Ejecutar una restitución internacional, ¿defensa o abuso procesal? Los límites los puso la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Quaini, Fabiana

Autor: Quaini, Fabiana. –

Fecha: 8-may-2017

Cita: MJ-DOC-10701-AR | MJD10701

Sumario:

I. Introducción. II. Historia de la restitución hasta ahora más larga de la historia argentina. III. Cuatro recusaciones denegadas. IV. Una resolución prolija y sin fisuras. V. La elección siempre es del juez.Doctrina:

Por Fabiana Quaini (*)

I. INTRODUCCIÓN

Los casos llegan a nuestro máximo tribunal solo una vez por regla general, y no es sencillo que el tribunal admita el caso, ya sea a través del recurso extraordinario o el de queja. Los autos actuales llegaron a la Corte Suprema de Justicia de la Nación desde Lavalle 1212, piso 1.°, CABA en nada menos que cuatro oportunidades. La primera de ellas, en el año 2010; y las subsiguientes, en menos de dos años. Una estrategia que terminó con una rotunda sanción de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a los abogados recurrentes.

Ningún magistrado, ya sea del Juzgado N.° 12 ni de la Cámara Civil Sala E habían impuesto sanciones ni llamados de atención a un desgaste jurisdiccional sin límites, que no hacía más que perjudicar a un niño con orden de ser retornado a los Estados Unidos y que no había sido cumplida por constantes interposiciones de presentaciones de los abogados de la demandada, un ineficiente sistema judicial y por sobre todo, la falta de decisión de quienes deben decidir, los jueces.

II. HISTORIA DE LA RESTITUCIÓN HASTA AHORA MÁS LARGA DE LA HISTORIA ARGENTINA

1. Antecedentes

Recordemos el caso; se trata de un niño que viene con su madre a la Argentina y luego no lo retorna a Estados Unidos, donde tenía su centro de vida antes del traslado, cuando así debía hacerlo. El caso tuvo respecto sentencia favorable de restitución en primera, segunda instancia y en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con fallo del 21 de diciembre de 2010 (1).

En diciembre del 2015, tras una denuncia incoada ante la misma Corte Suprema de Justicia de la Nación, ya que la jueza de primera instancia no tenía ninguna intención de restituir al niño a su país, el supremo tribunal se expide ordenando su ejecución tras una serie de medidas, las que se llevaron a cabo (2).

2.Frustrar, obstaculizar, no cumplir

La exjueza del Juzgado 12 Nacional Civil ordena la ejecución de la restitución del niño. La Defensora Oficial de la 7.a Defensoría apela la medida de ejecución, se le otorga la apelación con efecto suspensivo, en un caso sin precedentes. Recordemos que estábamos en etapa de ejecución. La Defensora en pocas horas logra que el efecto sea suspensivo un día viernes, modificando así el efecto devolutivo por el de suspensivo. En la Sala E de la Cámara de Apelaciones, había un solo Juez en la sala, el Dr. Mario Pedro Calatayud, ya que sus colegas de Sala, Juan Carlos Guillermo Dupuis y Fernando Martín Racimo, estaban de licencia y fue entonces cuando acudieron a buscar una firma, la del Dr. Carlos Carranza Casares, de la sala G, que sí estaba.

La Defensora logró frustrar entonces la medida con la asistencia de la Defensora de Cámara. Luego de ello, la Corte Suprema de Justicia de la Nación se refirió expresamente al accionar de la Defensora en los siguientes términos: «. esta Corte Suprema estima conveniente exhortar a los magistrados y funcionarios de los ministerios públicos llamados a intervenir en el presente conflicto a dar cumplimiento con las decisiones recaídas en el caso y a evitar que las medidas que se tomen prolonguen la agonía del niño. Notifíquese a la parte y, a los efectos que pudieran corresponder, a la señora Defensora General de la Nación» (3).

3. Los medios, la prensa, internet

Renglón seguido, se ve a la demandada en todos los medios de televisión, radio e internet, elogiando a la titular de la Defensoría 7 respecto al no retorno inmediato de su hijo a los EE. UU. Todo esto, cuando había una orden que ni los abogados ni las partes podían salir por los medios en este caso.Pese a las denuncias realizadas, la entonces Jueza titular del 12 Juzgado Civil no hizo absolutamente nada, tampoco lo hizo la Defensora, ya que permitió que el niño saliera en todos los medios directamente y a través de su madre, letrados y fuera expuesto sin censura alguna (4).

4. El abuso procesal

No alcanzaría una edición completa de esta editorial para detallar todas las presentaciones realizadas por la parte demandada; por ello solo nos limitaremos a las más importantes.

A. Dos recusaciones en dos oportunidades diversas a los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Luis Lorenzetti, Elena l. Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda con sustento en lo dispuesto en el art. 17, inc. 7.° , del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación (CPCCN), por entender que dichos magistrados se encontraban comprendidos en la causal de prejuzgamiento porque, al dictar sentencia, habían adelantado opinión sobre el pleito (5).

B. Planteo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación de reposición y de nulidad de su decisión del 22/12/2015.

C. Recusación con causa en dos oportunidades de la entonces jueza titular del 12 Juzgado Nacional Civil. Esto sin mencionar que la propia jueza titular del 12 Civil se excusó, la que fue también rechazada.

D. Apelación de abogadas del niño de la decisión luego de meses que estaba firme, que finalmente fueron quitadas de su pretensa representación (6).

III. CUATRO RECUSACIONES DENEGADAS

La Cámara de Apelaciones, Sala E, en la primera recusación con causa a la jueza Nicolaris dijo lo siguiente: «En la especie, se recusa a la titular del Juzgado del fuero N.° 12 por las causales previstas por los incisos. 5 y 10 del art. 17 del Código Procesal.En cuanto a la primera de las causales esgrimidas debe señalarse, como ha sostenido reiteradamente esta Sala, que no puede configurar causal de recusación la denuncia penal o ante el Consejo de la Magistratura de la Nación que se deduzca luego de iniciado el proceso tal como lo prevé expresamente el inc. 5 del art. 17 del Código procesal antes citado». Luego sigue diciendo: «En lo referente a la segunda causal invocada, que alude a la exteriorización objetiva, como el sentimiento adverso que el juez pueda abrigar respecto de un litigante, resulta necesario que se manifieste por actos externos que le den estado público. Pese a que la invocación debe ser clara y categórica -como se adelantó-, no se ha planteado una argumentación sólida que permita advertir la existencia de “verosimilitud” en la configuración de la causal invocada respecto a que la Sra. juez de grado tenga con alguno de los litigantes amistad que se manifieste por gran familiaridad o frecuencia en el trato y menos aún enemistad, odio o resentimiento, pues estos aluden a la exteriorización objetiva, como el sentimiento adverso que el juez pueda abrigar respecto de un litigante, sino que, por el contrario, la Sra. juez recusada se ha limitado a pronunciarse en las oportunidades procesales correspondientes y de acuerdo a las constancias del proceso, y tal actitud no puede considerarse en la forma que la interpreta la recusante. De allí que, con lo expuesto, no es ocioso señalar que las causales invocadas no se encuentran acreditadas en autos, y que el presente instituto no es el remedio procesal adecuado para subsanar el agravio que pudiera provocar una concreta decisión judicial» (7).

En la segunda recusación, los argumentos son similares al primer rechazo, a lo que se añade lo siguiente:«Tampoco surge elemento alguno que permita establecer la configuración de la causal esgrimida por la recusante, sino que, por el contrario, este instituto no es un arbitrio destinado a remediar los posibles errores de un pronunciamiento, ya que estos son materia de los recursos respectivos» (8).

Esta última recusación llega a la Corte Suprema de Justicia de la Nación por vía de la queja, a la cual la Corte se expide en forma categórica, así: «Que esta Corte Suprema, el 8 de marzo de 2016 desestimó en este proceso -en oportunidad de resolver un recurso de revocatoria y un planteo de nulidad- una recusación de igual tenor presentada por la misma parte, contra los jueces mencionados y sustentada en idénticos fundamentos. Ell, pone en evidencia que la petición efectuada únicamente persigue obstaculizar y demorar la efectiva ejecución de la sentencia de restitución. Frente a ello, cabe desestimar de plano la recusación, llamar la atención a la representación letrada de M. B. F. y requerirle que cese en la interposición de incidencias, recursos y / o cualquier otro planteo que dilate el retorno del menor, bajo apercibimiento de aplicársele una sanción más severa (arts. 35 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación; 18 y 19 del Decreto-Ley 1285/58 y Acordada 26/08)». Y continúa así: «Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina la presente queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Por ello, habiendo dictaminado el señor Defensor General Adjunto, se resuelve: 1. rechazar las recusaciones formuladas y 2. desestimar la queja. Notifíquese, comuníquese al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal el llamado de atención realizado y la intimación formulada.Hágase saber al magistrado de primera instancia que deberá informar todos los meses a esta Corte, el estado del trámite de ejecución hasta su debido cumplimiento».

Recusar por recusar cierto es que demora la causa, pero al final del día se sanciona a los abogados por su conducta dilatoria.

IV. UNA RESOLUCIÓN PROLIJA Y SIN FISURAS

1. Cambio de titular

La jueza extitular del Juzgado 12 Nacional Civil, Susana Nicolaris, se acoge al beneficio de la jubilación a partir de febrero del 2017 y se retira de la actividad judicial. Asume como jueza subrogante la Dra. María del Carmen Bacigalupo, titular del Juzgado 86 Nacional Civil.

El auto de ejecución de sentencia comienza invocando lo ya ordenado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación: «En atención al estado de las presentes actuaciones, confirmado por el Superior, requerimiento formulado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación a la representación letrada de la parte demandada respecto al cese en la interposición de incidencias, recursos y / o cualquier otro planteo que dilate el retorno del menor y exhortación formulada por el máximo tribunal en el sentido de evaluar con el rigor que exige el asunto, que los requerimientos que se formulen guarden correspondencia con la celeridad que caracteriza la naturaleza del proceso de modo de evitar que tiendan a postergar o entorpecer sin causa los trámites encaminados al cumplimiento de la sentencia de restitución del niño, persuaden a la suscripta en el sentido que corresponde desestimar los pedidos formulados por la demandada, los que por otro lado resultan dilatorios a los fines del cumplimiento de la sentencia de restitución».

2. Personal capacitado

A. Hace participar a un médico clínico y psiquiatra de ser posible especialistas en niños, del Same, profesionales del Programa de Restitución Internacional del CDNNyA, quienes colaborarán en la ejecución de la medida y proporcionarán la unidad de traslado del niño, junto al trabajador social del juzgado.El Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes es el organismo del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires encargado de promover y proteger el cumplimiento de los derechos de las chicas y chicos de la Ciudad. Ya previsto en la Constitución local, fue creado por la Ley 114 e incorpora plenamente la Convención Internacional de los Derechos del Niño , garantizando su plena vigencia en todo el territorio de la Ciudad. Tiene un Departamento de Restitución Internacional cuya intervención se lleva a cabo ante requerimientos efectuados de manera espontánea por progenitores o familiares de NNyA extranjeros con residencia en la Ciudad de Buenos Aires o que están en tránsito en ella, y ante la vulneración de algún derecho de esta misma población (9).

B. Habilita el auxilio de la fuerza pública, a cuyo efecto hace intervenir la División Delitos contra Menores de la Policía Federal Argentina, en caso de ser estrictamente necesario.

C. Se autoriza al oficial de justicia a allanar domicilio, violentar cerraduras; en su caso, también de la puerta de acceso al edificio y / o requerir los servicios de un cerrajero, debiendo cumplirse la medida aun compulsivamente. Se autoriza en el mandamiento ordenado a los letrados de la parte actora a diligenciarlo y a denunciar nuevos domicilios.

D. Solicita presencia de personal policial femenino no uniformado.

E. Compromete a la CDNNyA en su gestión en todo momento y hasta el embarque en Ezeiza del niño junto al asistente social del Juzgado.

F. Padre e hijo viajarán a los EE. UU. acompañados por personal especializado del FBI vinculados con Missing Kids.

G. Se dispone, en atención a la proximidad de cumplimiento de la medida ordenada, la custodia policial a la persona del menor a partir del día de la fecha a través de personal policial no uniformado.

H.Se informa al director de la Dirección de Asistencia Jurídica Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto que, en su carácter de autoridad central del Estado Argentino para prestar la colaboración y el asesoramiento que las actuales circunstancias requieran, debiendo asimismo gestionar con las autoridades centrales del país requirente los trámites o medidas necesarias para el eventual retorno de la progenitora.

I. Se comunica a la Sra. Jueza de Enlace la presente resolución vía «email».

J. Se impone a las partes y a sus letrados una multa de pesos veinte mil ($20.000) a quien infrinja la medida dispuesta Expte. N.° 12.823/2010 en relación con la prohibición de difundir por cualquier medio de comunicación y / o técnico de fotografías, videos, notas, «blogs» y cualquier tipo de información actual o futura vinculada al menor y a su progenitor, en especial, en lo que atañe al trámite de restitución internacional de menor a los Estados Unidos de Norteamérica.

V. LA ELECCIÓN SIEMPRE ES DEL JUEZ

Una restitución puede durar muy poco, cuando los jueces hacen bien su trabajo, al igual que todo su Juzgado, más allá de lo que decida, debe ser rápida. Por hoy los juzgados de los departamentos de Morón, Quilmes, San Isidro, La Plata de la provincia de Buenos Aires así lo demuestran con un cambio muy importante en las demoras para bien y en la propia SCBA. En tanto, la Justicia Nacional, salvo pocas excepciones, sigue siendo muy demorosa (10).

Por otra parte, las decisiones judiciales deben respetarse.No es posible que la ejecución de una sentencia de restitución que debe ser inmediata, tenga un trámite de años, meses innecesarios y todo porque los jueces no tienen la decisión, la aptitud de ejecutar una medida, más allá que sea o no sea de su agrado.

El juez Ferrari dice que «surge la necesidad de repensar el concepto de liderazgo de juez si lo que se pretende es dar un salto cualitativo en la forma de brindar un servicio de justicia (11). Y dice así: «. el líder que saque lo mejor de su equipo de trabajo, tendrá la llave para implementar todas las herramientas de gestión que le sean posibles y será quien pueda hacer una diferencia en materia de mejora del desempeño organizacional» (12). Y afirma lo siguiente: «Lo cierto es que la justicia no es un monopolio del poder judicial, sino que es un bien jurídico supremo de la sociedad» (13). «Los sistemas procesales y o legales no son buenos o malos “per se”, lo que es malo e ineficiente es la administración de la oficina judicial» (14).

Esto es un claro ejemplo de lo que pasó en este caso a través nada menos que de 7 años de litigio. Un niño ha quedado atrapado en un sistema de justicia ineficiente, por jueces que no tomaron las decisiones justas y apropiadas y que permitieron que un proceso se desnaturalizara totalmente por parte de los mismos profesionales, operadores jurídicos de una parte y de la propia Defensora de Menores. Un proceso que llevó a daños colaterales, acciones penales a la Jueza, a la Defensora, denuncias en la Defensoría General de la Nación, en el Ministerio de Justicia sin tomar en cuenta el desgaste a nivel del país vecino.

La Argentina quiere estar en el concierto internacional de los países respetuosos de los derechos humanos, de los países que cumplen con sus obligaciones.En materia de restitución internacional de niños, estamos más que lejos en dar un buen ejemplo, sino que estamos como país incumplidor de tratados que firmamos (15).

En Estados Unidos, hay -sancionada- una ley para investigar, cooperar, pero también castigar a los países que no cumplen con el Convenio de La Haya en materia de restitución internacional de niños (16). Una de las tantas decisiones que pueden tomar los Estados Unidos si quisiera es impedir que productos argentinos sean importados a los Estados Unidos. Esto podría afectar miles de puestos de trabajo, familias y miles de niños. Lo mismo se aplicó en el caso Goldman con Brasil aun sin haber todavía una ley vigente (17).

Quiero decir, no es que un juez deba retornar a un niño; debe expedirse en tiempos propios por sí o por no. En segundo lugar, teniendo la sentencia que ordene la restitución, la misma debe ser ejecutada sin dilapidar tiempo, sin desgaste jurisdiccional y recursos invertidos en este caso por los Estados Unidos, que fueron echados a la borda por una Defensora Oficial.

A los operadores jurídicos, especialmente a los abogados, defensores, les cabe que reflexionen hasta dónde es noble y propio de un auxiliar de la justicia demorar decisiones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no cumplirlas y actuar solo para demorar una causa con serios perjuicios para un niño en primer lugar, para su padre víctima del secuestro y para una imagen de la justicia que deja un sabor amargo, en lugar de cooperar y hacer las cosas más sencillas, ya que al final del día quien termina siendo más perjudicado por decisiones de los letrados y de la propia madre, como en este caso, es un niño.

———-

(1) Res. 390. XLVI. «R., M. A. c/ F., M. B. s/ reintegro de hijo».

(2) CSJ 4198/2015/CSl PVA, «R., M. A. el F., M. B. s/ reintegro de hijo».

(3) Sentencia Corte Suprema de Justicia de la Nación, del 24/5/2016, N.° 4198/2015, «P.V. A. R., M. A. c/ F., M. B. s/ reintegro de hijo».

(4) https://www.google.com.ar/?gws_rd=ssl#q=francesconi+fbi&tbm=nws.

(5) Sentencia CSJN del 21/2/2017 N.° 50.482/2009/10/RH4, «R., M. A. y otros c/ F., M. B. s/ reintegro de hijo».

(6) QUAINI, Fabiana: «Convención de los derechos del niño», en MJ-DOC-10682-AR, 7/4/2017.

(7) Expte. N.° 50.482/2009/6/CA1 – JUZG. 12 «R. M. A. c/ F. M. B. s/ reintegro de hijo s/ recusación con causa incidente familia». Sala E, 15/6/2016.

(8) Expte. N.° 50.482/2009/6/Ca1 – Juzg. 12 «R. M. A. c/ F. M. B. s/ reintegro de hijo s/ recusación con Causa Incidente Familia». Sala E 16/12/2016.

(9) http://www.buenosaires.gob.ar/cdnnya/el-consejo.

(10) Juzgado de Familia 2 de Quilmes. Resolución del 23/3/2017 en autos «B. M. E C/ H. V. E. por restitución internacional de menores», autos 110248/2017. Resolución del Juzgado de familia N.° 7 de Morón a cargo del Dr. Guillermo Torti, autos «M. K. P. c/ P. M. R. T. s/ reintegro de hijo», N.° 80.336/2015. Resolución del Juzgado de Familia N.° 2 de San Isidro a cargo Dra. María Julia Abad en autos N.º 117.172/2011, «R. A. c/ R. M. T. s/ reintegro de hijo» y «M. C. W. c/ B. S. M. s/ restitución internacional de menores», Expte. N.º 14.984/2015. Juzgado 102 Nacional Civil autos 5211/2015. «N. D. M., c/ R. G. s/ reintegro de hijo», a cargo de la jueza Martha Beatriz Gómez Alsina. Autos N.º 39.513/11 caratulados: «A. U. J. c/ L. M. P. C. s/ reintegro de hijo», del Juzgado de Familia N.° 2 de La Plata, a cargo del Dr. José Luis Bombelli.

(11) Gestión Judicial Pablo Ferrari, Editorial Platense, 2016, p. 121.

(12) Gestión Judicial Pablo Ferrari, Editorial Platense, 2016, p. 124.

(13) Gestión Judicial Pablo Ferrari, Editorial Platense, 2016, p. 253.

(14) Gestión Judicial Pablo Ferrari, Editorial Platense, 2016, p. 254.

(15) https://travel.state.gov/content/childabduction/en/legal/compliance.html.

(16) https://www.govtrack.us/congress/bills/113/hr3212.

(17) http://bringsean home.org/goldman-case/goldman-case-index/.

(*) Abogada, Universidad Católica Argentina de La Plata. Máster en Derecho Comercial Internacional, Universidad de Tours, Francia. Máster en Derecho Comercial Internacional y en Derecho de Negocios Internacionales, Toulouse, Francia. Licenciada en Derecho, España (homologación de título). Ha presentado ponencias sobre su especialidad en distintos países.