Daños y perjuicios”).Sabido es que su fijación resulta de difícil determinación ya que no se halla sujeto a cánones objetivos, sino a la prudente ponderación sobre la lesión a las afecciones íntimas de los damnificados, los padecimientos experimentados, o sea, agravios que se configuran en el ámbito espiritual de las víctimas y que no siempre resultan claramente exteriorizados, hallándose así sujeto su monto a una adecuada discrecionalidad del juzgador. Resulta claro que la suma a establecer por este rubro no colocará a la actora en la misma situación que se encontraba con anterioridad al siniestro. De todas formas el juzgador se ve compelido a determinar la indem nización; no se trata de compensar dolor con dinero, sino de tratar de otorgar a la víctima cierta tranquilidad de espíritu en algunos aspectos materiales de su vida a fin de mitigar sus padecimientos.En la especie, en función de entidad de las afecciones físicas y psicológicas sufridas por la víctima, que fue intervenida quirúrgicamente, con colocación e inmovilización con yeso, y demás antecedentes ya descriptos, me llevan a propiciar el incremento de esta partida a la cantidad de $ 200.000 (conf.art.165 citado).

e) Gastos médicos, farmacia y traslados: Se agravia la actora por considerar reducido el importe de $ 1.000 fijado por estos conceptos. En lo tocante a los gastos médicos y de farmacia la Sala ya ha tenido oportunidad de señalar que no se requiere prueba efectiva de estos desembolsos, cuando la índole de las lesiones sufridas por el accidente las hace suponer.(conf.: causa libre n° 476.405 del 10/08/2007, n° 517.440 del 19/10/2009, entre otras). En cuanto a los gastos de movilidad, he referido reiteradamente que aunque no estén acreditados en forma cierta y determinada, corresponde que sean abonados, ya que la víctima que debe concurrir a una dependencia para curaciones y control médico ha debido razonablemente utilizar vehículos apropiados para ello, teniendo en cuenta la índole y gravedad de las lesiones sufridas (mi voto en causa libre 157.754 del 14/05/95, entre muchos otros). En la especie, atento la índole de las afecciones psicofísicas que presenta la actora, me llevan a propiciar se incremente esta partida a la cantidad de $ 3.000 (conf.art.165 citado).

III.- La sentencia fijó intereses de la siguiente manera: a) Para los gastos de reparación y privación de uso, estableció que los intereses correrán a partir de la ocurrencia del hecho y hasta el efectivo pago a la tasa activa prevista en el plenario “Samudio de Martínez”; b) Para la incapacidad física y psíquica, daño moral, gastos de atención médica y traslados determinó que los intereses correrán desde la fecha del hecho y hasta la sentencia a una tasa del 6% anual y, de allí hasta el pago a la tasa activa de referencia; c)Para el tratamiento psicológico futuro, determinó que los intereses correrán a la tasa activa desde la fecha de la sentencia y hasta el pago. La parte actora solicita se modifique la tasa del 6% fijada para la incapacidad psicofísica. Solicita se la modifique por la tasa activa. La citada en garantía se agravia por la tasa de interés aplicable a los rubros gastos de reparación y privación de uso.En lo atinente a la tasa aplicable corresponde señala que esta Sala, por unanimidad, sostiene, desde lo resuelto con fecha 14/02/2014 en los autos “Zacañino, Loloir Z.c/ AYSA s/ daños y perjuicios” (Expte.nº 162.543/2010,), que debe computarse la tasa activa, cartera general (préstamos) nominal vencida a treinta días, del Banco de la Nación Argentina, conforme lo previsto en la doctrina plenaria sentada en los autos “Zamudio de Martínez, Ladislaa c/ Transportes Doscientos Setenta S.A. s/ daños y perjuicios del 20 de abril de 2009, desde la producción del hecho y hasta la fecha del efectivo. En su mérito se accederá a los agravios de la actora y se desestimarán los de la citada en garantía. Corresponde entonces modificar la sentencia fijando para la incapacidad psicofísica sobreviniente y para los gastos de farmacia y traslados que los intereses correrán a partir del hecho y hasta el pago a la tasa activa prevista en el plenario “Samudio de Martínez” . Por todo lo expuesto, si mi voto fuese compartido, propongo que se modifique la sentencia elevándose a las sumas de $ 200.000 y $ 3.000 los rubros daño moral y gastos de farmacia y traslados, respectivamente. Asimismo, se modifican los intereses conforme la modalidad establecida en el considerando III. Costas de Alzada a los demandados que resultan ser sustancialmente vencidos (conf.art.68 primer párrafo del Código Procesal). Por razones análogas a las aducidas por el Dr.Posse Saguier, los Dres. ZANNONI Y GALMARINI votaron en el mismo sentido a la cuestión propuesta. Con lo que terminó el acto.

Fernando Posse Saguier

Eduardo A. Zannoni.

José Luis Galmarini

Buenos Aires, 19 de junio de 2018

AUTOS Y VISTOS:

Por lo que resulta de la votación que instruye el acuerdo que antecede, se modifica la sentencia elevándose a las sumas de $ 200.000 y $ 3.000 los rubros daño moral y gastos de farmacia y traslados, respectivamente. Asimismo, se modifican los intereses conforme la modalidad establecida en el considerando III.Costas de Alzada a los demandados que resultan ser sustancialmente vencidos (conf.art.68 primer párrafo del Código Procesal). Toda vez que se ha modificado lo decidido por el Sr. Juez “a-quo”, deberán adecuarse los honorarios de los profesionales intervinientes de conformidad con lo dispuesto por el art. 279 del Código Procesal. En atención al monto del proceso (capital e intereses), trabajos realizados, apreciados por su importancia, extensión y calidad, etapas cumplidas, resultado obtenido y lo dispuesto por los arts. 6, 7, 9, 10, 19, 33, 37, 38 y concs. de la ley 21.839 -mod. por ley 24.432-, se regulan los honorarios de la letrada patrocinante de la parte actora, DRA. SABRINA LORENA PINAL, en ($.). Asimismo, se regulan los honorarios de los letrados apoderados de la parte demandada y citada en garantía, DRES. IGNACIO ALBERTO VARELA, PATRICIA GLENDA JOHNSON y SILVINA MATILDE WRONA, en conjunto, en la suma de ($.).

Por la tarea realizada por el perito ingeniero JUAN CARLOS CABADO, apreciada por su importancia y calidad, teniendo en cuenta lo dispuesto por decreto ley 7887/55 (modif.por el dec. ley 16.146/57 y ley 21.165), y en lo pertinente por la ley 24.432, se regulan sus honorarios en ($.). En atención a los trabajos realizados por el perito médico DR. CÉSAR GÓMEZ, apreciados por su importancia y calidad y teniendo en cuenta lo dispuesto en lo pertinente por la ley 24.432, se regulan sus honorarios en la suma de ($.). En atención a los trabajos realizados por la perito psicóloga LIC. LAURA BEATRIZ GARCÍA, apreciados por su importancia y calidad y teniendo en cuenta lo dispuesto en lo pertinente por la ley 24.432, se regulan sus honorarios en la suma de ($.). Por la tarea desarrollada por la mediadora DRA. BEATRIZ ELENA RODRÍGUEZ, teniendo en cuenta lo dispuesto por los decretos 2536/2015 y 266/2018, se fijan sus honorarios en la suma de ($.). Por la labor de alzada (art. 14 del arancel) se regulan los honorarios de la DRA. SABRINA LORENA PINAL, letrada patrocinante de la parte actora, en ($.). Asimismo, se regulan los honorarios del DR. IGNACIO ALBERTO VARELA, letrado apoderado de la citada en garantía, en ($.). Notifíquese. Devuélvase.