Título: La exclusividad en el contrato de agencia, en el Código Civil y Comercial de la Nación

Autor: Barili, Luciano N.

Fecha: 3-ago-2017

Cita: MJ-DOC-11942-AR | MJD11942

Sumario:

I. Introducción. II. Contrato de agencia. III. Conclusión. IV. Bibliografía.

 

Doctrina:

Por Luciano N. Barili (*)

I. INTRODUCCIÓN

El Código Civil y Comercial de la Nación, en su plexo normativo, recepta y regula una serie de contratos puramente comerciales, que hasta la entrada en vigencia de dicho cuerpo legal, eran denominados «atípicos» o «innominados».

En la práctica comercial -previo a la entrada en vigencia del nuevo Código-, con la mira puesta en lograr llegar a los consumidores, los empresarios creaban redes de distribución cimentadas en instrumentos jurídicos carentes de regulación legal expresa. Esta carencia de normas escritas -respecto de estos contratos- en el ordenamiento jurídico, en palabras de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, generaba la necesidad de determinar el régimen al que quedaban sujetos los contratantes, atendiendo -principalmente- a la propia voluntad de las partes expresada en la convención y en los principios generales de los contratos (1).

Sin lugar a dudas, la recepción normativa de este conjunto de figuras, brindará seguridad jurídica a la realidad económica-negocial, al tener la posibilidad de recurrir al Código Civil y Comercial a los fines de determinar, en gran medida, aquellos elementos que no pueden ser dejados a un lado a la hora de redactar las distintas cláusulas de un contrato como también así las distintas obligaciones de las partes.

El presente trabajo, tendrá por objeto analizar un punto controvertido referido al contrato de agencia, con la intención de terminar por concluir, si efectivamente la «exclusividad» en este tipo de relaciones jurídicas es una característica necesaria que no puede ser obviada por las partes a la hora de la celebración del contrato.

La falta de certeza acerca de si dicha exclusividad es elemento esencial del contrato de agencia surge de la lectura íntegra del capítulo del Código Civil y Comercial de la Nación referido a dicho contrato, y de las disímiles posturas de importantes doctrinarios de nuestro país respecto de este punto.

II. CONTRATO DE AGENCIA

1. Definición. Notas características.Notas contingentes o accidentales

El contrato de agencia se ubica en el Capítulo 17, Título IV, Libro III del Código Civil y Comercial de la Nación, siendo el art. 1479 el que nos brinda un concepto preciso de dicha convención y la forma en la que ella debe ser celebrada, estableciendo lo siguiente:

«Hay contrato de agencia cuando una parte, denominada agente, se obliga a promover negocios por cuenta de otra denominada preponente o empresario, de manera estable, continuada e independiente, sin que medie relación laboral alguna, mediante una retribución. El agente es un intermediario independiente, no asume el riesgo de las operaciones ni representa al preponente. El contrato debe instrumentarse por escrito».

Parecería que de la definición se desprenden todas las notas distintivas del contrato de agencia, siendo estas, en palabras de Alterini, las siguientes:

«A. La promoción de negocios por parte del agente, quien cumple una función de intermediación entre el principal y la clientela. En la forma más característica del contrato de agencia solo promueve los negocios del principal intermediando en la circulación, pero no concluye directamente las ventas. B. El desarrollo de la actividad del agente con independencia, con libertad, debiendo afrontar con sus ingresos por comisiones (retribución) sus propios costos y el mantenimiento de su propia organización. Se trata de un verdadero empresario. En ese sentido, es claro el art. 1479 en comentario en cuanto expresamente establece que no media relación laboral alguna con el agente, C. La unilateralidad de la gestión del agente, en el sentido que lleva a cabo la tarea de intermediación solo a favor de una de las partes que intervienen en la operación, D. La estabilidad y continuidad significa que ambas partes están unidas por un contrato de duración por el cual se rigen todas las operaciones que surjan como consecuencia de la actividad del agente, E.Finalmente la existencia de asignación geográfica, pues el agente goza de un territorio en el que se desempeña generalmente con exclusividad y en el que promueve los negocios del principal» (2).

Es importante resaltar las notas características del contrato de agencia, ya que, teniendo en claro cuáles son ellas, también sabremos, cuáles son las denominadas notas «accidentales» o «contingentes» -aquellas que pueden estar o no presentes en el contrato-, como pueden ser la exclusividad o la representación (3).

2. Exclusividad. Definición

Al referirnos a la «exclusividad», lo que se busca es determinar, si la zona de actuación asignada al agente por el empresario es «utilizada» solamente por el primero, sin que se le permita al empresario designar otros agentes o realizar la actividad designada al agente, por su propia cuenta.

A su vez, desde otra perspectiva, implica determinar si el agente debe desarrollar sus actividades únicamente para la empresa con la que celebra el contrato de agencia.

El art. 1480 se refiere a la exclusividad en el contrato de agencia, estableciendo lo siguiente:

«El agente tiene derecho a la exclusividad en el ramo de los negocios, en la zona geográfica, o respecto del grupo de personas, expresamente determinados en el contrato».

Ahora bien, teniendo en cuenta a qué nos referimos cuando hablamos de «exclusividad», resta determinar si esta -la exclusividad- es un elemento esencial o accidental del contrato. La doctrina no se pone de acuerdo respecto de este punto. Y en consecuencia, se encuentran -depende del manual que se consulte- opiniones disímiles, que pueden llevar a la incertidumbre respecto de la consideración de esencialidad o no, de la mentada cláusula de exclusividad.

