fbpx

El Senado aprobó modificaciones al proyecto opositor acordado hace dos semanas en la cámara baja

senado-argentinoEn una breve sesión y tras una intensa semana de negociaciones, el Senado aprobó finalmente ayer las modificaciones a la ley de impuesto a las Ganancias. Por 56 votos a favor, 12 abstenciones y 2 votos en contra, la Cámara alta introdujo cambios a la media sanción proveniente de Diputados, que contemplaba mayores beneficios para los trabajadores pero era rechazada por el Gobierno nacional y un amplio grupo de gobernadores. En el marco del tratamiento exprés impulsado por el oficialismo, el proyecto pasó ayer mismo a la Cámara baja, donde obtuvo dictamen de comisión (ver recuadro). Se prevé que los cambios sean convertidos en ley hoy y que comiencen a regir a partir de enero de 2016. El kirchnerismo aportó los dos votos negativos y 10 abstenciones mientras que las restantes dos fueron de los peronistas puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso.

Las negociaciones del Gobierno nacional con los representantes de la CGT y los mandatarios provinciales dieron sus primeros resultados en el Congreso. El grueso de la oposición, incluido un grupo mayoritario del bloque del Frente para la Victoria-PJ que conduce Miguel Pichetto, acompañó las modificaciones al proyecto aprobado en Diputados. El mínimo no imponible aumentaría un 23 por ciento, quedando en 37 mil pesos de sueldo bruto para los casados con dos hijos. La cifra es sustancialmente menor que los 44 mil pesos previstos en la media sanción, pero mejora los 34.500 que propuso originalmente el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, en el proyecto que el Ejecutivo envió al Congreso. La iniciativa aprobada ayer suprime la creación de un impuesto a la minería y a la renta financiera prevista en la media sanción de Diputados. En cambio, implementa un impuesto al juego y al dolar futuro (por única vez). Parte del bache fiscal que se le generará a las provincias será cubierto por el Gobierno por medio de los adelantos del tesoro nacional (ATN). Si bien tentrá un impacto económico mínimo porque no afecta a los actuales magistrados, el proyecto establece que los nuevos jueces sí serán alcanzados por el impuesto a las Ganancias. Además, los trabajadores patagónicos contarán con un 22 por ciento más de aumento en el mínimo no imponible, producto del elevado costo de vida y su consecuente mayor nivel de ingresos. El proyecto modifica también las escalas, que comienzan con un 5 por ciento en vez del 9 por ciento actual. Se modifican las deducciones y quedarán al margen las horas extras en los días no laborables.

Durante la sesión, que se inició pasado el mediodía, los senadores del kirchnerismo expresaron su disconformidad ante las modificaciones. “Hablémosle claro a la gente. Con este proyecto que se consensuó entre cúpulas perjudicamos a los trabajadores”, lanzó la chubutense Nancy González. “Lo que ha sucedido con la ley me parece una puesta en escena apuntada a tratar de que los trabajadores resignen conquistas, para que los gobernadores también resignen recursos y sigan pidiéndole al gobierno nacional, para seguir manejándolos como títeres”, agregó la santacruceña María Labado, que había firmado el dictamen de comisión a pedido de su gobernadora. “Acá hay bandas que se apropian de los recursos del Estado y cuando a fin de año le toca a los trabajadores se acuerdan del costo fiscal. Esta es una estructuración de mentiras”, disparó Marcelo Fuentes, quien desmintió que durante 12 años de kirchnerismo no se hubiera modificado el impuesto. Fuentes subrayó que al finalizar el 2015 pagaban ganancias un millón de trabajadores mientras que al cerrar el 2016 lo pagan alrededor de dos millones y medio. Además, señaló que con el aumento del 23 por ciento del mínimo no imponible, muchos de los 400 mil trabajadores que quedarán fuera del tributo, el año próximo volverán a pagar ganancias producto de las paritarias. La senadora Virginia García fue una de las más duras. Después de repasar todas las medidas económicas del último año cerró su discurso con el audio de la campaña electoral en el que Mauricio Macri prometió eliminar el impuesto a las Ganancias.

El sanjuanino Ruperto Godoy, uno de los que votó en contra, reclamó que no se respetara el acuerdo opositor alcanzado en Diputados y ni la promesa de campaña del Presidente.

Otro sector del FpV-PJ consideró que el proyecto aprobado ayer fue “el mejor posible”. Si bien realizaron varias críticas a la política económica de Cambiemos, en algunos casos lapidarias, como en el de Pichetto, se reivindicó el consenso alcanzado luego del diálogo con la CGT y los gobernadores. El santafecino Omar Perotti advirtió sobre la necesidad de armar una mesa de diálogo sobre políticas públicas de largo plazo y, entre otras cosas, cuestionó el recorte en Ciencia y Tecnología.

“Elaboramos un proyecto viable, ya que el proveniente de la Cámara de Diputados no contemplaba un financiamiento sostenible en el tiempo y atentaba contra los intereses de Catamarca, por ejemplo, al restituir las retenciones a la minería”, señaló Dalmacio Mera, quien junto al salteño Rodolfo Urtubey encabezó las críticas al proyecto de Diputados dentro del bloque del FpV-PJ.

El puntano Adolfo Rodríguez Saá, que coincidió con la abstención del kirchnerismo, cuestionó la velocidad del trámite parlamentario. Preguntó si aquellos que firmaron el dictamen se tomaron el trabajo de leerlo ya que al momento de reunirse la comisión todavía no estaba terminado el texto definitivo. Además, rechazó que la iniciativa no tendrá impacto fiscal para las provincias. “¿Nos van a compensar con los ATN, que ya son de las provincias? Desfinanciar a las provincias es ir destruyendo cada vez más a la Nación argentina”, sentenció.

Desde Cambiemos defendieron los cambios casi con los mismos argumentos que los peronistas más cercanos al oficialismo. “Estábamos ante un conflicto que iba a generar un costo fiscal muy grande, que era poco claro y que perjudicaba a varias provincias. Hemos sabido encontrar una puerta de salida que nos permite dar luz a un viejo anhelo de mejorar el impuesto a las ganancias”, sostuvo el radical Julio Cobos.

Fuente: Página 12.

A %d blogueros les gusta esto: