Serie recomendada: House of Cards

House of Cards es una serie estadounidense de televisión de drama político-legal creada por Beau Willimon. Es una adaptación de la miniserie del mismo nombre realizada por la BBC (Londres) y se basa en la novela de Michael Dobbs. Todas sus temporadas están disponibles en  Netflix.

Es una serie oscura, donde el gran protagonista es el poder. ¿Ideales?, no existen. Lo que hay es corrupción, intereses personales, pasión y amigos que son peores que los enemigos.

“El poder es mucho más atractivo que el dinero, pero tiene el inconveniente de que se pierde más pronto”, con esta frase, el protagonista de la serie ‘House Of Cards’ define la línea argumental de la serie.

La trama se centra en el congresista demócrata de Carolina del Sur y líder de minoría Frank Underwood y sus estrategias para crecer políticamente.

Junto a él, su fría y ambiciosa esposa Claire está también decidida a conseguir que las aspiraciones de ambos lleguen a buen puerto, sin importar los medios que tengan que utilizar para ello.  Claire, dirige una ONG, pero sus intenciones no se centran en eso. Con su caridad y simpatía Claire amasa su propio poder e influencia.

La tercera en discordia es Zoe Barnes, una joven periodista que, a cambio de beneficios profesionales, ayuda a Frank en su plan sin tener idea de sus verdaderas intenciones. Aunque todo está relacionado con Frank y Claire, también hay otras líneas argumentales como la relacionada con el periodismo, retratando muy bien la relación cómplice entre los medios y el mundo de la política.

Por otro lado, durante la narrativa varias veces surgen aportes en los que Frank Underwood se dirige  a la cámara, por lo general de manera burlona con cara de autocomplacencia, los cuales le dan un tinte particular generando cierta complicidad con los espectadores. Sin embargo, lo mejor de la serie es que los protagonistas son los villanos y, como tal, nos obliga a empatizar con ellos.

El matrimonio Underwood no se parará ante nada para conseguir su objetivo a toda costa. Ambos saben perfectamente que cualquier movimiento, por leve que sea, puede hacer caer esa “casa de naipes” tan bien pensada y construida si dan una mínima puntada sin hilo.