Asociaciones de consumidores piden la intervención de Defensa de la Competencia para evitar faltantes de productos.

Télam Neuquén 02/10/2008  Las ventas en super e hipermercados ha superado en el pasado mes a los guarismos registrados en otros lugares del pais, cifra inédita en los registros provinciales de las últimas décadas.- Foto: Pepe Delloro/Télam/jcp

Hace pocos días, el Ejecutivo facultó a la Secretaría de Comercio para dictar las normas aclaratorias y/o complementarias que resulten necesarias para el cumplimiento de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC).

Dicha secretaría tendrá competencia para establecer las acciones y funciones de asistencia de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, quien actuará como organismo desconcentrado.

Esa comisión efectúa la instrucción de sumarios por denuncias de conductas anticompetitivas y abuso de posición dominante.

Además, está facultada para realizar un análisis estructural de los mercados y de la cadena de control empresario en operaciones de concentración económica, a través de investigaciones de comportamiento y estructuras en determinados mercados.

Ante, el faltante de determinados productos en las góndolas, desde las asociaciones de consumidores y los productores lácteos consideran que pueden intervenir para ampliar la oferta y evitar el desabastecimiento.

Es que sostienen que, de acuerdo a las normas vigentes, el objetivo principal de este organismo es “la protección del interés económico general”, cuyo fin es el bienestar de los consumidores, a quienes la competencia efectiva en los mercados les garantizará oferta variada de bienes y servicios, de mejor calidad, con innovación y desarrollo constante a menores precios.

“A veces le tenemos miedo a la palabra intervención, pero el Gobierno debería reunir a toda la cadena láctea y ver cómo se encara esta situación, que no es un problema nuevo. Lamentablemente, parecería que no se quiere tomar cartas en el asunto”, se quejó, Jorge Chemes, vicepresidente de CRA.

Fuentes cercanas al Gobierno le dijeron a iProfesional que la idea de la resolución emanada recientemente por la Secretaría de Comercio es “marcarle la cancha” a los grandes comerciantes, y advertirles que –aunque en menor medida que con el kirchnerismo- se los controla pero que la idea no es intervenir en ningún mercado. Aunque esa idea podría cambiar en la medida en que los faltantes de productos básicos continúen.

¿Por qué piden la intervención estatal?
Las asociaciones de consumidores y los productores de materias primas acusan a las grandes cadenas de supermercados de cartelización (la acción de un grupo de empresas pertenecientes a un sector determinado que “acuerdan” los precios que ofrecerán en un mercado que dominan).

Bajo la ley argentina de defensa de la competencia toda conducta anticompetitiva sólo resultará ilegal si afecta el interés económico general, lo que descarta que incluso una práctica cartelizada sea declarada ilegítima sin analizar sus efectos en el mercado (lo que se llama aplicar la regla de la razón).

Para determinar los efectos de una conducta anticompetitiva hay que definir el mercado relevante en el que se desarrolla, cuestión que incluye el examen del producto en cuestión (por ejemplo, el involucrado en el cartel) y los eventuales sustitutos, entre otras situaciones.

Una vez definido el mercado, se deben identificar las empresas que participan en él, y sólo aquellas que tengan capacidad para influir en los precios de un mercado (lo que en economía se denomina poder de mercado) podrán, con sus prácticas restrictivas de la competencia, violar la ley.

Por ejemplo, como sería este caso de un mercado altamente concentrado, el consumidor se ve obligado a comprar el producto con el sobreprecio “artificial”, o dejar de consumirlo.

¿Intervendrá el Gobierno?

Los tamberos se quejan de la brecha que hay entre el precio que pagan los consumidores por los lácteos y los valores que ellos perciben en los tambos.

Además, recordaron que la promesa de intervención de Defensa de la Competencia en la cadena láctea viene desde que Augusto Costa era secretario de Comercio, en los tiempos del ministro Axel Kicillof.

Si bien a principios de julio, el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, prometió recurrir a la Comisión de Defensa de la Competencia para detectar posibles maniobras de cartelización en la industria láctea y las grandes cadenas de supermercados, esta idea fue desechada por el ministro de ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien indicó -ante el faltante de manteca en las góndolas de los supermercados- que “Hay decisiones empresariales de hacer queso porque permite más margen de rentabilidad”.

Sus dichos generaron repercusiones y en algunas entidades de productores, que salieron a cuestionar la no intervención del gobierno nacional para garantizar el abastecimiento de uno de los alimentos más consumidos.

Sin embargo, Alejandro Sammartino subsecretario de Lechería de la Nación, ratificó la decisión de no intervenir en el mercado.

Fuente: Infobae Profesional