Hoy se reanudan las sesiones del plenario del consejo de la magistratura.

Consejo-de-la-MagistraturaLa notificación de una nueva medida cautelar que suspende por tres meses la designación del diputado del PRO Luis Tonelli como integrante del Consejo de la Magistratura irrumpió ayer en el fragor de las negociaciones previas a la vuelta de ese organismo a sus sesiones. Cuando una mayoría del cuerpo ya tenía decidido dar su aval en el plenario de hoy para que la Corte Suprema le tome juramento, todo volvió a quedar en suspenso. El lugar para el que fue promovido Tonelli estaba ocupado hasta diciembre por Anabel Fernández Sagasti (Frente para la Victoria), a quien se le venció el mandato como representante del bloque mayoritario de la Cámara de Diputados. Cambiemos sostiene que ahora esa banca le pertenece y el conflicto quedó judicializado. El otro gran tema que tiene previsto resolver el Consejo es la situación de los jueces subrogantes a quienes hoy se les vence ese interinato a raíz de un fallo de la Corte que declaró la inconstitucionalidad del sistema para designarlos y dijo que los suplentes no pueden ser secretarios ni abogados que no tengan acuerdo del Senado. Por la tarde, los consejeros parecían inmersos en un mercado de trueque ayer discutiendo los 140 cargos en juego.

El 29 de diciembre la Corte Suprema suspendió la jura de Tonelli y decidió trasladar la resolución del conflicto al Consejo de la Magistratura, en una acordada donde le indicaba al organismo que “lleve a cabo el juicio por la impugnación”. El alto tribunal había recibido un planteo del diputado Héctor Recalde (FpV), quien también es consejero. Por otro lado, ese mismo día la jueza de La Pampa Iara Silvestre había hecho lugar a una medida cautelar por la que ordenó frenar el juramento pero que no fue mencionada por los supremos. Así, la disposición de la Corte puso al Consejo en situación de tener que resolver el tema. Las opciones evaluadas para hoy eran: votar que no había objeción para que jure, votar eso mismo aclarando que la Corte le toma el juramento, votar si el Consejo tiene facultades para decir si un “título”, de consejero, es válido o no, o como última opción decir que el asunto lo tienen que resolver la Justicia o el Congreso. Iba ganando la primera idea, cuando llegó la notificación de una nueva cautelar de la conjueza de Río Gallegos Andrea Askenazi Vera, quien ordenó suspender los efectos del nombramiento de Tonelli por parte del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Askenazi Vera concedió la cautelar con el argumento de que hay “verosimilitud del derecho”; o sea, que es factible que lo denunciado se corrobore: la asunción de Tonelli, dice, “no respetaría el equilibrio entre la representación de los órganos políticos resultantes de la elección popular que la norma fundamental procura” en el Consejo. Según esta interpretación, el FpV tiene mayoría de diputados y eso se debe reflejar en el organismo de selección y sanción de jueces con dos diputados y dos senadores, mientras que a la primera minoría le corresponden un diputado y un senador. El FpV había designado a Marcos Cleri para el consejo. Pero la nueva cautelar dura tres meses, o hasta que se resuelva la cuestión de fondo. Todo esto será tema del plenario, que no tiene ahora mucha capacidad de acción. A la vez, se avecina una nueva polémica sobre las mayorías, por la fractura en el FpV.

Mientras tanto, con doce miembros en lugar de trece, y la mayoría en manos macristas, el plenario tiene que definir quién queda en cada uno de los cargos vacantes en el Poder Judicial como suplente, ya que la Corte Suprema le puso fecha de vencimiento para hoy a la mayoría de las subrogancias. El fallo decía, además, que los jueces interinos no se pueden nombrar de cualquier manera: ponía reglas específicas y como requisito, que deben ser jueces, ni secretarios ni conjueces. Cuando no haya nadie disponible, se recurrirá a una lista de jueces jubilados. Todo esto, decía la Corte, hasta que se apruebe una nueva ley de subrogancias.

En un comienzo los consejeros analizaron prorrogar todas las subrogancias actuales por noventa días, pero eso implicaba desoír a la Corte. Es lo que pidió la Asociación de Magistrados en un comunicado de prensa. En la comisión de Selección se pusieron a analizar caso por caso de los subrogantes de todo el país. Es posible que ocurra lo siguiente: continuarán los subrogantes que son jueces y que atienden dos despachos a la vez; algunos subrogantes que son secretarios y abogados que actúan como conjueces serán desplazados y reemplazados. Dos de esos casos son los de las juezas de La Pampa y de Río Gallegos que dictaron la cautelar para frenar la asunción de Tonelli, juez Jorge Di Lorenzo (Lomas de Zamora) y Lautaro Durán (La Plata). Pero el Consejo evalúa excepciones y podrían quedar en los cargos los secretarios que subrogan en los fueros de familia, laboral, civil y de seguridad social, que están abarrotados de expedientes y conocen bien el trabajo, y algunos tribunales alejados de grandes centros urbanos. Por la noche, se analizaban 140 cargos.

Fuente: Página 12

A %d blogueros les gusta esto: