En busca de un crucial apoyo regional, el nuevo canciller de Brasil se reúne hoy con Macri.

jose-serraEn medio de la crisis institucional que mantiene a Dilma Rousseff suspendida en el cargo y en pleno proceso de juicio político, Mauricio Macri recibirá hoy en la Casa Rosada al nuevo canciller de Brasil, José Serra, en una reunión trascendental para las relaciones entre ambos países, socios en el Mercosur.

Antes de llegar al país, el diplomático brasileño fue taxativo al afirmar que «la Argentina tiene prioridad» en la agenda de política exterior de su país y en ratificar la idea de que «el Mercosur debe ser fortalecido».

Del encuentro en la Casa de Gobierno también participará la ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, en lo que será la primera reunión formal de los jefes de la diplomacia de ambos países.

Malcorra afirmó que el encuentro es para «trabajar y enriquecer la relación» entre la Argentina y Brasil, que en los últimos años sufrió un deterioro en el aspecto comercial. «La reunión será para sentarnos a una mesa de trabajo, comparar notas y ver cómo nos posicionamos desde la región, desde el Mercosur. Hay mucha tarea para hacer», afirmó la canciller argentina.

Serra devolvió gentilezas en la previa y calificó como «muy importante» el acercamiento entre ambos países, tras lo cual destacó los vientos de cambios que imperan tanto en Brasil como en la Argentina. «Ahora, el gobierno argentino cambió, el gobierno brasileño también, por lo que debemos comenzar una nueva etapa», afirmó el funcionario del presidente interino, Michel Temer.

Según el canciller brasileño, en la cita con Malcorra también está previsto abordar «la creación de un mecanismo de coordinación política Brasil-Argentina». Serra afirmó que el tema ya se discutió en el pasado, pero se entusiasmó con la posibilidad de «formalizarlo con la firma de un memorándum de entendimiento». «También voy a llevar una sugerencia para una conferencia regional sobre el combate al crimen organizado en las fronteras que compartimos», le dijo a LA NACION.

Cuando Dilma Rousseff fue suspendida, el gobierno argentino fue uno de los primeros en reconocer al nuevo gobierno, pese a las acusaciones de «golpe» de la presidenta brasileña. Lo hizo en una declaración de respeto al «proceso institucional que se está desarrollando» en Brasil, pero en el que también planteó que «continuará dialogando con las autoridades constituidas a fin de seguir avanzando con el proceso de integración bilateral y regional».

Además de la crisis política, la visita de Serra se enmarca en un complejo escenario económico. Según la consultora Abeceb.com, la relación comercial bilateral se vio fuertemente impactada durante los últimos tiempos por la recesión en ambos países. En 2011, el intercambio comercial bilateral alcanzó los US$39.600 millones. En 2015, se redujo a 23.083 millones. En los últimos meses, la Argentina vio reducidas sus ventas a su socio y, además, vio crecer sus importaciones hasta alcanzar un déficit bilateral de US$1400 millones.

Encuentro en un momento clave

José Serra

Canciller de Brasil

qEl nuevo canciller de Brasil llega a la Argentina en medio de la crisis institucional que vive su país

qSe reunirá hoy con Mauricio Macri y con la canciller Malcorra en la Casa Rosada

Fuente: La Nación

A %d blogueros les gusta esto: