fbpx

Macri busca recuperar la iniciativa política con anuncios y acuerdos.

Mauricio MacriLuego de tres semanas a la defensiva por el avance de la ley antidespidos que impulsan el peronismo y las centrales sindicales, el presidente Mauricio Macri buscará a partir de esta semana desplegar una estrategia múltiple para recuperar la iniciativa política. Como parte de sus objetivos tratará de impedir que se imponga en el Congreso la prohibición de despedir trabajadores por 180 días y la doble indemnización y, de no ser posible, reducir el efecto de un veto presidencial.

Dentro de este plan, el miércoles les hará una oferta de mejora de coparticipación a todos los gobernadores, y el jueves reunirá al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil para bajar la presión de los sindicatos.

Continuará, además, en estos días la seguidilla de anuncios de inversiones, obras públicas y créditos internacionales con foco en la creación de empleo. Quiere instalar un clima de optimismo para revertir el mal humor del ajuste y de los despidos que denuncia la oposición.

Los anuncios no le alcanzan al macrismo para instalar su agenda

Pretende así generar un escenario propicio para negociar una ley alternativa con Sergio Massa, que lidera el bloque del Frente Renovador de 37 bancas. Son las que necesita Cambiemos, con sus 88 votos, para sepultar la ley antidespidos del Frente para la Victoria (FPV). «La llave de la votación la tienen Massa y Cambiemos», dicen en la Casa Rosada.

El jueves último, el kirchnerismo no logró quórum para su ley en una sesión especial. Macri ganó oxígeno hasta el miércoles, cuando se tratará en una sesión ordinaria. «Con 101 diputados sentados, la ley antidespidos quedó herida de muerte. Faltan muchos votos para sancionarla. Esta semana se buscarán los acuerdos», dijo a LA NACION un vocero oficial.

Según confiaron en la Casa Rosada, Macri quiere consensuar con Massa una ley para las pymes y de empleo joven, pero al mismo tiempo eliminar la doble indemnización por despido. Massa se resiste, por ahora. Sabe que el kirchnerismo quiere tentarlo con un pacto legislativo. «No creemos que Massa quiera a volver a acercarse al kirchnerismo», dijo a LA NACION un alto funcionario.

Ése será un caballito de batalla del Gobierno: por la positiva, advertirá al massismo que evite la foto con el kirchnerismo. El otro será que la ley antidespidos no busca defender el empleo, sino dirimir poder dentro del PJ y de los sindicatos y que el kirchnerismo pretendería un desgaste prematuro de Macri para condicionar su gobernabilidad.

Por ahora, el acuerdo entre Macri y Massa está trabado en la doble indemnización. Otra discusión son los incentivos a las pymes. La Casa Rosada estima que la propuesta de Massa tiene un costo fiscal de 50.000 millones de pesos y la de Macri sólo de 10.000 millones. El diputado massista Marco Lavagna dijo ayer a LA NACION que ese diagnóstico «es cierto, pero beneficia a 600.000 pymes que dan trabajo al 80% de los trabajadores».

Si la oposición no acepta eliminar la doble indemnización, Cambiemos podría aprobar en general la iniciativa y rechazar la «doble» en la votación en particular. Macri considera que es el meollo del conflicto: espanta inversiones y desalienta la creación de empleo. Por eso, si se sanciona, Macri vetaría ese artículo en última instancia.

Los negociadores del macrismo son Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados; Rogelio Frigerio, ministro del Interior, y Nicolás Massot, jefe del bloque de Pro. Pretenden además acercar a la bancada peronista disidente de Darío Giustozzi; al GEN, de Margarita Stolbizer; al socialismo, y a otros provinciales.

En la misma sesión se tratarán la baja del IVA para alimentos y la ley de acceso a la información, que tienen más consenso parlamentario.

Frigerio articula con los gobernadores. El mismo miércoles, en Córdoba, les ofrecerá mejorar este año de 3 a 9% la cuota de coparticipación a las provincias que la Nación pagará a cuenta del 15% que le detraía la Anses a las provincias. El diferencial del 6% será vía préstamos del Fondo de Garantía de la Anses.

Frigerio cruza llamados con gobernadores de signo opositor como los de Santiago del Estero, Chubut, Misiones, Santa Fe, La Pampa, Tucumán y La Rioja, muchos de cuyos diputados no apoyaron al FPV.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, presidirá el jueves el Consejo del Salario que elevará el salario mínimo de 6060 a 7800 pesos y el seguro de desempleo de 400 a 3500 pesos. En Balcarce 50 confiaron que «muchos sindicatos bajaron la presión, en especial Luis Barrionuevo, de la CGT Azul y Blanca, y los «gordos» Armando Cavalieri (comercio), Andres Rodríguez (estatales), Gerardo Martínez (construcción) y José Luis Lingeri (obras sanitarias)».

Y el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, les pide a todos los empresarios que manifiesten sus inversiones. Sumó decenas de pymes al compromiso de no despedir trabajadores por 90 días, que el lunes último firmaron 300 empresarios, al mismo tiempo que se anunciaban obras públicas e inversiones de Siemens, Pampa Energía, Toyota y OSDE. Esta semana se sumarán otras obras. Mañana serán viviendas en Jujuy y otro día créditos del BID.

Fuente: La Nación

A %d blogueros les gusta esto: