No procede la demanda por mala praxis en tanto la actora no invocó en la demanda la demora en el diagnóstico

medicoPartes: B. L. S. c/ Sociedad Española de Beneficencia Hospital Español y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: C

Fecha: 2-sep-2016

Cita: MJ-JU-M-101290-AR | MJJ101290 | MJJ101290Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda por los daños derivados de la deficiente atención medica que provocó un agravamiento en su estado de salud, toda vez que ello no fue siquiera sugerido por la actora en el escrito inaugural, y por tratarse de un supuesto fáctico, su inclusión no incumbe al principio iura novit curia, porque los magistrados no pueden hacer mérito de hechos no invocados por las partes, aun cuando resulten de las constancias de la causa.

2.-En tanto la demora en el diagnóstico de la artritis reumatoidea seronegativo, es un hecho que, en puridad, no formó parte del debate, no importa ello un excesivo rigor formal, sino que supone poner los puntos sobre las íes a fin de lograr un debate ordenado con oportunidades parejas para todos los contendientes.

Fallo:

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 2 días del mes de septiembre de 2016, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala “C” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos interpuestos en los autos “B. L. S. C/ SOCIEDAD ESPAÑOLA DE BENEFICENCIA HOSPITAL ESPAÑOL Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, EXPTE. N° 40.206/2011,

respecto de la sentencia corriente a fs. 750/56, el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo, resultó que la votación debía efectuarse en el orden siguiente: Sres. Jueces de Cámara Dres. Díaz Solimine, y Alvarez Juliá.

Se deja constancia que la Vocalía N° 8 se encuentra vacante desde el día 1° de junio de 2016 conforme decreto PEN N° 600/2016.

Sobre la cuestión propuesta el Dr. Díaz Solimine dijo:

I.- La sentencia rechazó la demanda entablada por L. S. B. contra Sociedad Española de Beneficencia -Hospital Español-, Medilaes S.A. y contra Provincia ART.

Contra dicho pronunciamiento trae sus quejas la parte actora a fs. 770/1, traslado que fue contestado por Sociedad Española de Beneficencia a fs.776/79.

La recurrente funda su agravio en las conclusiones apuntadas por la perito médica, quien afirmó que las primeras manifestaciones de la enfermedad que presenta la accionante fueron por el mes de agosto del año 2006.

En esta inteligencia postula que si la atención médica brindada por aquél entonces hubiera sido diligente, la enfermedad se hubiera diagnosticado y por ende otra sería su situación actual.

Sentado ello, me avocaré al tratamiento de los agravios, a cuyo fin ponderaré las medidas de prueba pertinentes para la resolución del litigio.

II.- Del escrito inaugural se desprende que por medio de la presente acción, la demandante persigue el resarcimiento de los daños y perjuicios derivados de la deficiente atención médica prestada con fecha 16.08.2006.

Relató que en la fecha supra referida, sufrió un accidente laboral en oportunidad en que se desempeñaba en el sector de panadería del supermercado Carrefour, cuando al intentar manipular una bolsa de harina de 50 kg., se esguinzó la muñeca derecha.

Manifestó que fue derivada por ART al Hospital Español, donde le colocaron un yeso, hasta ser dada de alta con fecha 31.8.2006.

Agregó que no obstante ello, con posterioridad continuó sintiendo dolores por lo que concurrió al Sanatorio Chacabuco, donde le diagnosticaron Sinovitis Crónica, y le explicaron que cuando fue atendida en el nosocomio demandado nunca debieron colocarle un yeso, dado que los esguinces se tratan inmovilizando con vendas elásticas que permitan la movilidad.

Es así que imputa a los demandados la mala atención médica brindada, lo que alega la ha colocado en una situación desfavorable, alterándole considerablemente su modo de vida ya que entre otras cosas, debe concurrir a su trabajo con dolor.

Sociedad Española de Beneficencia -Hospital Español- contesta la demanda en su contra e invoca en su favor que si bien es cierto que la accionante fue alguna vez atendida en dicho nosocomio, lo cierto es que no fue en el año 2006 -como erróneamente se indica en la demanda- sino que fue enel año 2004 (21.10.04), y no como consecuencia de haber sufrido un esguince de muñeca derecha producido en ocasión de maniobrar una bolsa de 50 kg. de harina, sino en virtud de una inflamación en la región tenar de esta mano, por lo que se la asistió, se le colocó una valva de yeso, se indicaron antiinflamatorios, hielo y derivación a equipo de mano por consultorio externo.

Manifiesta que no tiene relación contractual con la ART demandada y sí con Medilaes S.A., quien se encarga de atender los problemas médico laborales de la Sociedad Española de Beneficencia, y a cambio ésta le cede un espacio físico en la planta baja del edificio de la calle Belgrano 2975 de esta Ciudad.

A su turno, Medilaes S.A. contesta la demanda, y considera que resulta totalmente ajeno a la controversia suscitada en autos, por lo que opone defensa de falta de legitimación pasiva, la que fue posteriormente acogida en la sentencia.

Provincia ART S.A. contesta demanda a fs. 116/124 y manifiesta que con fecha 23.8.06, Carrefour Argentina S.A., los anotició de la existencia de un accidente de trabajo sufrido por la actora al retirar un carro de pan del horno el día 16.8.2006.

Agrega que se ordenó la derivación de la trabajadora a la Clínica Ciudadela de Medicina Laboral, con diagnóstico de tendinitis crepitante, de una semana de evolución.

A fs. 230/33 se agregó la historia clínica remitida por Clínica Ciudadela Medicina Laboral.

A fs. 21/34 se adunaron copias certificadas de las constancias de atención médica brindadas a la paciente B. L. S., por el Hospital Español y a fs. 133/55, la correspondiente al Sanatorio Chacabuco.

A fs. 227/8, Medilaes acompañó copia de la historia clínica correspondiente a B., en virtud de las prestaciones brindadas en el año 2004.

A fs.467/96, la perito médica designada de oficio, informó que con fecha 18.10.04 la actora sufrió un accidente laboral diagnosticado como entorsis de pulgar derecho, y en el año 2006, otro accidente (precisamente el día 16.8.06) diagnosticándosele tendinitis crepitante en muñeca derecha con limitación en la flexoextensión, disminución de la fuerza y crepitación de la muñeca, se le otorgó el alta el 31.8.06.

Desde entonces, experimentó una tórpida evolución del estado clínico en su muñeca derecha, con agravamiento progresivo.

En la resonancia magnética de ambas muñecas de fecha 4.6.2009, se evidenció el compromiso de la muñeca derecha. El agravamiento del estado de salud de la actora se evidenció también en la resonancia magnética efectuada en el mes de julio de 2011.

Afirmó la perito que hasta esa fecha (julio de 2011) de acuerdo a las constancias médicas obrantes en autos- no se diagnosticó la presencia de patología reumática en la actora, no evidenciándose positividad, por lo que cabe afirmar que la artropatía que presenta B. es del tipo seronegativo, esto es, con pruebas de laboratorio específicamente no reactivas.

Es durante el año 2011 que se realiza el diagnóstico de su enfermedad, donde tal como surge de la historia clínica del Hospital Municipal de Lomas de Zamora, se consignó “diagnóstico de artritis reumatoidea de un año de evolución, de curso poliarticular con afección de manos, carpo, seronegativa.”.

Por todo ello, sostiene la perito que cabe inferir que la actora tuvo presumiblemente las primeras manifestaciones de su enfermedad aproximadamente en el mes de agosto del año 2006, mientras realizaba tareas que exigían movimientos repetitivos en sus manos, sobre todo la hábil (derecha). La enfermedad reumática que padece (artritis reumatoidea seronegativo) es una enfermedad autoinmune no relacionada con el trabajo. Pero destaca que la misma no fue diagnosticada oportunamente, siendo consignado el diagnóstico recién en el año 2011.Por ello, cabe inferir que durante el lapso que medió entre las primeras manifestaciones de la enfermedad y el momento de su diagnóstico en el año 2011, la actora no tuvo tratamiento médico de su patología, lo que evolucionó hacia el agravamiento de la misma, al igual que también cabe inferir un agravamiento compatible con la ejecución de movimientos repetitivos con su mano hábil.

Tales conclusiones fueron impugnadas por Medilaes S.A. a fs. 508/10, a la que adhirió SMG Cía. Argentina de Seguros S.A. a fs. 511, y Provincia ART a fs. 512/6, lo que mereció la respuesta por parte de la experta de fs. 519/26 y fs. 531/4.

Hasta aquí el desarrollo de las pruebas pertinentes a los efectos de resolver la cuestión planteada.

En primer lugar, he de recordar que la codemandada Provincia ART reconoce la existencia de un accidente laboral ocurrido el 16.8.2006 pero su descripción no coincide con la brindada por la accionante en el escrito inaugural.

En este sentido, he de destacar que verifico serias discordancias en las postulaciones de la pretensora, a saber: la actora efectivamente sufrió un accidente laboral con fecha 16.8.06, empero no fue en ocasión de manipular una bolsa de 50 kg. de harina -como describiera en la demanda- , sino en oportunidad de retirar un carro de pan del horno (parte de ART agregado a fs. 109 e historias clínicas correspondientes). En dicha oportunidad B., no sufrió un esguince de muñeca, sino una tendinitis crepitante de muñeca derecha. No fue atendida en el Hospital Español, sino derivada por ART a la Clínica Ciudadela, Medicina Laboral.No se le colocó allí una valva de yeso (motivo por el cual demanda), sino que se fue medicada para paliar los efectos dolorosos del cuadro que presentaba, hasta lograr el alta otorgada con fecha 31.8.06.

Resulta evidente entonces, a la luz de las constancias supra reseñadas, que a raíz del accidente laboral sufrido el 16.8.06 la accionante no fue atendida en el Hospital Español, sino derivada por ART a la Clínica Ciudadela, Medicina Laboral (no demandado en las presentes actuaciones), por lo que el rechazo de la acción entablada contra el nosocomio referido en primer lugar y Medilaes debe ser confirmado.

Resta analizar no obstante, el reclamo iniciado contra la A.R.T.

Al respecto, señalaré ante todo que existe una diferencia importante entre lo reclamado por la pretensora en el escrito de demanda, y las conclusiones a las que arribara la perito médica designada de oficio.

Vale decir, las postulaciones de la actora no han sido abonadas por las conclusiones de la perito médica.

Nótese que el sustento de la demanda promovida por B., fue la deficiente atención médica brindada por el Hospital Español quien le colocó una valva de yeso que la recurrente sostiene no fue el tratamiento adecuado, lo que le provocó el agravamiento de su estado de salud.

La perito médica por su parte, nada dijo al respecto (con relación a si la terapéutica empleada hubiera sido correcta o no), y en su lugar consideró -sin precisar concretamen te sobre la base de que estudios arriba a dicha conclusión- que ya en el año 2006 la patología de la actora (por la cual no se reclamó en la demanda) había tenido sus primeras manifestaciones, las que no fueron advertidas, demorándose por ende el diagnóstico y tratamiento de la patología.

Es sabido que de acuerdo con lo normado por los artículos 34 inciso 4° y 163 inciso 6° del Código Procesal, el juez sólo puede fallar sobre los hechos alegados y probados debiendo tener la sentencia decisión expresa y precisa de conformidad con las pretensiones deducidas, las que deben calificarse según corresponda por ley, declarando el derecho de los litigantes.

Porque los magistrados no pueden hacer mérito de hechos no invocados por las partes, aun cuando resulten de las constancias de autos (CNCiv. Sala E, “Castellano, Francisco c/ Mancuso, Hnos. y otros”, 29/02/1980, LL 1980-C, 459).

Es así que, postulada la demanda con tal alcance fáctico, la demora en el diagnóstico de la artritis reumatoidea seronegativo, es un hecho que, en puridad, no formó parte del debate.

Ello, no importa un excesivo rigor formal, sino que supone poner los puntos sobre las íes a fin de lograr un debate ordenado con oportunidades parejas para todos los contendientes. Si se sigue este mismo criterio para no acceder al resarcimiento de un ítem indemnizatorio de un daño probado pero no expresamente reclamado, con mayor razón resulta aplicable para el supuesto en examen, en el que la principal motivación de la sentencia reside en porqués distintos de los alegados como mala praxis (conf. esta Sala, in re “De Luca, Marta Susana c/ Marco, Marcelo s/ daños y perjuicios”, 19/07/2002, L. 342.818, idem L. CIV 065006/1997/CA002 y CIV 046040/1999/CA001, del 3.9.15).

Es así que la demora en el diagnóstico no fue siquiera sugerida por la actora en el escrito inaugural, y por tratarse de un supuesto fáctico, su inclusión no incumbe al principio iura novit curia, lo que sella la suerte adversa de la queja intentada.

En conclusión, por las razones hasta aquí expuestas, propongo confirmar el rechazo de demanda decidido en la anterior instancia.

IV.- Por lo expuesto, de compartir mi voto, propongo al Acuerdo: 1) Confirmar la sentencia recurrida, y 2) Imponer las costas de Alzada a la vencida, de conformidad con el criterio objetivo de la derrota (conf. art. 68 del Código Procesal).

Por razones análogas el Dr.Alvarez Juliá adhirió al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto.-

OMAR LUIS DIAZ SOLIMINE.-

LUIS ALVAREZ JULIÁ.-

Buenos Aires, septiembre de 2016.-

Y VISTOS:

Por lo que resulta de la votación que instruye el acuerdo que antecede, se RESUELVE: 1) Confirmar la sentencia recurrida, y 2) Imponer las costas de Alzada a la vencida, de conformidad con el criterio objetivo de la derrota (conf. art. 68 del Código Procesal).

Se deja constancia que la Vocalía N°8 no participa del Acuerdo por encontrarse vacante.

Regístrese, notifíquese, comuníquese a la Dirección de Comunicación Pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Acordada 15/2013) y devuélvase.-

OMAR LUIS DIAZ SOLIMINE.-

LUIS ALVAREZ JULIÁ.-