No corresponde la indemnización en base al derecho común, del policía incapacitado producto de un enfrentamiento con delincuentes

Partes: D’Aquila Pascual Alejandro c/ Estado Nacional – Ministerio de Justicia Seguridad y DDHH Policía Federal s/ accidente en el ámbito militar y Fuerzas de Seguridad

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 26-dic-2017

Cita: MJ-JU-M-108302-AR | MJJ108302 | MJJ108302

Rechazo, por mayoría, de la pretensión indemnizatoria con fundamento en las normas de Derecho común, esgrimida por un agente de policía federal que sufrió una incapacidad permanente producto de un enfrentamiento armado con delincuentes.

 

Sumario:

1.-A diferencia de los casos en que la lesión reconoce un origen típicamente accidental, las normas del derecho común no resultan aplicables cuando la lesión es el resultado de una acción bélica, esto es, una mera consecuencia del cumplimiento de misiones específicas de las fuerzas armadas o de seguridad, características del servicio público de defensa (del precedente ‘Leston’ al que la Corte, por mayoría, remite)

2.-Cabe confirmar el pronunciamiento que rechazó la pretensión resarcitoria deducida por un miembro de la Policía Federal, por los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de un enfrentamiento armado en ocasión de servicio, que basó su reclamo en los arts. 1078 , 1079 , 1083 , 1113 y 4023 del CCiv., si la interpretación efectuada por el a quo coincide con la doctrina sentada en el precedente Azzetti , conforme la cual las normas del derecho común no resultan aplicables cuando la lesión es el resultado de una acción bélica (del precedente ‘Leston’ al que la Corte, por mayoría, remite)

3.- La mejora concedida al demandante en el haber de retiro, producto del ascenso de tres cargos, es una compensación especial que sólo reciben los agentes policiales incapacitados en el cumplimiento de misiones específicas de la Policía Federal, que tiende a compensar, al menos, una parte del daño sufrido como consecuencia del riesgo especifico de la función policial (del voto del Dr. Rosenkrantz)

4.-La compensación de una incapacidad permanente mediante una renta periódica como el haber de retiro otorgado al actor, no resulta descalificable per se, si, como sucede en el caso, el actor no ha demostrado que sus necesidades más inmediatas al tiempo del infortunio hayan quedado sin cobertura por parte de la Policía Federal -conf. precedente ‘Milone’ . Sumado a ello, debe tenerse en cuenta que en caso de incapacidades más graves, además de la ya referida mejora en el haber de retiro el agente policial recibe el subsidio de carácter resarcitorio previsto en la Ley 16.973 (del voto del Dr. Rosenkrantz)

5.-Tal como dijo la Corte en el precedente Azzetti , quien decide incorporarse a la Policía Federal asume en forma voluntaria los riesgos que caracterizan a la actividad policial y dado que existe un régimen legal específico que concede ciertos derechos pecuniarios para el caso en que los daños sufridos estén dentro de los riesgos asumidos, dicha persona acepta también que esos daños sean compensados por el Estado a través de los beneficios especiales previstos en la ley que regula el estado policial. Es por ello, que los perjuicios que pueda sufrir el personal policial en cumplimiento de la función estatal de seguridad deben quedar exceptuados de las normas generales sobre responsabilidad del Estado, tal como sucede con el personal de las fuerzas armadas lesionado en acciones bélicas (del voto del Dr. Rosenkrantz que remite a su voto en el precedente ‘Goyenechea’ .

6.-Los derechos que la ley concede al personal policial o sus familiares en el caso de muerte o lesión total y permanente generada por el riesgo propio y exclusivo de la función policial tienen carácter resarcitorio pues su finalidad es reparar el daño sufrido (del voto del Dr. Rosenkrantz que remite a su voto en el precedente ‘Goyenechea’)

7.-A los efectos de evaluar la procedencia de reclamos indemnizatorios por parte de los integrantes de las fuerzas de seguridad fundados en normas de derecho común es preciso distinguir entre las lesiones que resultan de acciones típicamente accidentales y las que, por el contrario, provienen del cumplimiento de misiones específicas, estas últimas no son indemnizables en los términos de las reglas generales que rigen la responsabilidad del Estado pues están estrechamente relacionados con las funciones típicas de la fuerza policial (del voto del Dr. Rosenkrantz que remite a su voto en el precedente ‘Goyenechea’)

8.-Corresponde dejar sin efecto la sentencia recurrida por la vía del recurso extraordinario federal -art. 14 , Ley 48-, en cuanto rechazó el reclamo resarcitorio formulado contra el Estado Nacional, con sustento en las normas de Derecho común, por un agente herido durante un enfrentamiento armado, si el rechazo de la pretensión resarcitoria se fundó en el carácter de acción bélica que revestiría tal enfrentamiento, circunstancia que excluye, según la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación -causa Azzetti-, el derecho a la reparación peticionada, puesto que esta categoría debe interpretarse en un sentido estricto, en tanto fue la Guerra del Atlántico Sur el marco que le ha dado fundamento, por lo que debe concluirse que el argumento invocado por la alzada no ha sido idóneo para rechazar la demanda (de la disidencia de la Dra. Highton de Nolasco que remite a su voto en disidencia y el del Dr. Zaffaroni en el precedente ‘Aragon’ ).

9.-Resulta claro que no puede negarse la reparación reclamada en el caso, toda vez que la Ley 21.965 , que regula la actividad de la Policía Federal Argentina y sus misiones específicas, no prevé un régimen autónomo de resarcimiento o indemnización para los supuestos de lesiones sufridas por los integrantes de la fuerza que se hayan originado en casos como el de autos, es decir en un enfrentamiento armado entre el agente y delincuentes (del voto en disidencia del Dr. Rosatti que remite a su disidencia en el precedente ‘Goyenechea’)

10.-Ello no se modifica por la circunstancia de que la normativa citada establezca para esos supuestos el pago de un haber de naturaleza previsional o una pensión, puesto que ello es perfectamente compatible con la percepción de una indemnización por los perjuicios sufridos, ya que, en efecto, los vocablos retiro y pensión no se asocian con la idea de resarcimiento , reparación o indemnización , sino que poseen una notoria resonancia previsional, referente tanto a quienes -sea por su edad o su incapacidad- deban abandonar el servicio, como a aquellos a los que el ordenamiento confiere beneficios que nacen como secuela del fallecimiento de un pariente de los allí enumerados (del voto en disidencia del Dr. Rosatti que remite a su disidencia en el precedente ‘Goyenechea’)

Fallo:

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, 26 de diciembre de 2017

Vistos los autos: “D’ Aquila, Pascual Alej andro c/ Estado Nac. Minist. de Justicia Seg. y DDHH Policía Fed. s/ accidente en el ámbito militar y Fzas. de Seg.”.

Considerando:

Que las cuestiones planteadas en este juicio resultan sustancialmente análogas a las debatidas y resueltas por el Tribunal en la causa CSJ 377/2005 (41′:”LIC)S1 “Leston, Juan Carlos cl Estado Nacional – Ministerio del Interior – Policía Federal Argentina si daños y perjuicios”, sentencia del 18 de diciembre de 2007, a cuyos fundamentos corresponde remitir, en lo pertinente, en razón de brevedad.

Por ello, se declara admisible el recurso extraordinario y se confirma la sentencia apelada. Costas por su orden. Notifíquese y, oportunamente devuélvase.

RICARDO LUIS LORENZETTI – JUAN CARLOS MAQUEDA – ELENA I. HIGHTON DE NOLASCO – CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ – HORACIO ROSATTI –

VOTO DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ

Considerando:

1°) El actor, cabo primero de la Policía Federal Argentina sufrió una incapacidad parcial y permanente como consecuencia de un enfrentamiento armado ocurrido en el año 2001 que luego fue calificado administrativamente como “en y por acto de servicio” y, en virtud de ello, reclama en sede judicial una reparación pecuniaria con fundamento en normas de derecho común.

2°) La Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Comercial Federal, por mayoría, revocó la sentencia de la anterior instancia y rechazó la demanda planteada por estimar aplicable el precedente CSJ 377 /2005 (41~L) /CS1 “Leston, Juan Carlos c/ Estado Nacional – Ministerio del Interior – Policía Federal Argentina s/ daños y perjuicios” , sentencia del 18 de diciembre de 2007.

La actora cuestionó esa decisión mediante recurso extraordinario, que fue concedido.

3°) Así planteada la cuestión, cabe señalar que por el mismo hecho que da lugar a esta contienda, la autoridad administrativa dispuso el pase a retiro del demandante, otorgándole los beneficios de las leyes 16.443 y 20.774 por considerar que la lesión sufrida resultaba consecuencia directa e inmediatadel ejercicio de la función policial, como un riesgo específico y exclusivo de ella. A los efectos del cálculo del haber de retiro lo ascendió al grado de suboficial escribiente (conf. resolución del Ministerio del Interior n° 11/03, fs. 13/15 del expediente 462-57-001.476/02, acompañado en copia certificada).

4°) De acuerdo con lo previsto en las leyes 16.443, 20.774 Y 21.965 la mejora concedida al demandante en el haber de retiro producto del ascenso de tres cargos es una compensación especial que sólo reciben los agentes policiales incapacitados en el cumplimiento de misiones específicas de la Policía Federal.

Los beneficios mencionados se encuentran condicionados a que la lesión ocurra .”en y por acto de servicio”, calificación que solo corresponde cuando la lesión incapacitante que da lugar al retiro del agente policial “(.). sea la consecuencia directa o inmedia ta del. ejercicio de la función policial, como un riesgo específico y exclusivo de la misma, o con motivo de su condición de policía, aunque no estuviere cumpliendo servicio o actos relativos a sus funciones, esto es que no hubieran podido producirse en otras circunstancias de la vida ciudadana” (art. 696, inc. a, del decreto 1866/83, reglamentario de la ley 21.965).

Estos beneficios son mayores a los que recibe la generalidad del personal policial que pasa a retiro en virtud de una incapacidad que no es consecuencia de lesiones sufridas en misiones que no son “en y por acto de servicio”.

De lo anterior surge con claridad que el agente policial que sufra lesiones como consecuencia de un riesgo específico de la función policial recibe un aumento significativo por el daño sufrido en su haber de retiro que tiende a compensar, al menos en parte dicho daño. Esta circunstancia torna inaplicable el precedente “Luján” (Fallos:308:1109) en el que se afirmó que el haber de retiro previsto en la ley 21.965 tiene carácter previsional pues el hecho generador del daño allí juzgado no resultaba consecuencia del cumplimiento de las misiones específicas de la fuerza y, por ende, no generaba derecho a la percepción del beneficio de la ley 20.774.

5°) Por lo demás, la compensación de una incapacidad permanente mediante una renta periódica corno el haber de retiro otorgado al actor no resulta descalificable per se (conf. Fallos:

327: 4607 -“Milone”-). En dicho precedente la Corte juzgó que la aplicación del arto 14, inciso b, de la ley 24.557 al caso concreto resultaba irrazonable pues no admitía otro mecanismo de pago, afectaba la elaboración del proyecto de vida del trabajador e introducía un trato discriminatorio en relación con ciertas incapacidades menores que sí daban lugar al pago único e inmediato.

En este caso, por el contrario, no se presentan dichas circunstancias. El actor no ha demostrado que sus necesidades más inmediatas al tiempo del infortunio hayan quedado sin cobertura por parte de la Policía Federal. Sumado a ello, debe tenerse en cuenta que en caso de incapacidades más graves, además de la ya referida mejora en el haber de retiro el agente policial recibe el subsidio de carácter resarcitorio previsto en la ley 16.973 (en este sentido, ver lo resuelto en Fallos: 312:2382 “Nación Argentina”).

6°) En tales términos, no obstante que de acuerdo con las constancias de la causa por el grado de incapacidad que sufrió el recurrente por el momento no tendría derecho al subsidio de la ley 16.973, resultan aplicables en lo pertinente las razones desarrolladas en la causa CCF 9705/2005/CA3-CSl “Goyenechea, Raquel Fermina y otros c/ Estado Nacional Ministerio del Interior Policía Federal s/ accidente en el ámbito militar y Fzas.de Seg.” , -voto del juez Rosenkrantz- sentencia del 26 de septiembre del 2017, a los que cabe remitir a fin de evitar reiteraciones.

Por ello, se declara admisible el recurso extraordinario interpuesto por la actora y se confirma la sentencia apelada.

Costas por su orden en atención a que la recurrente pudo creerse con derecho a litigar. Notifíquese y, oportunamente, devuélvase.

CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ DISIDENCIA DE LA SEÑORA VICEPRESIDENTA DOCTORA DOÑA ELENA I.

HIGHTON DE NOLASCO

Considerando:

Que las cuestiones traídas a conocimiento de esta Corte encuentran adecuada respuesta en el pronunciamiento dictado en la causa “Aragón” (Fallos: 330: 5205) -disidencia de los jueces Highton de Nolasco y Zaffaroni-, a cuyos fundamentos, en lo pertinente, corresponde remitir.

Por ello, se declara procedente el recurso extraordinario y se dej a sin efecto la sentencia apelada. Costas por su orden habida cuenta la índole de la cuestión debatida (art. 68, segunda parte, del Código Procesal civil y Comercial de la Nación).

Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo a lo expuesto. Notifíquese y, oportunamente, devuélvase.

ELENA I.HIGHTON de NOLASCO

DISIDENCIA DEL.SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON HORACIO ROSATTI

Considerando:

Que las cuestiones traídas a conocimiento de esta Corte presentan sustancial analogía con las debatidas y resueltas en la causa CCF 9705/2005/CA3-CS1 “Goyenechea, Raquel Fermina y otros c/ Estado Nacional Ministerio del Interior Policía Federal s/ accidente en el ámbito militar y Fzas. de Seg.” , sentencia del 26 de septiembre de 2017 -disidencia del juez Rosatti-, a cuyos fundamentos corresponde remitir, en lo pertinente, en razón de brevedad.

Por ello, se declara admisible el recurso extraordinario y se revoca la sentencia apelada. Costas por su orden (art. 68, segunda parte, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Notifíquese y, oportunamente, devuélvase al tribunal de origen para que, por quien corresponda, dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo a lo decidido en la presente.

HORACIO ROSATTI