3.Posturas a favor de la exclusividad como requisito esencial del contrato de agencia y posturas en contra

Lorenzetti considera a la exclusividad como elemento tipificante y obligatorio del contrato en análisis, encontrando fundamento -para dicha consideración- en la protección de la posición del agente en la relación jurídica, tratando de evitar, así, que el empresario frustre la finalidad económica del contrato al designar otras personas que compitan con el agente (4).

Mas de quince años atrás de la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, y siguiendo la misma línea argumental, Barbieri Pablo, citando expresas palabras de Garrido-Zago, ya decía lo siguiente: «En la práctica, podemos decir que la exclusividad se impone expresamente o se desprende del conjunto de previsiones que sustentan la relación, observándose sin imposición, pero como una necesidad de hecho, surgida de la naturaleza misma del contrato de agencia» (5).

En la antítesis de lo expresado en los dos párrafos inmediatos, teniendo en cuenta la redacción del art. 1480 del CCivCom, respecto de la exigencia de determinación expresa de las circunstancias en las cuales se reconocería exclusividad, sumado a la no introducción del término «exclusividad» dentro de la definición propia del art. 1479, es que otra parte de la doctrina llega a la conclusión de que se trata de un rasgo no esencial (6).

Para Alterini, existen otras normas dentro del capítulo referido a la agencia, que refuerzan la postura expresada en el parágrafo anterior, entre ellos, el art. 1499 del CCivCom, del cual surge -según la opinión del doctrinario- expresamente el carácter no esencial de la exclusividad, al utilizar dicho artículo la expresión siguiente: «. si este prevé la exclusividad». En la misma línea, el art. 1487, inc.c , del mismo código ya citado, CCivCom, al referirse a la base de cálculo de la retribución del agente, vuelve a utilizar una expresión que da la pauta del carácter no esencial de la cláusula de exclusividad, al decir así: «…si el agente tiene exclusividad para una zona geográfica o para un grupo determinado de personas» (7).

En refuerzo de esta postura, se puede acudir a destacada doctrina que califica a la cláusula de exclusividad como «ocasional» o «accidental», pudiendo las partes optar por incorporarla o no al contrato, sin afectar su validez (8).

III. CONCLUSIÓN

Sin lugar a dudas, no puede obviarse la importancia que tiene la cláusula de exclusividad en los contratos de agencia, siendo fundamental en muchos supuestos para la viabilidad del negocio de que se trate.

Dicho esto, de la lectura integral del capítulo del Código Civil y Comercial de la Nación referido al contrato de agencia, debe interpretarse que la exclusividad no es un elemento esencial de dicho contrato, pudiendo estar presente o no.

Teniendo en cuenta lo manifestado, podemos llegar a la conclusión de que la falta de una cláusula que determine la exclusividad de las partes en el contrato de agencia no afectará la naturaleza jurídica de la relación jurídica en cuestión, ni será óbice para seguir calificando como «contrato de agencia» a dicha convención.

A su vez, la conclusión a la que se arriba, es coincidente con la doctrina mayoritaria, previa a la sanción del Código Civil y Comercial de la Nación.

IV. BIBLIOGRAFÍA

– ALTERINI, Jorge Horacio: Código Civil y Comercial de la Nación, Tratado Exegético. S. l., La Ley, 2015.

– BARBIERI, Pablo C.: Contratos de Empresa. S. l., Universidad, 1998.

– ESPER, Mariano: Manual de Contratos Civiles y Comerciales. S. l., Abeledo Perrot, 2011.

– FARINA, Juan M.: Contratos comerciales modernos. S. l., Astrea, 2005.

– LORENZETTI, Luis Ricardo: Código Civil y Comercial de la Nación S. l., Rubinzal Culzoni, 2014.

– MARZORATI, Osvaldo J.: Sistemas de distribución comercial. S.l., Astrea, 1992.

———-

(1) CSJN: 4/8/1988, «in re», «Automóviles Saavedra S. A. C. I. F. c/ Fiat Argentina S. A. C. I. F.», publicado en la Colección Oficial de Fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Fallos: 311:1337 (DJ, 1988-2-692), en especial, consid. 10.

(2) ALTERINI, Jorge H.: Código Civil y Comercial Comentado. Tratado Exegético. Buenos Aires, La Le y, 2015, t. 7, pp. 430-431.

(3) ALTERINI, Jorge H.: Código Civil y., op. cit., p. 431.

(4) LORENZETTI, Ricardo L.: Código Civil y Comercial de la Nación Comentado. Buenos Aires, Rubinzal Culzoni, 2014, t. 7, p. 512.

(5) BARBIERI, Pablo C.: Contratos de Empresa. Buenos Aires, Universidad, 1998, p. 546.

(6) ALTERINI, Jorge H.: Código Civil y., op. cit., p. 432.

(7) ALTERINI, Jorge H.: Código Civil y., op. cit., p. 433.

(8) ESPER, Mariano: Manual de Contratos Civiles y Comerciales. Parte Especial. Buenos Aires, Abeledo Perrot, 2011, p. 824. MARZORATI, Osvaldo J.: Sistemas de distribución Comercial. Buenos Aires, Astrea, 1998, p. 13.

(*) Abogado, Universidad Nacional de Mar del Plata, Facultad de Derecho.