La corte ratificó el fallo que obliga al gobierno porteño y a la concesionaria a abrir un camino costero

La Corte Suprema de Justicia ratificó ayer un fallo que obliga al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a “garantizar un espacio público costero” en el tramo de la orilla del Río de la Plata ocupado por el predio de Costa Salguero. La decisión del máximo tribunal implica que la empresa Telemetrix S.A., concesionaria del espacio, junto con el Gobierno de la Ciudad deberán construir un camino de acceso libre para ser utilizado por toda la gente, y no sólo para quienes estén dentro del complejo. “Esperemos que el Gobierno de la Ciudad habilite cuanto antes el camino para que todos los porteños puedan tener acceso al río, que es un derecho de todos y no sólo de aquellos que puedan pagar por espacios exclusivos”, dijo en diálogo con PáginaI12 el ex legislador del Partido Social de la Ciudad, Facundo Di Filippo, quien en 2010 inició la acción judicial.

Además del conflicto por la zona costera, la denuncia de Di Filippo advierte sobre el incumplimiento de la normativa que establece que en el predio no se pueden realizar actividades comerciales debido a que la zona fue destinada inicialmente a ser un parque, y apunta al “canon irrisorio” que la empresa Telemetrix paga a la Ciudad –la concesionaria paga cien veces menos que el valor del metro cuadrado en la zona–, que subconcesiona el predio a empresas con los que comparte miembros del directorio por mucho más dinero.

“Cuando la empresa Telemetrix consiguió la explotación de Costa Salguero, las diferentes actividades comerciales que empezaron a funcionar ilegalmente en el predio ocuparon la zona costera”, recordó en conversación con este diario Di Filippo. Se conoce como “camino de sirga” al espacio público de 15 metros que se debe dejar libre en las costas de los ríos, establecido por el Código Civil y Comercial de la Nación. Ese espacio en el predio Costa Salguero está actualmente ocupado, entre otras cosas, por un campo de golf, salones de fiestas, boliches y canchas de futbol. Luego de de la apelación de la empresa Telemetrix ante el juez de primera instancia, Martín Converset, la Corte Suprema de Justicia dejó firme ayer el fallo que obliga a la empresa y al Gobierno de la Ciudad a liberar esta franja de terreno costero. “Fue una causa que sufrió todo tipo de chicanas por parte del Gobierno de la Ciudad y de la empresa, pero por la tragedia de la fiesta Time Warp se motorizó la causa, al hacerse visible el negociado que hay detrás del predio”, explicó Di Filippo.

Telemetrix obtuvo la concesión de Costa Salguero por treinta años en 1988. Las irregularidades en el predio van más allá de la ocupación ilegal del camino de sirga. Según los datos recopilados por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, el año pasado Telemetrix pagaba como canon más de 263 mil pesos por todo el predio Costa Salguero al mes, lo que equivale, en un predio de 17 hectáreas, a 1,5 peso por metro cuadrado. El precio del mercado por metro cuadrado en esa zona era entonces de entre 160 y 250 pesos, es decir que la concesionaria pagaba cien veces menos que el precio de mercado. Sobre este tema, denunciado por Di Filippo en 2010, el ex legislador opinó que se trata de “un canon irrisorio”, y que “claramente las autoridades del Gobierno de la Ciudad tienen la voluntad de beneficiar a Telemetrix, que tiene más de 30 negocios en el predio”.

La empresa, a su vez, subconcesiona el predio a un total de 24 empresas, en muchas de las cuales coinciden varios de los nombres de quienes forman parte de sus directorios. En 2010, la Ciudad obtenía 68 mil pesos por mes del alquiler del predio, mientras Telemetrix recibía cerca de 750 mil pesos de las subconcesionarias. Una de estas empresas es Centro Costa Salguero S.A., que el año pasado explotaba los cinco pabellones del Centro de Exposiciones. En uno de ellos fue en donde se realizó la fiesta de música electrónica Time Warp, en la que murieron cinco jóvenes. Entre los integrantes del directorio de Centro Costa Salguero figuraba entonces Fernando Polledo Olivera, esposo de la diputada de Cambiemos Carmen Polledo, quien votó en contra de crear una comisión investigadora en la Legislatura sobre la concesión del predio.

En 2013 el presidente de Telemetrix era Alfredo Gutiérrez, y su vicepresidente era Federico León Bensandon. Ambos también figuran en el directorio de la subconcesionaria Costa Salguero. Por otro lado, el presidente de esta empresa, Diego Luis Guitiérrez, es hijo del presidente de Telemetrix. Costa Salguero S.A. le paga más de 70 mil dólares a Telemetrix. Los mismas personas aparecen también en los directorios de Salguero Eventos, que paga 23 mil pesos a la concesionaria, y en DR S.A., que paga 25 mil pesos.

Además de estas irregularidades de la concesión, Di Filippo denunció que el predio de Costa Salguero “no puede ser de uso comercial”. Esto se debe a que según el Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad, los predios que son terrenos de relleno ganados al río, como en este caso, fueron destinados por la Constitución de la Ciudad a ser zonificados como parques (urbanización parque). Las actividades que se realizan en el predio Costa Salguero no cumplen en ningún caso con la zonificación que corresponde. Hoy funcionan allí playas de estacionamiento, boliches bailables, restaurantes, hoteles, oficinas comerciales y locales para eventos musicales, entre otras cosas.

Fuente: Página 12.