fbpx

Tres federales en la mira

Arma de fuegoEl caso ocurrió en 2012, en la villa 15, cuando tres policías federales persiguieron un auto en el que viajaban el joven Marcelo Montenegro y un amigo. Según los uniformados, se produjo un tiroteo, aunque no existen pruebas que lo demuestren. Montenegro murió baleado.

Un fiscal pidió que tres policías federales sean juzgados por el crimen del joven Marcelo Javier Montenegro (21), quien murió de un balazo en el tórax cuando iba junto a un amigo a bordo de un auto por la villa porteña de Ciudad Oculta. Ambos jóvenes habían eludido un control policial en 2012 y fueron perseguidos por los uniformados, que buscaban a dos sospechosos armados. Los oficiales declararon haber repelido con cinco disparos una supuesta agresión por parte de los jóvenes. Pero el tiroteo no existió y uno de los balazos efectuados por los policías terminó con la vida de Montenegro.

 

El requerimiento del fiscal Andrés Madrea, de la Fiscalía de Instrucción 14 porteña, recayó sobre Emmanuel Díaz, Mario Medina y Diego Calderón, que prestaban servicio en la comisaría 48ª y están procesados, sin prisión preventiva, por el delito de “homicidio agravado por resultar miembros activos de una fuerza policial y por haber abusado de sus funciones”. La solicitud fue acompañada por la familia de Montenegro, constituida como querellante con la representación del abogado Nahuel Berguier, de la Asociación Miguel Bru. Este procesamiento fue confirmado en julio de 2015 por la Sala V de la Cámara en lo Criminal y Correccional porteña, lo que dejó al expediente al borde del juicio oral.

 

El hecho ocurrió el 7 de julio de 2012, cuando según la versión policial, un vecino de la villa 15 alertó a la policía sobre dos hombres armados que iban a bordo de un Renault Twingo. Efectivos del Cuerpo de Prevención Barrial apostados en Echeandía y Rucci vieron el paso del vehículo e intentaron identificar a sus ocupantes, que escaparon. Poco después, un control policial situado en Zuviría y Pasaje Herrera intentó detener la marcha del Twingo, que a gran velocidad trató de embestir a los efectivos y continuó con la fuga.

 

Los imputados declararon que al iniciarse la persecución, “Montenegro extrajo un arma y efectuó dos disparos hacia el patrullero”, tras lo cual los oficiales Díaz y Calderón extrajeron sus armas reglamentarias y dispararon cinco veces para repeler la supuesta agresión. El auto en el que Montenegro iba junto a Alejandro Nahuel Maturano impactó contra un paredón en la esquina de Piedrabuena y Saraza. Uno de los proyectiles disparados por los policías “ingresó por el lado izquierdo del baúl del Twingo, atravesó el asiento trasero y el de Montenegro, quien recibió un impacto en el tórax que le provocó la muerte minutos después por hemorragias internas. Luego se comprobó que el patrullero no presentaba impactos de bala. Los acusados fueron sobreseídos tres veces, hasta que la causa recayó en la jueza Susana Wilma López, quien los procesó.

fuente: http://www.pagina12.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: