La conclusión de la quiebra puede ser declarada por avenimiento y pago total al mismo tiempo

Partes: Metalúrgica Faem S.A. s/ quiebra

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: B

Fecha: 21-sep-2017

Cita: MJ-JU-M-107117-AR | MJJ107117 | MJJ107117

La conclusión de la quiebra puede ser declarada por avenimiento y pago total al mismo tiempo.

Sumario:

1.-La forma de conclusión propuesta presenta las características propias de dos de los modos conclusivos regulados por la LQ: avenimiento y pago total y si bien se trata de un supuesto atípico, nada obsta a su procedencia en la medida en que esté cancelado la totalidad del pasivo.

2.-No resulta contrario a la normativa concursal que el pago al que refiere la LC:228 sea realizado por un tercero, en tanto resulta de aplicación el principio de derecho común, según el cual los terceros gozan de la facultad de pagar deuda ajena en ciertos casos y si bien a la ley no le incumbe determinar o establecer el origen de los fondos con los cuales ese pago se realiza, ni el interés del tercero en obtener el cese de la falencia, en este supuesto la legitimación del tercero se justifica por haber sido demandado por extensión de quiebra, lo que demuestra su beneficio en obtener la conclusión de la quiebra, en tanto el incumplimiento del deudor le ocasiona perjuicio patrimonial.

3.-Si bien la existencia de unanimidad de acreedores es requerido por el art. 225 de la LCQ., el art. 226 prevé la posibilidad de depositar los importes correspondientes a los créditos que no pudieron ser hallados o se encuentren pendientes de resolución, supuesto que debe asimilarse al caso de aquellos acreedores renuentes a brindar su conformidad; máxime cuando no se cuestionó la suficiencia del depósito o su carácter cancelatorio.

4.-Estando presentes dos modos conclusivos y uno de ellos -pago mediante depósito- es cancelatorio de las acreencias verificadas; ello conlleva a la configuración de otro de los modos conclusivos previstos por la normativa, la inexistencia de acreedores. No obsta para decidir del modo propuesto los agravios referidos a la posible existencia del delito de quiebra fraudulenta, puesto que se comparte la decisión en punto a que tratándose de un delito tipificado por el Código Penal, corresponde su tratamiento por la Justicia represiva y ante el Juez comercial. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 21 de septiembre de 2017.

Y VISTOS:

1. Los acreedores laborales Sergio Marcelo Santoro y Rubén Oscar Acosta apelaron la resolución de fs. 3.325/43, que dispuso la conclusión de la quiebra. Sus agravios de fs. 3.386/93 fueron respondidos a fs. 3.399/401 y 3.403/04.

La Sra. Fiscal ante la Cámara dictaminó a fs. 3.439/48.

2. Las quejas de los recurrentes son que: i) Taval SA no está legitimado para solicitar la conclusión de la quiebra, ii) No existió unanimidad de los acreedores, dado que los apelantes se opusieron al levantamiento, iii) No se investigó el delito de quiebra fraudulenta denunciada y la procedencia ilícita de los fondos con los que se pretendió pagar y iv) No se tuvo en cuenta la preservación de la fuente laboral.

No está controvertida la suficiencia de los fondos depositados para cancelar el pasivo correspondiente a aquellos acreedores que no prestaron su conformidad a la petición de levantamiento.

La cuestión como expresó la Fiscal de Cámara, se centra en la legitimación del tercero para pagar, la inexistencia de unanimidad de los acreedores y la preservación de la fuente de trabajo.

3. La forma de conclusión propuesta presenta las características propias de dos de los modos conclusivos regulados por la LQ:avenimiento y pago total y si bien se trata de un supuesto atípico, nada obsta a su procedencia en la medida en que esté cancelado la totalidad del pasivo.

No resulta contrario a la normativa concursal que el pago al que refiere la LC:228 sea realizado por un tercero, en tanto resulta de aplicación el principio de derecho común, según el cual los terceros gozan de la facultad de pagar deuda ajena en ciertos casos (CNCom., Sala A, in re “Maffi, Gustavo s/ Quiebra”).

Y si bien a la ley no le incumbe determinar o establecer el origen de los fondos con los cuales ese pago se realiza (CNCom., Sala E, in re “Club Pyramid SA s/ Quiebra” del 28.02.01), ni el interés del tercero en obtener el cese de la falencia, en este supuesto la legitimación del tercero se justifica por haber sido demandado por extensión de quiebra, lo que demuestra su beneficio en obtener la conclusión de la quiebra, en tanto el incumplimiento del deudor le ocasiona perjuicio patrimonial (CNCom., Sala D, in re, “De Luca, Mónica Daniela c/ Berti, Adriana Silvia s/ Ordinario” del 14.07.16)

Se rechaza la queja.

4. También se desestimarán las quejas sobre la inexistencia de unanimidad de acreedores, puesto que si bien ello es requerido por el art. 225 de la LC, el art.226 prevé la posibilidad de depositar los importes correspondientes a los créditos que no pudieron ser hallados o se encuentren pendientes de resolución, supuesto que debe asimilarse al caso de aquellos acreedores renuentes a brindar su conformidad; máxime cuando no se cuestionó la suficiencia del depósito o su carácter cancelatorio.

Ergo, en el sub lite están presentes dos modos conclusivos y uno de ellos -pago mediante depósito- es cancelatorio de las acreencias verificadas; ello conlleva a la configuración de otro de los modos conclusivos previstos por la normativa, la inexistencia de acreedores (CNCom., esta Sala, in re “Invermar SA s/ Quiebra” del 18.06.03, LL Cita Online AR/JUR/1717/2003″).

No obsta para decidir del modo propuesto los agravios referidos a la posible existencia del delito de quiebra fraudulenta, puesto que se comparte la decisión del a quo, en punto a que tratándose de un delito tipificado por el Código Penal, corresponde su tratamiento por la Justicia represiva y ante el Juez comercial.

Pero, tal cuestión es meramente conjetural, puesto que no se acreditó la promoción de una denuncia penal en tal sentido, ni se encuentran probados los hechos invocados por la sindicatura sobre la existencia de un grupo económico que integraría el tercero, junto con otras empresas (v. constancias obrantes en los autos “Metalúrgica Faem SA s/ Quiebra s/ Incidente de Investigación”, “Metalúrgica Faem SA c/ Troisi, Salvador y otros s/ Ordinario” y “Metalúrgica Faem SA c/ Melter Steerl SA y Otros s/ Ordinario”).

No constituye argumento para denegar la pretensión conclusiva la existencia de la cooperativa de trabajo que tiene la tenencia precaria de los bienes de la fallida.

Configura requisito subjetivo de admisibilidad del recurso, la circunstancia de que la resolución correspondiente ocasione a quien lo interpone, un agravio o perjuicio personal; porque de lo contrario faltaría un requisito genérico a los actos procesales de parte, cual es el interés (CNCom.esta Sala in re “Sanz, Raul Jorge c/ Galinetti, Guillermo Luis s/ ordinario” del 12.06.06).

En la especie el depósito de las sumas para cancelar la totalidad de los créditos con más sus accesorios, al igual que los correspondientes a los restantes acreedores involucrados en este proceso, demuestra la inexistencia de interés en el mantenimiento de la quiebra.

No es un hecho menor la circunstancia de que de los 22 acreedores laborales que componen la cooperativa, 21 de ellos se opusieron a la conclusión de la quiebra (v. fs. 3.303/6) y solo dos apelaron la decisión.

Además, las cuestiones inherentes a la desaparición de la fuente de trabajo son meras conjeturas; pues que el pago lo realice un tercero nada indica respecto de la posibilidad de que la actividad fabril de la quebrada sea reiniciada y requeridos nuevamente los servicios de los trabajadores.

De admitirse la postura adoptada por los apelantes se obstruiría la posibilidad de cobro del resto de los acreedores de este proceso, entre los que se encuentran no solo una gran cantidad de laborales que no se opusieron a la cancelación de sus créditos, sino también numerosos organismos públicos, que necesitan de las sumas ofrecidas en pago para cumplir las finalidades para las que se encuentran constituidos.

5. En razón de lo expuesto y no compartiendo el dictamen de la Sra. Fiscal ante la Cámara, se rechaza el recurso y se confirma la resolución de fs. 3.325/43, con costas a los apelantes por resultar vencidos (art. 69 del Cpr).

6. Notifíquese por Secretaría del Tribunal, conforme Acordadas n° 31/11 y 38/13 CSJN, y a la Sra. Fiscal de Cámara en su despacho.

7. Oportunamente cúmplase con la publicación a la Dirección de Comunicación Pública de la CSJN, según lo dispuesto en el art. 4 de la Acordada n° 15/13 CSJN, y devuélvase al Juzgado de origen.

8. La Sra. Juez Dra. María L. Gómez Alonso de Díaz Cordero no interviene por hallarse en uso de licencia (Art. 109 RJN).

ANA I. PIAGGI

MATILDE E. BALLERINI