Fortalezas y debilidades del Programa de Formación de los Facilitadores Judiciales

Autor: Escobar, Juan F.

Fecha: 23-oct-2017

Cita: MJ-DOC-12248-AR | MJD12248

Sumario:

I. Introducción. II. Desarrollo. III. Las fortalezas y debilidades del programa de formación vividas por este becario. IV. Conclusiones y recomendaciones. V. Bibliografía.

Doctrina:

Por Juan F. Escobar (*)

I. INTRODUCCIÓN

La temática que se abordará en el presente trabajo será respecto a las fortalezas y debilidades del Programa de Formación de los facilitadores judiciales, su importancia e implicaciones, así como también sus alcances o limitaciones.

Empezaré describiendo de qué se trata el servicio, pasando por qué son los facilitadores judiciales, los alcances del servicio como sistema, su regulación jurídica en la provincia de Corrientes, Argentina, aclarando que reposa en ello la mayor legitimidad de los estados de derecho modernos.

Adentrados en el trabajo, se analizan las experiencias que este becario ha obtenido a lo largo del programa, apuntado al fortalecimiento del mismo sumado a las experiencias actuales de los facilitadores judiciales en mi región.

Para terminar se englobarán las críticas al sistema para que puedan servir de ayuda a mejorarlo en un futuro próximo.

II. DESARROLLO

1. El Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales

El Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales, del Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales perteneciente a la Organización de los Estados Americanos (OEA), tiene por finalidad garantizar el acceso a justicia, en armonía con el Poder Judicial, a través de los Juzgados de Paz y desarrollando la tarea con alto compromiso, voluntad, ad honórem, siendo electos por la propia comunidad y nombrados por el Poder Judicial.

Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Paraguay y desde el año 2011 Argentinas, son los ocho (8) Países que cuentan con este Servicio. En nuestro, existen dos puntos relevantes: por un lado, en que el programa existe solo en la Provincia de Corrientes, con proyección a las Provincias de Formosa y Misiones y además, a diferencia del resto de los países antes mencionados, aquí más del 65 % son facilitadoras judiciales.

2.Los facilitadores judiciales

Los facilitadores judiciales son hombres y mujeres que sin recibir retribución económica alguna disponen de un tiempo de sus vidas, sea diario, semanal, sin un lugar u horario determinado al servicio de los demás y de sus comunidades como parte del Sistema Nacional de Facilitadores Judiciales Comunitarios (SNJC).

Tienen como función principal la de «servir de enlace entre la comunidad y el Poder Judicial para garantizar un genuino y eficiente acceso a la justicia, promover una cultura de paz y fortalecer mecanismos de prevención».

Entre las actividades que realizan, está la siguiente: Colaborar con la administración de justicia promoviendo la utilización de los medios alternos de solución de conflictos; con la confidencialidad como una de las reglas de la mediación, proponen, buscan distintas salidas, concretas, eficientes y pacíficas a los distintos problemas como controversias que se les presentan.

– Madres solas que necesitan que el padre de su/s hijo/s le pasen la cuota alimentaria.

– El hombre o la mujer, mayor de edad, que no posee ingresos y desconoce cómo gestionar una jubilación o pensión.

– La familia que vivió siempre en el mismo lugar y no posee documentación.

-Vecinos en conflicto por molestias causadas por animales, árboles, humo, ruidos molestos, etcétera.

– Hechos de violencia intrafamiliar que por razones de temor, económica, ignorancia, costumbres, cultura no se dan a conocer.

– Situaciones de menores en riesgo, desamparados, en contacto con estupefacientes, cigarrillos, bebidas alcohólicas, a situaciones de abusos sexuales, etcétera.

Entre otras tantas que pueden surgir, allí están los facilitadores judiciales, elegidos por su propia comunidad.

3. El servicio como sistema

El servicio actúa como sistema de prevención al replicar los facilitadores en sus comunidades los conocimientos que reciben del Juez, quien tiene la tarea de capacitarlos con temas trascendentes y con la colaboración de personas especializadas según el tema.

Esto ha significado una reducción de la conflictividad y de concreción en resultados positivos, de cuestiones que antes eran desconocidas o inalcanzables para los habitantes de un pueblo, comunidad, etcétera.Entre los resultados positivos que reporta este programa pueden observarse:

– Mayor acceso a justicia: Han derribado las barreras de la distancia, de la ignorancia, de la desigualdad, al poner en conocimiento de la autoridad judicial, casos que por cuestiones de las antes expuestas no se trataban.

– Impacto de género: Aunque no resuelven casos, con su asesoramiento contribuyen al conocimiento del derecho al cuidado, respeto personal, no admitir abusos, sensibilizando e informando.

– Prevención y concientización: Organizan y acompañan en actividades, en las escuelas, a fin de desarrollar temas importantes para la población escolar y que estos a su vez se conviertan en replicadores, p. ej.: bullying, adicciones, responsabilidad de los establecimientos educativos por daños causados y / o sufridos por los alumnos, violencia familiar, menores en riesgo, entre otras.

– Derecho indígena: En ciertas poblaciones, los «whitas» (jueces indígenas) trabajan articulados con los facilitadores, armonizando el derecho indígena con el sistema formal.

– Con el Poder Judicial: Reducen costos, tiempo, evitando la judicialización de todas las cuestiones y sobre todo, han humanizado la justicia, construyendo a una mejor percepción.

4.Los auxiliares necesarios del programa

Si bien el programa está íntimamente entrelazado al Poder Judicial, encargado del nombramiento, remoción, capacitación, recopilación de datos, estadísticas, la articulación del trabajo con otras instituciones -tanto públicas como privadas- es relevante para la concreción de los resultados pretendidos.

Las distintas instituciones, públicas y / o privadas locales (municipio, policía, hospitales, etcétera), son auxiliares necesarios del programa, con su aporte y compromiso.

Sabido es que la actividad desarrollada por los Facilitadores provoca confusión, al interpretarse como contraria a la labor de los abogados o ventilando cuestiones fuera de la comunidad al poner en conocimiento del Juez de Paz; nada más alejado de la realidad, ya que el asesoramiento, acompañamiento, asistencia, información, entre otras, son algunas de las actividades que estos realizan y que constituye un eslabón más en la cadena que los poderes del Estado y los organismos que le corresponden, deben propender, a fin de brindar garantía de acceso a Justicia y de los Derechos Humanos.

Sin dudas, uno de los datos sobresalientes es la formación de un grupo maravilloso, unidos hoy por la vocación de servicio, acortando las distancias y con las expectativas de que estas actividades se reiteren.

5. Vivencias del programa en los países que lo integran

A continuación se exponen brevemente las vivencias del programa en los países que lo integran.El 11 de agosto de 2011, se firmó el acuerdo de Cooperación entre la Secretaría General (SG) / OEA y el Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Corrientes para colaborar en el perfeccionamiento del sistema de administración de justicia de la Provincia de Corrientes, a través de un sistema de facilitadores judiciales orientado a efectuar labores que los jueces encomienden, colaborar con los usuarios para acceder a los órganos del sistema de justicia y prevenir conflictos por medio de la información y el impulso de una cultura cívico jurídica dentro de la población.

En noviembre de 2011, se inició la implementación del Servicio de facilitadores judiciales en la provincia.

Dentro del seno del Superior Tribunal de Justicia, participan ministros y diversas áreas: personal, desarrollo de recursos humanos, inspectoría, fiscalía, prensa y otras; asimismo, a nivel territorial, jueces de paz y funcionarios de los juzgados de paz participan en asambleas de selección de los facilitadores judiciales.

Por intermedio de la Universidad de la Cuenca del Plata, en sus sedes Central en la ciudad capital de Corrientes y Paso de los Libres, desde el año 2013 se desarrolla el Diplomado en Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales, actualmente se ha incorporado la sede de la Ciudad de Goya al mismo efecto.

