fbpx

Avanzan las medidas judiciales y el empresario K pedirá su libertad

lazaro-baezEl impacto de la ausencia de poder en Lázaro Báez fue inmediato. El otrora mandamás de la obra pública de Santa Cruz, que logró acumular un patrimonio de $ 2250 millones, está imputado o procesado en cuatro mega causas de corrupción por los negocios con los Kirchner. Preso en el penal de Ezeiza desde abril pasado, tiene a su patrimonio embargado, a sus empresas inhibidas y a sus hijos bajo la lupa judicial.

La principal causa contra el dueño de Austral Construcciones es la que llevan el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan por lavado de dinero. El magistrado espera poder elevar pronto una etapa del caso a juicio oral, ya que considera probado parte del circuito del dinero negro.

Según pudo conocer LA NACION, el viernes pasado a última hora llegó al juzgado un estudio clave para pasar a la etapa de juicio. Se trata de un amplio peritaje contable solicitado a los expertos de la Corte Suprema para que determinen la situación «patrimonial y financiera integral» de los denunciados y de sus empresas, su realidad económica y el destino de las ganancias obtenidas.

Casanello trabó contra Báez un embargo de $ 800 millones y la inhibición general de sus empresas. Además, tal como informó este medio, en septiembre dispuso el embargo de unos 1500 bienes (incluyendo inmuebles, automóviles y embarcaciones) que están a nombre de los imputados de la causa. Son propiedades y vehículos que están a nombre del dueño de Austral, de su hijo Martín, de 13 empresas familiares, de Néstor Marcelo Ramos (la cara visible de Helvetic Service Group), de Julio Mendoza (presidente de Austral) y de Walter Zanzot (titular de la firma de taxis aéreos del emporio).

La sala II de la Cámara Federal, si bien avaló los embargos, pidió descongelar las cuentas bancarias y no trabar la vida comercial de los imputados de la causa. Por eso, explican las fuentes judiciales, los Báez pueden seguir generando rentas de esos bienes embargados, tal como ocurre con los alquileres de los departamentos porteños.

«Báez no ha perdido capacidad civil. El origen del dinero de los alquileres es absolutamente lícito», manifestó el abogado de Báez, Maximiliano Rusconi, a este medio.

Pedido de excarcelación

Rusconi anticipó que en las próximas horas presentará un nuevo pedido de excarcelación. «El argumento es que con el peritaje no hay más pruebas para realizar, por lo tanto la libertad de Báez no es un obstáculo para la investigación», indicó el abogado. Para ejercer presión, acompañará su presentación con un dictamen de una especialista en lavado de activos y con la denuncia que presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington para pedir la liberación del dueño de Austral.

Báez también está complicado en otras tres causas que apuntan la mira a los nexos comerciales con la familia Kirchner. Una es la causa por el supuesto reparto irregular de obra pública. Sería el origen del dinero espurio. La más histórica, llamada Hotesur, investiga a la ex familia presidencial y al empresario por el alquiler de habitaciones de hotel que no fueron ocupadas.

La más nueva, bautizada Los Sauces, indaga sobre los alquileres de inmuebles. En esa causa, días atrpas el juez Claudio Bonadio dispuso colocar un interventor con facultades de informante en el Grupo Báez.

La defensa de Báez busca presionar para aliviar su situación, pero la Justicia lo tiene cada vez más rodeado.

Fuente: La Nación.

A %d blogueros les gusta esto: