No obstante encontrarse ebrio el actor, el demandado embistente debe responder por haber violado la prioridad de paso dando lugar al hecho dañoso.

Choque auto y conectivoPartes: K. M. J. c/ M. R. M. y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Reconquista

Sala/Juzgado: 4ta circ.

Fecha: 4-mar-2016

Cita: MJ-JU-M-98425-AR | MJJ98425 | MJJ98425

Responsabilidad exclusiva del demandado embistente, pues fue la violación de la prioridad de paso por parte de éste y no la ebriedad del actor la que provocó el accidente. Cuadro de rubros indemnizatorios.

VB
Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia en cuanto atribuyó responsabilidad exclusiva al demandado, pues surge clara la calidad de embistente del automóvil conducido por el demandado, quien además debía ceder el paso en la intersección, no advirtiéndose incidencia causal alguna del estado de ebriedad del actor en la causación del siniestro, el que se habría producido Independientemente de la ingesta de bebida alcohólica del conductor de la motocicleta, ya que no ha sido la forma de circulación imprudente, negligente o a gran velocidad de éste la causa del accidente, sino la violación por parte del vehículo automotor de la prioridad de paso y el deber de detenerse en virtud de la misma en la bocacalle.

2.-La indisponibilidad de uso puede legítimamente inferirse en los supuestos en que el vehículo demande ser reparado a resultas de un accidente, y su monto ha de ser valorado prudencialmente a los fines de evitar abusos y/o enriquecimientos sin causa.

Fallo:

En la ciudad de Reconquista, a los 04 de Marzo de 2016, se reúnen los jueces de esta Cámara, Dres. María Eugenia Chapero, Santiago Dalla Fontana y Aldo Pedro Casella para resolver el recurso interpuesto por la parte demandada contra la resolución dictada por el señor Juez de Primera Instancia de Distrito, Primera Nominación de la ciudad de Reconquista (Santa Fe), en los autos «K. M. J. c/ M., R. M. y otros s/ DAÑOS Y PERJUICIOS» Expte. N° 47/2015. Acto seguido el Tribunal establece el orden de votación conforme con el estudio de autos: Chapero, Dalla Fontana, Casella, y se plantean las siguientes cuestiones: PRIMERA: Es nula la sentencia apelada? SEGUNDA: Es justa la sentencia apelada? TERCERA: Que pronunciamiento corresponde dictar?

A la primera cuestión la Dra. Chapero dice: Que no habiendo sido sostenido en esta instancia el Recurso de Nulidad interpuesto, y no advirtiendo vicios procedimentales que hagan necesario su tratamiento en forma oficiosa, voto por la negativa.

A la misma cuestión los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido.

A la segunda cuestión, la Dra. Chapero dijo:

La sentencia aqua (fs. 402 a 403) hace lugar a la demanda interpuesta para el resarcimiento de los daños sufridos por el actor a resultas del accidente de tránsito sufrido el 05.11.2010 cuando circulaba con su motocicleta por la calle General Obligado esquina General López. El juez aquo rechaza el reclamo por lucro cesante en virtud que no acreditó el actor acabadamente el desarrollo de la actividad alegada y hace lugar a los siguientes rubros y montos: 1) $ 4000,00 por los daños sufridos en la motocicleta y la indisponibilidad del uso; 2) $ 2000,00 en concepto de gastos médicos y farmacéuticos; y 3) $ 40.000,00 en concepto de daño moral -comprensivo del daño físico y estético-

La parte demandada y la citada en garantía se alzan contra dicho pronunciamiento, expresando sus agravios a fs. 211 a 215.En lo que hace a la atribución de responsabilidad al demandado la recurrente centra su agravio en su disconformidad porque el anterior omitió valorar el resultado positivo del examen de alcoholemia del actor y por lo tanto -según su postura- se desprendía la culpa de la víctima. Luego se queja por los montos otorgados por el juez aquo en concepto de daño moral y gastos médicos y farmacéuticos (no documentados). Alega que el monto por daño moral es excesivo ya que no guarda ninguna relación con las constancias de la causa ni con la realidad económica que circunda al expediente, sumado a ello señala la absoluta falta de acreditación de los ingresos del actor, como de sus actividades lucrativas y sociales. Se queja de la inexistencia de fundamentos en la sentencia que expliquen las razones del monto acordado, el cual debe ser ponderado con prudencia y razonabilidad. En cuanto al monto de los gastos médicos y farmacéuticos los considera desproporcionados con las constancias y circunstancias de la causa, ya que el anterior omitió tener en cuenta que el actor fue atendido en todo momento en instituciones públicas como también que los gastos correspondientes a radiografías y/u honorarios médicos no son de aquellos que puedan ser beneficiados con la eximición de presentar comprobantes.En cambio respecto al rubro «gastos de reparación y privación de uso» se queja por el acogimiento del mismo ya que considera que dicho rubro no es procedente en el caso de marras en virtud que la actora no produjo prueba alguna a fin de acreditar el daño en cuestión y su extensión, teniendo en cuenta que la privación del uso del vehículo no es un daño que pueda considerarse «in re ipsa». Por último se queja porque el anterior condena el pago de intereses desde la «mora» sin especificar la tasa de interés aplicable, lo cual lo coloca en un estado de indefensión, pretendiendo el recurrente la desestimación de los accesorios o bien la fijación de la tasa pasiva.

Por su parte la contestación a dichos agravios es efectuada por la actora de fs. 219 a 222 abogando por la confirmación en su totalidad de la sentencia en crisis. Insiste en que el demandado, en cuanto sujeto embistente y sin prioridad de paso es el único responsable en el siniestro, como asimismo defiende la corrección de los montos y los rubros otorgados por el juez aquo.Con la contestación de agravios y consentida la providencia de pase al Tribunal, el proceso quedó concluído para definitiva.

En primer término y en relación a la modificación en la atribución de responsabilidad exclusiva del demandado en razón del estado de ebriedad del actor pretendida por el recurrente, debo señalar que tal como ha sido la mecánica del accidente en cuestión, en la cual surge claro la calidad de embistente del automóvil conducido por el demandado, quien además debía ceder el paso en la intersección de calle General Lopez y General Obligado no se advierte incidencia causal alguna del estado de ebriedad en la causación del accidente, el cual tal como acontecieron las cosas, igual se habría producido independientemente de la ingesta de bebida alcohólica del conductor de la motocicleta, ya que no ha sido la forma de circulación imprudente, negligente o a gran velocidad de éste la causa del accidente, sino que por el contrario ha sido la violación por parte del vehículo automotor de la prioridad de paso y el deber de detenerse en virtud de la misma en la bocacalle. El lugar de la bocacalle en que se produce el accidente (v. croquis fs.50 en los autos que corren por cuerda «KALBERMATTER M. J. c/ M. R. M. s/ MED. ASEG. PRUEBAS» Expte. N° 14/2011), como asimismo el lugar del impacto registrado en el vehículo automotor (fs. 60, 61, 62), revelan a las claras que el ciclomotor, no se encontraba iniciando su cruce, sino que por el contrario se encontraba en la fase final del mismo, sin exceso de velocidad para ganar tal posición (v. pericial mecánica fs. 169) y que el conductor del vehículo debía detener su paso, no lo hizo y fue el agente embistente en el accidente (v. pericial mecánica, punto II- 2-fs.169). Por lo tanto y atento a que el recurrente sólo se ha agraviado por la omisión del sentenciante de valorar el exámen positivo de alcoholemia del actor -el cual tal como se ha analizado ninguna influencia causal ha revestido en el caso de marras- y ningún reparo ha esgrimido en relación al agravamiento en los daños -máxime siendo en su mayoría daños estéticos en el rostro del actor los reclamados- como consecuencia de la circulación sin casco por parte del mismo, no corresponde a esta Alzada introducirse en esa cuestión, y por lo tanto se ha de rechazar el agravio por el cual se pretende introducir la culpa de la propia víctima como consecuencia de su ingesta alcohólica para eximir de responsabilidad al demandado.

En segundo término, y en lo que respecta a la queja por el monto acogido en concepto del rubro «daños materiales de la motocicleta y la indisponibilidad de su uso» he de receptar parcialmente la misma, toda vez que el monto justipreciado por el anterior luce desconectado de las constancias de la causa, por cuanto el juez aquo justiprecia este rubro en la suma total -para daños en la motocicleta e indisponibilidad de uso- de Cuatro Mil ($ 4.000,00), cuando el presupuesto que luce agregado a fs. 85 asciende a la suma de Un Mil Ochocientos Noventa y Cuatro ($ 1.894,00), es decir menos de la mitad de lo otorgado por el anterior, suma ésta la del presupuesto de fs. 85 que a su vez ha sido calculada a los valores de los repuestos correspondientes a dos años posteriores al siniestro. Es decir que por las razones expuestas, he de justipreciar el rubro correspondiente a la indisponibilidad de uso y el rubro correspondiente a «daños en la motocicleta» -conforme art.245 C.P.C.C.- en la suma de DOS MIL ($ 2000,00)-. La indisponibilidad de uso puede legítimamente inferirse en los supuestos en que el vehículo demande ser reparado a resultas de un accidente, y su monto ha de ser valorado prudencialmente a los fines de evitar abusos y/o enriquecimientos sin causa.

En lo que respecta al agravio por el monto otorgado por el anterior al rubro «gastos médicos y farmacéuticos», teniendo como parámetro de comparación la suma de $ 4.950,00 presupuestada por el médico tratante del actor doctor Alejandro Paladini (fs. 95) para la cirugía estética reparadora, -la cual comprende los honorarios médicos, atención sanatorial, insumos médicos y consultas y controles médicos pre y post operatorio por seis meses- puedo colegir que la suma otorgada por el anterior en concepto de gastos médicos y farmacéuticos no documentados en $ 2000,00 luce excesiva y desproporcionada a los valores de atención médica vigentes a la fecha del accidente, máxime en el caso de marras en que la atención médica primaria del actor fue realizada en la guardia del Hospital Central de Reconquista (fs. 25 a 31 autos «KALBERMATTER M. J. c/ M. R. M. s/ MED. ASEG. PRUEBAS» Expte. N° 14/2011). Por lo tanto, propongo que se revoque el monto y en su lugar se justiprecie este rubro correspondiente a gastos médicos y farmacéuticos (no documentados) en la suma de Pesos Ochocientos ( $ 800,00) conforme valores vigentes al año 2010.

En relación a la queja del recurrente por el monto asignado al «Daño Moral», el cual en la sentencia alzada ha sido justipreciado por el sentenciante en forma conjunta con un daño económico -como lo es el daño estético y daño físico- en la suma de $ 40.000, debo señalar que a tenor de la pericial médica obrante a fs.130- la cual ninguna impugnación mereció por parte de la recurrente- la incapacidad física del reclamante asciende al 20%, porcentaje que es es compatible con un monto aproximado por el rubro daño estético y/o daño físico de $ 25.000 a $ 30.000, por lo cual surge que la suma otorgada en concepto de daño moral oscilaría entre los $ 15.000 y $ 10.000. En consecuencia el análisis reseñado me conduce a la conclusión que no merece acogida la queja del recurrente por el monto otorgado por el anterior en concepto de daño moral – comprensivo del daño físico y daño estético-.

Por último el agravio referido al estado de indefensión que le causa al recurrente la falta de aclaración de la tasa de interés aplicable no merece acogida, en virtud que a falta de aclaración, razones de economía procesal indican que en definitiva se ha de entender que la tasa a aplicar es aquella que aplicaba esta Alzada a la época del resolutorio -la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina (C.N.Civ. en pleno «Samudio de Martinez, Ladislaa c/ Transporte Doscientos Setenta s.a. s/ Daños y Perjuicios»)- , por cuanto no se advierte que la omisión involuntaria del sentenciante en la especificación de la misma constituya un fundamento idóneo para beneficiar al demandado con una tasa de interés más baja que la que imponía en definitiva esta Alzada, con lo cual además está de acuerdo la actora (fs.222 vto.).

En conclusión, propongo a mis distinguidos colegas que se recepte en forma parcial el Recurso de Apelación interpuesto por el demandado y la citada en garantía, modificándose el fallo alzado en lo que hace al acogimiento del rubro «indisponibilidad de uso y daños materiales en la motocicleta», que se justipreciará en la suma de Pesos Dos Mil ($ 2.000,00), en lo que respecta al monto correspondiente al rubro «gastos médicos y farmacéuticos» el cual se justipreciará en la suma de Pesos Ochocientos ( $ 800,00); y se rechace el recurso de apelación interpuesto en lo atinente al monto del daño moral y tasa de interés aplicable, la cual será la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina. Las costas de ambas instancias, en virtud de los vencimientos recíprocos, y teniendo en cuenta que ha de imperar un criterio jurídico más que matemático propongo que se impongan en un 15% al actor y en un 85 % a la parte recurrente perdidosa. Así voto.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido

A la tercera cuestión, la Dra. Chapero dijo: Que atento al resultado precedente, corresponde adoptar la siguiente resolución: 1) Desestimar el recurso de nulidad interpuesto. 2) Aceptar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por el demandado y la citada en garantía y en su lugar se modifique en forma parcial el fallo alzado en lo que hace al acogimiento del rubro «indisponibilidad de uso y daños materiales en la motocicleta», el que se justipreciará en la suma de Pesos Dos Mil ($ 2.000,00), en lo que respecta al monto correspondiente al rubro «gastos médicos y farmacéuticos» el cual se justipreciará en la suma de Pesos Ochocientos ( $ 800,00); y rechazar el recurso de apelación interpuesto en lo atinente al monto del daño moral y tasa de interés aplicable.3) Imponer las costas de ambas instancias un 15% al actor y en un 85 % a la parte recurrente perdidosa. .4) Regular los honorarios profesionales de segunda instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de primera instancia.

A la misma cuestión , los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido.

Por ello, la

CAMARA DE APELACION EN LO CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL

RESUELVE: 1) Desestimar el recurso de nulidad interpuesto. 2) Aceptar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por el demandado y la citada en garantía y en su lugar se modifique en forma parcial el fallo alzado en lo que hace al acogimiento del rubro «indisponibilidad de uso y daños materiales en la motocicleta», el que se justipreciará en la suma de Pesos Dos Mil ($ 2.000,00), en lo que respecta al monto correspondiente al rubro «gastos médicos y farmacéuticos» el cual se justipreciará en la suma de Pesos Ochocientos ( $ 800,00); y rechazar el recurso de apelación interpuesto en lo atinente al monto del daño moral y tasa de interés aplicable. 3) Imponer las costas de ambas instancias un 15% al actor y en un 85 % a la parte recurrente perdidosa. .4) Regular los honorarios profesionales de segunda instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de primera instancia.

Insértese, notífiquese y bajen.

CHAPERO

Jueza de Cámara

DALLA FONTANA

Juez de Cámara

CASELLA

Juez de Cámara

WEISS

Secretario de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: