Malcorra pidió avanzar en un acuerdo con la UE.

Susana-Malcorra-ONU-Macri-Twitter_CLAIMA20151124_0273_28Directa, frontal y hasta un poco dura para lo que es el acostumbrado tono diplomático. Así se presentó ayer en Bruselas la canciller Susana Malcorra ante las autoridades de la Unión Europea (UE), a las que instó a avanzar en lo inmediato en un acuerdo de libre comercio entre el bloque europeo y el Mercosur.

«Las primeras ofertas que intercambien el Mercosur y la Unión Europea en la negociación para un acuerdo no serán satisfactorias para ninguna de las partes pero es ahí donde empezaremos las conversaciones serias», dijo Malcorra al término de un encuentro con la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

Según confiaron a LA NACION fuentes diplomáticas argentinas y de la UE, la crudeza con que Malcorra planteó a Mogherini la necesidad de avanzar cuanto antes en un acuerdo tiene una explicación política posible: hace una semana, trece de los 28 países de la Unión Europea pidieron que se excluyan la carne y los lácteos del acuerdo de libre comercio con el Mercosur y volvieron a plantear reparos en esas negociaciones.

El Gobierno confía en que, a principios de mayo, la UE y el Mercosur se sienten a discutir ofertas concretas para avanzar de una vez en el acuerdo de libre comercio. Pero los reparos que pusieron 13 países de la UE encendieron un llamado de alerta en la Cancillería.

Ayer, junto a Mogherini, la ministra Malcorra expresó: «Sólo lograremos un acuerdo si empezamos a discutirlo. No nos vamos a acercar si no ponemos las ofertas sobre la mesa. En un juego de dar y tomar nadie se lleva todo, porque eso no sería una negociación, y ahí es donde tenemos que entrar. Poner las cartas sobre la mesa y ver qué funciona para cada parte».

Para la canciller, el posible acuerdo con la UE «es una oportunidad para incrementar nuestras relaciones comerciales y de inversiones, sabiendo que esto no se cerrará de un día para otro. Pero sólo si empezamos conseguiremos terminar».

No piensan lo mismo los jefes de Estado de Austria, Chipre, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Polonia, Rumanía y Eslovenia, que la semana pasada advirtieron en un documento que la inclusión de las carnes y los lácteos en el acuerdo de libre comercio con el Mercosur tendrá un «efecto negativo» sobre el sector agrícola europeo y que podría afectar el resto de las negociaciones comerciales, entre ellas con Estados Unidos.

La posición de estos países fue duramente rechazada por los industriales y productores argentinos. «Es como si nosotros pidiéramos que no se dejen entrar computadoras», dijo Mario Ravetino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas.

Las negociaciones de libre comercio entre la UE y el Mercosur están estancadas desde hace más de diez años. Pero, en marzo pasado, Mogherini visitó la Argentina y emitió un mensaje muy optimista sobre la posibilidad de avanzar a fines de abril o en mayo en una ronda de intercambio de ofertas entre ambos bloques. Algo similar habían transmitido en la visita a Macri el presidente francés François Hollande y el primer ministro de Italia, Mateo Renzi.

Ayer, Malcorra mantuvo una reunión con su par belga, Didier Reynders, en el Palais d’Egmont, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bélgica. Y junto al alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, depositó una ofrenda en La Bourse, la antigua Bolsa de Bruselas, donde la gente dejó flores en recuerdo de los trágicos atentados perpetuados hace 20 días.

Por otra parte, Malcorra acordó con la alta representante de la UE que en julio próximo Macri realizará una visita oficial a Bruselas, donde se reunirá con representantes de la Comisión Europea y del Parlamento. Antes de ello, el Presidente tiene prevista una visita oficial a Alemania para reunirse con la canciller Angela Merkel.

Fuente: La Nación

A %d blogueros les gusta esto: