Resultados de la encuesta global de Salud y Productividad.

equipo trabajoAutor: Barrios, Héctor

Fecha: 15-dic-2015

Cita: MJ-MJN-90290-AR

Por Héctor Barrios (*)

Con la participación de 1.669 empresas de todo el mundo, comenzaron a obtenerse los resultados finales de la Encuesta Staying@work, una compulsa global que Towers Watson realiza cada dos años y que tiene por objetivo conocer las tácticas y estrategias que utilizan las organizaciones más exitosas para mejorar la salud y la eficacia de la fuerza de trabajo, vinculando a su vez esos resultados con el éxito financiero de las empresas.

Seguidamente señalaremos algunas cifras que nos revelan lo importante de la muestra:

• 34% de los empleadores encuestados tienen más de 10.000 empleados.

• 73% de las empresas participantes poseen su fuerza de trabajo localizada en diferentes países y operan en todos los sectores de la economía.

• 34 países encuestados.

• Cuatro grandes regiones representadas: América del Norte, Europa, Asia Pacífico y Latinoamérica.

Y lo más importante… de las casi 1.700 empresas participantes, 40 pertenecen a la Argentina. De esta forma, por primera vez, empresas de nuestro país participan de esta compulsa y pueden comparar sus resultados con otros países, con otras regiones y naturalmente con las tendencias globales.

Una de las conclusiones más interesantes de la encuesta es que el compromiso de las organizaciones con los Programas de Salud y Productividad se irá incrementando en el futuro próximo. En efecto, con un indicador del 77% a nivel global, las empresas han señalado que dicho compromiso se incrementará -o se incrementará significativamente- desde aquí al año 2018.

Si bien ubicada algo debajo del promedio del 77%, la Argentina se ubica con un significativo 70%, demostrando así que no es ajena a estos cambios que se están produciendo globalmente.

Naturalmente amigo lector, las corporaciones no son una ONG. Todo este «movimiento» precisamente se denomina «salud y productividad», siendo uno de los motores que lo impulsan, los resultados de las mediciones respecto del compromiso de los empleados. En efecto, las mediciones señalan que los empleados que creen que su empleador ofrece buenas herramientas y recursos que contribuyen con su salud, se encuentran prácticamente 4 veces más comprometidos con la organización que aquellos que no lo perciben.

En dirección opuesta, los empleados que no consideran recibir una variedad de iniciativas que los ayuden a tener un estilo de vida saludable, tienen un 30% más de probabilidades de presentar altas tasas de ausentismo.

Ahora bien ¿Qué hacen las empresas altamente efectivas para desarrollar una cultura de salud organizacional? La encuesta ha detectado acciones de importancia que son comunes a estas empresas entre las cuales se destacan:

• Se incluye la salud y productividad en las metas organizacionales y en sus valores.

• Se fomenta que los empleados ofrezcan sugerencias para cambiar el ambiente de trabajo y mejorar su bienestar.

• Se audita el ambiente laboral y los Programas de Salud y Productividad para estar alineados con la cultura.

• Se ofrecen Programas para mejorar el ambiente psicosocial en el trabajo.

• La Gerencia cuenta con herramientas para apoyar sus esfuerzos para promover la salud y productividad.

• Se invita a los miembros de la familia del empleado a participar en programas y actividades.

• Se aplican estrategias de medición para realizar una evaluación continua de los programas.

Y con relación a este último punto debemos señalar que la encuesta revela que las empresas que no tienen articulada una estrategia de medición de resultados de los programas, son 2 veces más propensas a identificar la falta de presupuesto como un obstáculo para apoyar una gestión de salud efectiva. Es decir que la métrica no es un tema menor, ya que considerando que a nivel global sólo el 22% de las empresas la utilizan, las consecuencias de la falta de medición, son las limitaciones presupuestarias que refieren la mayor parte de las compañías.

Seguramente el desarrollo de los programas traerá también aparejado el desarrollo de sus métricas. Hasta aquí, las estrategias más utilizadas como forma de medición son:

• El uso de datos de prevalencia de enfermedades para la toma de decisiones en el diseño de los programas de salud.

• La medición de la participación activa y del compromiso de los empleados/cónyuges en los programas.

• Compartir métricas de desempeño de los programas a nivel de gerencias locales y de gerencias regionales.

• Uso de los datos para identificar individuos (o sub- grupos) a los cuales dirigir programas específicos de salud y bienestar.

• Medir el impacto demostrado por los programas en la productividad de la empresa (ej.: ausentismo).

En resumen, podemos decir que en medio del estrés en que se vive en las corporaciones, hay una brisa nueva: más allá de que siempre ha sido un objetivo el incremento de la productividad de la fuerza laboral, hoy también hay una fuerte tendencia a nivel global para que las personas sean más sanas y puedan vivir mejor en entornos laborales saludables.

—————

(*) Director de Towers Watson.

N. de la R.: Artículo publicado en la revista Médicos, 89 (noviembre de 2015).

A %d blogueros les gusta esto: