fbpx

Avanza el proyecto que busca repartir la ganancia empresarial

Hector Recalde 1El sindicato de las telecomunicaciones (Foetra) está cerca de coronar un cuarto de siglo de lucha ante el avance de un proyecto de ley que prevé la participación de los empleados en las ganancias empresariales.

La iniciativa legislativa, impulsada por el diputado nacional Héctor Recalde, presidente de la Comisión de Legislación Laboral, obtuvo dictamen, aunque todavía es incierto cuándo se debatirá en el recinto.

Cuando se privatizó Entel, en 1990, en el pliego de licitación figuraba como obligatorio abonar la participación en las ganancias al personal. Nunca se cumplió. Incluso, a pesar de que desde hace siete años un fallo judicial de la Corte (caso «Gentini») insta a pagar el porcentaje correspondiente.

Aferrado a estos dos antecedentes, Foetra mantiene una puja con Telecom y Telefónica para que emitan un bono de participación en las ganancias. Esa pulseada podría resolverse ahora mediante una ley, si es que prospera el proyecto de Recalde, en el que participó en la elaboración y en la letra chica Osvaldo Iadarola, el jefe gremial de los telefónicos.

Mucho antes, los opositores gremiales a Iadarola ya habían hecho una movida similar, mediante un proyecto de ley que presentó Néstor Pitrola, ex diputado nacional del Frente de Izquierda, y que había contado con el apoyo de legisladores de otras fuerzas, pero no del kirchnerismo.

Ambas iniciativas (la de Recalde y la de Pitrola) contemplan la participación de los empleados en las ganancias empresariales. Pero sólo el proyecto de la izquierda mantiene el reclamo por el resarcimiento económico por las utilidades que no se percibieron de 1990, año de la privatización de las telefónicas, a la actualidad.

Si avanza en el Congreso alguna de las dos propuestas, será la de Recalde, que cuenta con la tracción de la mayoría oficialista. Aunque logró dictamen la semana pasada, la llegada al recinto podría dilatarse incluso hasta después de las elecciones presidenciales. En agenda figuraría una sola sesión en septiembre y no habría ninguna prevista para octubre, según dijeron ayer a LA NACION diputados del oficialismo y de la oposición. La inactividad legislativa es un clásico de los años electorales.

De convertirse en ley, el porcentaje de las ganancias a distribuir o bien la fijación del monto de las ganancias a distribuir serán establecidos por medio de la negociación colectiva.

La estrategia de las empresas es apostar a las decisiones judiciales y dilatar cada vez más una definición, sobre todo con aquellos reclamos que hacen hincapié en el resarcimiento económico por los años en que las utilidades no se repartieron.

Existen dos antecedentes recientes sobre este tipo de reclamos sindicales. Uno fue el de los ex trabajadores de YPF, que recibieron una indemnización por haber sido excluidos del pago de las acciones del Programa de Propiedad Participada. Se logró mediante una ley votada en el Congreso el 28 de abril último. El otro caso fue el del gremio bancario, que incluyó en su negociación paritaria con los bancos un plus salarial que estará atado a la rentabilidad promedio del sistema financiero..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: