fbpx

Se creó una red para oponerse a la baja de la edad de imputabilidad

justicia6El ministro de Justicia, Germán Garavano, encabezará hoy una reunión con funcionarios y miembros del poder judicial para debatir sobre un nuevo régimen penal juvenil. El encuentro se da en el contexto del episodio del menor acusado de matar a Brian Aguinaco, que fue declarado inimputable y entregado a familiares en Perú. En la Legislatura porteña, en tanto, se conformó la red “Argentina no baja”, integrada por especialistas y organizaciones sociales que se oponen a “la idea demagógica y regresiva de bajar la edad de puniblidad”. Es una idea “típica de un gobierno que estigmatiza y persigue a los jóvenes mientras saquea y empobrece al conjunto del pueblo”, afirmó el legislador José Cruz Campagnoli, del Frente para la Victoria, quien preside la Comisión de Derechos Humanos de la legislatura.

Del encuentro con Garavano participarán la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari; funcionarios de Desarrollo Social, del Sedronar, y también jueces y fiscales. Además, confirmaron su presencia representantes de Unicef, organización que calificó la baja de edad de imputabilidad como “un paso atrás” en la protección de los derechos de niños y adolescentes.

Para oponerse al intento oficial de bajar la edad de imputabilidad se conformó ayer la red “No a la baja”, inspirada en la campaña que se realizó en 2014 en Uruguay. Del anuncio que se hizo en la Legislatura participaron legisladores, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y especialistas en infancia. “La red nace con la vocación de articular las voces de quienes estamos contra la baja de edad de punibilidad. Una iniciativa amplia y plural que albergue a distintas expresiones sociales, culturales y políticas de quienes coincidimos en que nada tiene que ver la necesidad de crear un Régimen Penal Juvenil en base a los derechos humanos de los adolescentes con la idea demagógica y regresiva de bajar la edad de punibilidad”, explicaron.

Claudia Cesaroni, del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos, destacó que se debe discutir el nuevo régimen “sin bajar la edad de punibilidad, establecida en los 16 años, la misma en la que nuestros adolescentes pueden votar, trabajar legalmente y disponer de su propio cuerpo”. “Bajar la edad de punibilidad sería regresivo y por lo tanto incostitucional, además de hipócrita, ya que se busca castigar al eslabón más débil de la cadena delictiva en vez de ir a las causas de por qué niños y niñas que deberían estar en la escuela, los clubes, los talleres o en sus casas, disfrutando de su infancia, se ven involucrados en situaciones dañosas para otras personas y para ellos mismos”, explicó. “Necesitamos una ley penal juvenil que garantice el cumplimiento de derechos de los adolescentes, quienes de ninguna manera pueden ser juzgados como adultos”, destacó Andrea Conde, presidencia de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de Legislatura porteña. “Decimos Argentina no baja porque no queremos seguir descendiendo en el acceso a nuestros derechos”, señaló la legisladora Paula Penaca. “La baja de la edad de imputabilidad no es una herramienta contra la inseguridad, es una mentira más de este gobierno para ocultar sus medidas de ajuste, que generan cada vez más exclusión y nos hacen estar cada vez menos seguros”, agregó.

En el contexto del debate sobre la edad de imputabilidad, intensificado tras la muerte de Brian Aguinaco durante un intento de robo en el barrio de Flores, el Gobierno anunció la reunión de hoy como la primera para tratar la reforma. Pero este cambio estaría vinculada con una reforma más amplia del Código Penal. El martes último el ministro se reunió con el senador Miguel Pichetto, jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, para tratar la agenda legislativa del año, con especial interés en el punto.

Tal como informó PáginaI12, el gobierno avanza además en la conformación de una comisión abocada a la reforma del Código Penal que encabezará Mariano Borinsky, juez de la Cámara de Casación Penal Federal. La voluntad del macrismo es trabajar el nuevo texto durante el año electoral para su tratamiento parlamentario en 2018. Garavano adelantó que en busca de consensos se reunirá con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y con la diputada del GEN Margarita Stolbizer.

Fuente: Página 12.

A %d blogueros les gusta esto: