A punto de aprobarse en la Ciudad nuevo régimen de comisiones de alquileres, se intensifica la presión por ley nacional en el Congreso

El proyecto en el Congreso tiene media sanción del Senado, pero está “freezado” en la cámara baja. La legislatura porteña tratará una iniciativa el viernes que indica que los propietarios deberán hacerse cargo de la comisión inmobiliaria y reducción de otros gastos para los inquilinos

El debate por una nueva ley de alquileres volvió a ponerse en el tapete luego de que la comisión de Legislación General de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires emitiera un dictamen favorable al proyecto que dispone que los inquilinos no paguen la retribución correspondientes a las inmobiliarias en los contratos de locación de vivienda.

 

Los legisladores porteños debatirán el jueves próximo en el recinto un texto que establece que la comisión a cobrar no puede superar el 4,15% del valor del contrato firmado entre las partes que debe ser abonada por los propietarios. También impide que las inmobiliarias trasladen a inquilinos gastos adicionales por la gestoría de informes.

 

Por este motivo, en una solicitada publicada en los diarios Clarín y La Nación, el colegio de corredores inmobiliarios de la Ciudad acusó a la Legislatura de “pretender aprobar” el proyecto “entre gallos y medianoche” y advirtió que la iniciativa “violaría le ley y la Constitución” porque el “nuevo Código Civil y Comercial dispone expresamente en el artículo 1351 respecto de las operaciones inmobiliarias que “si solo interviene un corredor, todas las partes le deben comisión…” y presume que los servicios no son gratuitos”.

 

“Cada vez que el Estado intervino el mercado las consecuencias fueron nefastas. Todavía estamos a tiempo de frenar este error”, enfatizó el Colegio Profesional Inmobiliaria en la solicitada.

 

En ese sentido, la senadora nacional Silvina García Larraburu envió una nota al presidente de la Comisión de Legislación General de la Cámara baja, diputado Daniel Lipovetzky, solicitando el tratamiento de la ley que trata sobre este tema y que cuenta con media sanción del Senado y fue aprobada por unanimidad a fines del año pasado.

 

La iniciativa modifica el Código Civil y Comercial de la Nación en materia de locaciones urbanas y propone mejorar las condiciones de los contratos de alquiler con destino habitacional a fin de evitar abusos.

 

Al respecto, la senadora advirtió que hoy en día los precios de las locaciones “están afectados por actualizaciones escalonadas que, además de ilegales, se traducen en un excesivo incremento de los alquileres a valores que superan cualquier índice de referencia”.

 

Además, consideró que “los 6.5 millones de inquilinos necesitan de una norma que permita transparentar al mercado y evitar que propietarios e inquilinos tengan que regirse por una situación jurídicamente ambigua”.

 

En el Congreso, fuentes del oficialismo le explicaron a iProfesional que pretenden que la iniciativa se apruebe durante este año y negaron que intenten frenar el debate, tal como sostienen las agrupaciones de inquilinos.

 

En caso de introducirse modificaciones, la propuesta deberá volver al Senado para que las avale o ratifique el proyecto original. En caso de ocurrir esto último, desde Cambiemos no descartaron el veto presidencial. De todas maneras, si la integración del Congreso cambia con los números obtenidos en las PASO, el Gobierno se encontraría en mejores condiciones de poder impulsar su iniciativa.

 

En junio, la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, que preside el oficialista Daniel Lipovetzky reanudó el debate en una reunión informativa donde organizaciones de inquilinos y especialistas reclamaron la sanción de la ley para este año.

 

Allí, propusieron modificaciones en base a proyectos de Lipovetzky y Brenda Austin (UCR), entre más de una veintena de propuestas de distintos bloques.

 

En este marco, la asociación civil Inquilinos Agrupados denunció que “la ausencia de reuniones de comisión y la presentación de un proyecto de Ley de Alquileres del diputado Lipovetzky no son más que mecanismos que buscan dilatar y tergiversar la discusión en Diputados, con el objetivo de no tratar ningún proyecto de ley”.

 

Esta situación no fue casual, sino que “todo estuvo orquestado por el mercado inmobiliario, que a través de su poder de lobby, hizo prevalecer sus intereses económicos a los derechos de millones de inquilinos”. De esta manera, temen que la discusión en el Congreso nacional quede relegada.

 

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/254543-alquileres-prueba-consumidor-A-punto-de-aprobarse-en-la-Ciudad-nuevo-regimen-de-comisiones-de-alquileres-se-intensifica-la-presion-por-ley-nacional-en-el-Congreso