Arrancan los nuevos controles para volar a EE.UU y afectarán a 2 de cada 10 pasajeros

Volar a Estados Unidos será, desde este miércoles, un poco más complicado. A los pasos habituales de migraciones y aduana se sumará un nuevo control que podría alcanzar a 2 de cada 10 pasajeros. Es el chequeo de los equipos electrónicos de mayor tamaño que un smartphone que sean llevados en el equipaje de mano. La medida busca detectar materiales explosivos.

Argentina es uno de los países con mayor demanda de visas para entrar a Estados Unidos: el año pasado se otorgaron 330.000, una marca histórica. Además, en el Consulado anticiparon que este año pueden llegar a ese país un millón de visitantes argentinos. El objetivo habitual es el turismo, especialmente en Miami, Orlando y Nueva York, aunque también crecen Texas y California. A la vez, están en aumento las visas de estudio.

La nueva medida afecta a los vuelos de todo el mundo y de cualquier aerolínea –incluidas las estadounidenses– que lleguen a ese país. Cuando el viaje tiene una escala (por ejemplo, Buenos Aires-Lima-Miami), los controles aplican en el último punto de partida (en ese caso, en Lima).

Las compañías deberán instalar escáneres para detectar cargas explosivas, llamados Explosive Trace Detection (ETD). Hay distintos modelos. Algunos tienen un pico y, como si fuera una pequeña aspiradora de mano, absorben directamente las partículas y los vapores. Otros tienen un paño que se coloca en un brazo mecánico pequeño y manual, que lo pasan sobre la tablet o computadora. Luego ese paño se retira y se coloca dentro de un escáner fijo, de tamaño similar a una impresora.

Estos equipos “llegan a detectar una presencia muy pequeña de explosivos, que sería como un grano de arena en una pileta de natación. O sea que aún cuando da positivo no nos quiere decir que hay un explosivo. Puede haber sido que la persona que manipuló el equipaje estuvo en contacto con un explosivo”, cuenta a Clarín Oscar Rubio, director de AVSEC, un área de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). “Si da positivo, siempre interviene la PSA. Lo que sigue es proceder a la apertura (del equipo) y despejar cualquier duda”, continúa Rubio.

Todo esto es un pedido del Gobierno de Estados Unidos que recae directamente sobre las aerolíneas. Por eso, los chequeos los harán empresas de seguridad privadas contratadas por ellas. Por su parte, la Policía de Seguridad Aeroportuaria hizo capacitaciones en los aeropuertos de Ezeiza y de Córdoba y se encarga de reglamentar el uso de los equipos. También va a intervenir cuando haya una alarma de positivo. Además, “las líneas aéreas les permiten usar perros detectores de explosivos si no llegan a contar con la tecnología ETD. Esos perros serían de la PSA”, comenta Rubio.

Los chequeos se harán en el último punto de control del preembarque, justo antes de ingresar al avión. Forman parte de una inspección que ya se realiza desde hace tiempo sólo en los vuelos a Estados Unidos, donde se controla si el pasajero lleva envases con más de 100 mililitros de líquido, geles y aerosoles.

Estados Unidos usa el sistema de ‘pasajero selectee’, que en las tarjetas de embarque figura como “SSSS”. “Viene dado por el propio sistema de reservas que la Transportation Security Administration (TSA) trabaja con las líneas aéreas e indica que esa persona necesita una inspección de mayor profundidad. Al 100% de esos pasajeros se les va a pasar el ETD en los dispositivos”, señala Rubio. Agrega que los “SSSS” eran entre un 2 y un 5% de los viajeros, pero fueron aumentando desde el anuncio que hizo John Kelly y se prevé que llegarán al 10%.

Al resto de los pasajeros los van a chequear en forma aleatoria. “Es un random continuo. Son como los controles vehiculares: van parando al azar, y siempre están viendo a algún auto”, compara Rubio. Explica que la cantidad de chequeos dependerá de cuántos escáneres tenga la aerolínea y calcula que podrían alcanzar a otro 10% de pasajeros, lo que sumado a los “SSSS” daría un total del 20%.

Antes de viajar, la Policía Aeroportuaria sugiere “consultar a la aerolínea para evitar inconvenientes debido a que cada una puede implementar medidas diferentes”. Por su parte, Aerolíneas Argentinas anunció la semana pasada que tienen comprados tres escáneres y que están capacitando al personal. “Si bien la norma entra en vigencia esta semana, hemos logrado una especie de waiver (permiso) por parte de la TSA. Vamos a usar otros sistemas de monitoreo hasta tanto podamos, en los próximos días, poner esto en vigor”. Fuentes del sector indicaron que al menos otras dos aerolíneas presentaron planes alternativos (que incluyen controles manuales y con perros), por lo que es posible que también los utilicen hasta terminar de aceitar el nuevo mecanismo.

Respecto a los posibles retrasos, Rubio señaló que se está trabajando “para que no lleve más tiempo el embarque pero, por supuesto, cuando se implemente una nueva medida al principio siempre hay que aceitar un poco los mecanismos”. Por otro lado, una fuente aeroportuaria consultada por Clarín dijo que “no hay la menor duda de que va a generar demoras. Revisar a cada persona lleva no menos de 30 segundos. Eso multiplicalo”.

Por su parte, Aerolíneas Argentinas asegura que “una vez implementado va a ser un chequeo más, ni te vas a dar cuenta”. La línea de bandera tiene 23 vuelos semanales a Estados Unidos, todos desde Ezeiza, y las horas pico son entre las 19 y las 24. “A la gente se le pide que llegue tres horas antes, porque no es solo este proceso, sino también migraciones y aduana”, precisaron los voceros. En la misma línea, LATAM subrayó que “no prevé demoras en la operación”, pero “solicita a sus pasajeros que viajan a Estados Unidos que lleguen al aeropuerto con 3 horas de anticipación y que se presenten en la puerta de embarque de acuerdo a la hora estipulada en su ticket”. Esta compañía ya tenía los escáneres en todos los países donde opera, por lo que no fue necesario comprarlos.

Las aerolíneas estadounidenses que operan en Argentina omitieron dar detalles a este medio sobre cómo cumplirán las nuevas normas. Desde United Airlines indicaron que “van a seguir trabajando con el departamento de seguridad para cumplir con los requisitos de seguridad más recientes”. Por su parte, American Airlines respondió que “los nuevos procesos comenzarán el miércoles 19 de julio”, sin dar más precisiones sobre su implementación.

Según lo difundido por el Departamento de Seguridad de Estados Unidos, los cambios se aplicarán en 105 países, alrededor de 280 aeropuertos, 180 líneas aéreas, y un promedio diario de 2.100 vuelos y 325.000 pasajeros.

Fuente: Clarín.