Por haber negado oportunamente prestaciones de salud, un hospital debe cargar con las costas a pesar de haberse declarado abstracta la cuestión.

blurred figures wearing medical uniforms in hospital surgery corridor

blurred figures wearing medical uniforms in hospital surgery corridor

Partes: L. D. I. c/ Hospital Italiano de Buenos Aires s/ sumarísimo de salud

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 2-feb-2016

Cita: MJ-JU-M-98129-AR | MJJ98129 | MJJ98129

Condenan en costas a prestigioso nosocomio, pues no obstante devenir en abstracta la cuestión litigiosa, la misma se suscitó por la negación de prestaciones al afiliado presentante.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el decisorio en tanto la mera circunstancia de que una cuestión litigiosa se torne abstracta, no constituye razón suficiente para sostener que ello sea un obstáculo para imponer las costas, máxime cuando resulta preciso examinar las causas que condujeron al desenlace del caso y las circunstancias en que tuvo lugar, como así también en qué medida la conducta de cada una de las partes influyó para que la controversia finalizara de esa forma.

2.-Cabe señalar en torno de la imposición de costas, que ante el resultado infructuoso del reclamo en sede administrativa se interpuso acción de amparo a fin de obtener la cobertura integral de la realización de una dermolipectomía, atento ello, el juez ordenó al demandado cubrir las prestaciones a tales efectos, y devenido en varias ocasiones el incumplimiento del demandado es que tuvo lugar tal decisión sin perjuicio de haber devenido abstracta la cuestión.

3.-La solicitud de costas en el orden causado no ha de tener lugar pues no obstante manifestar el recurrente que la accionante no siguió las órdenes de los médicos del hospital, sino que procedió a realizarse la cirugía en otro lugar para luego pretender el reembolso, la situación que dio lugar al proceso le es atribuible.

Fallo:

Buenos Aires, 2 de febrero de 2016.

Y VISTO:

El recurso de apelación interpuesto a fs. 217 -fundado a fs. 220bis/221 -cuyo traslado no fue contestado-, contra la resolución dictada a fs. 211/213; y

CONSIDERANDO:

1. El señor Juez -en lo que aquí interesa-, teniendo en cuenta que la accionante había recibido la intervención quirúrgica, declaró abstracta la cuestión e impuso las costas al accionado (conf. fs. 211/213).

El recurrente manifiesta que no es cierto que la actora se vio obligada a interponer la acción judicial debido a su dolencia y a la actitud de su mandante, sino que se le informó que la operación solicitada era desaconsejada por los propios médicos de la Institución. Insiste en que la accionante no siguió las órdenes de los médicos del Hospital Italiano sino que procedió a realizarse la cirugía en otro lugar para luego pretender el reembolso. Finalmente sostiene «al haberse declarado abstracta la cuestión, las costas debieron ser impuestas en el orden causado» y cita jurisprudencia en apoyo de tal tesitura (conf. fs. 220bis/221).

2. En primer lugar, cabe destacar que la mera circunstancia de que una cuestión litigiosa se torne abstracta, no constituye razón suficiente para sostener que ello sea un obstáculo para imponer las costas -como sostiene el apelante-, desde que resulta preciso examinar las causas que condujeron a ese desenlace y las circunstancias en que tuvo lugar, como así también en qué medida la conducta de cada una de las partes influyó para que la controversia finalizara de esa forma (conf.esta Sala, causas 7.216/99 del 2.4.02, 1.466/03 del 7.10.04, 1.672/04 del 5.5.05, 9.587/06 del 8.5.08, 8.918/06 del 5.6.08, 13.510/06 del 3.3.09, 11.279/08 del 3.9.09, 12.126/08 del 22.12.09, esta Cámara, Sala II causas 3201/98 del 9.9.99 y 9805/01 del 22.12.04, Sala III, causas 9106/01 del 28.11.02, 73/02 del 4.3.03, 6831/02 del 17.6.03, 24/02 del 27.11.03 entre otras).

3. Ello sentado, se debe señalar que la accionante -ante el resultado infructuoso de su reclamo en sede administrativa (conf. fs. 8/10)- inició acción de amparo a fin de obtener la cobertura integral de la realización de una dermolipectomía con la correspondiente capsultectomía del seroma que presenta en la pared abdominal, que le fuera prescripta por su médico tratante, con la opinión coincidente del médico cirujano plástico, profesional del Hospital Italiano. Manifiesta que con el transcurso del tiempo, el seroma se fue agrandando, lo que le ocasiona fuertes molestias y dolores. Relata que se le detectó un segundo seroma y, por ello, explica que es urgente realizar la intervención quirúrgica (conf. fs. 21 y siguientes).

Más adelante, a raíz de la indicación formulada por el Juzgado a fs. 41, obra una prescripción médica actualizada que indica la necesidad de realizar el tratamiento quirúrgico para la accionante (conf. fs. 129).

4.El magistrado remitió las actuaciones al Cuerpo Médico Forense, el que concluyó: «1).presenta un Seroma abdominal encapsulado infraumblical de una evolución de más de 2 años.

2) El tratamiento adecuado y conveniente para ello, es la intervención quirúrgica con resección del saco, con anestesia general.

3) La mencionada intervención quirúrgica debe efectuarse previa realización de estudios de laboratorio, de evaluación cardiológica y anestesiológica prequirúrgicos.

4) La cirugía mencionada no requiere urgencia, debido que esta complicación lleva una evolución de más de 2 años, pero dado que la resolución es exclusivamente de orden quirúrgico, esta debe efectuarse luego de la finalización de los estudios mencionados ya que ha evolucionado a través del tiempo aumentando su volumen.» (conf. fs. 135).

Frente a ello, el señor Juez dictó la medida cautelar el 26.9.13 y ordenó al demandado a cubrir los estudios médicos de laboratorio, evaluación cardiológica y anestesiológica prequirúrgicos -individualizados por el Cuerpo Médico Forense-, indicando el profesional que deberá extender las respectivas órdenes y posteriormente la intervención quirúrgica prescripta para la afiliada para tratar su afección, con cobertura del 100% (conf. fs. 145/146).

Posteriormente, la actora solicitó la habilitación de la feria judicial, en atención a la falta de cumplimiento de la medida cautelar por parte del accionado. En virtud de ello, el Juzgado en turno intimó al demandado a cumplir la manda judicial, bajo aperdibimiento de imponerle astreintes (conf. fs. 166/167).

Es importante destacar que la medida cautelar dictada en la causa, fue confirmada por esta Sala el 9.4.14 (conf. fs. 180/181).

Pese a ello, nuevamente la actora denunció el incumplimiento del demandado, lo que generó una nueva intimación dispuesta por el magistrado (conf. fs. 187/188).

Luego, frente a los posteriores y sucesivos traslados ordenados por el Juzgado -en virtud de las manifestaciones que formularon las partes (conf. fs.191, 194, 198)-, la accionante manifestó que su salud se vio agravada por el transcurso del tiempo y que pasados más de dos años desde el inicio de la acción, aún no había logrado obtener la intervención, por lo que finalmente, aconsejada por su médico tratante, se sometió a la intervención quirúrgica.

En virtud de lo expuesto, y ponderando que la parte actora debió efectuar reiteradas denuncias posteriores al dictado de la medida cautelar, sumado a las intimaciones dispuestas por el magistrado bajo apercibimiento de astreintes, cabe concluir que la decisión adoptada en la anterior instancia en cuanto a las costas, es correcta.

En consecuencia, SE RESUELVE: confirmar la decisión apelada en cuanto fue materia de agravios. Sin costas de Alzada, en atención a que no hubo contradicción.

El Dr. Francisco de las Carreras no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (art. 109 del R.J.N.).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

María Susana Najurieta

Ricardo V. Guarinoni

A %d blogueros les gusta esto: