Programas de Capacitación de Recursos Humanos de Salud en la provincia de Buenos Aires. Suárez, Enrique L.

Autor: Suárez, Enrique L. – Ver más Artículos del autor

Fecha: 08-09-2017

Cita: MJ-DOC-11987-AR | MJD11987

Sumario:

I. Presentación. II. Introducción. III. La Resolución 906/17 del Ministerio de Salud y su Programa de Capacitación. IV. Ideas finales.
Doctrina:

Por Enrique L. Suárez (*)

I. PRESENTACIÓN

La salud es un bien público de importancia fundamental para el devenir de cualquier sociedad (1). Ya hemos mencionado en otras ocasiones que la salud, nutrida de un contenido multidimensional que posibilita el desarrollo humano, adquiere un carácter dinámico pues es el resultado de un proceso, y no ya un estado.

Se debe analizar la historia, la realidad y el lugar desde donde se ubica la persona (2). El hecho de ser sanos implica contemplar aspectos que no se tenían antes en cuenta: adonde pertenecemos, lo que somos y los logros que hemos obtenido. Se deben tener en cuenta las condiciones o determinantes sociales que marcan nuestra posibilidad de desarrollo y acceso a la salud desde la niñez, cómo vamos desenvolviendo nuestra existencia en pos de una realización personal plena, y cuáles son los logros que vamos obteniendo en función de ello.

Todo es importante: las condiciones materiales de existencia (la nutrición y el afecto recibidos en la niñez a través de la familia, verdadera escuela de humanidad) (3); la posibilidad de acceso a los servicios esenciales; como el Estado ha diseñado a través de la gobernanza políticas sociales a fin de dotar de bienestar social a la comunidad; cómo evoluciona nuestro ser no solo desde lo biológico y lo psíquico, sino también desde lo social y espiritual; se apunta al modo en que establecemos pertenencia y nos vinculamos (v. gr.; en nuestra familia, ambientes laborales, barriales, comunitarios, religiosos, de acción social o participativos, etc.), entre otros aspectos.

Es el avance de un proyecto de vida lo que muestra nuestro «nivel de salud», lo que implica como parte de la condición humana superar las dificultades que tengamos que atravesar y generar nuevas respuestas que tengamos que diseñar para superar situaciones nuevas.La salud es una condición que se logra a pesar de la enfermedad, y no necesariamente en ausencia de ella (4).

Es en virtud de dichos elementos que el derecho a la salud, como señala Aizenberg, es un derecho humano, reconocido en numerosos instrumentos internacionales y regionales, que «puede ser definido a partir de una serie de elementos que le dan contenido y forma para lograr su efectividad y que incluyen, tanto el derecho de acceso a los servicios de salud y asistencia médica, como el derecho a otras condiciones esenciales y determinantes de la salud: acceso al agua limpia potable, suministro de nutrición y vivienda adecuadas, condiciones sanas en el trabajo y el medio ambiente, acceso a la educación e información sobre cuestiones relacionadas con la salud» (5).

A su vez Ghersi, respecto del derecho a la salud como derecho personalísimo, derivado del derecho a la vida, considera a la salud como una situación, un estado y una dinámica, que le permite al ser humano estar óptimo con su cuerpo, mente y espíritu, y desarrollar su proyecto de vida individual y social, y al referido derecho a la misma como una de las cuatro funciones constitucionales junto con la seguridad, la justicia y la educación (6).

Por dicha razón, proveer a dicho derecho es un cometido esencial del Estado, el cual, a través de sus órganos competentes, debe asumir la capacidad de conducción y de toma de decisiones, a fin de constituirse en el rector del sistema de salud nacional, provincial o local, donde debe primordialmente velar por la existencia de las debidas prestaciones en el subsistema público, y ejercer una fuerte regulación y control en los subsistemas de obras sociales y medicina prepaga (7).

Por todo lo dicho, nos ha parecido de interés compartir con el lector la reciente iniciativa adoptada por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, a través de la resolución 906 del 21 de abril de 2017 (8), implementando el Programa de Capacitación que analizaremos más abajo.

II.INTRODUCCIÓN

1.Ya la Constitución de la provincia de Buenos Aires contiene una clara manda del constituyente, en el sentido de promover la eliminación de los obstáculos económicos, sociales o de cualquier otra naturaleza, que afecten o impidan el ejercicio de los derechos y garantías constitucionales, a cuyo efecto, en su art. 36 , reconoce diversos derechos sociales, entre los cuales (en el inc. 8) se encuentra el derecho a la salud.

En ese sentido, en el texto de la Carta Magna provincial, se establece que la Provincia debe garantizar a todos sus habitantes el acceso a la salud en los aspectos preventivos, asistenciales y terapéuticos; sostener el hospital público y gratuito en general, con funciones de asistencia sanitaria, investigación y formación; promover la educación para la salud; y la rehabilitación y la reinserción de las personas tóxicodependientes.

Asimismo, el medicamento por su condición de bien social integra el derecho a la salud; por lo que la provincia a los fines de su seguridad, eficacia y disponibilidad asegura, en el ámbito de sus atribuciones, la participación de profesionales competentes en su proceso de producción y comercialización.

Asimismo, el art. 37 prevé que todos los habitantes de la Provincia gozan del derecho a recibir, a través de «políticas efectivas de acción social y salud», las utilidades producidas por los juegos de azar, debidamente creados y reglamentados por ley.

También el art.38 prevé el derecho de los consumidores y usuarios, en la relación de consumo, a la protección frente a los riesgos para la salud y su seguridad, a la promoción y defensa de sus intereses económicos y a una información adecuada y veraz.

2.A su vez, en el plano normativo existe un abundante plexo de leyes en el ámbito provincial sobre variadas temáticas abarcadas por el derecho sanitario local, del que surgen diversos derechos que, en definitiva, velan por el debido acceso a todas las prestaciones asistenciales médicas de prevención y atención primaria y secundaria en el ámbito de la atención de la salud, atendiendo a la diversa naturaleza de cada tópico tratado en dicho conjunto de normas (9).

3.A los fines de establecer una dependencia ejecutiva que concentre las competencias rectoras del sistema de salud, con el objeto de definir e implementar las políticas públicas en la materia, en beneficio de la población de la provincia, es dable poner de manifiesto que la Ley 14.853 (10) (Ley de Ministerios de la provincia de Buenos Aires) determina los ministerios que asisten al Poder Ejecutivo en sus funciones, de acuerdo con las facultades y responsabilidades que les confiere a cada uno dicha norma, respecto de las materias que la Constitución de la Provincia y la Ley de Ministerios identifican como de sus respectivas competencias, en los casos allí establecidos o autorizados (cf. art. 1 de dicha ley).

En ese espíritu, el art. 2, en su inc. 5 , prevé la institución del Ministerio de Salud, el cual tiene determinadas las materias en las cuales asistirá al Ejecutivo provincial en el art.22, así como sus funciones, atribuciones y responsabilidades particulares.

Algunos de los principales tópicos allí contemplados son los siguientes:

– La atención sanitaria y asistencia médica.

– Los medicamentos, productos biológicos, drogas, hierbas medicinales y dietéticas.

– La fiscalización y regulación del material e instrumental médico.

– Lo biomédico, socioepidemiológico y lo operativo para la prestación de los servicios de salud.

– La formación y capacitación en la salud.

– El ejercicio profesional de la salud.

– La red sanitaria provincial.

– La cobertura médica.

– La policía sanitaria en efectores públicos y privados de establecimientos asistenciales, laboratorios de análisis y cualquier actividad afín al ejercicio de la medicina.

Adelantándonos a la materia que será objeto de referencia en esta oportunidad, notará el lector que, por un lado, se definen los grandes objetivos hacia donde debe dirigirse la gestión estatal para asegurar el efectivo disfrute del derecho a la salud por parte de toda la población (atención y asistencia, medicamentos, los aspectos operativos vinculados a la prestación de servicios, el ejercicio profesional, etc.), pero también, al propio tiempo, se le otorga, con muy buen criterio, una gran importancia a la formación y la capacitación de todo el capital humano que debe «operativizar» en la práctica dichos aspectos que constituyen en el día a día la gestión efectiva y concreta del sistema de salud, volcado como servicio esencial al progreso y bienestar de la comunidad.

4.En ese mismo orden de ideas, cabe destacar que, por Decr.47/15 B del 29 de diciembre de 2015 (11), se aprueba a partir del día 11 de diciembre de 2015, la estructura orgánico funcional del Ministerio de Salud, de acuerdo con el organigrama y misiones y responsabilidades que, como Anexos I y II, forman parte integrante de la medida.

A raíz de ello, se crea, en dependencia directa del Ministerio de Salud, la Subsecretaría de Atención de la Salud de las Personas, de la que a su vez dependen las Direcciones Provinciales de Hospitales, de Salud de la Mujer, de la Infancia y de la Adolescencia, y de Programas Sanitarios (12).

La mentada Subsecretaría tiene -entre sus principales funciones-, los siguientes cometidos:

A. Programar, organizar y coordinar la aplicación de normativas y reglamentos de organización y funcionamiento de la red de servicios hospitalarios, promoviendo actividades de prevención, protección, atención integral y recuperación de la salud física y mental de la población.

B. Conducir, organizar y programar las actividades para el desarrollo, la promoción y la atención integral según las necesidades específicas del ciclo de vida y grupos en situación de vulnerabilidad.

C. Coordinar los recursos sanitarios, las acciones y los sistemas de comunicación de las emergencias médicas, accidentes y catástrofes.

D. Planificar y ejecutar, en coordinación con otros organismos e instituciones públi cas y / o privadas, los programas prioritarios para la atención de las personas.

E.Elaborar, coordinar y ejecutar políticas materno-infantiles y de salud sexual y reproductiva, tendientes a disminuir la mortalidad materna e infantil en los ámbitos municipales y provincial fortaleciendo la red asistencial.

Como se advierte, la Subsecretaría tiene a su cargo la implementación de todas las acciones de planificación, diagramación y puesta en práctica que cubren todos los aspectos y etapas de la atención de la salud, estableciendo objetivos prioritarios para la cobertura y atención comunitaria, entre otros importantes aspectos.

Asimismo, debe promover el desarrollo y la atención integral, teniendo en cuenta los ciclos de vida y las necesidades especiales que en cada uno se manifiestan y requieren de focalización preferencial, así como la situación de los grupos o colectivos que se encuentran en situación vulnerable.

De allí que, teniendo en cuenta ambos objetivos, se le ha encomendado a la Subsecretaría en cuestión, la reglamentación y coordinación de las acciones de medicina asistencial, administración hospitalaria y servicios de diagnóstico y tratamiento de los establecimientos sanitarios, para garantizar la asistencia médica completa, preventiva y curativa a toda la comunidad.

Ello incluye el manejo y atención de Emergencias Sanitarias y Catástrofes; la atención integral de la salud de la Mujer, la Infancia y la Adolescencia; y la organización y coordinación de Programas Sanitarios que sustenten una red de asistencia integral (médica, de laboratorio, farmacológica, psicológica, social, entre otros) de las personas con VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) y Hepatitis Virales (13).

III.LA RESOLUCIÓN 906/17 DEL MINISTERIO DE SALUD Y SU PROGRAMA DE CAPACITACIÓN

1.A fin de cumplir con las finalidades que requiere una adecuada y eficiente gestión de la salud se requiere -como bien sabe el lector- de lineamientos estratégicos, herramientas para la instrumentación de acciones de política pública, infraestructura, recursos humanos, insumos, unidades de atención al público de variada complejidad, medicamentos, entre tantos otros elementos (14).

En función de ello, y de los objetivos puestos a cargo de la Subsecretaría de Atención de la Salud de las Personas, dependiente del Ministerio de Salud provincial, es que se concertó e inició con fecha 1 de octubre de 2016 el proyecto PNUD ARG/16/006 «Apoyo al Plan Estratégico para garantizar una vida sana y promover el bienestar de toda la población de la provincia de Buenos Aires, en todas las etapas de su ciclo de vida (2016/2019)» (15).

Dicho proyecto persigue, entre otros objetivos, la promoción del desarrollo de capital humano en el ámbito de dicho ministerio y sus dependencias, llevando a cabo acciones que generen un cambio en la cultura organizacional, mejorando las condiciones y ambientes de trabajo (16).

En ese contexto, la autoridad Ministerial establece, como una prioridad gubernamental, a fin de garantizar el derecho a la salud en función de la normativa analizada más arriba, la puesta en marcha de un plan de mejoras en los servicios de salud, en particular en las guardias hospitalarias, tanto en materia de recursos humanos, infraestructura y equipamiento e insumos, así como en capacitación del personal.

En ese mismo sentido, estima que la atención de la salud se sustenta en equipos profesionales con los máximos niveles de formación que, en un contexto de cambios tecnológicos y epidemiológicos, requieren además de procesos de actualización permanentes.Por ello, fortalecer la formación de recursos humanos de salud se constituye en una de las formas para mejorar la atención de la población en materia sanitaria, contribuyendo así a fortalecer la calidad de dicha atención, la mejora de la accesibilidad al sistema de salud y la atención integral de las personas (17).

2.Teniendo en cuenta todo el marco descripto, y en ejercicio de sus competencias propias, derivadas de las atribuciones conferidas por el art. 22 de la Ley de Ministerios provincial 14.853, el Ministerio de Salud aprueba, por la Res. 907/17, el «Programa de Capacitación de Recursos Humanos de Salud» estableciendo en el Anexo Único que forma parte integrante de ella los lineamientos del Programa, estableciendo las horas previstas para la capacitación en cada lineamiento, dejando constancia de que podrán ser reasignadas entre los mismos de acuerdo con la necesidad de capacitación (art. 1) (18).

La estructura de la capacitación queda conformada de la siguiente manera:

– Se definen como destinatarios de las capacitaciones al personal directivo, médico y técnico, de enfermería, administrativo y de limpieza y mantenimiento pertenecientes al Ministerio de Salud (art. 3).

– Se estructuran las capacitaciones en jornadas, talleres o cursos, y se establece a la hora cátedra como unidad de medida para estimar los presupuestos correspondientes, siendo el valor de la hora cátedra de pesos quinientos ($ 500), el cual podrá ser ajustado mediante Resolución de la Subsecretaría de Atención de la Salud de las Personas (art. 4).

– La Subsecretaría de Atención de la Salud de las Personas deberá identificar las necesidades de capacitación y solicitar en consecuencia la contratación de los servicios de consultoría para dictar la misma (art. 5).

– Los lineamientos del programa son los siguientes: Cuidados materno infantiles, Emergencias, Mejoras en los procesos asistenciales a nivel hospitalario, Mejora en los procedimientos administrativos, y Salud mental y adicciones.La duración de cada capacitación es de 4 (cuatro) horas cátedra, determinando el Ministerio la cantidad de capacitaciones para cada lineamiento, conforme a lo dispuesto en el Anexo Único de la medida bajo trato.

IV. IDEAS FINALES

Creemos que toda labor de capacitación respecto de cualquier tópico vinculado con el desarrollo, gestión y prestación de servicios de salud es valiosa, ya que -coincidiendo con la valoración formulada por las autoridades idóneas y competentes- los avances científicos y organizacionales, las nuevas problemáticas y desafíos que plantea la realidad social, económica y cultural actual, la necesidad de dimensionar debidamente cómo actuar frente a situaciones inesperadas de emergencia, que implican una amenaza inmediata para la vida de una persona y cuya asistencia no puede ser demorada, todo ello demuestra la necesidad de contar con personal médico-asistencial, en cualquiera de sus niveles y funciones, debidamente concientizado, preparado y actualizado para afrontar las situaciones y requerimientos que forman parte de la labor sanitaria cotidiana.

Desde esta valoración inicial, deben tenerse en cuenta algunos factores para que este tipo de iniciativas sean útiles y eficaces como herramientas de gestión:

– Deben tener continuidad, o sea, no ser acciones esporádicas, sino sostenidas en el tiempo.

– Deben tener una diagramación temática que se focalice en los temas que, según el ámbito o la jurisdicción, un relevamiento previo determine o considere que son los tópicos relevantes y de verdadera importancia para tratar en las capacitaciones que se brinden.

– Deben tener en cuenta a todo el personal vinculado a la gestión prestacional, de modo que: a. la totalidad del personal que presta servicios acceda a estas capacitaciones, y b.todos los niveles funcionales, con el contenido adecuado a su aporte desde la función que desempeña, puedan acceder a las capacitaciones.

– La estructura de la capacitación y su duración debe ser suficiente como para alcanzar el objetivo, por lo que además de la detección de las necesidades de formación, la modalidad adoptada (jornadas, talleres) y la idoneidad de los capacitadores serán fundamentales para alcanzar el objetivo trazado.

– La puesta en funcionamiento de los programas de esta naturaleza debe ser ágil, de modo de evitar que los procedimientos previos necesarios para establecer en la práctica acciones de capacitación, como la comentada, demoren u obstaculicen iniciativas del tenor apuntado.

– Si bien los recursos destinados a este fin, independientemente de su origen, deben ser desde ya administrados con responsabilidad, teniendo en mira el objetivo que deben cumplimentar, al propio tiempo deben ser cuantitativamente suficientes para encarar la acción gubernativa en este sentido, a fin de que: a. el programa de capacitación tenga suficiente sostenimiento económico y b. logre permanencia en el tiempo para poder ir alcanzando sus objetivos.

– También resulta fundamental un monitoreo constante de la marcha del Programa, para determinar la real necesidad de los lineamientos elegidos, la conveniencia de incorporar contenidos nuevos, y la permanente selección de capacitadores calificados en alto grado para la función asignada.

Celebramos y esperamos que iniciativas de este tipo, adecuadamente implementadas, impliquen alcanzar la finalidad esperada, que es llegar de la mejor manera con atención médica preventiva y asistencial a toda la población.

———-

(1) Como ejemplo, cabe señalar que entre los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) para las personas y el planeta, tiene una ineludible importancia el área de la salud, a través del «Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades», el cual parte de la base de que para lograr el desarrollo sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos a cualquier edad.Con la mirada puesta en el año 2030, el contenido del objetivo trazado por las Naciones Unidas hace hincapié en que se han obtenido grandes progresos en relación con el aumento de la esperanza de vida y la reducción de algunas de las causas de muerte más comunes relacionadas con la mortalidad infantil y materna.

También se han logrado grandes avances en cuanto al aumento del acceso al agua limpia y el saneamiento, la r educción de la malaria, la tuberculosis, la poliomielitis y la propagación del VIH-SIDA.

Sin embargo, se necesitan muchas más iniciativas para erradicar por completo una amplia gama de enfermedades y para hacer frente a numerosas y variadas cuestiones persistentes y emergentes relativas a la salud, lo cual apunta a la concepción y contenido de la salud que desarrollamos infra.

Puede ampliarse en el siguiente enlace web: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/health.

(2) Tómese como ejemplo, la implicancia y relación entre el goce de un «buen estado de salud» y la posibilidad de «desarrollar adecuadamente una relación laboral» en Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala X, Comesaña Silvina Gabriela c/ Casino Buenos Aires S. A. Compañía de Invers. en Entretenim. S. A. UTE s/ despido, Microjuris, MJ-JU-M-91910-AR.

(3) Ampliar en el siguiente texto. LANATA, Jorge: «26 personas para Salvar al mundo». Reportaje al Dr. Abel Albino, pp. 257-272, Buenos Aires, Sudamericana, 2012 y en http://www.conin.org.ar, Fundación Conin, que busca erradicar la desnutrición infantil, presidida por el Dr. Abel Albino.

(4) RODRÍGUEZ, Marcelo: Historia de la salud, p. 83. Buenos Aires, Capital Intelectual, 2011.

(5) AIZENBERG, Marisa: «El Derecho de la Salud: el comienzo de una disciplina autónoma», en DPI Cuántico (Derecho para innovar), Diario DPI, Suplemento Salud, del 18/5/2015. Disponible en el siguiente enlace web: http://dpicuantico.com/sitio/wp-content/uploads/2015/05/Salud-Doctrina-2015-05-18.pdf.

(6) GHERSI, Carlos:«El derecho a la salud como derecho personalísimo», en GHERSI, Carlos, y WEINGARTEN, Celia (dir.es): Tratado de Derecho a la Salud, t. 1, p. 102, La Ley, Buenos Aires, 2012.

(7) Ampliar en ARCE, Hugo E.: El Sistema de Salud (De dónde viene y hacia dónde va), p. 292 y ss. Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010.

(8) BO 28014 del 21/4/2017. Disponible en Microjuris.com, Ref.: LEG86314.

(9) Recomendamos consultar el trabajo de recopilación de leyes de salud de la provincia de Buenos Aires, realizado por la Dra. María Cristina Cortesi en su blog «Derecho y Salud». Este es un espacio de la Fundación Fundaleis – Altos Estudios e Investigación en Salud y tiene por objetivo informar sobre derecho sanitario en general (http://mariacristinacortesi.blogspot.com.ar/2011/01/leyes-de-salud-de-la-provincia-de.html).

(10) Sancionada el 5/12/2016, promulgada por el Decr. 1981/16, publicada en el BO 27.923 (Suplemento 1) del 6/12/2016. Ref. MJ-LEG-83180-1-AR.

(11) BO: 27.708 (Suplemento 1) del 25/1/2016.

(12) Cf. Anexo I (Organigrama) del Decr. 47/15 B .

(13) Todo ello conforme el Anexo II (Misiones y Responsabilidades) del Decr. 47/15 B.

(14) Ampliar en el siguiente texto. SUÁREZ, Enrique L.: ¿Existe una Salud Sana?, p. 117 y ss., Colección Tesis. Buenos Aires, Baudino Ediciones, 2014.

(15) El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es el organismo mundial de las Naciones Unidas en materia de desarrollo que promueve el cambio y conecta a los países con los conocimientos, la experiencia y los recursos necesarios para ayudar a los pueblos a forjar una vida mejor. Está presente en unos 170 países y territorios, trabajando con los gobiernos y las personas para ayudarlos a encontrar sus propias soluciones a los retos mundiales y nacionales del desarrollo.Se concentra en ayudar a los países a elaborar y compartir soluciones para los desafíos que plantean las cuestiones siguientes:

– Desarrollo sostenible.

– Gobernanza democrática y mantenimiento de la paz.

– Clima y resiliencia a los desastres.

En cada una de estas esferas temáticas, el PNUD defiende la protección de los derechos humanos y especialmente el empoderamiento de la mujer.

Como ya hemos mencionado, los líderes mundiales se han comprometido a alcanzar los Objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) para 2015, incluso el objetivo trascendental de reducir la pobreza extrema a la mitad. El PNUD, mediante su red global, coordina los esfuerzos mundiales y nacionales para alcanzar dichos objetivos.

EL PNUD también administra el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC), que ayuda al crecimiento de los países en desarrollo complementando sus fuentes existentes de asistencia de capital mediante subvenciones y préstamos.

El Programa Estratégico del PNUD (2014-2017) señala lo siguiente: «Se amplían las desigualdades dentro de los países, tensiones violentas hacen que algunas sociedades resulten vulnerables a la crisis e incluso que corran el riesgo de colapsar, y se intensifica la competencia respecto de recursos naturales escasos. Muchas sociedades luchan además por incorporar a la mujer y la juventud al círculo de la prosperidad. Las diferencias son notorias a pesar de los progresos hechos por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Las mujeres y las niñas siguen constituyendo una proporción elevada de las personas que viven en la pobreza de ingreso y privadas de educación, salud, participación y otras dimensiones del bienestar distintas del ingreso».

Como puede apreciarse, en las líneas estratégicas de acción del PNUD se encuentra la preocupación por atender la salud de todos, especialmente los grupos sociales más vulnerables.

Para información sobre el PNUD, véase el siguiente enlace web: http://www.undp.org/content/undp/es/home.html.

Sobre el Programa Estratégico citado, véase el siguiente enlace web:http://www.undp.org/content/dam/undp/library/corporate/UNDP_strategic-plan_SPANISH_v5_web.pdf.

(16) El objetivo citado y que concierne directamente a lo dispuesto por la resolución en análisis, es uno 5 desafíos de desarrollo que afronta el Proyecto PNUD aludido. Los otros desafíos son los siguientes:

a. Reducir la mortalidad materna, neonatal e infantil, a través del fortalecimiento de la red de servicios perinatales, la implementación de un sistema de seguimiento domiciliario del recién nacido de bajo peso y el abordaje integral de la problemática adolescente en situación de adicción, violencia y embarazo.

b. La reducción de la morbilidad y mortalidad prematura, por enfermedades trasmisibles y no trasmisibles, mediante una política de prevención, vigilancia y control de Enfermedades Crónicas no trasmisibles (ECNT), el fortalecimiento de la salud mental y la prevención y control de adicciones y el mejoramiento de la prevención, diagnóstico y tratamiento del VHI-Sida y Tuberculosis (TBC).

c. La implementación de un sistema integrado de acceso y cobertura universal de salud, integrando redes sanitarias y generando acuerdos con subsectores de prestación de servicios de salud.

d.El apoyo a la investigación en salud y el desarrollo de vacunas y medicamentos para las enfermedades trasmisibles y crónicas no trasmisibles.

Puede consultarse el Proyecto PNUD citado en https://info.undp.org/docs/pdc/Documents/ARG/95446_Prodoc_ARG16006.pdf.

A título meramente ilustrativo, mencionamos que, en el marco de dicho Proyecto del PNUD, a fin de cumplimentar sus objetivos, se ha llamado.:

– . a Licitación Pública Internacional N.º 4/2017 («Adquisición de Equipamiento Médico para Servicios de Neonatología y Obstetricia»), http://procurement-notices.undp.org/view_notice.cfm?notice_id=38527.

– . a Licitación Pública Internacional N.º 2/2017 («Adquisición de Mobiliario»), http://procurement-notices.undp.org/view_notice.cfm?notice_id=36241.

– . a Licitación Pública Internacional N.º 3/2017 («Adquisición de Equipamiento Médico para Salas de Emergencia (Reinicio)», http://procurement-notices.undp.org/view_notice.cfm?notice_id=37368.

(17) Conforme los consids. 1, 2, 3 y 10 10) de la Res. 906/17 MS de la provincia de Buenos Aires.

(18) Al Programa aprobado, se le asignan recursos provenientes del presupuesto PNUD para el año 2017 hasta la suma de pesos dos millones ($ 2.000.000), conforme al art. 2 de la medida.

(*) Abogado. Magíster en Doctrina Social de la Iglesia, Universidad Pontificia de Salamanca (Campus Madrid). Posgrado en Gestión y Control de Políticas Públicas, FLACSO (sede Argentina). Posgrado en Organizaciones de la Sociedad Civil, FLACSO (sede Argentina). Docente invitado de grado y posgrado, UBA y Universidad Maimónides. Autor de obras sobre temas de su especialidad.