Hijos propios en vientres ajenos. Aportes para (re)pensar la indispensable regulación de la gestación por sustitución en la Argentina

Autor: Hernández, Natalia

Fecha: 4-ago-2017

Cita: MJ-DOC-11943-AR | MJD11943

Sumario:

I. Palabras introductorias. II. La gestación por sustitución como procedimiento armónico con las distintas formas de vivir en familia. III. La fuerza de la realidad en nuestro país: 19 sentencias y van… IV. Reflexiones en torno de la sistemática vulneración de los derechos humanos y fundamentales de todas las personas intervinientes como elemento de concientización. V. Cierre.

Doctrina:

Por Natalia Hernández (*)

I. PALABRAS INTRODUCTORIAS

Se estima que la supresión de la Gestación por Sustitución (GpS) del Código Civil y Comercial de la Nación (1) constituye la pérdida de una valiosa oportunidad para brindar a la población aquello que merece y resulta imprescindible en un Estado constitucional y convencional de derecho, es decir, seguridad jurídica.

La fuerza de la realidad presiona, cotidianamente, poniendo en evidencia la necesidad impostergable de contar con un marco legal capaz de otorgar respuestas eficaces y garantizar los derechos humanos y fundamentales de todas las personas intervinientes en este procedimiento, debiendo redoblarse los esfuerzos para proteger principalmente a quienes se encuentran en una especial condición de debilidad jurídica: las mujeres, quienes deciden ofrecer su capacidad gestacional con fines humanitarios, como asimismo los niños y niñas nacidos como consecuencia de esta práctica.

II. LA GESTACIÓN POR SUSTITUCIÓN COMO PROCEDIMIENTO ARMÓNICO CON LAS DISTINTAS FORMAS DE VIVIR EN FAMILIA

Con acierto se ha sostenido que «vivimos en una sociedad plural y democrática, en la que existen tantos modelos de familias como familias. Facilitar el acceso a una verdadera diversidad familiar implica permitir la gestación por sustitución» (2).

1. Terminología. Conceptualización

El Anteproyecto del Código Civil y Comercial de la Nación (3), partiendo de la consideración que afirma que «el lenguaje no es neutro (…) tiene un fuerte valor pedagógico y simbólico» (4), adopta para referirse a esta práctica la expresión siguiente: «Gestación por Sustitución». Se considera acertada esta apreciación por ser la que mayor justicia hace a la figura; debiendo evitarse el empleo de locuciones de tinte negativo o de corte peyorativo (v. gr. «maternidad subrogada», «alquiler de vientre», entre otras), las cuales no hacen más que desdibujar su verdadera finalidad y adicionar mayor confusión y rechazo.Se trata de un supuesto especial dentro de las variadas opciones que ofrecen las Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA); quizás, el que mayor polémica, debates y cuestionamientos genera desde múltiples aristas (éticas, médicas, religiosas, y jurídicas); pudiendo distinguirse, en nuestro ámbito de conocimiento, sendas corrientes doctrinarias al respecto (5).

La GpS ha sido caracterizada en otras latitudes -en sentido amplio- como «un contrato oneroso o gratuito, a través del cual una mujer consiente en llevar a cabo la gestación mediante técnica de reproducción asistida, aportando o no también su óvulo, con el compromiso de entregar el nacido a los comitentes, que pueden ser una persona o una pareja, casada entre sí o no, que a su vez pueden aportar o no sus gametos» (6).

Entre nosotros, en cambio, se han ensayado definiciones más juiciosas entendiéndola como «un procedimiento de técnica de reproducción médicamente asistida por medio del cual una persona, denominada “gestante”, lleva adelante un embarazo con el fin de que la persona nacida tenga vínculos de filiación con una persona o pareja denominada comitente/s con quien/es la gestante posee lazos afectivos» (7).

2. Gestación por Sustitución en el derecho comparado

En la legislación comparada, es posible vislumbrar tres grandes sistemas jurídicos en relación con esta técnica, ellos son:

A. Prohibicionistas: Existen países (8) donde esta se encuentra expresamente vedada, y en donde llegan a establecerse, incluso, sanciones de naturaleza civil y penal.

B. Regulacionistas: En algunos Estados (9), es reglamentada en sentido «restringido», sujeta a condiciones legales, tales como su carácter altruista. Dentro de esta corriente es posible identificar, a su vez, dos modalidades (10):

– «Proceso de pre-aprobación»: Es el llevado a cabo ante la autoridad competente a los fines de verificar la efectiva cumplimentación de los requisitos legales exigidos, otorgando en tal supuesto, su anuencia para la transferencia embrionaria a la gestante.- «Proceso de pos-aprobación»: Se prevé un procedimiento ulterior al nacimiento, a efectos de que el / los comitente/s logren un emplazamiento filial acorde a su voluntad procreacional; como consecuencia de la celebración de un acuerdo previo.

Asimismo, se encuentran ciertos países (11) que la admiten en sentido «amplio», inclusive, cuando tenga finalidad lucrativa.

C. Abstencionistas: Se trata de una posición intermedia caracterizada por el mutismo del legislador; es decir, por la ausencia de normas que la regulen o prohíban (12).

Concluyendo, la tendencia mundial en la actualidad es explicitada por Kemelmajer de Carlucci, Lamm y Herrera en los siguientes términos: «. el número de Estados que tienen leyes que regulan la gestación por sustitución crece continuamente (…) muchos Estados están cuestionando su regulación a los fines de darle lugar (…) otras legislaciones que, en algunos aspectos, tenían carácter restrictivo se están flexibilizando» (13).

3. Gestación por Sustitución en el ordenamiento interno

El Libro II, Título V, Capítulo 2, art. 562 del Anteproyecto regulaba la gestación por sustitución. Si bien no ofrecía una definición de la figura, permitía su caracterización; a través de la enunciación de los requisitos legales exigidos -sin perjuicio de los que pudiese contener una ley especial complementaria-, y por el procedimiento judicial previsto para su realización.

En primer lugar, debían reunirse los siguientes recaudos:

A. Respecto del/a niño/a por nacer

El Superior Interés del Niño (ISN) constituye el principio fundamental que ha de tenerse en miras; imponiéndose al juez el deber de evaluar la idoneidad del / de los comitente/s a los fines de concederles el permiso correspondiente.

Para la doctrina, siempre ha significado un obstáculo definir el verdadero alcance y contenido de esta directriz, situación que se agrava cuando este/a niño/a aún no ha nacido. Es por ello por lo que se estima clarificador el aporte de expertas en la temática, quienes aseveran lo siguiente:«El niño no estaría en el mundo de no haberse recurrido a la gestación por sustitución por parte de una o dos personas que desearon fervientemente su existencia, tanto lo quisieron, que no pudiendo hacerlo por otro método, recurrieron a uno que implica dificultades de todo tipo (legales, económicas, fácticas, etc.)» (14).

B. Respecto de la gestante

Partiendo de la consideración por la cual la mujer goza de plena capacidad civil y, por ello, ejerce el derecho a decidir y disponer de su propio cuerpo es que el Anteproyecto, con prudencia y sin sobreestimarla, diagrama un escenario propicio para garantizar la posibilidad de otorgar su consentimiento en forma previa (a la implantación), libre (sin condicionamientos) e informada (valiéndose de un gabinete interdisciplinario); incorporando, además, una serie de requisitos con miras a la protección de sus derechos humanos y fundamentales.

Se exigía, asimismo, que la gestante gozara de un buen estado de salud psicofísico, que no haya proporcionado su propio material genético (para evitar compartir carga genética con el niño/a por nacer, disminuyendo así la posibilidad de ulteriores retractaciones); haber dado a luz al menos un/a hijo/a propio/a (ya que solo podrá consentir válidamente quien ha experimentado dicha vivencia); no se hubiese sometido a este procedimiento más de dos veces (teniendo por objetivo salvaguardar la vida y la salud de la gestante, a la vez que impedir la profesionalización de esta actividad); y que no haya recibido retribución alguna.

C. Respecto del / de los comitente/s

Coherente con el espíritu plural e inclusivo, en un marco de respeto y promoción del derecho a una progenitura libre y responsable es que el codificador admite la posibilidad de constituirse como comitente a cualquier persona, sin ningún tipo de discriminación, siempre y cuando se cumplimenten dos extremos.

a. Que al menos uno de ellos aporte sus gametos. Se estima al respecto que la futura legislación debería contemplar la posibilidad de recurrir a la donación de gametos de terceros ante supuestos excepcionales; v.gr., cuando una persona decida conformar una familia de tipo monoparental y no cuente con material genético apto para tal cometido; ello se hace extensivo al caso -infrecuente, pero posible- de parejas en las que ambos integrantes se encuentren en la situación descripta.

b. Que se encuentren impedidos de concebir o llevar un embarazo a término. Esta limitación reposa en la idea del carácter restrictivo de la práctica, debiendo solo resultar posible ante supuestos de infertilidad médica o imposibilidades fácticas-estructurales (tal es el caso de parejas igualitarias de varones u hombres solos); vedándose la posibilidad de acceder a esta por motivos estéticos o laborales («subrogación social»).

Secundariamente, se preveía un verdadero proceso judicial conformado por dos instancias diferenciadas:

– Homologación judicial: Resulta indispensable que la gestante y el / los comitente/s otorguen su consentimiento previo, libre e informado ante el magistrado competente.

– Autorización judicial: En esta etapa, el juez deberá, constatar en primer lugar la efectiva cumplimentación de los recaudos legales exigidos, para luego dar su conformidad, quedando así habilitados para proceder a la implantación del embrión en la gestante.

El heteronormativismo -resabio de la histórica vigencia del sistema paternalista- en confluencia con la presión ejercida por los sectores más conservadores de la iglesia y de las organizaciones feministas, logra suprimir del texto definitivo del Código Civil y Comercial de la Nación esta figura bajo el pretexto de que «encierra dilemas éticos y jurídicos de gran envergadura que ameritaría un debate más profundo e interdisciplinario. En este contexto de incertidumbre y cuasi silencio legal en el derecho comparado, se propone de manera precautoria, eliminar la gestación por sustitución del proyecto de reforma» (15).

Se consid era que la supresión constituye la pérdida de una histórica y valiosa oportunidad.A través del procedimiento y de los recaudos legales contemplados, se procuraba garantizar «a priori» (antes de la implantación del embrión en la gestante) los derechos humanos y fundamentales de las personas involucradas, en lugar de acudir a su posterior judicialización.

Se pretendía otorgar un marco normativo que brindara seguridad jurídica a todos; quedando resuelto el emplazamiento filial de la persona por nacer, amparando su derecho a la identidad y permitiendo que sea inscripta registralmente tras su nacimiento, respetándose, además, su derecho a la identificación como presupuesto indispensable del goce de múltiples derechos que de ella derivan (v. gr., libertad de circulación, acceso a servicios médicos y educativos, bienestar social básico, entre otros). Al mismo tiempo, respetaba la voluntad procreacional del / de los comitente/s como elemento constitutivo del vínculo parental, dejándose atrás la ficción de la maternidad que recaía en la mujer gestante con motivo del parto; siendo esta quien a todas luces merece una especial protección ante el acto de amor y solidaridad que efectúa, resultando un atropello a la razón que el ordenamiento legal le dé la espalda, castigándola, al imponer sobre ella una maternidad jamás deseada.

III. LA FUERZA DE LA REALIDAD EN NUESTRO PAÍS: 19 SENTENCIAS Y VAN…

Gil Domínguez manifiesta que «la omisión regulativa de la gestación por sustitución (…) no impide que en la República Argentina se pueda concretar dicha práctica» (16). La praxis cotidiana demuestra, a través de la frondosa labor jurisprudencial a lo largo y ancho del país, el robustecimiento de esta práctica.Ello no se encuentra exento de verdaderas inseguridades y complejidades, que se traducen en la desprotección de los derechos humanos de todas las personas involucradas; quienes no tienen otra opción más que someter el futuro de sus vidas al libre arbitrio del magistrado de turno, y quedan en un verdadero limbo legal hasta la emisión de una sentencia que dictamine conforme a la voluntad procreacional del / de los comitente/s (o no).

En este contexto, quienes tienen recursos económicos con frecuencia deciden trasladarse al exterior, a países donde la práctica se encuentra regulada (Estados Unidos, Canadá, Ucrania, India -posibilidad que actualmente está restringiéndose-, por mencionar algunos) para materializar allí su deseo de tener descendencia genéticamente propia. No obstante, este fenómeno identificado como «turismo reproductivo» lejos está de constituir una solución definitiva; ello resulta así en primer lugar, porque sus excesivos costos atentan contra el acceso integral resultando discriminatorio. Además de presentar otras serias dificultades, como la imposibilidad del / de los comitente/s y del nacido de ingresar a su país por carecer de la documentación tras serle denegada ante la representación consular de su país, quedando el niño/a sin filiación determinada y como apátrida; a ello se suma que el / los comitente/s deben regresar a sus países de origen por el vencimiento de los permisos de residencia. Otra situación que suele suscitarse tiene lugar cuando al arribar a su país, este no reconoce la filiación establecida en el Estado vecino donde tuvo lugar el procedimiento. Existen diversos precedentes en nuestro país sobre gestación por sustitución, que fueron llevados a cabo en el exterior, y en ellos se ha resuelto ordenar la inscripción del nacimiento de los menores de edad (17).

Por otra parte, existen hasta el momento diecinueve casos (18) con sentencias favorables en los que la práctica se ha desarrollado en nuestro territorio, valiéndose los peticionantes de las más diversas estrategias judiciales.Se identifican solo cuatro casos en los que se ha acudido a la autorización judicial previa, tal como lo establecía el Anteproyecto de Código Civil y Comercial de la Nación, según el Tribunal Colegiado de Familia N.° 7 de Rosario, Santa Fe, 2/12/2014 (19); Juzgado de Familia N.° 9 de Bariloche, Río Negro, 29/12/2015 (20); Juzgado de Familia N.° 3 de General San Martín, Buenos Aires, 22/8/2016 y Juzgado de Familia N.° 5 de Viedma, Río Negro, 7/07/2017 (21). Mientras que la táctica predilecta resulta ser la impugnación de la maternidad que recae sobre la mujer gestante empleada en nueve oportunidades; de acuerdo con el Juzgado de Familia de Gualeguay, Entre Ríos, 19/11/2013 (22); Juzgado Nacional Civil N.° 102, Ciudad de Buenos Aires, 18/5/2015 (23); Tribunal Colegiado de Familia N.° 5 de Rosario, Santa Fe, 27/5/2016 (24); Juzgado Nacional Civil N.° 7 de Ciudad de Buenos Aires, 15/6/2016 (25); Juzgado Unipersonal de Familia N.° 2 de Moreno, Buenos Aires, 4/7/2016 (26); Juzgado Nacional Civil N.° 8, Ciudad de Buenos Aires, 20/9/2016 (27); Juzgado de Familia N.° 12 de Lomas de Zamora, Buenos Aires, 3/10/2016; Juzgado de Familia N.° 7 de Lomas de Zamora, Buenos Aires 30/11/2016 (28), Juzgado Nacional N.° 81, Ciudad de Buenos Aires, 14/6/2017 (29). En menor medida, se ha acudido a otras maniobras procesales, tales como medidas autosatisfactivas y acciones declarativas para lograr que la persona nacida se inscriba como descendiente del / de los comitente/s, según el Juzgado Nacional Civil N.° 86, Ciudad de Buenos Aires, 18/6/2013 (30); Juzgado Nacional Civil N.° 83, Ciudad de Buenos Aires, 25/6/2015 (31); Juzgado de Familia N.° 1, de Mendoza, 29/7/2015 (32); Juzgado Familia N° 1, de Mendoza, 15/12/2015 (33); Juzgado Familia N.° 7, Lomas de Zamora, 30/12/2015 (34) y Juzgado Civil N.° 4, Ciudad de Buenos Aires, 30/6/2016.

IV.REFLEXIONES EN TORNO DE LA SISTEMÁTICA VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS Y FUNDAMENTALES DE TODAS LAS PERSONAS INTERVINIENTES COMO ELEMENTO DE CONCIENTIZACIÓN

En la Argentina, la afonía jurídica en relación con la gestación por sustitución, interpretada bajo la dinámica del art. 19 de la Constitución Nacional, permite concluir que, al no estar expresamente prohibida, está permitida.

Si bien el Código Civil y Comercial de la Nación no constituye una norma creadora de derechos humanos y fundamentales, sino una mera garantía primaria, la regulación expresa de la práctica tiende a brindar un marco de protección legal que facilite el ejercicio de los derechos que emanan de vastos instrumentos internacionales que nuestro país ha ratificado, comprometiéndose ante la comunidad internacional a velar por su efectivo cumplimiento.

La vía de escape -provisoria, se anhela- consiste en acudir a las valiosa herramienta contenida en el Título Preliminar de nuestro Código Civil y Comercial (arts. 1 a 3), aunque sin lugar a dudas, estimamos que no es justo como sociedad -en un Estado constitucional y convencional de derecho- conformarnos con una reglamentación implícita de nuestros derechos.

Nuestra Carta Magna en su art. 75, inc. 23, exige «legislar» y adoptar medidas de acción positiva a los fines de garantizar el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos en ella y en el «corpus juris» del derecho internacional de los derechos humanos, inclusive ordenando redoblar los esfuerzos frente a quienes se encuentran en una especial situación de debilidad jurídica (niñas, niños y mujeres). Disposición que se complementa -especialmente- con lo dispuesto por la Convención Americana de Derechos Humanos a través del juego armónico de los arts. 17, inc. 2, que reconoce expresamente el derecho a fundar una familia; art. 1, que establece la obligación de los Estados Partes de respetar y garantizar los derechos y libertades en ella reconocidos, y el art. 2, que recuerda el deber de adoptar disposiciones de derecho interno a los países que la suscriban.Maratónicamente pueden enumerarse cuáles son los derechos humanos y fundamentales en juego frente a este procedimiento:

– Con relación al niño / a la niña por nacer: Teniendo como horizonte su superior interés deberá asegurarse el derecho a su personalidad jurídica; el derecho a la identidad (el derecho a conocer su realidad gestacional), a la identificación y documentación, a la inmediata inscripción registral tras su nacimiento, como presupuesto para el goce de otros derechos que se encuentran condicionados a esta, reconociéndolo como un integrante de la sociedad; el derecho a la nacionalidad; el derecho a la dignidad, y a tener un emplazamiento filial acorde a la voluntad procreacional del / de los comitente/s que le permita/n crecer en el seno de su familia.

– Con relación a la gestante: Es necesario encontrar el justo punto, el equilibrio, entre la protección de su persona sin caer en su subestimación. El respeto de su autonomía personal exige la garantía de su derecho a la vida, a la salud, a la integridad psicofísica, a la dignidad, a la autodeterminación, a la información, a la libertad, destacándose la importancia de evitar que ella quede vinculada filialmente con la persona por nacer, máxime ante la carencia de voluntad procreacional y no habiendo aportado material genéticamente propio.

– Con relación al / a los comitente/s: El derecho a conformar una familia dentro de un amplio abanico integrado por una pluralidad de formatos familiares y de beneficiarse con su protección legal; el derecho a acceder, sin ningún tipo de discriminación, a los avances científicos, tecnológicos y médicos que posibiliten -al menos- sortear los obstáculos para intentar la satisfacción del deseo de tener descendencia con carga genéticamente propia; y el derecho a tener un emplazamiento filial con la persona nacida como consecuencia del uso de esta técnica sobre la base del elemento volitivo.

V.CIERRE

Se ha sostenido, sabiamente, que las inconstitucionalidades -e inconvencionalidades- son heridas que laceran nuestro andamiaje jurídico; a menos de dos años de la vigencia del nuevo ordenamiento legal, la carencia de un marco regulatorio del procedimiento de Gestación por Sustitución motivó la declaración de la inconstitucionalidad y anticonvenc ionalidad del art. 562 del CCivCom (35).

El derecho como elemento regulador de conductas humanas, debe asumir protagonismo a los fines de brindar respuestas frente a los numerosos casos de gestación por sustitución que a diario se inician ante los estrados judiciales.

Bajo esta inteligencia, es necesario llevar a cabo un debate serio multidisciplinario, comprometido, tolerante y sobre todo sincero, que permita la adopción de una política legislativa encargada de velar por la seguridad jurídica -y así evitar la judicialización del «caso a caso»- desde una mirada humanitaria; es decir, procurando garantizar los derechos humanos y fundamentales de todas las personas intervinientes en el procedimiento, principalmente respecto de aquellas que se encuentran en una especial situación de vulnerabilidad jurídica.

Con esperanza, se advierte que se ha avanzado en este sentido, a través de la presentación de diversos proyectos de ley ante la Cámara de Diputados de la Nación, entre los que se señalan los siguientes:

– Proyecto de ley de regulación de la técnica de gestación solidaria (Movimiento Evita), presentado el 31/8/2016 (36).

– Proyecto de Gestación por Sustitución (Frente para la Victoria), iniciado el 31/8/2016 (37).

– Proyecto que persigue la modificación del texto originario del Código Civil y Comercial de la Nación, concretamente de los siguientes artículos: 558 , 561, 562 , 575 , 578 sobre Filiación y Voluntad Procreacional (Unión Pro) de fecha 14/6/2017 (38).

– Proyecto gestación por sustitución.Propone modificar el régimen del Código Penal y de la ley de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida N.° 26.862 (UCR) recepcionado: 10/7/2017 (39).

———-

(1) En adelante CCivCom.

(2) LAMM, Eleonora: «Argumentos para la necesaria regulación de la gestación por sustitución», en Gac. Sanit. 2017. Disponible en el siguiente enlace web: http://dx.doi.org/10.1016/j.gaceta.2017.04.009. Fecha de consulta: 19/7/2017.

(3) En adelante, el Anteproyecto.

(4) Fundamentos del Anteproyecto de Código Civil y Comercial de la Nación.

(5) Entre quienes sostienen «la necesidad de regular el instituto», se encuentran los siguientes: LAMM, Eleonora: «Gestación por sustitución». en Realidad y Derecho, InDret, Revista para el Análisis del Derecho, Barcelona, julio 2012, vol. 3 p. 1/49; KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída; HERRERA, Marisa, y LLOVERAS, Nora: Tratado de Derecho de Familia según el Código Civil y Comercial de la Nación, t. 2. Buenos Aires, Rubinzal Culzoni, Cap. 1, p. 448; GIL DOMÍNGUEZ, Andrés; FAMÁ, María Victoria, y HERRERA, Marisa: «Matrimonio Igualitario y Derecho Constitucional de Familia». Buenos Aires, Ediar, p. 294. BRODSKY, Jonathan M.: «El “nuevo” Código Civil y Comercial de la Nación y la gestación por sustitución: otra oportunidad perdida para una regulación necesaria», en RDF. Buenos Aires, Abeledo Perrot, N.º 68 (marzo de 2015), p. 213; GONZÁLEZ MAGAÑA, Ignacio: «La tácita inclusión de la gestación por sustitución en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. Preámbulo necesario de una norma expresa que la regule», en Revista DFyP, Buenos Aires, La Ley, noviembre de 2014, p. 181. por nombrar algunos.

Entre los «doctrinantes que sostienen la posición opuesta» se encuentran los siguientes: HOOFT, Pedro: Bioética y Derechos Humanos. Temas y Casos. Buenos Aires, Depalma, 1999, p.45; AZPIRI, Jorge O.: «La Filiación en el Proyecto de Código Civil y Comercial», en DFyP, La Ley, Buenos Aires, julio de 2012, año IV, N.º 6, p. 116. VIDELA, Mirta: «Los Derechos Humanos en la Bioética». Buenos Aires, Ad Hoc, 1999, p. 153 y ss. LLAMBÍAS, Jorge: «La fecundación humana in vitro», en ED, 79-896; WAGMAISTER, Adriana M.: «Maternidad subrogada», en RDF. Buenos Aires, Abeledo Perrot, 1990, N.º 3, pp. 19 y ss.; MÉNDEZ COSTA, María Josefa, y D’ANTONIO, Daniel Hugo; Derecho de Familia, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, 2001, t. 3, p. 71, entre otros.

(6) Sentencia N.º 826 de la Sección 10 de la Audiencia Provincial de Valencia del 23/11/2011. Id. Cendoj: 46250370102011100707.

(7) Proyecto de Ley de Gestación por Sustitución 5759-D-2016 (31/8/2016). Presentado por un grupo de investigadores del Conicet, que trabajaron por dos años en conjunto con la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer). Dentro de la Cámara, la iniciativa es firmada por las diputadas Analía Rach Quiroga (FPV – Chaco), Juliana Di Tullio (FPV – Buenos Aires), Sandra Mendoza (FPV – Chaco) y Analuz Carol (FPV – Tierra del Fuego).

(8) En esta corriente: Alemania, Austria, España, Francia, Italia, Portugal, Suecia, Suiza, etcétera.

(9) V. gr., Australia, Canadá, México DF.

(10) LAMM, Eleonora: op. cit., p. 13. LAMM, Eleonora: «Gestación por sustitución: ni maternidad subrogada ni alquiler de vientres». Observatorio de Bioética i Dret, Barcelona, 2013. pp. 118-185.

(11) Por mencionar algunos: Grecia, India, Irán, Israel, Reino Unido, Rusia, Ucrania.

(12) Como es el caso de la Argentina tras la sanción del CCivCom.

(13) KEMELMAJER de CARLUCCI, Aída; LAMM, Eleonora y HERRERA, Marisa: «Regulación de la Gestación por sustitución», en LL, t. 2012- E, Sec. Doct. p. 968.

(14) KEMELMAJER de CARLUCCI, Aída; LAMM, Eleonora, y HERRERA, Marisa: op. cit., p. 968.

(15) En el siguiente enlace web: http://cabb.org.ar/noticias/proye.pdf, pp. 50 y 51. Fecha de consulta: 17/6/2017.

(16) GIL DOMÍNGUEZ, Andrés:«La gestante no es madre. Reflexiones sobre la gestación por sustitución y el discurso jurídico», Diario DPI Suplemento Civil, Bioética y Derechos Humanos, N.° 30, 11/7/2017. Disponible en el siguiente enlace web: http://dpicuantico.com/sitio/wp-content/uploads/2017/07/Gil-Dominguez-Civil-Bioetica-y-Derechos-Humanos-11.07
2017.pdf. Fecha de consulta: 22/7/2017.

(17) Por citar algunos: Tribunal Contencioso Administrativo y Tributario N.° 5, CABA, 22/3/2012, «D. C. G y G. A. M. c/ GCBA s/ Amparo»; Juzgado de 1.a Instancia de Distrito de Familia, San Lorenzo, 2/7/2012, «S. G., E. F. y G. C. E.»; Tribunal Contencioso Administrativo y Tributario, CABA, 11/01/2013, «L.R.R. y M.H.J. c/ GCBA s/ Amparo»; Tribunal Contencioso Administrativo y Tributario N.º 15, 27/11/2013, «P. M. C. y otros c/ GCBA». Juzgado N.° 17 en lo Contencioso Administrativo y Tributario (CAyT) 18/12/2014, «B. F. M. y Otros c/ GCBA s/ Amparo», Cámara Federal de Rosario – Sala B, 11/5/2015, «Gamaza, Roberto José y otra s/ Medida Autosatisfactiva».

(18) Con anterioridad a la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial: tuvieron lugar seis pronunciamientos judiciales, mientras que luego del 1/8/2015 se dictaron trece sentencias positivas.

(19) «XXX y otra s/ Autorización Judicial», Tribunal Colegiado de Familia N.° 7 de Rosario, Santa Fe, 2/12/2014; RDF 2016-III, 135.

(20) «Dato Reservado, Expte. N.° 10178-14» Juzgado de Familia N.° 9 de Bariloche, Río Negro, 29/12/2015; Cita online AR/JUR/78613/2015.

(21) «Reservado s/ Autorización Judicial» Expte. N.° 0260/17/17, Juzgado de Familia N.° 5 de Viedma, Río Negro, 7/7/2017; MJ-JU-M-105310-AR | MJJ10531 .

(22) «B. M. A. c/ F. C. C. R. s/ ordinario» Juzgado de Familia de Gualeguay, Entre Ríos, 19/11/2013; MJ-JU-M-83567-AR | MJJ83567 .

(23) «C., F. A y otro c/ R. S., M.L.», Juzgado Nacional Civil N.° 102, Ciudad de Buenos Aires, 18/5/2015; MJ-JU-M-96182-AR | MJJ96182 ; Cita Online: AR/JUR/12711/2015.

(24) «G. G. S. y J. G. G. s/ filiación», Tribunal Colegiado de Familia N.° 7 de Rosario, Santa Fe, 27/5/2016; MJ-JU-M-99069-AR | MJJ99069 .

(25) «A. R., C. y otros c/ C., M. J. s/ Impugnación de Filiación», Juzgado Nacional Civil N.° 7 de Ciudad de Buenos Aires, 15/6/2016.

(26) «S. P., B. B. c/ S. P., R. F. s/ Materia a categorizar», Juzgado Unipersonal de Familia N.° 2 de Moreno, Buenos Aires, 4/7/2016, en La Ley Online, AR/JUR/42506/2016.

(27) «B. B. M. y otro c/ G. Y. A. s/ impugnación de filiación», Juzgado Nacional Civil N.° 8, Ciudad de Buenos Aires, 20/9/2016; MJ-JU-M-100901-AR | MJJ100901 .

(28) «B. J. D. y otros s/ materia a categorizar», Juzgado de Familia N.° 7 de Lomas de Zamora, Buenos Aires 30/11/2016.

(29) «S., I. N. y otro c/ A., C. L. s/ Impugnación de filiación», Juzgado Nacional en lo Civil N.º 81, 14-06-2017; RC J 3934/17.

(30) «N.N. o DGMB s/ Inscripción de Nacimiento», Juzgado Nacional Civil N.° 86, Ciudad de Buenos Aires, 18/6/2013; MJ-JU-M-79552-AR | MJJ79552 .

(31) «N., N. O.», Juzgado Nacional Civil N.° 83, Ciudad de Buenos Aires, 25/6/2015; MJ-JU-M-93352-AR | MJJ93352 ; La Ley, Cita online AR/JUR/24326/2015.

(32) «A. V. O., A. C. G. y J. J. F. s/ Medida Autosatisfactiva», Juzgado de Familia N.° 1, de Mendoza, 29/7/2015, Id. Infojus: NV12220.

(33) «C. M. E. y J. R. M. s/ Inscripción Nacimiento», Juzgado Familia N.° 1, de Mendoza, 15/12/2015, MJ-JU-M-96193-AR | MJJ96193 ; Cita Online: AR/JUR/58729/2015.

(34) «H.M. y otro/a s/ Medidas Precautorias (art. 232 del CPCC)», Exp.N.º LZ-62420-2015, Juzgado de Familia N.° 7 de Lomas de Zamora, 30/12/2015; MJ-JU-M-97208-AR | MJJ97208 .

(35) Juzgado de Familia N.° 7 Lomas de Zamora, Buenos Aires, 30/12/2015, replicando su criterio el Juzgado Unipersonal de Familia N.° 2 de Moreno, Buenos Aires, 4/7/2016.

(36) Expediente de Diputados: 5700-D-2016. Disponible en http://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp?exp=5700-D-2016&tipo=LEY. Fecha de consulta: 22/7/2017.

(37) Expediente de Diputados: 5759-D-2016. Disponible en el siguiente enlace web: http://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp?exp=5759-D-2016&tipo=LEY. Fecha de consulta: 22/7/2017.

(38) Expediente de Diputados: 3202-D-2017. Disponible en: http://www.hcdn.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp?exp=3202-D-2017&tipo=LEY. Fecha de consulta: 22/7/2017.

(39) Expediente de Diputados: 3765-D-2017. Disponible en: http://www.hcd n.gob.ar/proyectos/textoCompleto.jsp?exp=3765-D-2017&tipo=LEY. Fecha de consulta: 22/7/2017.

(*) Abogada, egresada por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Profesora Universitaria en Derecho egresada por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Adscripta en Derecho Civil V, Derecho de las Familias, y en la Residencia de Minoridad y Familia de la Facultad Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, (UNR).