Serie recomendada: “The Killing”, primera temporada.

Generalmente las series policiales se conforman por múltiples casos capítulo a capítulo. Sin embargo, otras eligen un caso en particular convirtiéndolo en la trama central. Esto sucede con ‘The Killing’. En esta serie, los detectives de homicidios Sarah Linden y Stephen Holder se involucran más de lo debido en todos los crímenes que intentan resolver.

‘The Killing’ es un drama policial-criminal que en su primera temporada sigue la investigación del crimen contra una joven en Seattle. Se aborda el asesinato de Rosie Larsen (Katie Findlay) conectando las diferentes historias entre los implicados de la trama: los policías del caso, la familia de la víctima y los principales sospechosos. La temporada se desarrolla sobre tres ejes: la investigación policial del asesinato de Rosie, los intentos de su familia de superar su dolor y los acontecimientos que rodean la campaña electoral que se relacionan con el caso.

La investigación le toca a la detective Sarah Linden, que está a pocas horas de ser trasladada a una nueva comisaría, pero ante ésta situación decide quedarse para dar con el culpable. Quien era su sustituto, Holder, ya había llegado, por lo que enfrentarán juntos al caso.

Por otro lado está la familia de la desaparecida, el sufrimiento que les provoca la desaparición de la joven y cómo se enfrenta a la situación.

El tercer foco está en el concejal candidato a alcalde, Darren Richmond, que está en plena campaña y que, parece que se encuentra relacionado con el caso.  Su candidatura se enfrenta una crisis cuando la noticia de la muerte de Rosie llega a la prensa.

Más allá del caso, otra de las cuestiones más atractivas de la serie se basa en el desarrollo de los dos personajes protagonistas y la evolución de su relación.

Desde el principio, la ambientación, el ritmo y los personajes vuelven a la serie atrapante. En el transcurso de la misma se descubre que todos tienen algún secreto que esconder, incluso cuando pensaban estar del otro lado de la página,  descubren que su pasado  se encuentra más presente que nunca.  La tensión que envuelve la historia te mantiene enganchado, deseando saber qué le ha pasado a la chica y quién es el culpable, pues todos parecen sospechosos.