fbpx

El Senado bonaerense aprobó la paridad de género para las elecciones de 2017

generoCon un tironeo entre Cambiemos y el massismo, que por momentos rozó el escándalo, el Senado bonaerense acaba de aprobar por unanimidad la ley de paridad de género. Si, como se espera, el proyecto es sancionado por la Cámara baja, los partidos políticos bonaerenses deberán presentar listas con igual cantidad de hombres y mujeres en las elecciones de 2017.

Hoy, el cupo femenino es del 30%, pero termina desdibujándose luego de cada escrutinio, porque la mayoría de las listas son encabezadas por hombres.

Según el proyecto que el Frente Renovador presentó al debate, las listas «deberán respetar para los cargos de cuerpos colegiados en todas las categorías una equivalencia del cincuenta por ciento del sexo femenino y otro cincuenta por ciento del sexo masculino. Este porcentaje será aplicable a la totalidad de la lista, la que deberá cumplir con el mecanismo de alternancia y secuencialidad entre sexos por binomios (mujer-hombre u hombre-mujer)».

La iniciativa agrega que «cuando se trate de nóminas u órganos impares, la diferencia entre el total de hombres y mujeres no podrá ser superior a uno». Y también busca anticiparse a futuras polémicas: «El género del candidato estará determinado por su DNI, independientemente de su sexo biológico», aclara.

Lo que no pudo escapara a la polémica fue el tratamiento de la ley, por la pulseada entre massistas y macristas para quedarse con la autoría y el rédito político. El massismo agita la bandera de la paridad de género desde hace meses, con Malena Galmarini como estandarte. Un medio para que la esposa de Sergio Massa gane también conocimiento en el electorado, por si se convierte en candidata en 2017. Cambiemos, por su parte, asume como propia la discusión (en particular, por las propuestas que la UCR impulsó en el pasado) y coloca como rostro de la iniciativa a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Ayer, el massismo buscó anticiparse a Cambiemos y anunció que hoy iba a pedir el tratamiento de su proyecto sobre tablas. De hecho, hoy desembarcó en las gradas del Senado con una nutrida comitiva de mujeres, carteles y cánticos.

Pero, en la reunión de labor parlamentaria previa a la sesión, el oficialismo avisó que no iba a prestarle sus votos. El proyecto parecía empantanarse.

Sin embargo, una vez iniciada la sesión, fue Cambiemos quien propuso tratar su propio proyecto de paridad de género, pese a que no tenía aún estado parlamentario.

Después de varios roces, ambos grupos vieron que no iban a poder conseguir los dos tercios de los votos para ganar la pulseada. El Frente para la Victoria pidió un cuarto intermedio y labor parlamentaria volvió a reunirse. Allí, el jefe del bloque de senadores del Frente Renovador, Jorge D’Onofrio, y su par de Cambiemos, Roberto Costa, volvieron a sentarse para buscar una salida.

Se acordó aprobar el texto del Frente Renovador, con un agregado: que, en caso de renuncia de un diputado, senador o concejal, su reemplazo debe ser del mismo sexo. Un modo de evitar que, como ya sucedió en otras oportunidades, se ubique en la lista a mujeres para cumplir el cupo, pero luego renuncien para que la banca sea ocupada por un varón.

Con esas modificaciones, la ley acaba de ser aprobada.

Fuentes: La Nación.

A %d blogueros les gusta esto: