Notificaciones internacionales realizadas fuera de los tratados internacionales. Su validez en el país del demandante y sus efectos en la Argentina

Autor: Quaini, Fabiana

Fecha: 19-abr-2018

Cita: MJ-DOC-13521-AR | MJD13521

Sumario:

I. Introducción. II. Las convenciones internacionales. III. Notificaciones desde los Estados Unidos. IV. La Convención de La Haya de 1965 y los métodos para notificar, vía no exclusiva. V. Las redes sociales para la notificación. VI. ¿Es válida una notificación que recibe una persona en la Argentina realizada por correo, Courier, Facebook, Skype, Twitter, WhatsApp u otro medio ordenado por una Corte de otro país? VII. ¿Podemos notificar a una persona en los Estados Unidos por correo o por medio de una empresa privada que se dedica a notificaciones? VIII. Conclusión.

Doctrina:

Por Fabiana Quaini (*

I. INTRODUCCIÓN

Notificar a una persona física o jurídica en un país diferente de aquel donde se encuentra el tribunal que ordena la notificación puede requerir un tiempo importante, muchas veces llegando a un año si utilizamos por ejemplo la Convención de La Haya. Puede suceder que no sepamos dónde puede ser ubicada la persona a notificar, más allá de encontrar su página de Facebook, Skype, LinkedIn o Twitter, por ejemplo.

Es útil saber cómo podemos hacer para notificar en forma más expedita, segura y aun más importante saber que nuestros clientes pueden ser notificados en la Argentina por diversos medios que si bien pueden no ser válidos para un tribunal argentino, si lo serán para la Corte que ordenó la notificación ya sea por correo postal, Courier, medios electrónicos o en forma personal.

Pasaremos a explicar las tendencias de las cortes especialmente de Estados Unidos y sus implicancias en territorio argentino. También desarrollaremos los medios no tan convencionales para notificar en Estados Unidos y otros países ya sea aplicando o no convenciones internacionales.

II. LAS CONVENCIONES INTERNACIONALES

La convención que más se utiliza a nivel mundial para las notificaciones es el Convenio del 15 de noviembre de 1965 sobre la Notificación o Traslado en el Extranjero de Documentos Judiciales y Extrajudiciales en Materia Civil o Comercial (a la que nos referiremos como convención de La Haya). También tenemos instrumentos regionales como Convención Interamericana sobre Exhortos o Cartas Rogatorias, el Protocolo de las Leñas sobre Asistencia y Cooperación Jurisdiccional en materia Civil, Comercial, Laboral y Administrativa en el ámbito del Mercosur. En este trabajo, nos referiremos exclusivamente a la Convención de La Haya de 1965 sobre notificaciones aplicando o no la misma. No debemos olvidar que los ciudadanos argentinos en el extranjero pueden ser notificados a través de las autoridades consulares argentinas en dicho país.

III.NOTIFICACIONES DESDE LOS ESTADOS UNIDOS

Muchas cortes de dicho país utilizan su sistema local de leyes sobre notificación para notificar a una persona fuera de los Estados Unidos.

Pasaremos a detallar las variantes utilizadas

1. La notificación personal

Una persona en la Argentina, que puede estar o no residiendo, inclusive de paseo, puede recibir una notificación que cursa un escribano, un abogado u otra persona. Esto puede suceder en su domicilio como en la calle, en un restaurante, poco importa el lugar realmente. Lo único que vale cuando se trata de una notificación personal es que haya una declaración jurada en un formato que entrega la corte que autoriza tal notificación que debe indicar que la notificación fue realizada en forma personal, la hora el día y el lugar donde fue notificada. Muchas veces se acompaña una foto del momento cuando se la está notificando.

2. La notificación por correo postal o correo privado

Otro método que la Corte puede utilizar para notificar es el envío de una carta certificada, o bien por DHL, UPS o FedEx. El acuse de recibo es suficiente para dar por notificada a la persona.

3. Medios electrónicos

En casos extremos donde es imposible ubicar a la persona para ser notificada tanto los Estados Unidos como otros países han dado por válidas las notificaciones vía email, Facebook, Twitter y LinkedIn, desarrollaremos este tipo de notificaciones más delante.

IV. LA CONVENCIÓN DE LA HAYA DE 1965 Y LOS MÉTODOS PARA NOTIFICAR, VÍA NO EXCLUSIVA

El art. 1 del convenio dice lo siguiente: «El presente Convenio se aplica, en materia civil o comercial, a todos los casos en que un documento judicial o extrajudicial deba ser remitido al extranjero para su notificación o traslado. El Convenio no se aplicará cuando la dirección del destinatario del documento sea desconocida»

El art. 10 por su parte expresa lo siguiente: «Salvo que el Estado de destino declare oponerse a ello, el presente Convenio no impide: a.la facultad de remitir directamente por vía postal, los documentos judiciales a las personas que se encuentren en el extranjero, b. la facultad, respecto de funcionarios judiciales, ministeriales u otras personas competentes del Estado de origen, de proceder a las notificaciones o traslados de documentos judiciales directamente a través de funcionarios ministeriales o judiciales u otras personas competentes del Estado de destino, c. la facultad, respecto de cualquier persona interesada en un procedimiento judicial, de proceder a las notificaciones o traslados de documentos judiciales directamente a través de funcionarios judiciales, ministeriales u otras personas competentes del Estado de destino».

La Argentina hace reserva al art. 10, por lo tanto, solo acepta las notificaciones a través de las Autoridades Centrales del Convenio.

Respecto al art. 1 de la convención, algunas cortes de los Estados Unidos entienden que la Convención de La Haya es obligatoria para notificar a demandados en otro país, mientras que otros tribunales entienden que es una alternativa más, no obligatoria, para ayudar a notificar documentos en el extranjero, pero no es obligatorio utilizarla (1).

El tratado de La Haya no es la única vía para notificar. Así ha sido declarada hace ya mucho tiempo por los tribunales del país del norte (2). De esta manera, la convención es un complemento de las provisiones de la FRCP 4(i).9 5 (3). (Ley sobre notificaciones en materia federal en los Estados Unidos).

Una Corte puede autorizar a una persona para notificar a un demandado fuera de los Estados Unidos en forma personal, por ejemplo, como suele suceder en la Argentina. En el caso «Components v. NEC Home Electronics», se hizo una notificación por correo desde una corte de California a una empresa en Tokio, Japón.El demandado argumentó que dicho método no estaba autorizado por Japón en la Convención de La Haya, a lo cual la Corte dijo cuando la empresa japonesa trató de invalidar la notificación, que el objeto de la Convención de La Haya era establecer un método para evitar las dificultades, pero no significa que otros métodos no puedan ser utilizados si la prueba de la notificación puede ser realizada (4).

Otros fallos de los Estados Unidos dirán que la notificación debe hacerse conforme la Convención de La Haya (5). La jurisprudencia está dividida (6).

Es interesante un caso donde había una disputa hacia dos empresas francesas demandadas que habían construido un avión que cayó a tierra. La demanda tuvo lugar en los Estados Unidos, y había prueba a ser producida en Francia. Los demandados franceses se opusieron a la misma. La Corte Suprema de los Estados Unidos dijo que el Convenio del 18 de marzo de 1970 sobre la obtención de pruebas en el extranjero en materia civil o comercial debía ser utilizada cuando era apropiada, cuando la situación de las partes, el interés de los Estados Unidos, el del otro país involucrado, garantizaba la aplicación del Convenio de La Haya sobre pruebas por producir (7). No la colocó por sobre una pirámide de Kelsen, obligatoria por así decirlo.

La tendencia de los tribunales del norte ha seguido que no todo demandante requiere el uso de la Convención de La Haya para notificar su demanda fuera de los Estados Unidos (8).

Hace muy poco, la Corte Suprema en los Estados Unidos se expidió en el caso de «Water Splash, Inc. v. Menon», sobre la notificación realizada por correo certificado a un demandado en Canadá. Una corte en Texas autorizó la notificación por correo al demandado en Canadá. Se demostró que el demandado había recibido el sobre y el juicio continuó sin su presencia, ya que no asistió en lo que se llama un «default judgment» o sea en rebeldía.La Corte Suprema se expidió en cuanto a que una notificación internacional por correo hecha a un país que firmó la convención de La Haya, es válida si no hizo reserva del método de notificación por correo, también era importante ver si era posible por la ley de procedimientos de la corte que ordenara la notificación (en el caso Texas) permitió notificar por medio de correo (9).

Lo cierto es que los jueces respetan sus propias leyes locales, New York, California, y Florida permiten la notificación fuera del Estado de la manera que lo hacen localmente (10).

Aún luego de fallo «Water Splash, Inc. v. Menon», cortes del país del norte han ordenado válidas notificaciones en forma personal en la Argentina, pese a la reserva del convenio de La Haya que hizo nuestro país.

V. LAS REDES SOCIALES PARA LA NOTIFICACIÓN

Ya en el año 2002, en el caso «Río Properties», se autorizó la notificación vía Facebook, LinkedIn y similares (11). Así se notificó a una persona en Turquía una notificación por email, Facebook y LinkedIn, otra en India por Facebook (12). También se notificó a una empresa en Kuwait por Twitter, único medio que hacía sus campañas (13).

Australia permite la notificación por medios electrónicos cuando hay una imposibilidad de hacerlos por otros medios (14) Canadá también lo ha permitido por Facebook (15).

Nueva Zelanda lo permite también por Facebook (16). El Reino Unido lo permitió por Twitter.

Una Corte reciente en Singapur, pese a que indicaba que la notificación del demandado debe ser personal, consideró como servicio sustituto los «medios electrónicos». Se trataba de notificar una persona en Australia y no había podido lograrse ningún tipo de notificación personal. Aun por fax que estaba permitido por la Corte.El demandante mostró que el demandado tenía muy activo su Facebook y el «arkadiaforum». Las fotos del perfil de las cuentas eran idénticas, y que la imagen de perfil de la cuenta de Skype era de la misma persona. El demandante también mostró que estas plataformas se usaron recientemente, donde se compartió un video y fotos, que se agregaron a través de la cuenta de Facebook, mientras que Skype y las cuentas de arkadiaforum.com mostraron que el demandado había usado recientemente su línea. El Tribunal consideró la jurisprudencia de otros países. El dema ndante demostró con éxito la impracticabilidad del servicio personal. El tribunal consideró apropiada la notificación por los medios elec

rónicos (17).

Los tribunales de África del Sur consideraron válido que los litigantes notifiquen documentos judiciales por correo electrónico o fax y enfatizó que cada solicitud debe decidirse por sus propios méritos en el tipo de documento a ser notificado. Además, el Tribunal reconoció que, si bien Facebook se utiliza principalmente como un elemento social, esta red en particular podría ser utilizada para otras funciones.

Además del mensaje de Facebook, ordenó que se publicaran en un periódico local por si el demandado no tenía acceso a dispositivos de comunicación electrónica (18).

VI. ¿ES VÁLIDA UNA NOTIFICACIÓN QUE RECIBE UNA PERSONA EN LA ARGENTINA REALIZADA POR CORREO, COURIER, FACEBOOK, SKYPE, TWITTER, WHATSAPP U OTRO MEDIO ORDENADO POR UNA CORTE DE OTRO PAÍS?

La persona que fue notificada en nuestro país en forma personal o por medio de redes sociales, como Facebook, Twitter, LinkedIn, email, inclusive por correo, por ejemplo, deberá en la Corte donde se ordenó tal notificación hacer lo que entiende que corresponde. Podría alegar que la Argentina no acepta la notificación que no es realizada a través de las Autoridades Centrales de la Convención de La Haya.

Sin embargo, las Cortes de los Estados Unidos no siempre aceptarán dicha defensa. Si consideráramos que luego del fallo «Water Splash, Inc. v.Menon» de la Corte Suprema de los Estados Unidos, es necesario para que la notificación sea válida, que la manera de notificar sea válida para el Estado donde se efectiviza, también es cierto que cuando ya no es posible su notificación por la propia Convención, ejemplo domicilio desconocido o no reside en dicho lugar, ya no se aplicaría la Convención de La Haya por ser domicilio desconocido (art. 1) o bien si se han intentado diversos medios, incluidos los permitidos por la Convención de La Haya, sin un resultado, la Corte puede ordenar otro tipo de notificación, aun por medios electrónicos.

Cierto es que en la Argentina las notificaciones realizadas fuera de la Convención de La Haya u otros instrumentos internacionales, no tendrán efecto en la Argentina y que los procesos o medidas que se lograron a través de este tipo de notificación no tengan validez.

Sin embargo, si por ejemplo una persona es notificada en la Argentina, que tiene domicilio incierto y ya no se aplica la Convención ni ninguna otra, la Argentina debería aceptar la notificación que se haya cursado conforme lo hubiera ordenado el juez extranjero y las consecuencias de dicho proceso.

Supongamos una persona que finalmente es notificada por un escribano a la salida de un espectáculo, por pedido de un requirente, generalmente un abogado. O bien un artista que viene a dar un show y se lo notifica en ese espectáculo, pudiendo ser o no un residente en la Argentina. Sabemos que una persona va a tomar un vuelo y la notificamos en el aeropuerto, sala de embarque o en el mismo avión, por medio de una notificación personal.

Todas estas situaciones no son tan extremas y suceden en el día a día.La imaginación para notificar personalmente una persona lleva a situaciones hasta graciosas o desagradables, pero la notificación se logra.

Hay que tener en cuenta que -por ejemplo- una demanda de divorcio foránea que se notifica en la Argentina puede tener efectos sobre bienes, custodia de niños.

Supongamos que una persona haya contraído matrimonio en la Argentina y el divorcio tuvo lugar en una corte de Florida, donde fue notificado en la Argentina por email o personalmente y no se defendió por entender que no era válido para la Argentina. Ese matrimonio, seguramente fue registrado en el Estado de Florida y luego se disolvió. Pueden estar seguros de que al juez no se le va a ocurrir mandar a inscribir el divorcio en la Argentina. Es válido y acordará seguramente lo que solicitara el demandante.

Según mi experiencia, he recibido notificaciones por correo certificado desde juzgados de Colombia, Italia, Inglaterra. Los casos siguieron con sentencia. Uno en especial quitó la responsabilidad parental a uno de los progenitores.

En otros casos, he realizado notificaciones personales a clientes sobre demandas de divorcio, acciones civiles y comerciales de todo tipo. Muchas de ellas aun con domicilio cierto antes y después del fallo Water Splash.

También han sido válidas en el país del norte notificaciones realizadas a ciudadanos extranjeros que venían a un evento a la Argentina.

En todos los casos, se completa una declaración jurada que solicita la Corte extranjera, se certifica la firma con escribano, algunas veces se apostilla, otras no, según lo requiera la Corte y se envía una copia primero por email y el original al estudio del colega que contrató los servicios.

Igualmente, otros países, como Colombia, Italia, Reino Unido, pueden notificar de diversas maneras y hay que estar atento a ello. Los EE. UU., Canadá, Italia, Colombia, Andorra, Canadá, Costa Rica no han hecho ningún tipo de reservas a las formas de notificación fuera de autoridades centrales del art. 10 de la Convención de La Haya.

Hay que tener bien en cuenta el art.8 del Convenio de La Haya indica que cada Estado contratante tiene la facultad de realizar directamente, por medio de sus agentes diplomáticos o consulares, sin medida de compulsión alguna, las notificaciones o traslados de documentos judiciales a las personas que se encuentren en el extranjero. Todo Estado podrá declarar que se opone a la utilización de esta facultad dentro de su territorio, salvo que el documento deba ser notificado o trasladado a un nacional del Estado de origen. La Argentina no ha hecho reserva en cuanto a este artículo.

VII. ¿PODEMOS NOTIFICAR A UNA PERSONA EN LOS ESTADOS UNIDOS POR CORREO O POR MEDIO DE UNA EMPRESA PRIVADA QUE SE DEDICA A NOTIFICACIONES?

En principio, la reserva que hace la Convención de La Haya en su art. 10 que no acepta este tipo de notificaciones, se refiere a la Argentina. Los Estados Unidos no han hecho ningún tipo de reserva, por lo cual una notificación de este tipo es válida tanto para los Estados Unidos como para la Argentina.

Una manera usual de cursar este tipo de notificaciones es que el sobre sea enviado directamente desde el juzgado y preferencialmente con una empresa como FedEx, UPS o DHL. De esta manera, se programa que busquen el sobre al juzgado y luego, por la web, se solicita un acuse de recepción. También se puede solicitar que no se deje el sobre, a menos que alguien firme de la casa y que se indique qué parentesco tiene o que sea únicamente personal. Los costos de envío los paga el actor.

También se puede suplir el pase por el juzgado, a través de un escribano que da fe de lo que incluye dentro del sobre, inclusive con una copia certificada de que los incluyó, y que el correo privado lo buscó o que el escribano lo llevó a DHL, UPS o FedEx y se envió.

VIII.CONCLUSIÓN

Si una persona es notificada en la Argentina por fuera de los convenios internacionales convencionales que ha suscripto la Argentina, ya sea por correo, en forma personal, por Facebook, Twitter, LinkedIn, email, no debe sentirse seguro respecto a que no es válida para la Argentina y no le afecta. Por el contrario, recordemos que, si bien no tendrá efectos jurídicos para la Argentina, esta consecuencia puede ser irrelevante para quien intente la notificación, ya que sí tendrá todos los efectos jurídicos en el país donde se intenta la notificación como puede tenerla en terceros países.

Imaginemos una división de bienes de una sociedad conyugal con bienes en la Argentina, los Estados Unidos e Italia. El divorcio se radica en el estado de California. El demandado es notificado en forma personal en la Argentina y no comparece. Se produce un «default judgment», o sea en rebeldía y se decide la suerte de esos bienes en California. Seguramente para la Argentina, esa decisión no tendrá validez, pero sí la tendrá para los otros dos países.

Nos podemos preguntar para qué sirve enviar notificaciones a través de la Autoridad Central. Creo que es solo una manera de evitar largos tiempos y burocracia ya que recordemos que se requiere no menos de 6 meses para ver qué pasó con la notificación y suelen llegar al año las notificaciones. Tan solo ello y si no sabemos con certeza el real domicilio del demandado, nuestra acción podría prescribir.

Un artículo «Catch Me If You Can: How To Serve Foreign Defendants», «Atrápame si puedes:Cómo notificar demandados en el extranjero» refleja esta problemática y sugiere asesorarse debidamente con abogados expertos en el país donde se intenta notificar y evaluar la mejor manera de notificar (19). Compartimos esta postura tanto para notificaciones en la Argentina como desde la Argentina hasta otros países.

Recuerde que, en su casilla de email, o si usa redes sociales, además de recibir un feliz cumpleaños en Facebook, Skype, LinkedIn, o un comentario de su foto, un aniversario de año de trabajo de un colega puede estar recibiendo una notificación. Esté atento.

———–

(1) «The need to address international litigation has been recognized for over three decades. When Congress considered creating a commission in 1958 to study present international judicial assistance (i. e., how foreign countries facilitate the res o22 CORNELL INT’L L.J. 335 (1989)».

(2) In McNulty v. Rocomat y 132 Misc. 2d 1064 (N.Y. Sup. Ct. 1986). Y In Re Marriage of Vause v. Vause, 140 Wis. 2d 157, (Ct. App. 1987).

(3) Federal Rules of Civil Procedure, Tít. II. Commencing An Action; Service Of Process, Pleadings, Motions, And Orders, Rule 4. Summons. Disponible en https://www.law.cornell.edu/rules/frcp/rule_4 .

(4) Ídem at. 1542 (quoting Shoei Kako v. Superior Court, 33 Cal. App. 3d 808, 821 109 Cal. Rptr. 402, 411 (1973)). See also Tamari v. Bache & Co., 431 F.Supp. 1226 (N.D. Ill. 1977), aff’d 565 F.2d 1194 (7th Cir. 1977) (quoting from Shoei Kak o v. Superior Court).

(5) Hantover, Inc. v. Omet, S.N.C. of Volentieri,10.

(6) Cornell International Law Journal. Volume 22. Issue 2 Summer 1989 Article 8. The Interplay between Domestic Rules Permitting. Service Abroad by Mail and The Hague Convention on Service: Proposing an Amendment to the Federal Rules of Civil Procedure. Leonard A. Leo.

(7) Societe Nationale v. U.S. Dist. Ct., S. D. Iowa,15 9.

(8) Civ. Proc. 4(f)(1); Tracfone Wireless Inc. v. Bitton, 278 F.R.D. 687, 690-692 (S.D. Fl 2012).

(9) «Water Splash, Inc. v.Menon». Disponible en https://www.supremecourt.gov/opinions/16pdf/16-254_5iel.pdf.

(10) N.Y. C.P.L.R. 313; West’s F.S.A. § 48.194; West’s Ann. Cal. C.C.P. § 415.40. [40] N.Y. C.P.L.R. 313.

(11) WhosHere, Inc. v. Orun, No. 1:13-CV-00526-AJT, 2014 WL 670817. E.D. Va. Feb. 20, 2014.

(12) FTC v. PCCare247 Inc., No. 12 CIV. 7189 (PAE), 2013 WL 841037

(13) St. Francis Assisi v. Kuwait Fin. House, No. 3:16-CV-3240-LB, 2016 WL 5725002, at. 2. N.D. Cal. Sept. 30, 2016.

(14) Rule 116, 1, of the Australian Uniform Civil Procedure Rules.

(15) Kno v. Sutherland (Feb. 5, 2009) Edmonton 0803 002267. Alta. Q.B.M.

(16) Axe Market Gardens v Craig Axe CIV: 2008-485-2676.

(17) Singapore Law Gazette September 2016. David Ian Andrew Storey v Planet Arkadia Pte. Ltd. and others [2016] SGHCR 7 («David Storey»).

(18) In CMC Woodworking Machinery (Pty) Ltd v Pieter Odendall Kitchens [2012] ZAKZDHC 44.

(19) Véase el siguiente enlace web: https://www.law360.com/articles/449761/catch-me-if-you-can-how-to-serve-foreign-defendants. Lexis Nexis.

(*) Abogada, Universidad Católica Argentina de La Plata. Máster en Derecho Comercial Internacional, Universidad de Tours, Francia. Máster en Derecho Comercial Internacional y en Derecho de Negocios Internacionales, Toulouse, Francia. Licenciada en Derecho, España (homologación de título). Ha presentado ponencias sobre su especialidad en distintos países.