En Corrientes, contamos hoy con un Reglamento de Facilitadores Judiciales, que fue aprobado por el Acuerdo 4 del presente año 2016 punto 15, dividido en dos capítulos: I. del Servicio de Facilitadores Judiciales (Implementación, Características, Oficina de Coordinación, Funciones del Juez de Paz, de la Instancia de Enlace Temporal) y II.de los Facilitadores Judiciales (Definición, Requisitos, Deberes y derechos, Procedimiento de Selección y Designación, Confección del Acta, Permanencia y Responsabilidad, Formación y Supervisión del Servicio).

Como pudimos observar, el Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales, constituye un avance trascendental en el logro de una justicia más rápida, expedita, y eficaz, evitando en lo posible la judicialización de causas aplicando métodos alternativos de resolución de controversias, como también, garantizando el acceso a justicia de las personas en condiciones de vulnerabilidad, destruyendo las barreras que han impedido su atención.

Un chaleco y una gorra, ambos de color azul con el distintivo de la Organización de los Estados Americanos los identifica, el compromiso, voluntad y gratitud los enaltece.

III. LAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES DEL PROGRAMA DE FORMACIÓN VIVIDAS POR ESTE BECARIO

Sin bien existen varias fortalezas y debilidades, desde mi perspectiva por haber cursado, tengo que resaltar las siguientes, por considerarlas las más importantes.

IV. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Quienes estamos involucrados en este programa fascinante aún nos enfrentamos a muchos retos. Al construir esta tarea me he propuesto seguir impulsando y defendiendo lo aprendido, cuya correcta aplicación ciertamente redundará en mayores beneficios para toda la sociedad.

Han sido muchos los avances del programa, pero ciertamente queda aún mucho por realizar.Se ha ido t rabajando para fomentar una cultura regional en los aspectos de que el facilitador judicial sea reconocido como tal y cumpla con su cometido; ahora desde el plano de capacitar me toca fortalecerla.

El capacitador del facilitador debe ser la persona que no solo guíe a este, sino aquella que le dé todas las herramientas posibles para que se pueda cumplir con el propósito.

Haciendo una crítica constructiva, recomiendo a las personas encargadas de la difusión del programa que sea más intensivo, que no solo se suscriba a un anuncio por un diario local, sino a medios más actuales como Facebook y otros de plataforma virtual.

Si bien es cierto que el servicio no ha llegado a toda la Argentina todavía, espero que se siga difundiendo; para lo cual algún representante de la OEA deberá velar para que más provincias se sumen, y prueben, evalúen y usen el servicio de facilitadores judiciales.

Desde mi humilde opinión, puedo concluir diciendo que se puede construir un mundo mejor trabajando y tratando de que los problemas comunes del día a día de las comunidades, aldeas, barrios y otros sean solucionados de manera pacífica y sin intervención directa del órgano judicial.

V. BIBLIOGRAFÍA

– Documento: El Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales. Elaborado por el Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales. PIFJ / OEA. Fecha de elaboración: enero de 2014 Actualización: abril de 2016.

———-

(*) Abogado y procurador, Universidad Nacional de Lomas de Zamora (Centro de Extensión Goya). Posgrado de especialización Teoría y Técnica del Proceso Judicial (en curso), Universidad Nacional del Nordeste. Diplomado en Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales de la Organización de Estados Americanos, Universidad de la Cuenca del Plata, Goya Corrientes. Posgrado en Derecho Procesal Civil y Comercial, Universidad Nacional del Nordeste. Abogado del Niño de la Segunda Circunscripción Judicial de Corrientes, nombrado por Comisión de Derechos Humanos dependiente del Colegio Público de Abogados de la Segunda Circunscripción Judicial de Corrientes.

N. de la R.: Trabajo presentado en el marco del Diplomado en Dirección del Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales

Voces: ÓRGANO JUDICIAL – PROCESOS – AUXILIARES DE JUSTICIA