fbpx

Tarifazo, segundo round: con el argumento de que habrá menos cortes de luz, el Gobierno va a audiencia con consumidores

tarifazoEdesur y Edenor, las empresas de distribución eléctrica de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, irán al viernes a la primera audiencia pública en sus 24 años de historia.

Allí no sólo se resolverá el futuro de las tarifas sino también otras cuestiones importantes, como el plan de inversiones de las compañías entre 2017 y 2021 y su compromiso para que la calidad del servicio mejore en el mediano plazo.

El argumento central que llevarán a debate las compañías el 28 de octubre es que los aumentos de tarifas permitirán disminuir en forma concreta y medible los cortes de suministro.

Esto implica un cambio de discurso respecto de oportunidades anteriores en las que las subas en el precio del servicio se vincularon a la imposibilidad fiscal del Estado de subsidiar el sistema energético.

El nuevo planteo de las eléctricas será más difícil de rebatir en la audiencia pública ya que, implícitamente, advertirán que si no le dan el visto bueno a los aumentos, la consecuencia inmediata será un verano plagado de cortes de luz.

De todas formas, para la política energética del Gobierno implicará un nuevo desafío, porque tiene que hacer frente al malhumor de las asociaciones de consumidores y ser lo suficientemente persuasivo para superar esta nueva audiencia.

El encuentro entre gobierno, empresas, asociaciones de consumidores y ciudadanos se llevará a cabo en el Teatro de la Ribera, ubicado en el barrio porteño de La Boca, el viernes 28 de octubre a las 9.

Allí se hará una revisión integral de tarifas (RTI) por los próximos cinco años. Edenor y Edesur efectuarán distintas propuestas que luego deberán ser convalidadas por el Gobierno.

Se estima que tendrán el aval oficial. Mucho más luego de que este lunes el Presidente justificara los incrementos que regirán a partir de febrero próximo.

«Vamos a explicar lo que se está haciendo, lo que vamos a invertir para volver a tener suministro seguro, que no nos afecte si hace calor o hace frío y nos quedemos sin luz, sin gas», expresó Mauricio Macri, durante un acto que encabezó en La Matanza.

Las firmas esperan un incremento promedio en las tarifas de entre 30% y 31%, algo que les permitirá, según sus cálculos, aumentar las inversiones en el mantenimiento de su infraestructura; sostenerlas en el tiempo, y de esa manera, reducir a la mitad la cantidad de horas que un usuario sufre cortes en el año. Pero este número puede elevarse al 73% si se tienen en cuenta otras variables.

Las asociaciones de consumidores comenzaron a mostrar su preocupación una vez conocidos estos porcentajes ya que consideran que no deberían superar el 30%.

El abogado de la Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios (ADECUA), Osvaldo Riopedre, remarcó que si bien es cierto que las compañías deben lograr rentabilidad, esta debe ser «lógica” y tener un control estricto.

«En términos absolutos me parece una barbaridad, pero también quiero ver cuál es la inversión que se va a hacer. Siempre se habla de los aumentos pero nunca de la inversión», agregó.

«Hay que mejorar todo en su conjunto, no sólo lo que van a cobrar Edesur y Edenor, hay otras 250 compañías en la Provincia», aclaró además el representante de ADECUA, al tiempo que agregó en esa línea que «en lo federal sería ideal unificar precios».

Si bien las compañías darán a conocer su plan de inversión, no alcanzarán a frenar los cortes que se darán en el verano como consecuencia del incremento de la demanda por las elevadas temperaturas.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, reconoció esta situación y destacó que todo dependerá “de la temperatura” y que están preparando un programa de mantenimiento para “llegar a diciembre de la mejor manera posible».

Si bien las compañías presentaron sus propuestas, el Gobierno decidirá qué aumento les da para recomponer los ingresos y de qué manera se aplica. Si bien escuchará a todos los involucrados, no está obligado a aceptar de plano los reclamos de las empresas y usuarios tomará una decisión en un par de semanas, avalado por un informe técnico.

Este será el segundo “tarifazo” que recibirán los usuarios de las mencionadas prestadoras ya que en febrero de este año hubo un incremento de casi el 400% que se judicializó y la Corte Suprema rechazó las cautelares solicitadas a principios del mes pasado.

Ante esta situación, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, explicó que los usuarios iban a las facturas con el aumento no cobrado y que podrían cancelarlo hasta en cuatro cuotas.

El funcionario recordó que en el caso de la electricidad, «no hay tope en el aumento de la tarifas» y que los incrementos resultaron «del 340%, promedio, con un buen nivel de cobrabilidad», el cual se redujo luego cuando diversos tribunales fallaron en contra del incremento.

Durante la audiencia se pondrá en conocimiento y se escucharán opiniones sobre «las propuestas presentadas por las distribuidoras.

La participación estará habilitada para «toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva, conforme los requisitos previstos en el procedimiento de Audiencia Pública».

A cuánto se irían las facturas

El nuevo cuadro tarifario estará vigente a partir del próximo 1 de febrero.

Edesur hizo dos propuestas técnicas con consecuencias distintas para los usuarios. En uno de ellos, según el diario Clarín, la empresa llevaría la factura promedio mensual para un cliente residencial hasta los $370, por lo que el incremento en comparación con los valores actuales sería del 73,9%.

La propuesta plantea también una suba en el costo del servicio de alumbrado público cercana al 110 por ciento.

En el segundo caso, en cambio, los hogares sufrirían un incremento del 17,9% (la factura rondaría los $ 251). La diferencia la cubrirían otros sectores, como el denominado peaje en baja tensión, que pagan los clientes que no compran la energía a las distribuidoras, sino en el mercado mayorista (como los countries).

En cuanto a las inversiones, planean desembolsos por $2457 millones el año próximo, alcanza un pico de $3272 millones en 2019 y termina con una inversión de $2772 millones en 2021.

Desde la empresa justifican estos números en que así podrán bajar las 35 horas por año de suspensión del servicio que tiene en la actualidad hasta las 14.

En el caso de Edenor, el aumento promedio pedido para los clientes residenciales ronda el 31%, agregó el citado matutino. Por ejemplo, un usuario que utilice 160 kWh por mes (un consumo bajo) pagará $ 219 si se acepta la propuesta de la empresa, un 43% más que los $ 153 de hoy.

En tanto, un cliente de consumo intermedio de la misma distribuidora, que use 300 kWh al mes, desembolsa hoy $ 240. Edenor pidió en ese ítem un incremento del 32%, que llevaría ese número hasta los $ 317.

Los clientes de mayor consumo sufrirán el aumento menor si se aplica la propuesta de la empresa. Un usuario de 500 kWh pagaría $ 515, 16,5% más que los $ 442 actuales. Esto se debe a que esos clientes ya habían tenido aumentos de tarifas en el kirchnerismo.

Edenor prometió una inversión en torno a los $25.000 millones para los próximos cinco años, hasta que se realice una nueva RTI.

Fuente: Infobae.

A %d blogueros les gusta esto: