La circunstancia de mudarse el niño a otro domicilio no tiene efectos en el contacto parental previamente acordado en etapa de mediación

Partes: C. M. M. c/ J. A. G. s/ régimen de comunicación

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Rafaela

Sala/Juzgado: 5ta circ.

Fecha: 27-jun-2017

Cita: MJ-JU-M-107777-AR | MJJ107777 | MJJ107777

Atento el proceso de comunicación intentado por el padre de un menor y habiéndose celebrado acuerdo en la etapa de mediación, la circunstancia de mudarse el niño a otro domicilio no tiene efectos en el contacto parental previamente acordado.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que rechazó la excepción de incompetencia planteada por la parte demandada -padre del menor- con sustento en que la accionada concurrió a una audiencia conciliatoria acordando un régimen de comunicación y que, luego de ese acto, con distinto patrocinio, planteó esa excepción de previo y especial pronunciamiento, estando dicha oportunidad precluída, máxime que el centro de vida del menor continúa en la Provincia de Santa Fe -y dentro del ámbito de la competencia territorial de ese Juzgado- situación que no se ha cambiado por la modificación unilateral del domicilio de la menor; pues, admitir lo contrario implicaría convalidar el ejercicio irregular de derechos que le asiste a la demandada.

2.-La situación de haberse mudado el menor a otro domicilio, en otra provincia, no tiene aptitud para dejar sin efecto y unilateralmente un contacto parental previamente acordado en el marco de un acuerdo por mediación; el centro de vida del menor elegido por la ley, aporta la conveniencia de tratarse de una noción más sociológica y no jurídica, que por ende atiende la situación real del menor, independizándose así de la noción rígida y más impersonal del domicilio que, en el caso de los menores de edad, se determina por el de sus representantes legales.

Fallo:

Rafaela, 27 de junio de 2.017.

Y VISTOS:

Estos caratulados “Expte. N° 300 – Año 2016 – C., M. M. c/ J., A. G. s/ RÉGIMEN DE COMUNICACIÓN”, venidos del Juzgado de Primera Instancia de Distrito de Familia de esta ciudad (Distrito Judicial N° 5), de los que, RESULTA:

1. Que, en la instancia anterior (fs. 35/37), se rechazó la excepción de incompetencia planteada por la parte demandada; con costas.

Esa decisión se funda en que la accionada concurrió a una audiencia conciliatoria acordando un régimen de comunicación y que, luego de ese acto, con distinto patrocinio, plantea esa excepción de previo y especial pronunciamiento; es decir, cuando la oportunidad de utilizar dicha oposición ya estaba precluida.

Asimismo, se indica que el centro de vida del menor continúa en la Provincia de Santa Fe -y dentro del ámbito de la competencia territorial de ese Juzgado- situación que no se ha cambiado por la modificación unilateral del domicilio de la menor; pues, admitir lo contrario implicaría convalidar el ejercicio irregular de derechos que le asiste a la demandada.

2. Que, la parte accionada interpone contra esa resolución recurso de apelación (fs. 42).

Al exponer sus agravios (fs. 63/66 vta.), circunscribe sus quejas a una errónea valoración de la competencia del Tribunal A-quo y la errónea interpretación del concepto “centro de vida”. Por otro lado, imputa a la Jueza haber incurrido en un adelanto de opinión respecto al resultado del pleito y también cuestiona la imposición de costas a su cargo.

3. Que, luego de la sustanciación del recurso (fs. 68/69 vta.) y oída la Sra. Asesora de Menores N° 1 de Rafaela (fs. 71/71 vta.), quedan estas actuaciones en condiciones de ser resueltas. Y,

CONSIDERANDO:

1.Que, este Tribunal de Alzada entiende, al analizar detenidamente las constancias de la causa, que la decisión adoptada en la instancia anterior es la correcta; hace propios los argumentos expresados en la resolución que se revisa, que aquí se reiteran.

Sin perjuicio de ello, es oportuno indicar que en el caso el punto central del litigio gira en torno a la pretensión actora (padre) dirigida a mantener comunicación con su hija menor de edad; postulación que es resistida por la contraria (madre).

Así entonces, y en ese marco, en oportunidad de realizarse la audiencia conciliatoria fijada por el Juzgado actuante, la accionada no cuestionó la competencia de ese Tribunal; ergo, la misma luce consentida y ese consentimiento es lo que impide que, con posterioridad, se introduzca una excepción de previo y especial pronunciamiento dirigida en ese sentido. Es que todo planteo de estas excepciones debe ser canalizado solamente antes de cualquier acto procesal que implique consentir precisamente la competencia del juez que se cuestiona.

Relacionado con lo anterior, tampoco puede receptarse las referencias a una errónea interpretación del instituto “centro de vida” del menor; pues, más allá de la discrepancia con lo decidido, nada se ha alegado frente al hecho de que el juez que previno en una primera oportunidad es el competente para cualquier sucesiva o posterior modificación de la situación preexistente.

A ello, se agrega que la situación de haberse mudado a otro domicilio, en otra

provincia, no tiene aptitud para dejar sin efecto y unilateralmente un contacto parental previamente acordado en el marco de un acuerdo por mediación; en su caso, corresponderá readecuarlo en función de las nuevas realidades que impacten en los interesados.

El punto de conexión elegido por la ley, el centro de vida del menor, aporta la conveniencia de tratarse de una noción más sociológica y no jurídica, que por ende atiende la situación real del menor, “independizándose así de la noción rígida y más impersonal del domicilio que, en el caso de los menores de edad, se determina porel de sus representantes legales” (“Código Civil y Comercial de la Nación”, Comentado, Tomo IV, pág. 626, Edit. Rubinzal-Culzoni).

En el mismo sentido adverso para la parte recurrente, tampoco merece recepción sus imputaciones a la Sra. Jueza de haber incurrido en adelanto de opinión.

En efecto, ello es así porque el vicio que se imputa se corresponde con la respuesta de la Juzgadora a instancia de la propia recurrente.

El planteo de la demanda puso a la Jueza en la obligación de pronunciarse, lo que debe hacer en forma fundada. El fundamento que fuera utilizado, más allá de su acierto o error, se relaciona con la petición formulada. Es por ello que pretender ahora invocar una causal de haber adelantado opinión, invocada en el caso concreto de autos, no puede prosperar.

La jurisprudencia y doctrina se han manifestado unánimemente en tal sentido. A modo de ejemplo: “. emisión de opinión cuando ella es indispensable en el momento en el cual se brinda” no constituye prejuzgamiento (CCCR, 2ª, 23/8/79, Z. 18.J; 5/3/81, Z, 24-R/22; CCCR, 4ª. 27/5/82, Z. 30-J/112; CCCSF, 2ª. 14/8/69, J, 42-25; 26/5/71, J, 39/43; 29/12/75, Z, 7-J/218; 26/4/83, Z, 31-R/68; CCCSF, 2ª. 26/05/60, J. 18-28; JCCR, 4ª, 18/7/78, J, 59-33 en ALVARADO VELLOSO, A., “Estudio Jurisprudencial – Código Procesal Civil y Comercial Provincia de Santa Fe”, Rubinzal Culzoni Editores, T. I, pág. 119). “No existe prejuzgamiento cuando el juez se halla en la necesidad de emitir oportuna opinión acerca de algún punto de la cuestión debatida . pues los jueces no pueden rehusarse a juzgar y tal actividad no importa otra cosa que el cumplimiento de un deber primordial impuesto por la ley” (C. Civ. y C. Rosario (S.F.), Sala 4ª. 19/12/95, “A. O. A. c/ M. C. S. s/ Régimen de Visitas”, Z, T. 73. R-21, n° 17.369; Trib. Coleg.de Familia N° 3, Santa Fe, 29/11/96, “R. M. del C. Ch de c/ R. D.R. S/ Liquidación de Sociedad Conyugal”, ZEUS, T. 77 – J.21, en PRIVIDERA, J., “Código Procesal Civil y Comercial de Santa Fe anotado y concordado”, Editorial Zeus S.R.L., T. I, págs. 74 y 76).

Además para que pueda configurarse el prejuzgamiento, la opinión vertida debe relacionarse directamente con la cuestión de fondo, porque cualquier planteo que se resuelva durante el desarrollo del proceso estará vinculado con el debate central pero ello no es suficiente para tener por anulada la imparcialidad del Juez.

Por último, la queja relativa a la imposición de las costas al incidentista perdidoso no puede ser receptada desde que no hay argumentación suficiente que justifique el apartamiento del criterio objetivo de vencimiento adoptado en la resolución que se revisa.

2. Que, en consecuencia, corresponde rechazar la apelación de la parte demandada, y consecuentemente se debe confirmar la resolución de baja instancia en cuanto ha sido objeto de revisión; con costas a la vencida.

Por ello, la CAMARA DE APELACION CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL de RAFAELA, con la abstención del Dr. Lorenzo J. M. Macagno (art. 26, Ley 10.160), RESUELVE: 1) Rechazar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada a fs. 42. En consecuencia, se confirma la resolución dictada en la instancia anterior, en cuanto ha sido materia de revisión. 2) Imponer las costas originadas en el trámite ante este Tribunal de Alzada a la demandada, vencida en su posición. 3) Fijar los honorarios de la Alzada en el 50% de los que se regulen en baja instancia.

Regístrese, hágase saber, oportunamente bajen.

Alejandro A. Román

Juez de Cámara

Beatriz A. Abele

Juez de Cámara

Lorenzo J. M. Macagno

Juez de Cámara

SE ABSTIENE

Héctor R. Albrecht

Secretario