fbpx

Por falta de señalización, un municipio responde por los daños de quien en motocicleta embistió un escenario en la vía pública

senales-transitoPartes: Benitez Jorge Tito y otra c/ Molina Carlos y/u otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Reconquista

Sala/Juzgado: 4ta circ.

Fecha: 28-jun-2016

Cita: MJ-JU-M-100868-AR | MJJ100868 | MJJ100868
Sumario:

1.-Es responsabilidad del municipio codemandado resarcir los perjuicios que sufrió el actor quien, circulando en su motocicleta embistió un escenario montado en la vía pública, debido la falta de servicio al omitir advertir la presencia de éste durante una noche de tormenta, sin que pueda eximirse de responsabilidad alegando las condiciones en que se encontraba la víctima, pues para ello debería probarse que el accionar de la misma revistió las características de irresponsabilidad e inevitabilidad que forman el caso fortuito, mientras que en el caso la existencia de un motociclista circulando por la calzada, que está atento a las contingencias del tránsito vehicular en la oscuridad, y no mirando la improbable presencia de un escenario atravesado en la calle principal del centro de la ciudad, resulta perfectamente previsible.

Fallo:

En la ciudad de Reconquista, a los 28 días de Junio de 2016, se reúnen los Jueces de esta Cámara, Dres. Aldo Casella, María Eugenia Chapero y Santiago Dalla Fontana , para resolver el recurso interpuestos contra la resolución dictada por el señor Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la Primera Nominación, de Reconquista, Santa Fe, en los autos: «Benitez, Jorge Tito y otra c/ Molina, Carlos y/u otros s/ Daños y Perjuicios»»,

Expte. N° 212, año 2013. Acto seguido el Tribunal establece el orden de votación conforme con el estudio de autos: Casella, Chapero y Dalla Fontana y se plantean las siguientes cuestiones:

PRIMERA: ¿Es nula la sentencia apelada?

SEGUNDA: Es justa la sentencia apelada?

TERCERA: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A la primera cuestión el Dr. Casella dijo: El recurso de nulidad no es sostenido en esta Alzada, y no advierto irregularidades que hagan menester considerar de oficio la cuestión planteada, por lo que voto por la negativa.

A la misma cuestión, la Dra. Chapero vota en igual sentido y el Dr. Dalla Fontana luego de analizar la cuestión se abstiene de emitir opinión conforme lo dispuesto por el art. 26 de la ley 10.160.

A la segunda cuestión, el Dr. Casella dijo: La demanda (fs. 12/18 vto.) es iniciada por Jorge Tito Benitez y Felisa Maria Pintos persiguiendo el resarcimiento de los daños y perjuicios derivados del accidente ocurrido en fecha 07 de marzo de 2004 en el que su hijo, Diego Jorge Benitez, pierde la vida. La demanda es dirigida contra Carlos Molina, titular del giro comercial «Flamingo», guardador del escenario contra el que colisionó Diego Benitez; y la Municipalidad de Reconquista en carácter de propietario y en autoridad de contralor de la cosa riesgosa. Se reclama daño emergente, lucro cesante, perdida de chance y daño moral por un total de $200.000.

Los demandados Municipalidad de Reconquista y Molina han comparecido con su debida representación y contestaron la demanda solicitando sea rechazada (fs.34/35 y 36/38 vto.) . Producida y agregadas a autos las pruebas y los alegatos, el 06 de Mayo de 2013 dicta sentencia el Juez a quo resolviendo hacer lugar a la demanda y en consecuencia condenar a los demandados Municipalidad de la ciudad de Reconquista y a Carlos Alberto Molina solidariamente a pagar a los actores Jorge Tito Benitez y Felisa María Pintos la suma que arroje la liquidación que han de practicar las partes conforme las pautas de los considerandos, con costas a los demandados (fs. 312/314 vto.) . En sus fundamentos considera que la responsabilidad de los demandados surge del carácter de dueño y guardián del escenario ,que si bien es inerte en su posición juega un papel causal en el accidente. Sin embargo atenúa la responsabilidad de los demandados en un 20% al considerar tanto el estado de ebriedad en que conducía Diego Benitez como la falta de luces y precariedad en los frenos del vehículo .

El recurso de apelación es sostenido por ambos demandados (fs. 334/335 y fs. 340/342). El codemandado Molina se agravia contra la resolución recaída en autos por cuanto considera que en principio la actora no ha probado que su parte representada haya sido responsable de la colocación del escenario sobre la calle Gral. Obligado, asimismo sostiene que tampoco acreditó que su mandante haya gestionado autorización alguna para efectuar algún tipo de espectáculo público. Concluye que mal puede su parte ser responsable del reclamo de autos, cuando no se acredita la relación causal, es decir, no existen elementos de pruebas que demuestren que haya sido el responsable de la colocación del escenario, el cual estaba en la calle y no dentro del establecimiento gastronómico del Sr. Molina. Por otra parte, sostiene que se acreditó en la historia clínica remitida por el Hospital Central de Reconquista el estado de ebriedad de Diego Benitez, como así también la falta de habilitación para conducir, lo cual implica no saber hacerlo correctamente, ya que no se ha probado lo contrario.Así, concluye que el único y exclusivo responsable de la ocurrencia del accidente, ya que carecía de total control de la motocicleta, producto de su estado de ebriedad fue Diego Benitez, a lo cual debe sumarse que no tenía licencia para conducir dicha motocicleta.

En igual sentido expresa agravios la codemandada Municipalidad de Reconquista. Se queja en primer lugar de la admisión de la demanda cuanto el estado de ebriedad, el cual según sus dichos se encuentra probado, la falta de luces y escasez de frenos en el rodado demuestran la exclusiva culpa de Diego Benitez en el accidente. Luego se agravia porque el inferior nada dice sobre la aplicación al caso del art. 1113 en su última parte respecto de la eximente de responsabilidad, cuando no considera que la calle Gral. Obligado se encontraba clausurada y debidamente señalizada siendo la conducta de Benitez la generadora de responsabilidad. Por último se queja respecto de la imposición de costas a su parte.

Ingresando al tratamiento de los agravios, no resulta ocioso señalar que la demanda se entabla a raíz de los daños provocados por un escenario que se encontraba en la vía pública y que originó la colisión del Sr. Benitez quién conducía el ciclomotor embistente. Es decir, los daños fueron ocasionados por una cosa calificada en términos técnicos como inerte, comprendidas como los objetos que por su naturaleza están destinados a permanecer quietos (Bustamante Alsina, Toería Gneral de la Resp. Civil, n° 1046 en «Responsabilidad Civil por los daños causados por cosas inertes». Jorge, A. Mayo. ED, T. 170. año 1997). Las cosas inertes generan responsabilidad en los términos del art. 1113, 2da parte, 2° párr. C.C., es decir, por el riesgo o vicio de la cosa, atribuible al dueño o guardian de la cosa , ello así por cuanto «no hay acción autónoma de la cosa, el hombre está siempre detrás de la cosa» (Mazeud – Tunc, Tratado Teórico y Práctico de la Responsabilidad Civil, trad. Cast., T° 2°, col.I, pág. 229, n° 1211-8) .Ahora bien «cuando la víctima ha sufrido daños que imputa al riesgo o vicio de la cosa, a ella incumbe demostrar la existencia del riesgo o vicio y la relación de causalidad entre uno y otro y el perjuicio; esto es, el damnificado debe probar que la cosa jugó un papel causal, acreditando, cuando se trata de cosas inertes, la posición o el comportamiento anormal de la cosa o su vicio» (CSJN, O’Mill c. Prov. Neuquén, 19/11/91, fallos 314:1505). Así, en el supuesto de marras encontramos acreditado que el escenario se encontraba atravesado en calle Obligado conforme croquis policial obrante a fs. 113, referencias punto 3 (tres), asimismo de allí surge que el ciclomotor luego del impacto quedó por debajo del escenario punto de referencias 2 (dos). Este hecho también surge de la declaración en sede policial del Sr. Amilcar Alberto Ochoa protagonista del siniestro – acompañanete de Diego Benitez (fs. 128). Por otra parte, el informe accidentólogico de fs. 173/181 acredita la posición anormal de la cosa inerte en cuanto el perito mecánico designado en autos y también la consideró como un «obstáculo insalvable». De allí surge que la cosa se encontraba en una posición anormal y por tanto provocaba un riesgo para quienes circulaban por la mencionada arteria en la oscuridad, lo cuál indudablemente ha sido la causa de la muerte del Sr. Diego Benitez.

Considero asimismo que no resultan atendibles los agravios del codemandado Molina en cuanto pretende eximirse de responsabilidad considerando que no existen elementos de pruebas que demuestren que haya sido el responsable de la colocación del escenario, el cual estaba en la calle y no dentro de su establecimiento gastronómico. Sin embargo, a fs. 158 el Intendente informa «la autorización fue otorgada al Sr. Carlos Molina, en su carácter de titular de confitería Flamingo» y el perito mecánico observa a fs. 181 que «no obran elementos que determinen que de parte de la persona que recibió la autorización (Sr.Carlos Molina), en su carácter de titular de la confitería Flamingo, haya implementado algún tipo de operativo de seguridad». De modo que habiéndose demostrado la posición anormal de la cosa y demás elementos que determinan la responsabilidad de Molina es que su recurso ha de ser desestimado.

Siguiendo los lineamientos expresados sobre la responsabilidad de Molina en los hechos, debo adelantar que es ineludible la responsabilidad de la codemandada y recurrente Municipalidad de la ciudad de Reconquista, ante todo porque se ha acreditado en autos que es el dueño de la cosa que provocó los daños. Así lo informa el intendente «dicho escenario pertenece a la Municipalidad de Reconquista (SF)» (fs. 158, pto. 4). En efecto es del caso señalar que la doctrina enseña que «las cosas inertes o no, pueden ser colocadas por un individuo en situación de riesgo y ocasionar un daño no obstante hallarse en reposo. Como si una cosa cualquiera es puesta en medio de la calzada en una avenida y un vehículo la atropella lesionándose el conductor. En este caso el daño no es causado por el vicio o riesgo de la cosa sino por el hecho del hombre con la cosa que colocó de un modo imprudente; su responsabilidad está regida por la primera parte del agregado al art. 1113, y se presume la culpa del dueño o guardián de la cosa» (Bustamante Alsina, ob. Cit.). Pero por si ello no fuera suficiente para desestimar el recurso, de las constancias de autos surge la falta de iluminación del lugar de los hechos (Fs. 158), falta de señalización (cartelería vertical) y ausencia de advertencia lumínica (lámparas de encendido continuo, luces intermitentes eléctricas y/o fotovoltaicas o luces de advertencia en barreras) como indica el perito mecánico que hubieren sido necesarias para advtertir la presencia del escenario en una noche de tormenta (fs.176/179). En definitiva, la codemandada Municipalidad es responsable por los daños que generó su falta de servicio respecto del control de la vía pública, sin que pued a eximirse de responsabilidad alegando las condiciones en que se encontraba la víctima, pues para ello debería probarse que el accionar de la misma revistió las características de irresponsabilidad e inevitabilidad que forman el caso fortuito, mientras que en el caso la existencia de un motociclista circulando por la calzada, que está atento a las contingencias del tránsito vehicular en la oscuridad, y no mirando la improbable presencia de un escenario atravesado en la calle principal del centro de la ciudad, resulta perfectamente previsible y el daño evitable si la cosa hubiese estado en el lugar indicado o al menos con las advertencias adecuadas, pues sabido es que «el uso y goce de los bienes del dominio público por los particulares, importa la correlativa obligación de la autoridad pública de ser utilizados sin riesgos» (Mendoza, Sala I, Noviembre 25-2010.- Lucero, Diego Eduardo en J° 116.929/41.782 Lucero, Diego E. c/ Municipalidad de la ciudad de Mnedoza p/ D. Y P. s/ Inc.).

«Más aún, ostenta el Municipio el poder de policía para controlar la seguridad de los habitantes, ordenando a quién corresponda la señalización o reparación de los obstáculos presentes, lo que no consta que hiciera, comprometiendo también su responsabilidad por deficiente prestación del servicio» (arg. Art. 1112, CC; al respecto , p. v. C.S.J.N., 18.12.1984, in re Vadell, Jorge F. c. Provincia de Buenos Aires», en LL 1985-B, pág. 3).

De modo que las críticas de los demandados sobre la atribución de responsabilidad no resultan atendibles. Por lo demás, cabe subrayarlo, ninguna crítica les merecen los rubros que la sentencia ordena indemnizar ni los montos de condena.

En consecuencia, voto por la afirmativa correspondiendo desestimar los recursos interpuestos por las codemandadas con costas (Art. 251 C.P.C.C.)

A la misma cuestión, la Dra.Chapero vota en igual sentido y el Dr. Dalla Fontana luego de analizar la cuestión se abstiene de emitir opinión conforme lo dispuesto por el art. 26 de la ley 10.160.

A la tercera cuestión, el Dr. Casella dijo: atento al resultado precedente, corresponde adoptar la siguiente resolución: 1) Desestimar los recursos de nulidad y apelación; 2) Confirmar la sentencia alzada; 3) Imponer las costas a los recurrentes; 4) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia.

A la misma cuestión, la Dra. Chapero vota en igual sentido y el Dr. Dalla Fontana luego de analizar la cuestión se abstiene de emitir opinión conforme lo dispuesto por el art. 26 de la ley 10.160.

Por ello, la

CAMARA DE APELACION EN LO CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL

DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL

RESUELVE: 1) Desestimar los recursos de nulidad y apelación; 2) Confirmar la sentencia alzada; 3) Imponer las costas a los recurrentes; 4) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia.

Regístrese, notifíquese y bajen.

CASELLA

Juez de Cámara

CHAPERO

Jueza de Cámara

DALLA FONTANA

Juez de Cámara

En abstención

WEISS

Secretaria de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: